* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año IX - Nº 219
1 de Octubre de 2015 /2 de Jeshvan de 5776
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

Aporte de los judíos a la Ciencia: Los Astrolabios.
250 años del Hospital Judío de Berlín.
La Plaza Lavalle- Ciudad Autónoma de Bs. As.

* APORTE DE LOS JUDÍOS A LA CIENCIA

 

* LOS ASTROLABIOS

  POR ALICIA BENMERGUI
Aporte de los judíos
a la Ciencia



Baalam, de la Biblia Kennicot 1476, ilustrada por Joseph Ibn Hayim ibn

 


Abraham ibn Ezra, On the Astrolabe, Russian Academy of Sciences, St Petersburg,

 

 


Royal Library Copenhagen Hebrew Codex 37,

 

 


Astrolabio medieval con la marca del propietario judío (Tzvi Herz), Museo de la Ciencia de Londres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La historia medieval tiene muy poco en cuenta la intervención y el aporte judíos al desarrollo y divulgación del conocimiento de las matemáticas, la astronomía, la medicina y la filosofía en La Edad Media- (En la Edad Media no había ciencia). Ciertamente muchos historiadores ignoran deliberadamente el aporte que representó para Europa la tarea llevada a cabo en Al Andaluz, y especialmente de la Córdoba andalusí. Cuanto beneficio y progreso representaron para una Europa Occidental primitiva e ignorante los aportes recibidos de ese territorio español en la actualidad. Elastrolabio forma parte de la historia, poco conocida y mal contada.

El astrolabio es un antiguo instrumento de navegación que representaba la esfera celeste con las principales estrellas y que se utilizaba para observar y determinar la altura, la posición y el movimiento de los astros sobre el horizonte, también se utilizaba para deducir la hora y la latitud

¿Cuál fue el papel del astrolabio en la cultura judía?

Era tan importante como el papel que desempeñó en las culturas musulmanas y cristianas: el astrolabio fue el más simbólico de los instrumentos astronómicos medievales y encarna el mayor conocimiento astronómico existente en esa época. Está relacionado con el poder y el lujo en las cortes musulmanas y cristianas, donde los astrólogos (con frecuencia judíos) lo usaron para pronosticar el futuro del rey y de su reino. Fueron ocasionalmente considerados como joyas, y como tal, fueron adornados con piedras preciosas y exhibidos públicamente.

Ellos eran (y siguen siendo) artículos de colección que muestran en el metal el nombre del dueño y de quién lo elaboró. Se han conservado muy pocos astrolabios con escritura hebrea; es el único adorno que poseen, y es es lo que hace a esa escritura especialmente notable.

Existe suficiente evidencia (instrumental y textual) sobre la manera en que los judíos estaban involucrados en la difusión del astrolabio a través de textos e instrumentos. Algunos de ellos, como Levi ben Gerson (S.XIII) introdujo mejoras y modificaciones en el astrolabio planisférico establecido.. Otros, como Abraham ibn Ezra, han dejado indicaciones en los textos bíblico sobre el conocimiento que los israelitas tenían de él antes de que fuera inventado por los griegos. Aún falta en el campo de los Estudios Judíos y de la Historia de la Ciencia una investigación sobre el astrolabio en la cultura judía y el grado de implicación de los judíos en la elaboración y difusión del astrolabio.

 Los investigadores deben prestar atención al hecho de que los judíos y su cultura implicaba el uso de muchos idiomas diferentes (hebreo, catalán, judeo-árabe, árabe y castellano) utilizados en contextos muy diferentes, lo que era un reflejo de la complejidad y diversidad de la cultura judía en la edad Media.

Los astrolabios hebreos exhibidos en el Museo Británico de Londres y en elPlanetario Adler de Chicago son artefactos interdisciplinarios realizados en la interacción de la ciencia medieval (astronomía), la práctica medieval (astrología), y la filosofía medieval (cosmología). Conservaron su forma y se preservaron y modificaron en el contexto de un conjunto de conocimientos cuyos textos e instrumentos han viajado mucho más de lo que generalmente ha sido asumido por los escritores y lectores. En tanto que los que los crearon  fueron menos homogéneas de lo que se creía. Todo esto hace, indiscutiblemente, del astrolabio un artefacto fascinante y un objeto que ilumina e informa  sobre la cultura judía en la Edad Media.

Este texto iluminado proviene de un manuscrito perteneciente a la Comunidad Judía de Copenhague y se halla depositado en la Biblioteca Real de esta ciudad. El manuscrito es la traducción al hebreo de la Guía de los Perplejos de Maimónides.

Maimónides (nacido en Córdoba 1135 o 1138) es posiblemente el erudito judío más prestigioso de la Edad Media en varios campos, la ley religiosa, la filosofía y la ciencia. SuGuía de los Perplejos, escrito en judeo-árabe (árabe en escritura hebrea), es una obra de suma importancia en la filosofía judía. Levi ben Isaac Ben Caro de Salamancacopió este manuscrito del texto de Maimónides para el médico de Pedro IV el Ceremonioso, Menajem Betsalel, en Barcelona entre 1347 y 48. La iluminación en el manuscrito fue hecha por varias manos, pero Ferrer Bassa, un cristiano de Barcelona,​​parece haber sido el iluminador principal. Parece que ambos, copista e iluminador, se convirtieron en víctimas de la Peste Negro que estalló en Europa en 1348.

Lo que vemos en este manuscrito a Ptolomeo, o tal vez Aristóteles, como un judío (tal vez el propio Maimónides), que está sentado en un trono con las estrellas de David y tiene un astrolabio en la mano derecha, en frente de un grupo de judíos. La escena está coronada por una esfera azul cubierta de estrellas de oro, entre los que el sol y la luna, en contraste con la realidad, están brillando al mismo tiempo. Las estrellas que aparecen en el trono y las que aparecen en el cielo son testimonio elocuente de la relación natural de los judíos con las ciencias de las estrellas (astronomía y astrología) desde los tiempos antiguos.

El astrolabio que el astrónomo judío sostiene en su mano nos muestra su parte trasera con su dispositivo de observación característica, la alidada. Unos lo utilizaron para los cálculos,  por lo que hay diferentes divisiones en la superficie del astrolabio, y también en la topografía, por lo que se puede apuntar a cualquier estrella en el cielo a través de las paletas de avistamiento colocados en ambos extremos de la misma.

El astrónomo judío sostiene el astrolabio en la superior del trono. Sin embargo, este instrumento no parece tener esa parte sobresaliente característica a la que se une una cadena, sino más bien el astrolabio parece estar equipado con una manija que el astrónomo sostiene. Estrellas azules se encuentran dispersos por toda la esfera, entre el cielo y la tierra. Esta característica de la iluminación es un testigo del horror al vacío que impregnaba la cosmología y el arte medieval y, sobre todo, una indicación de la relación (analogía) entre los cuerpos celestes y los seres terrestres en el pensamiento medieval y la cosmología.

Josefina Rodríguez-Arribas, Investigadora:

He encontrado astrolabios pronto en mi vida como investigadora de la cultura judía medieval y el lenguaje. Abraham ibn Ezra, quien introdujo la ciencia contemporánea tan hábilmente en sus comentarios bíblicos, en los que se refiere al astrolabio un par de veces. Así que encontré la expresión kli ha-nehoshet (es decir, «el instrumento / latón cobre ') por primera vez en Ibn Ezra, cuando preparaba mi tesis doctoral sobre los textos de Ibn Ezra.

Esto no fue inesperado, ya que él fue el primero en introducir esta expresión bíblica para definir a los astrolabios. Más tarde, investigando sobre la aparición de la terminología técnica en hebreo medieval, me encontré con frecuencia esta palabra y otras que designa al astrolabio en los textos hebreos medievales. Puedo decir que este fascinante instrumento y su relación con la cultura judía ha estado llamando mi atención a través de muchos textos y palabras y, con el tiempo, se ha convertido en el tema de un grupo de investigación al que pertenezco.

Mi enfoque no solo se ocupa del  astrolabio y las explicaciones en los manuscritos medievales, sino también en las inscripciones en hebreo, o judeo-árabe en  los astrolabios existentes (la escritura hebrea es ciertamente un signo seguro de la identidad judía, entre muchos otros). La gente con frecuencia asocia los astrolabios con la navegación.

Aunque el instrumento utilizado en la navegación era una versión simplificada del astrolabio planisférico más complejo y su uso no comenzó hasta el siglo XV, me gusta mantener esta imagen de los mares y tierras nuevas asociadas a nuestra investigación; el astrolabio nos está trayendo una nueva visión sobre muchos aspectos de la vida y los intereses de los judíos medievales, y algunos de sus descubrimientos.

Fuente : © 2015 El Instituto Warburg, Universidad de Londres, Escuela de Estudios Avanzados

* 250 AÑOS DEL HOSPITAL JUDÍO DE BERLÍN

 

EXPOSICIÓN EN EL HOSPITAL ALEMÁN de Buenos Aires

POR MILIM

 

 

 

Días y Horarios de la Muestra

Martes 20-Miércoles 21- Jueves 22 de octubre de 2015  

De 09.00 a 15.00 Hs

 Lugar: Sala redonda –Entrepiso Hospital Alemán

DEUTSCHE HOSPITAL

Pueyrredón 16

 


 


 

 

Fuente:

Publicación Nº 262 para socios del Hospital Alemán Bs.As. Año 22 Octubre/2015

AJN Agencia Judía de Noticias

Doscientos cincuenta años del Hospital Judío de Berlín

reflejados en la historia de la comunidad

Berlín, Germany, The Jewish hospital in Berlin, Bayernstrasse, 1934
Yad Vashem Photo Archive  FOTO 

La muestra “250 años del Hospital Judío de Berlín – Reflejados en la historia de la Comunidad Judía de Berlín” se extenderá por 3 días para reflejar la extensa tradición de la Comunidad Judía en Berlín que comenzó con el maskil Marcus Herz , uno de los primeros médicos del hospital, mientras que su esposa Henriette conducía uno de los más famosos salones de Berlín.  

En el transcurso del siglo XIX, los médicos del hospital desarrollaron equipamiento médico, que aún hoy tiene aplicación. Durante la Primera Guerra Mundial el Profesor James Israelconstruyó en un vagón de ferrocarril un quirófano, con el cual se trasladó al frente de combate. Cuando en 1938 se les revoca a los médicos judíos la habilitación, algunos de los mejores médicos de Alemania ejercen de aquí en adelante en el Hospital Judío de Berlín. 

La exposición es una iniciativa del Centro Moses Mendelssohn de Estudios Judaicos Europeos de Potsdam en cooperación con el Hospital Judío de Berlín, y se desarrolló en el marco de un proyecto de investigación de ese centro con estudiantes de la Universidad de Potsdam, dirigidos por la Dra. Elke-Vera Kotowski.  

Cabe destacar que esta muestra ya recorrió varias partes del mundo. Ya fue exhibida en Jerusalén, Tel Aviv, Haifa y Nueva York.  

En la actualidad el Hospital Judío de Berlín es un hospital de emergencias clásico en el que anualmente cerca de 20.000 pacientes reciben asistencia médica, más allá de su religión, cultura y procedencia.

En 1945 los rusos entraron en la ciudad; cuando abrieron las puertas del Hospital Judío de Berlín, se sorprendieron al encontrar 800 Judíos que habían sobrevivido al Holocausto dentro de las paredes del hospital.

Las historias individuales de supervivencia, mientras que eleva, también sirven como un recordatorio de la enormidad de lo que se perdió.  Dr. Ernst Eichengrün, por ejemplo, fue el genio que inventó la medicina más universalmente utilizado en el mundo-aspirina mientras trabajaba para los Bayer Química Obras.  Inicialmente resguardada en el hospital, fue finalmente enviado a Thierezenstadt donde Bayer Química Obras creó un laboratorio para él para que pudiera continuar su investigación para su beneficio!

 

 

eSefarad

Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar



* LA PLAZA LAVALLE

 

Michael Douglas
 
Makes Surprise
 
Yom Kippur
 
Speech at Temple

 


Plaza Lavalle

 

 


Congregación Israelita Templo Libertad

 

 

 

 

 

 

 

 

* Plaza Lavalle, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

La Plaza Lavalle, cuya superficie se extiende en un espacio que abarca tres manzanas, es una de las más lindas y céntricamente ubicadas de ciudad de Buenos Aires, tiene una muy larga y densa historia detrás de sí. Está rodeada por algunos de los edificios más importantes y emblemáticos de la ciudad y del Estado nacional. Están allí, formando parte de la trama histórica de la Argentina, la Sinagoga más grande y antigua de la ciudad,  también una de las más bonitas, y al lado se encuentra el Museo Judío donde pueden ser vistos los testimonios de la presencia judía en la Argentina. En esta plaza existe un monumento mucho más reciente, el que da testimonio del largo reclamo ante los tribunales argentinos, todavía insatisfecho, de justicia para los 85 argentinos, judíos y no judíos que murieron asesinados en el atentado terrorista que se perpetró contra la AMIA, la sede de la comunidad judía de Buenos Aires. 

La calle Libertad, cuyo nombre le fuera puesto en 1822, cuando fue fundada la ciudad por Juan de Garay fue el límite que separó a la Gran Aldea del campo y las quintas. Era el Hueco de Zamudio como se llamó al terreno que ocupaba, fue el lugar donde se instaló la Fábrica de Armas y luego el Parque de Artillería, un cuartel que ocupaba toda una manzana, la conformada por las calles Lavalle, Uruguay,Tucumán y Talcahuano en la actualidad. 

En el año 1855 el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, en ese momento, separado del Gobierno de la Confederación Argentina, aprobó la ley que daría lugar a la construcción del primer ferrocarril argentino. En los terrenos hoy ocupados por el Teatro Colon, el 29 de agosto de 1857 se inauguró la primera línea férrea, que partió de la Estación Parque llegando hasta la estación Floresta. “Era un sábado luminoso; el sol realzaba los adornos dispuestos en la estación del Parque, y entre los presentes era generalizada la sensación de estar presenciando un momento histórico. El estridente sonido del silbato de la locomotora, bautizada "La Porteña", anunció al público que era inminente la partida El primer tren que circuló en la Argentina comenzó a rodar entre los vítores y los aplausos de la multitud, que se agolpaba a lo largo de las vías. Poco después llegaba al final del recorrido, y todo el pueblo de La Floresta se reunió en la estación para dar la bienvenida al tren y celebrar el acontecimiento.”

El tendido de las vías cruzaba la actual plaza Lavalle, y proseguía hacia el Oeste por la calle del mismo nombre, atravesaba Callao, y tomaba la diagonal Enrique Santos Discépolo (entonces Rauch), doblaba hacia el Oeste por Av. Corrientes hasta llegar a Av. Pueyrredón; donde giraba hacia el Sur, para llegar a la actual estación de Once; desde allí continuaba el trayecto del actual Ferrocarril Domingo Faustino Sarmiento, hasta arribar al entonces pueblo de Floresta, al oeste de la actual ciudad de Buenos Aires; donde quedaba la estación terminal del recorrido. Era un trayecto de más de trece kilómetros de vías férreas. La locomotora fue fabricada en Gran Bretaña y a su llegada al puerto fue acarreada por un carro tirado por treinta bueyes hasta la estación del Parque. Fue bautizada con el nombre de La Porteña, como un desafío al conflicto existente con el resto de las provincias, su existencia era el símbolo de gran adelanto y progreso que caracterizaba a Buenos Aires, en oposición al resto de las provincias.

En la Estación del Parque, estaban presentes, con sus mejores galas, el gobernador Pastor Obligado, y varias celebridades de entonces: Valentín Alsina, Domingo Faustino Sarmiento, Bartolomé Mitre, Dalmacio Vélez Sársfield, Estanislao del Campo y los directivos de la concesionaria. Engalanaba el evento la presencia del cacique José María Yanquetruz, luciendo un llamativo uniforme militar argentino. Luego de la Misa, se bendijeron las locomotoras: la "Porteña" y su gemela, la "Argentina",llegada al poco tiempo, después que su hermana.

Después del servicio religioso y de los discursos de rigor, partió la "Porteña", decorada con banderas y paños alegóricos, conducida por el italiano Alfonso Covazzi, que también ofició de fogonero. Una multitud, entusiasmada, despidió a la primera formación, que desde Plaza Lavalle se dirigía a Floresta. Al arribar el tren al entonces pueblo de San José de Flores, lo recibió una muchedumbre de curiosos, y una banda militar, con los marciales acordes de la "Marcha a Lavalle". Esa fue la línea de“Ferrocarril Oeste de Buenos Aires” que luego se convirtió en el Ferrocarril Sarmiento.

 En 1841 Mariano Miró compró el terreno que se encontraba ubicado en el actual sector norte de la Plaza Lavalle frente al teatro Colón, fue uno de los más lujosos edificios de la ciudad, un palacete de dos pisos con un vistoso mirador y estaba rodeado de una arboleda rica en ejemplares exóticos.

Un camino de entrada conducía por el parque hacia la escalinata de mármol principal y hacia los lujosos aposentos y salones que estaban decorados con valiosas obras de arte. En 1910, en esa mansión se celebró el baile principal durante el Centenario al que asistieron la Infanta Isabel, embajadora del rey Alfonso XIII y el propio presidente de la República, José Figueroa Alcorta. La mujer de Miró era sobrina del coronel Dorrego, fusilado injustamente por Lavalle, cuando en 1887 la plaza recibió el nombre de Lavalle y se inauguró la estatua en su honor, aun está allí, se cerraron para siempre las ventanas y la puerta principal del palacio que miraban directamente a la estatua.

Fuentes: www.arcondebuenosaires.com.ar/ferrocarriles-locomotora-la-portenia. www.suteba.org.ar › PROMOCIÓN SOCIAL › Efemérides

 

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando: fuente, autor y Nº de revista*
Los editores de MILIM REVISTA DIGITAL no se hacen responsables por las opiniones o juicios de valor emitidos por columnistas ó colaboradores yA que son exclusiva responsabilidad de los mismos
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2012 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui