* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año VII - Nº 193
31 de Agosto de 2014 / 5 de Elul de 5774
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

Historia del antisemitismo del siglo XIX. El antisemitismo inglés.
Mathías Sindelar, el Mozart del fútbol, que humilló a Hitler 75º Aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

150 Años de la presencia judía en Melilla.

* EL ANTISEMITISMO DE FINES DE SIGLO XIX EN EUROPA

Por Alicia Benmergui

* EL ANTISEMITISMO BRITÁNICO

 


Agnes Hruza en Polna, imagenes que circulaban en Polonia

 


Judío inglés Cuentenik

 


Vendedor de zapatos

 

 

 

Fuentes:Feldman, David (2007) Jews and the British Empire c.1900. History Workshop Journal 63. Birkbeck,Universty of London. Claire Hirshfield . The Anglo-Boer War and the Issue of Jewish Culpability. Journal of Contemporary History, Vol. 15, No. 4 (Oct., 1980), Anne Patricia Lloyd, BA (Hons), MAJews under Fire: the Jewish Community and Military Service in World War I Britain. UNIVERSITY OF SOUTHAMPTON.FACULTY OF LAW, ARTS AND SOCIAL SCIENCESSchool of Humanities

 

 

 La aniquilación de seis millones de judíos europeos durante la Segunda Guerra Mundial solo puede ser comprendida dentro de un proceso histórico que comenzó en las últimas décadas del Siglo XIX.

Los últimos años del siglo XIX se caracterizaron por el aumento del antisemitismo por todas partes en Europa continental.  El renacimiento y la reutilización del viejo libelo de sangre tuvo lugar en 1899, con el asesinato de Agnes Hruza en Polna, Bohemia,  hecho que causó una gran conmoción. La acusación de asesinato ritual fue reactualizada y un Judío llamado Hülsner fue acusado y declarado culpable por un jurado. Solo pudo salvarlo el tino y la inteligencia de Massarik. La propagación del movimiento pan-germánico y la difusión y el debate a nivel casi mundial por el Caso Dreyfus, demostraron el rápido crecimiento de un odio feroz dirigido contra los judíos.

También eso sucedió en Gran Bretaña, en este caso por todos los motivos tradicionales a los que se le añadió, tal vez como en el resto de otros países europeos, el antagonismo de clase, relacionado con el ascenso económico y social logrado por los judíos como producto de la Emancipación. Si bien ya existía una presencia de una elite judía, muy escasa, que poseía gran fortuna, las posibilidades abiertas con la igualdad de derechos obtenidas por los judíos permitieron un ascenso social y económico nunca visto, Cierto número de ellos obtuvo importantes cargos políticos, algunos en lugares muy importantes de la burocracia imperial británica.

Entre 1881 y 1914 más de dos millones de judíos huyeron de Europa Oriental escapando de los pogroms, buscando una mejor calidad de vida. La mayoría fue a losEstados Unidos, muchos de ellos se quedaron en Londres durante unas pocas semanas o incluso varios años antes de cruzar el Atlántico. Miles de otros eventualmente dejaron Londres para irse a Palestina y a otros países del Imperio Británico. Londres se convirtió en el hogar de alrededor de 200.000 inmigrantes de Europa del Este. Esta afluencia de judíos pobres de tierras lejanas no cayó bien a la comunidad judía establecida de Londres, que temía un aumento del antisemitismo. Los recién llegados parecían y vestían de un modo diferente, la mayoría de ellos eran extremadamente pobres, hablaban un idioma diferente, el idish, y trajeron consigo sus propios modos de vida.

Se instalaron en el East End, en un barrio extremadamente pobre y miserable. La mayor parte de ellos eran obreros, que entraron en los talleres de la confección en pésimas condiciones laborales e higiénicas. Eran linotipistas, carpinteros, eran obreros, gran parte de ellos eran religiosos ortodoxos, pero otros eran socialistas y anarquistas en tanto que otros eran sionistas. Esta población judía era muy mal vista por la población londinense. Pero es importante señalar que ya en tiempos de Dickens los judíos del Soho eran muy mal vistos, se los acusaba de delincuentes y asesinos.  El novelista caracterizó a Fagin en su novela  Oliver Twist, como al malvado y perverso judío, jefe despiadado de una banda de niños ladrones.

En febrero de 1886 La Pall Mall Gazette había advertido a sus lectores que "los Judios extranjeros se están convirtiendo en una plaga y una amenaza para los pobres nativos ingleses.”  "Estos extranjeros judíos trabajan en nuestro comercio común de 16 o 18 horas al día, y la consecuencia es que hacen un montón de cosas baratas y desagradables que destruyen el mercado y nos perjudican."  

Luego pasó a acusar a los inmigrantes judíos de perjudicar a los obreros ingleses frustrándolos en su batalla para lograr salarios más altos durante los conflictos laborales porque trabajaban aceptando “cualquier pago”.” Los culpaban de la baja de los salarios en la sastrería, zapatería y ebanistería, que una vez que se había mantenido a las 2 libras a la semana, ahora se habían reducido a la mitad de £ 1 y £ 1 5s."

Un hecho que pasó inadvertido, o al menos ignorado, por los elementos más xenófobos de la prensa, fue el hecho de que, en general, cuando los inmigrantes judíos se mudaban a un barrio, la vecindad tendía a mejorar notablemente el entorno. Los trabajadores sociales, reformadores e incluso la policía se apresuraron a observar cómo una afluencia de judíos en un barrio en particular mejoraba el nivel y comportamiento de algunos de los peores barrios de  Londres.

Las calles y cuadras, notorias por la violencia y el crimen, mejoraron notablemente su condición luego de que allí se mudaran las familias judías. También las asistentes sociales de la época dejaron registrados que en sus visitas a estos pobrísimos hogares judíos, los bebés y los niños estaban muy bien cuidados, limpios y perfectamente alimentados, seguro que mejor que sus padres y los hombres no eran adictos al alcoholismo.

Por eso, cuando los asesinatos de Whitechapel tuvieron lugar en el East End de Londres con un nuevo tipo de delito, los asesinados de Jack el Destripador, que no tenían precedentes en su crueldad y violencia, la población gentil estaba más que dispuesta a culpar de los asesinatos a la comunidad inmigrante judía.  Alentados por la prensa xenófoba llegaron a la conclusión de que un inglés no podía ser responsable de estos asesinatos, y estaban más que dispuestos a buscar venganza contra la comunidad que ya se había convertido víctima propiciatoria para prácticamente todos los otros males que afectaban su vida cotidiana.

CONTINUARÁ

 

 

 

 

01/09/1939 01/09/2014

INVASIÓN DE POLONIA E INICIO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL


Infantería alemana cruzando la fronttera el 1º/09/1939

Fuentes:


Acceder a todos los números anteriores
desde marzo del 2006
 
 
75ª ANIVERSARIO
 
DEL INICIO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
 

*Los residentes de Varsovia cavan una zanja para frenar el avance de los tanques alemanes en septiembre de 1939, el fotógrafo y cineasta Julien Bryan documentó el bombardeo de Varsovia y el efecto del asedio prolongado en los habitantes de la ciudad. El contrabando de sus fotos y películas con él, Bryan dejó Polonia a finales de septiembre durante una breve tregua que se negoció para que los ciudadanos de países neutrales para evacuar.*

-US Holocaust Memorial Museum, cortesía de Julien Bryan Archivo

 

El 1º de septiembre de 1939, Alemania invadió y conquistó rápidamente el oeste de Polonia, y dió inicio a la Segunda Guerra Mundial. Antes de que comenzara la invasión, los líderes nazis, atentos al sentimiento popular existente en contra de la guerra, iniciaron una campaña de propaganda para colocar a Polonia como país agresor.

El 31 de agosto, los hombres de las SS que vestían uniformes militares polacos montaron un falso ataque en una torre de radio alemana en la frontera; Hitler luego declaró en la radio que las fuerzas alemanas entraban en Polonia en respuesta a las "incursiones polacas".

La velocidad y la ferocidad del asalto militar de Alemania por tierra y aire sorprendieron a las fuerzas militares y al pueblo polacos mal preparados.  En medio de una gran destrucción de vidas y bienes, los refugiados corrían hacia el este. Muchos de ellos se sorprendieron una vez más, cuando las fuerzas soviéticas entraron en el este de Polonia el 17 de septiembre

(Los dos estados invasores repartieron Polonia y el este de Europa, de acuerdo a los términos del Pacto Molotov-Ribbentrop, entre Alemania y Rusia)

 
* MATHÍAS SINDELAR - EL FUTBOLISTA QUE HUMILLÓ A HITLER

 

* LA DIGNIDAD DEL " MOZART DEL FUTBOL"

  Por José Sámano Fuente: Diario El País 18/8/2014

 

Mathías Sindelar

El futbolista que humilló a Hitler

La dignidad del 'Mozart del fútbol'

 

 

 

 


El saludo nazi de Alemania en Francia 1938 (fotografía tomada de espndeportes.espn.go.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mathías Sindelar,

Leyenda de Austria, se negó a jugar con la Alemania nazi en 1938 y murió en extrañas circunstancias junto a su esposa

Una fría noche vienesa del 23 de enero de 1939, el fútbol perdió para siempre a un héroe, a un hombre cuya dignidad superó con creces sus extraordinarias cualidades deportivas.

Aquella perruna noche, Mathias Sindelar, el mejor deportista austriaco del siglo XX, según votación popular, fue encontrado muerto en la cama de su apartamento junto a su mujer, Camila Castagnola, una judía de origen italiano.

 Sindelar, judío también, se había negado a jugar con la Alemania nazi, de cuyos dirigentes se mofó durante un partido, tras la anexión austriaca de 1938, una ofensa para el III Reich, que le persiguió de por vida. Su muerte aún despierta grandes recelos entre los historiadores. Los forenses oficiales mantuvieron que la muerte se produjo por la inhalación del monóxido de carbono de una estufa, pese a que algunos investigadores revelaron que ésta no tenía desperfectos y que en el apartamento no olía a gas. Unos sostienen que fueron delatados por un ex compañero de Sindelar en la selección austriaca. Otros apuntan a un suicidio por el régimen de terror.

 Sindelar, hijo de unos pobres emigrantes checos, nació el 10 de febrero de 1903 en Moravia, en la frontera con Bohemia, en la República Checa. Dio sus primeros balonazos en las calles del vienés distrito obrero de Favoriten, uno de los más deprimidos de la capital austriaca. Su padre, albañil, falleció en 1917 en la Primera Guerra Mundial y aquel espigado y desgarbado chiquillo que jamás se separaba de la pelota se crió junto a su madre, que lavaba ropa, y sus tres hermanas. Su habilidad con el balón le hizo muy popular en la barriada, donde se le apodó Papierene[hombre de papel]. La causa: su extraordinaria habilidad para filtrarse entre las defensas enemigas. El eco de su destreza hizo que a los 15 años le fichara el Hertha Viena.

Cinco años más tarde, tras haber aprendido el oficio de cerrajero y quedarse en el paro, se enroló en uno de los grandes clubes de la ciudad, el Austria Viena, una institución ligada a la comunidad judía, a la que hizo campeona de Copa en sus tres primeras temporadas. Con el Austria Viena anotó 600 goles en 700 partidos, una estadística impresionante para un futbolista que, pese a su posición de delantero, disfrutaba más como organizador.  En 1926 debutó con la selección austriaca y marcó el segundo tanto de la victoria ante Checoslovaquia (2-1). Ahí comenzó su leyenda futbolística, una carrera dramáticamente interrumpida cuando Sindelar, conocido también como el Mozart del fútbol, registraba 27 goles en 44 partidos internacionales. Su desgarro, deportivo y personal, estaba por llegar.

Austria, al igual que muchas otras selecciones europeas, rechazó acudir al Mundial de Uruguay de 1930, una expedición tan cara como fatigosa. Por entonces, el Wunderteam, [el equipo maravilla], no tenía rival. En mayo de 1931 marcó un hito al ser la primera selección que derrotaba a Escocia a domicilio (0-5). La admiración por la máquina austriaca se extendió por toda Europa. Dejaba huellas imborrables a su paso: 4-0 a Francia, 6-0 a Alemania, 8-2 a Hungría... La figura de Sindelar resultó tan impactante que el Manchester United intentó su fichaje. Pero el jugador tenía un acentuado apego a sus raíces y en su país era tan popular que se convirtió en uno de los primeros iconos comerciales del fútbol.

Se acercaba el Mundial de Italia de 1934 y el favoritismo austriaco era unánime. Sindelar, un goleador mayúsculo, y sus compañeros recibieron el primer azote político de sus desgarradoras carreras. Mussolini manipuló el torneo y en la semifinal ante Italia, Austria, impotente tras ver cómo le anulaban varios goles, perdió 1-0. Cuatro años después del expolio de Mussolini, la Alemania nazi ocupó Austria. Hitler, al igual que el fascista italiano, estaba al corriente del poder hipnótico del fútbol entre el pueblo, un reducto propagandístico perfecto. De hecho, el Führer ya había retorcido para la causa los Juegos de Berlín de 1936.

Con el Mundial de Francia del 38 a la vista, Alemania seleccionó a todo el Wunderteam, que al no ser ya un país -sino la provincia alemana de Ostmark-, no podía competir internacionalmente. Antes, para celebrar su conquista, Alemania, con algunos de sus nacionalizados austriacos, organizó un amistoso contra Ostmark. Sindelar se negó a jugar con los nazis y alegó que a los 35 años su cuerpo estaba muy castigado.

Su dignidad le impedía enfundarse una camiseta con la esvástica y luego levantar el brazo durante el himno. Días después se retractó: Sindelar, que primero se burló de los nazis al fallar varios goles intencionadamente, marcó finalmente uno de vaselina. Ostmark venció 2-0 para humillación de su invasor y, tras su gol, Sindelar bailó ante el palco de los jerarcas nazis. Comprobado su rendimiento, el seleccionador alemán, Seep Herberger, intentó otra vez su fichaje. Mathias se negó. Herberger declararía tiempo después que, aunque nunca se lo dijo claro, Sindelar no quería identificarse con los invasores


Tras fallar a propósito para burlarse de los alemanes, marcó y se puso a bailar ante ellos

La negativa resultó fatal para el jugador y su compañera judía, que se quedaron sin su principal sustento, condenados por el régimen al ostracismo y más tarde perseguidos. Algunos compañeros de Sindelar, como el ex capitán de la selección austriaca, Nausch, tuvieron más suerte. Cuando fue obligado a divorciarse de su esposa judía, logró huir con ella a Suiza.

Sindelar, que llegó a regentar un café en Viena, no lo consiguió y estuvo ocho meses refugiado junto a Camila. Los nazis ofrecieron una recompensa por su captura, al tiempo que se multiplicaba la cacería judía. Las noticias sobre la depuración nazi, los campos de exterminio y las cámaras de gas se sucedían. El cerco sobre Sindelar se estrechaba, hasta que la policía informó de su muerte. Un día después falleció Camila en un hospital.

Lo que no pudieron impedir los nazis fue el extraordinario tributo popular que recibió Sindelar, convertido en un símbolo de la resistencia. Se prohibió cualquier manifestación de duelo, y aún así 15.000 personas asistieron al funeral en medio de grandes medidas de seguridad. Se amontonaron miles de telegramas de pésame y los servicios de correos se atascaron. La calle en la que vivía, Laaerberg pasó a llamarse Sindelarstrasse.

Hoy, el Alemania-Austria evoca la figura de alguien que se atrevió a desairar a un monstruo, aunque ello le cortara de raíz una carrera extraordinaria que el escritor Friedrich Torberg relataba así:

 "Jugaba como nadie, ponía gracia y fantasía, jugaba desenfadado, fácil y alegre, siempre jugaba y nunca luchaba". Cuando lo hizo, le costó la vida.

 

 

eSefarad

Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar



* 150 AÑOS DE LA PRESENCIA JUDÍA EN MELILLA

 

 

MEM GUÍMEL DURANTE EL AÑO 5775 (2014-2015)

CONMEMORA EL 150 ANIVERSARIO

DE LA PRESENCIA JUDÍA EN MELILLA

Este año, 2014, coincidiendo con el 150º aniversario de la presencia permanente judía en Melilla, la asociación socio-cultural MEM GUÍMEL realizará una serie de actividades, coincidiendo con el calendario hebreo año 5775, que abarcarán desde septiembre de 2014 coincidiendo con inicio del año hasta octubre de 2015 que finaliza este año.

MEM GUÍMEL, cree que conmemorar no es sólo sinónimo de celebración, sino también de heredad y patrimonio, por este motivo, como parte fundamental de esta remembranza, dirige la mayor parte de sus recursos a dicho evento, que dejará una huella indeleble en sociedad melillense y por ende en la ciudad. Para ello a la vez que se realizarán en Melilla diferentes actividades, saldremos fuera a publicitar dicha conmemoración con diferentes conferencias y charlas a las que somos invitados anualmente y otras nuevas, además de acudir al programa SHALOM TVE2 donde se dejará remarcada dicha celebración a nivel internacional.

Con un vasto programa de actividades se hará participe a toda la sociedad melillense de dicho evento, esperando subvenciones y donativos tanto de la administración como de entidades privadas para hacer frente a los gastos que conlleva dicha conmemoración.

Fuente : Mem Guimel 

 

 

 

* Breve Historia de la Presencia Judía en MELILLA


Los doce kilómetros cuadrados de esa pequeña ciudad, Melilla, albergan una de las comunidades judías más fascinantes del mundo. Son descendientes de aquellos expulsados por los Reyes Católicos que volvieron su rostro a Sefarad instalándose de nuevo en ella, donde la continuidad de la liturgia y costumbres sefardíes sigue presente. La Plaza fuerte de Melilla, antigua Rusadir, hoy en día, Ciudad Autónoma de Melilla,fue uno de los lugares elegidos para la vuelta de los sefardíes tras cuatro siglos de ausencia.

Es Melilla la puerta de entrada a Sefarad.

A fecha de hoy, en esta ciudad mediterránea y española, existe una comunidad hebrea viva cuya presencia se remonta a 1864, con lo que este año, el 2014, hace el ciento cincuenta aniversario de su presencia. 150 años de pervivencia y aportación a la expansión de la ciudad.

Se naturalizaron y asentaron de forma definitiva antes que los musulmanes marroquíes, según aparece en diferentes archivos, participando activamente desde ese año en la vida económico-social de esta Plaza. Arriesgaron su vida y patrimonio al fijar su residencia e iniciar allí sus negocios, muchos de ellos internacionales, puesto que comerciaban por el Mediterráneo, parte de África septentrional y Asia.

No hay en esa ciudad quien dude de su aporte, tanto material como inmaterial, poseyendo en la actualidad algunas de estas familias hebreas objetos traídos desde Tetuán o Fez que siguen en sus domicilios formando parte de sus vidas desde que sus bisabuelos los trajeron en 1864.

La sociedad judía de Melilla, sigue la tradición sefardí que está presente en su forma de vida y costumbres y disfrutó de su momento álgido, hacia 1930, donde llegaron a contabilizarse unas 7.000 almas, mermando este número en diferentes épocas. Tras la Guerra Civil y el abandono del Protectorado Español muchos deciden emigrar a Sudamérica, la península o Israel en busca de un mejor futuro, quedando a fecha de hoy, alrededor de 800 judíos.

La Comunidad hebrea llegó a tener hasta 19 Tefilot (que es como denominan en Melilla a las Sinagogas o Bet Hakeneset), existiendo en la actualidad seis abiertas al culto, celebrando servicios religiosos diarios. A su vez poseen tres cementerios, siendo el más antiguo, instalado en España tras la expulsión, el de San Carlos 1869-1892; un Barrio Hebreo cimentado a principios del siglo XX tras la entrada masiva a la ciudad de hebreos que se refugiaron de las persecuciones del Rogui. A su vez cuenta con un colegio propio, el Talmud Torá, el primer colegio instalado en España tras la expulsión, abierto en 1926.

Entre el extenso patrimonio hebreo-sefardí, tanto material como inmaterial, existente en la Ciudad Autónoma de Melilla se puede encontrar abundante documentación generada por ellos y que se conserva en diferentes archivos de la ciudad,- Archivo General, Archivo Intermedio Militar, Archivos de diferentes Unidades Militares, Archivo Civil y Archivos Particulares- como puede ser las peticiones de nacionalidad, de apertura de negocios, solicitudes de terrenos para edificar, proyectos de obras, transacciones comerciales, peticiones de ubicar colegios o sinagogas, la compra del primer cementerio de San Carlos, Ketubot (documento casamiento por el rito Judío),nacimientos, defunciones o matrimonios.

A su vez cuenta con un patrimonio arquitectónico tangible repartido en los diferentes barrios y que esta retratado principalmente en el Triangulo de Oro de Melilla denominado en ciertos momentos La Pequeña Sión, identificado con parte de la Melilla Modernista.

También se cuentan con elementos artísticos y ornamentales conservados por diferentes familias sefardíes afincadas tanto en Melilla como fuera, han logrado sobrevivir a los tiempos como, muebles de uso diario, joyas u ornatos, a la vez que mobiliario litúrgico dentro de las Tefilot – Sefer Torá,libros, ornatos,..- que vinieron de las comunidades judías de Marruecos; y un legado inmaterial que se retrata principalmente en la multiculturalidad que aportaron a esta ciudad, además de gastronomía, música, bodas, refranero, canticos, ladino y haketía…, es decir sus propias e exclusivas costumbres.

 

 

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando: fuente, autor y Nº de revista*
Los editores de MILIM REVISTA DIGITAL no se hacen responsables por las opiniones o juicios de valor emitidos por columnistas ó colaboradores yA que son exclusiva responsabilidad de los mismos
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2012 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui