* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año VII - Nº 166
30 de Junio de 2013 / 22 de tamuz de 5773
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

La SHOA y lo que no pudo contar el cine soviético.
Los judíos de la Unión Soviética y la SHOA.
Nuestro próximo viaje a Rivera, Carhué y Carlos Casares con Alicia Benmergui.
La historia de los judíos de Pitigliano - Italia.

*MILIM REVISTA DIGITAL* - Ya está en

Hacete amigo de MILIM en FACEBOOK. Hacé clic en "Me Gusta" www.facebook.com/milimcultural


Radio Sefarad de Madrid: MILIM Corresponsal en el Tiempo

Reportaje a la Prof. Alicia Benmergui
NAVEGUE MIENTRAS ESCUCHA


CABA

LA SHOA Y LO QUE NO PUDO CONTAR EL CINE SOVIÉTICO

 

* FILM PROFESOR MAMLOCK

Traducción: Alicia Benmergui

 


Still from Fate of a Man. (Courtesy Olga Gershenson)

 


No se pierda este testimonio.

Video que ilustra
este artículo

Film "Professor Mamlock"

Professor Mamlock (1938), Dir. Herbert Rappaport and Adolf Minkin



Brigada Judía

 

 


Mikhail kalikl en Israel

 

 

 


Babi Yar

 

 

 

Fuente: 
Lea Zeltserman
June 12, 2013 Tablet,

 

 

 

 

 

 

Un médico entra en una sala de operaciones y pregunta si el paciente ya está dormido. Cuando está a punto de operar, un grupo de nazis en uniforme y marchando al saludo de "Heil Hitler"ordenó al médico soltar el escalpelo y retirarse del hospital. En la escena siguiente, el médico camina por una calle llena de gente, todavía con su uniforme blanco, pero con la palabra Judegarabateada sobre el pecho en gruesas letras. Lo sigue la patrulla, la gente lo mira, un fotógrafo graba su imagen rodeado de los nazis asesinos nazis.

Sabemos que el médico se dirige a una muerte segura, porque eso es lo que sucede en las películas del Holocausto. Pero esto no es una película del Holocausto ordinaria. Esta es una escena de Profesor Mamlock, una película soviética rodada en 1938, que cuenta la historia de un médico judío alemán que vive bajo el régimen nazi. Formó parte de una ola pequeña, pero significativa, de películas soviéticas antifascistas, fue uno de los primeros films en todo el mundo que abordó la cuestión de la persecución de los judíos en la Alemania nazi y fue vista por millones de personas en la Unión Soviética antes de ser prohibida en agosto de 1939, cuando se firmó el Pacto Molotov-Ribbentrop. La evidencia anecdótica sugiere que un número no despreciable de familias soviéticas judías registró la advertencia de la película y logró huir antes de la invasión nazi.

El pasado mes de abril, una nueva versión recién subtitulada del Profesor Mamlockse proyectó en el Festival de Cine Judío de Toronto, seguida por una sesión de Q&A con Olga Gershenson, una profesora judía de Estudios del Medio Oriente en la Universidad Amherst de Massachusetts y un nombre prominente en la historia de la Cine Soviético sobre el Holocausto. Donde se proyecta una película soviética sobre el Holocausto allí esta Gershenson, dirigiendo la discusión, interpretando el mensaje soviético para las audiencias contemporáneas. Su tercer libro, El Fantasma del Holocausto: Cine Soviético y Catástrofe Judía, narra la sombría historia de una industria del cine soviético en la que solo en raras ocasiones, cineastas, directores y guionistas pudieron mostrar o conmemorar la tragedia que se abatió sobre el judaísmo ruso.

Mientras que films como La Lista de Schindler a menudo fueron la manera en que los occidentales representaron el Holocausto, no hubo paralelos en la cultura ruso/soviética— Profesor Mamlock fue exhibida brevemente luego de que Hitler invadiera la URSS, pero había desaparecido de los cines soviéticos a fines de la década del cuarenta.

El trabajo de Gershenson es un logro monumental tratando de dar voz a las películas perdidas sobre el Holocausto en la Unión Soviética – a los realizadores y también a los millones - cuyos destinos se trataba de recordar y homenajear. Al acumularse las acusaciones sobre la censura y crecer la lista de realizadores silenciados, es abrumadora la sensación de pérdida. La tragedia de todo lo que se ha perdido es más dramática aún en los detalles revelados en la investigación llevada a cabo por Gershenson. Como por ejemplo, en el momento en que encontró el guión de Gott mit Uns (Dios con nosotros), con una hoja en blanco como señalador de un texto que nadie había tocado casi en 50 años. ("Cuando me llamó [el guionista GrigoriKanovich en Israel, casi se desmayó. Había pensado que estaba perdido", me dijo.)

O escribir sobre Boris Ermolaev, cuya lucha para rodar su película Nuestro Padre le costó la carrera. Ermolaev ahora vive en un hogar de ancianos en Montreal: "La triste ironía es que se trata de un hogar de ancianos judíos," Gershenson escribe, "pero nadie alrededor de él es conciente de la película increíble que trató de hacer sobre el Holocausto y cuanta audacia era necesario tener para hacer algo así en la Unión Soviética de los años sesenta” .

O su encuentro con Valentin Vinogradov, cuya carrera fue destruida durante la película Alto Mando Oriental (una de sus últimas películas fue literalmente lavada en una acción de censura por parte de las autoridades). Un creyente hasta el final (murió en 2011), vio la censura de su obra como una aberración, o la traición, del sistema, no una representación del sistema. Según el criterio deGershenson, "Hasta el día de hoy,Vinogradov es uno de los cineastas soviéticos más importantes del que nadie ha oído hablar”

Los soviéticos tenían muchas maneras de destruir una película, ya sea por medios sutiles, como la autocensura por parte de los mismos realizadores y las malas críticas de cineastas en Pravda, o el rechazo de plano por Goskino, elInstituto Gubernamental de Cine en la Unión Soviética. Por supuesto, nunca fue tratado el tema judío ni se le prestó la menor atención. "Sosteniendo en voz alta que el problema del guión que correspondería a la representación de judios sería a su vez antisemita", escribe Gershenson. "Esta es la razón por la que la SRK [un estudio del consejo editorial del cine) se vio en apuros para evitar cualquier discusión on-the-record de temas judíos, mientras que con eficacia trataba de suprimirlos." Los cineastas modernos se estremecerían al leer los detalles de las siete etapas de aprobación que cada película tuvo que sufrir, desde la idea inicial hasta la distribución de la película final.

Dado que muchos de los archivos siguen siendo inaccesibles, y una gran cantidad de material nunca fue preservado, Gershenson es un personaje importante en la historia que cuenta, en el papel de detective en la búsqueda a través de archivos y el seguimiento del paradero de directores y escritores perdidos hace mucho tiempo. Ella vuela a Munich para reunirse con una envejecida guionista (Maya Turkovskaya), y luego a Israel para hablar con otro director (Mikhail Kalik) y encuentra a otro (Grigori Kanovich) en Tel Aviv a través de una información lograda en Rusia y se encuentra con él en un hotel de Lituania.

Para entender las películas del Holocausto soviético, también es importante comprender la forma en que el Holocausto se desarrolló en territorios la URRS. No hubo campos de concentración en la Unión Soviética, los judíos soviéticos no fueron enviados hacia el oeste hasta los campos de Polonia. La gran mayoría de los judios fueron detenidos y asesinados con disparos de fusil o pistola, en (o fuera de) sus pueblos por los Einsatzgruppen. Para los judíos de Rusia, Babi Yar, es el principal, símbolo del Holocausto, no Auschwitz.

Volver arriba

* LOS JUDÍOS DE LA UNIÓN SOVIÉTICA Y LA SHOA

 

Alicia Benmergui

 

Continuación del artículo anterior (Arriba)

*Comité Judío Anti-Fascista*

El Comité Judío Anti-Fascista: fue formado en Kúibyshev, actual Samara, Rusia en abril de 1942 con el apoyo de las autoridades soviéticas.

Fue creado para incentivar a la comunidad internacional a incrementar el apoyo político occidental a la Unión Soviética contra la Alemania Nazi durante la Gran Guerra Patria.

Al finalizar la guerra se desató una ola de antisemitismo en la Unión Soviética, por lo que varios de los ex-miembros del Comité fueron encarcelados o ejecutados.



La canción "Die Moorsoldaten"

("Los soldados de la turbera") Es una de las melodías más difundidas de la resistencia contra el régimen nazi. Fue compuesta en uno de los campos de concentración conocidos con el nombre de Emslandlager. La canción fue compuesta y cantada después de 1933 en los primeros campos de concentración y transmitida de centro en centro. En los centros ubicados en Alemania, incluso se la siguió cantando después de 1939. "Die Moorsoldaten" tiene su origen en los campos de concentración de las turberas, un conjunto de quince campos de concentración que funcionaron desde 1933 en la Alemania nazi y que se conocieron con el nombre común de Emslandlager.


Profesor Mamlock

 


Einsatzgruppen Ejecuciones

 


Baby Yar

 

 

 

Los judíos también lucharon en el Ejército Rojo, a menudo dejando sus lugares de origen antes de la ocupación y encontrando a su retorno nada más que sus casas vacías y las fosas comunes. Otros fueron evacuados hacia el este en áreas como Tashkent y Uzbekistán. La mayoría de los judíos rusos hoy pueden contarse entre las víctimas del Holocausto, los veteranos del Ejército Rojo, y los evacuados con sus familias y sus experiencias durante la guerra..

La evacuación, y el fracaso de los alemanes en ocupar completamente el país, también significó que la cultura idish (prensa, cine, teatro) continuara existiendo durante toda la guerra. Como resultado, la respuesta judía al Holocausto fue inmediata y se suele ver reforzada con funcionarios soviéticos. ElComité Judío Antifascista, formado por orden directa de Stalin, no sólo documenta las pérdidas judías, sus archivos también revelan planes para una serie de películas sobre el Holocausto

En la actualidad, frecuentemente se olvida que los soviéticos fueron los primeros testigos de muchas de las atrocidades nazis. Un tema abordado también porDavid Shneer en su libro de 2011 sobre los reporteros gráficos soviéticos judíos (a través de sus cámaras mostraron en las fotografías la guerra y el Holocausto). Muchos de ellos tomaron algunas de las imágenes más emblemáticas del Holocausto conocidas hoy en día. Las primeras imágenes de campos de concentración fueron tomadas por fotógrafos soviéticos judíos; Asimismo, Gershenson tuvo razón cuando afirmó que “Los Soldados de la Turbera” de 1938 es la primera película en el mundo en mostrar los campos de concentración..

Otra película, El Victorioso de 1945, dirigida por Mark Donskoi, se convirtió en la primera película del Holocausto en mostrar a los judíos como víctimas explícitas de los nazis (la ejecución de las masas judías en la película fue filmada realmente en Babi Yar). La película de alguna manera logró filtrarse y ser exhibida al público antes de que la maquinaria de Estado hubiera averiguado su postura oficial sobre el Holocausto, pero luego desapareció rápidamente de las pantallas.

Mientras el destino individual de los films ascendía o bajaba con los vaivenes de la política soviética durante décadas – el deshielo posterior al post-Stalinismo, la represión que continuó a la Guerra de los Seis Días y el surgimiento del movimiento migratorio hacia Israel- son los temas comunes que emergen en todos ellos. Cuando el Holocausto es mostrado totalmente, es porque ha ocurrido fuera de la Unión Soviética, esto es en parte así porque el Holocausto que sucedió fuera de la Unión Soviética permitía una narrativa en la cual los soviéticos eran intachables. Pero había otros problemas para la filmación de estos temas, tales como las dificultades representadas por las imágenes para la ejecuciones en masa llevada a cabo por los Einsatzgruppen que comenzaron muy pronto, en vísperas de la llegada de los nazis "No había ningún lenguaje, ninguna imagen auténtica para mostrar el Holocausto allí. ¿Cómo se representa a una ejecución de los Einsatzgruppen? Es tan horrible. Ni siquiera es un campamento. Es solo ", dijo Gershenson, cortando mitad de la frase su voz. "Imagina una película en la que todos sus protagonistas salen al escenario y son ejecutados y eso es todo. Fin de la película.

Por lo tanto, los cineastas soviéticos tuvieron que encontrar la manera de codificar sus películas para un público local. Se hicieron personajes judíos alemanes y polacos que se parecieran lo más posible a los judíos soviéticos. EnEl Profesor Mamlock, Mamlock, un judío alemán es llamado burlonamente "Itzik", una típica referencia en Rusia a un judío de un shtetl. Muy a menudo, las películas insinúan el judaísmo sin incluir personajes judíos

“Lo llamaría Holocausto sin judíos”. "Tienes todos estos pijamas a rayas y campos de concentración y chimeneas, explicó Gershenson. "Si usted sabe la historia real, piensas"¡ Wow, estas personas son todos judíos!!!".

A veces, escribe ella, no quedaba nada judío de la historia original. "Por órdenes de los censores, fueron cambiados los guiones y desaparecieron líneas argumentales completas, los judíos quedaban fuera de los guiones de las películas soviéticas. Sin embargo esos films estaban obsesionados con el genocidio nazi y conservaban en cierta medida una "judeidad residual”. "Por ejemplo, en 1965, una producción de Belarús llamada Todos Estos Años, muestra brevemente una familia llevada a la muerte en un barranco, la banda sonora de la escena estaba filmada en idish. En el Alto Mando Oriental, producido en 1965 y una de las pocas películas donde es abordado explícitamente el tema del Holocausto, uno de los personajes reza en idish en la escena de su ejecución por ahogamiento. (Al igual que El Victorioso 20 años antes, desapareció demasiado pronto de los cines).

Todo esto era el eco de la respuesta oficial sovética al Holocausto, que iba a universalizar el sufrimiento y evitar así convenientemente mencionar el grupo específico de ciudadanos soviéticos judíos que fueron elegidos como objetivo a destruir. Alrededor de 27 millones de soviéticos murieron en la guerra-"Así que en el discurso soviético, los 3 millones de judíos asesinados eran sólo pacíficos ciudadanos soviéticos'", dijo Gershenson. ¿Por qué hablar de las víctimas judías como un grupo único, cuando cada víctima fue otro "pacífico ciudadano soviético"?

Este fue el caso de Pasos en la Noche, una película de 1962 de Lituania. Se basaba originalmente en el verdadero escape de 64 prisioneros - 60 de ellos judíos-de una prisión nazi. Gershenson encontró cuatro versiones del guión en los archivos. En la primera, se incluyó un solo prisionero judío. La película final no tenía ningún protagonista judío - los héroes judíos fueron soviéticos - escapados de las garras de la muerte en la mejor tradición del realismo socialista.

Gershenson resume mejor esta pérdida cuando escribe del film Adiós Muchachos de 1964 (proyectado en Toronto en 2012, por primera vez en décadas): "En una realidad alternativa, en la que no había limitaciones propiciadas por las políticas y restricciones soviéticas, el director Mikhail] Kalikhubiera incluido imágenes que representan el Holocausto en suelo soviético. ... En la única realidad que tenemos,Adiós, muchachos! fue hecho e incluso distribuido, pero en cierto modo, sigue siendo un fantasma, un fantasma de la película que podría haber sido. "

La historia de la industria del cine fantasma no es una historia de redención, no hay una repentina, floreciente época post-soviética del cine del Holocausto. Décadas de represión y propaganda han hecho su trabajo demasiado bien, y las películas del Holocausto continúan persistiendo en los cánones establecidos. Rusia es uno de los pocos países del mundo donde La Lista de Schindler fue un fracaso de taquilla

"Empezar a hablar sobre el Holocausto en la Unión Soviética es muy incómodo", explicó Gershenson. "Porque entonces todo el mundo está implicado. Tal vez no en Moscú, pero sí en lugares como Kiev y Kharkov y todas estas otras áreas. La historia de la colaboración en tiempos de guerra o de no-resistencia es un problema muy complicado. Las ejecuciones, los guetos, hubieran sido imposibles sin la colaboración de la población local. Hoy en día, incluso las personas con conciencia no quieren hablar de ello porque es muy incómodo ".

En el mismo acto de escribir el El Fantasma del Holocausto, Gershenson trae la historia al punto de partida, la escritura, por así decirlo, del siguiente capítulo del Holocausto judío en el cine soviético. Dos de los guiones que descubrió han encontrado una nueva vida. Una película de 1965. Estancamiento se transformó en una obra de teatro de Moscú en 2010, y un conocido director del cine ruso, Oleg Gaze, ahora está buscando financiamiento para producir Gott mit Uns. Generaciones de censores soviéticos, es de esperar, estarán revolcándose en sus tumbas.

Fuente: Lea Zeltserman June 12, 2013 Tablet

Volver arriba

* VIAJES CON ALICIA BENMERGUI
  Nuestro Próximo viaje a Rivera, Caruhé y Carlos Casares.

 


Rivera-Frente Sinagoga

 

 

 

 


Interior de la sinagoga de Rivera


Carlos Casares.
Frente de la Sinagoga

 

 


 

Estamos ya preparando y organizando nuestro próximo viaje tan solicitado por nuestros lectores y amigos

Vamos a visitar RIVERA - CARHUÉ y CARLOS CASARES

En un viaje inolvidable

Nos estamos preparando para partir en un viaje hacia las que fueron Las Colonias Judías en Buenos Aires, en un viaje hacia el pasado, hacia una parte de la historia de los Judíos de la Argentina, de la historia de los “Gauchos Judíos”.

Es un retorno hacia las raíces de mucha gente que ha abandonado el lugar de sus orígenes o tal vez de descendientes de ellos, buscando, como lo hicieron sus antecesores una vida mejor, la posibilidad de progresar o simplemente llevados por el deseo de empezar otra vez, en otro lugar. Y esa es una de las razones por las que estamos yendo allí, porque queremos ver lo que ha quedado de un grupo muy especial de la inmigración judía a la Argentina. Judíos que decidieron ser campesinos, dedicarse a la tierra y tener la posibilidad de huir, escapar de la opresión y las persecuciones padecidas que se ejercieron con gran crueldad en el Imperio Zarista.

Pero nosotros vamos a aprender y recrear el pasado, pero también a disfrutar de la posibilidad de hacer este paseo por la historia. No hay demasiado lugar para la tristeza o la nostalgia, quienes se han ido lo hicieron por elección, buscando otro futuro. Nuestra historia como judíos de la Argentina, salvo los últimos años y eso en Buenos Aires, con los dos últimos atentados de la Embajada y la Amia, no se parece a lo que padecieron los judíos de Europa y otras regiones del mundo.

Es bueno tenerlo presente para poder aprovechar esta oportunidad de recrear un poco la vieja vida comunitaria y rendirles nuestro afectuoso homenaje a aquellos que hicieron posible la Epopeya protagonizada por aquellos Gauchos Judíos.

Te estaremos informando mas detalladamente en los próximos números.

Mientras tanto si deseas participar y unirte a nosotros envíanos un email a Cultural@arnet.com.ar

Próximamente te brindaremos el programa completo

 

Volver arriba

 

 

 

eSefarad

Hagshamá en la Web
www.hagshama.org.il/es


Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar


Comentarios y sugerencias

* JUDÍOS DE ITALIA

Traducción Alicia Benmergui

 



La Pequeña Jerusalem

 

 


Interior sinagoga de Pitigliano

 

 

Fuente:
Mosaico-cem.it 17/05/2013

 

 

 

 

 

*LA HISTORIA DE LOS JUDÍOS DE PITIGLIANO

 

Pitigliano fue una, auténtica "ciudad refugio" (arè miqlàt)) para los judíos, desde el siglo XVI donde se desarrollaron extraordinarias condiciones de respeto, tolerancia mutua y coexistencia entre la población de judíos y cristianos. Tanto fue así que comenzó a ser llamada la "pequeña Jerusalén" en el siglo XIX. Los primeros grupos de judíos perseguidos, encontraron protección y refugio en el Condado de Ursinea, donde desarrollaron actividades económicas importantes incluyendo el comercio del pan y el trigo

Después de la mitad del siglo XVI, muchos judíos de Ancona, Florencia, Roma, Siena, escapando de persecuciones papales buscaron refugio en zonas fronterizas como en los Montes San Savino, Lippiano y Pitigliano, continuando esencialmente disfrutando de derechos civiles y de la posibilidad de tener propiedades. En estas zonas alejadas de los centros más grandes, los judíos eran tratados con la benevolencia interesada de los señores feudales por razones relacionadas con el manejo de dinero, allí no se aplicaban las medidas restrictivas de los centros más importantes. La alternativa que les quedaba a los judíos era la segregación forzada en los guetos de Florencia o de Roma. En Pitgiliano, en 1598 fue construida la bella sinagoga gracias a Yehuda Shabbatai, Leone di Sabato, el tejedor

Durante el gobierno de los Medici, desde 1608, también los judíos sufrieron las vejaciones propias del período de la Contrarreforma (en el gueto tenían la obligación de oír sermones que instaban a la conversión) Especialmente un bando que establecía el deber por parte de los judíos de llevar un distintivo desde la edad de doce años en adelante. La orden de que los judíos habitaran solo en el gueto fue impuesta en 1622, pero nunca se establecieron definitivamente sus límites, tanto fue así que el marqués Francesco Malaspina, gobernador de Pitigliano, determinó que era lícito que los judíos pudieran agrandar sus propiedades en el gueto y comprar otras casas o alquilarlas. En otros casos de judíos como en el de Sorano, tenían el permiso de vivir en otros recintos del gueto y sus animales podían pastar y disfrutar.

Según el autor anónimo de un manuscrito del Siglo XVIII – perteneciente a la Accademiandegli i Apatisti, probablemente escrito en Florencia por el médico de Pistoia Francesco Caluri, enviado a Pitigliano después de la epidemia de 1759 –los judíos vivían ya desde antes “mezclados con los cristianos” y luego fueron recluidos en el gueto por Cósimo II, allí les “otorgaron buena platería y de todos los útiles necesarios para la observancia de su culto” tenían incluso el derecho de portar armas. Dentro de una comunidad rural con características agrícolas, inmóvil durante siglos, el dinero permitió a los banqueros judíos hacer negocios, dedicarse al comercio del pan, de las especias, drogas, trigo, harina de cebada, castañas y madera, modificando el escenario social y económico. Ya en 1578 el Condado de Pitigliano aceptaba agradecido el importante financiamiento del banquero Laudario di Viterbo para la construcción de la nueva casa comunal. Por un lado la amable acogida, por el otro la idea de utilizar las ventajas derivadas de la presencia de los judíos en el territorio y del notable peso de su comercio. Fue así, que en el curso de veinte años los judíos se triplicaron, pasando de cerca de treinta a otros cientos, con una significativa presencia sefaradí.

Pero ya en la mitad del siglo XVII se registró un notable mejoramiento de las condiciones del período sin hablar de que la hegemonía francesa en Italia ayudó en la mejora ulterior de la situación. Luego de algunos problemas provocados por insurrectos anti napoleónicos, los judíos vivieron pacíficamente y en concordia con sus vecinos católicos, no hubo conflictos hasta la Segunda Guerra Mundial. A mediados del Siglo XIX los judíos eran cuatrocientos en una población de cuatro mil habitantes.

Numerosos judíos lucharon por la unidad italiana, como la familia Todros en Torino, como Angelo Usiglio, rabino de Livorno, amigo de Mazzini, y Sarina Nathan con su hija Jeannette Rosselli. En el momento de establecerse las Leyes Raciales (1938) los judíos, eran menos de 100, casi sesenta, y después de la guerra quedaron cuarenta.

Durante la Segunda Guerra Mundial los judíos del país se dispersaron en la campaña, donde a pesar de las razias nazis pudieron contar con una vasta red de solidaridad, especialmente por el sostén y ayuda que les dieron los habitantes de Pittigliano. Y todo pese a las dificultades que atravesaban, en medio de la carencia y la miseria más absolutas.

En el 2002, el Estado de Israel les confirió el altísimo honor de “Justo entre las Naciones” a Fortunato Sonno, a Luciano, Vincenzo e Adele Dainelli, a Stefano, Adele e Sem Perugini, ad Agostino e Annunziata Nucciarelli, a Doménico e Letizia Signorelli, a Martino e Maria Bisogni. El autor de este artículo les dedica a los 8.566 judíos italianos deportados a los campos de exterminio, de los cuales fueron asesinados 7.557 su amor y su pensamiento respetuoso.

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando: fuente, autor y Nº de revista*
Los editores de MILIM REVISTA DIGITAL no se hacen responsables por las opiniones o juicios de valor emitidos por columnistas ó colaboradores yA que son exclusiva responsabilidad de los mismos
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2012 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui