* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año VI - Nº 155
15 de Enero de 2013 / 3 de Shvat de 5773
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

LOS PAÍSES NEUTRALES DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
LA HISTORIA DE ASCHKENAZ
PREPARANDO FUTUROS VIAJES
RECORDANDO CAP. ALFRED DREYFUS

*MILIM REVISTA DIGITAL* - Ya está en

Hacete amigo de MILIM en FACEBOOK. Hacé clic en "Me Gusta" www.facebook.com/milimcultural


Radio Sefarad de Madrid: MILIM Corresponsal en el Tiempo

Reportaje a la Prof. Alicia Benmergui
NAVEGUE MIENTRAS ESCUCHA


CABA

LOS PAÍSES NEUTRALES DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Por Alicia Benmergui

* Los países neutrales retardan la victoria

"Cada día más de guerra condena a la muerte a miles de Judíos"


Sir Winston Churchill

 


Antonio Olivera Salazar

 


*Cordell Hull
*Secretario de Estado entre 1933 y 1944, y fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1945 por su implicación en la creación de la ONU*

 

Hitler y Franco en
Hendaya - España

 

Fuente: Marc-André Charguéraud. Morial.Memoria y tradiciones de los judíos de Argelia


 

 

 

 

 

 

 

 

Durante la Segunda Guerra Mundial cuatro países “neutrales” fueron los que abastecieron a Alemania de las materias primas esenciales para la fabricación de su industria bélica. Esos países fueron, Suecia, Portugal, España y Turquía. .

"La existencia misma de Alemania dependía de la importación de mineral de hierro de alta calidad de Suecia", escribió William Shirer en su obra monumental sobre el Tercer Reich. Los aliados comprendieron desde el principio la importancia vital que tenía el mineral sueco para la producción de la industria bélica alemana. En abril de 1940, el desembarco franco-británico en el puerto septentrional de Narvik, Noruega, tenía por objeto copar la ruta de hierro por donde Alemania era abastecida.

Turquía le había provisto al Estado alemán del casi el cien por ciento de cromo. Albert Speer, el Ministro de Guerra y Armamento del nazismo, escribió a Hitler en noviembre de 1943: "Si se interrumpen las entregas de Turquía apenas tendremos cromo suficiente para cinco o seis meses. Y luego quedaría un plazo de solo tres meses para la fabricación de aviones, tanques, vehículos de motor, piezas de artillería y submarinos." Los expertos de las fuerzas aliadas concluyeron que si a Alemania le faltaba el wólfram, el mineral que contribuye a la refinación del tungsteno, su industria de máquinas y sus capacidades de producción de acero especial para el blindaje, armamento pesado y motores de avión, vería seriamente dañada su producción.

Portugal y España aportaron el tungsteno suficiente para el 90% de las necesidades alemanas. En enero de 1944, el ministro español de Industria y Comercio consideraba imposible rehusar a Alemania una materia prima "de valor excepcional en tiempos de guerra". Por su parte, Antonio Oliveira Salazar, el jefe del Estado de Portugal, reconoció a principios de 1944 de que si se les negaba a los alemanes el wólfram que necesitaba "limitaría su poder y acortaría la guerra ".

Ante tal consenso todos deberían haberse puesto de acuerdo para cesar con el aprovisionamiento de materias primas. Aunque hubieran sido unos pocos meses o hasta un par de semanas antes, debía haberse implementado un consenso que detuviera las entregas de materias primas a Alemania, esto hubiera permitido que se salvaran muchas vidas. No hay que olvidar que durante el último año de la guerra, entre las víctimas, fueron asesinados 10.000 judíos por semana. En abril de 1944, Cordell Hull el ministro de Relaciones Exteriores de los EE.UH. advirtió a los países neutrales: " No podemos dar nuestra aprobación a estas naciones que se benefician de los recursos de los aliados y que al mismo tiempo contribuyen a la muerte de los soldados que sacrifican sus vidas el beneficio y protección de todos nosotros "

En octubre de 1944, Winston Churchill protestó: "Creo que esta es la última oportunidad para salvar la reputación de Suecia frente al mundo. Hace unos meses, podían alegar miedo. Ahora no tienen excusas, si se calcula el egoísmo que han demostrado en la guerra contra Alemania". A pesar de las numerosas presiones aliadas, los aprovisionamientos de materias primas estratégicas hacia Alemania continuaron, aunque a un ritmo menor. Las exportaciones de los minerales de hierro sueco no cesaron hasta noviembre de 1944. Las de cromo que enviaba Turquía terminaron en abril. Las de wólfram de Portugal y España, no se detuvieron hasta la liberación de Francia, pues el tráfico hacia Alemania se hacía a través del territorio francés.

Dos investigadores británicos, que han estudiado el tema desde entonces, concluyeron en que " Alemania no fue debilitada decisivamente en ningún momento de la guerra por la escasez provocada a causa del bloqueo. A pesar de la cuestión decisiva que los aliados habían adoptado una "política de dulce conciliación ", que terminó cuando todos los ejércitos aliados se hallaron juntos y apretados en Alemania, como constató Henry Simpson,ministro estadounidense de la guerra en un memorando de fecha 22 de junio de 1944. ¿Es porque, como se muestra en la historia oficial británica, había entre los aliados "importantes incompatibilidades sobre objetivos y humores... cada integrante a su vez estaba exasperado o alentado por la otra a tomar nuevas iniciativas?

Los aliados habían creído poder persuadir a los países neutrales para que redujeran sus exportaciones hacia Alemania con amenazas financieras. La Declaración de Londres del 5 de enero de 1943 sobre la nulidad de las transacciones comerciales con el enemigo o la declaración del 22 de febrero de 1944 de la no validez de los pagos recibidos con el oro robado por el Eje, habían fracasado desdichadamente sin haber tenido ninguna influencia sobre el volumen de las exportaciones. Tuvieron que intervenir más directamente.

Los aliados suministraban a los países neutrales aceite y cereales, materias primas, productos químicos y caucho que no podían obtener en otros lugares. Tenían el temor que si les embargaban esos productos de primera necesidad terminarían reforzando su cooperación con Alemania. En 1943, no está claro que más podían llegar a aportar al enemigo. Y como dijo el historiador sueco Stephen Koblik "todas las dudas sobre el resultado de la guerra desaparecieron en las mentes de los líderes políticos después del mes de noviembre 1942". Por su parte los países neutrales tenían temor de las represalias militares alemanas si cesaban de aprovisionarles con los insumos básicos de los que tenían tanta necesidad. Este es un argumento no muy creíble. El 13 de octubre de 1940, en un encuentro muy famoso en Hendaya el general Franco le niega a Hitler el paso de la Wehrmacht para entrar en Gibraltar.

La España de ese entonces, conteniendo el aliento, se levanta enfrentando al Führer en el momento más álgido de su gloria y poder. Los riesgos de una intervención alemana para el Caudillo eran mucho menores tres años más tarde. En 1943 una invasión de Suecia por parte de los alemanes se había vuelto muy hipotética dado por otra parte que las mayores dificultades para afrontar eran 400.000 soldados suecos entrenados y bien armados. Portugal tampoco tenía nada que temer. En 1943 había autorizado a los aliados el establecimiento de una base aérea de primera importancia en las Islas Azores en el Atlántico sin que Berlín hiciera ningún tipo de manifestación.

Sin desembarcar en el territorio de un país neutral, como fue el caso en Noruega en 1940, los aliados habían aparentemente podido considerar medidas más radicales, dada la importancia capital de esas materias primas al final de la guerra. Una posibilidad entre muchas otras hubiera sido hundir los cargueros suecos que transportaban las decenas de miles de toneladas de mineral de hierro sueco a través del Báltico. Los aliados tenían ya desde 1943 el dominio del aire como lo atestiguan los bombardeos masivos de Hamburgo. Pero no se puede reescribir la historia en base a supuestos.

No queda más que formular la pregunta que aparece como una serie de ocasiones perdidas por los Aliados. Bastaba con detener uno solo de estos abastecimientos para poner a la máquina de guerra alemana en peligro de extinción y obtener la victoria más rápidamente. Con respecto a los países neutrales, conscientes ya que en 1943 que Alemania perdía la guerra, no obstante, continuaron sus exportaciones para llenar sus cajas a costa de un elevado número de víctimas.

Volver arriba

 
LA HISTORIA DE ASCHKENAZ
  * LOS JUDÍOS DE CZERNOVITZ*

Por Alicia Benmergui

 

Conferencia de Czernowitz 1908

 

*Czernowitz Theatre

 

Usted podrá ver imágenes muy interesantes sobre CHERNOVITZ en los siguientes tres (3) videos

1.- Der jüdische
Friedhof in Czernowitz

2.- Glimpses of idish

3.- Old Chernivtsi

Fuentes: YIVO Archival Resources. Autor. Andrei Corbea-Hoisie. Traductor Anca Mircea / *Traian Popovici, Alcalde de Cernauti.Radio Rumanía Internacional

 

 


MILIM

En ENERO
15.000 lectores..!

Para publicitar en
MILIM REVISTA DIGITAL

011- 4961-3112
Cultural@arnet.com.ar

 

 


ALICIA BENMERGUI

Columnista en
"Música y Vida de Israel"

Por AM 670

Escúchela los
domingos
de 13 a 15 hs.


 

 

La historia de Czernowitz es inseparable de la de los judíos. Czernowitz, ahora es una ciudad de Ucrania que ha tenido diversos nombres bajo los diferentes países a los que perteneció y también para sus habitantes. Pero todo el tiempo, el más apropiado fue "La Jerusalém del río Prut".

Durante veinte años cuando estuvo bajo el poder de Rumania era Cernauti, Chernovtsi para los soviéticos, Cernovic para los húngaros, Czernowitz en alemán, Chernovtsi bajo los rusos y ucranianos. El documento más antiguo que menciona presencia judía en la ciudad pertenece al año 1408. En los siglos XVI y XVII aumentó significativamente el número de los pobladores judíos. Durante esos siglos los judíos hablaban en idish y se dedicaban principalmente al comercio. La kehilá estaba dirigida por un juez electo y un rabino, disfrutaban de una limitada autonomía y el derecho a tener sus propias jurisdicciones.

En 1774, las autoridades austríacas quienes en ese momento eran los ocupantes de la ciudad registraron la mayor concentración de judíos en todo el distrito. Tratando de limitar la inmigración de las áreas vecinas, las autoridades recurrieron a diversas medidas represivas, que iban desde los impuestos para prohibir los matrimonios y que incluían hasta el destierro. Sin embargo, en las décadas siguientes la población judía siguió aumentando.

El progreso económico y la rápida urbanización de la comunidad judía afectaron claramente su interacción con el entorno. Como promotores del capitalismo incipiente y dada la ausencia de una burguesía local, los judíos — que eran artesanos, comerciantes, prestamistas, constructores y propietarios de bienes raíces -- identificados con las tendencias de modernización, promovieron el uso del idioma alemán y la cultura como un medio para alcanzar la aceptación y el progreso social. Aunque las escuelas tradicionales (Talmud Torá y jeders) siguieron predominando, los estudiantes judíos entre los años desde 1789 hasta 1806 asistían a escuelas públicas donde aprendían alemán, asistiendo además a otras instituciones educativas, incluyendo un instituto terciario alemán en la ciudad, que fue fundado en 1808. En 1843 se intentó fundar una escuela bilingüe de alemán y hebreo, que finalmente se creó en 1855.

Luego de haber sido designada como capital de la nueva provincia de Bucovina del Imperio AustroHúngaro, en 1848, Czernowitz disfrutó por varias décadas de un proceso de crecimiento económico y participación política estimulado por la Emancipación de los judíos, que fue completada después de 1867.

La población judía también aumentó significativamente: de 4.678 (sobre un total de 20.467 pobladores no judíos) en 1850 a 14.440 (sobre un total de 45.600) en 1880 y 28.610 (sobre un total de 87.235) en 1910. La proporción de empresarios judíos aumentó aproximadamente en un 90 por ciento luego de 1900. Por lo tanto, no fue casualidad que los parlamentarios representantes de la cámara de industria y comercio, fundada en 1850, eran principalmente judíos. Muchos de ellos eran también funcionarios públicos y otros constituían la mayoría en el campo de las profesiones liberales y en las redacciones de las editoriales.

Cercana arquitectónicamente a la encantadora cultura del ideal de crema batida mas neurosis de Viena, fue la ciudad de los talentos más novedosos de la literatura alemana, de Paul Celan, Rosa Auslander y Alfred Margul-Sperber — y al mismo tiempo el lugar de nacimiento del jasidismo y el epicentro del misticismo judío europeo. También fue la capital del Idischkait; las casa de escritores como Itzik Manger, Alfred Gong, Moses Rosenkranz Asch; y fue la ciudad anfitriona donde tuvo lugar la famosa Conferencia de Chernovitz, de 1908, donde se fijaron las pautas para el desarrollo del Idish como lengua, como un idioma independiente.

Los conflictos ideológicos entre hebraístas, bundistas, sionistas e idishistas en Chernowitz fueron más profundos que ningún otro lugar de Europa. Lo que diferenciaba a los judíos de Chernowitz del resto de los judíos europeos fue que eran granjeros y terratenientes, además de desempeñarse en las profesiones habituales practicadas por los judíos. La educada clase media judía de Chernowitz era estridentemente germano asimilacionista. Karl Emil Franzos, era el vocero literario del ideal de la asimilación judeo alemana, sus novelas tenían un clima que hablaba de las relaciones internas entre las diferentes nacionalidades de Bucovina — los polacos, rutenos, ucranianos, rusos, alemanes y judíos — La vertiente de la rica cultura tripartita de la ciudad se fue dando en etapas. Esta era la consecuencia directa del aumento de estudiantes judíos que pasaron de ser un 3% en 1845 a un 60% en 1905 del total del número de estudiantes en Czernowitz. En 1903 el número de estudiantes judíos inscriptos en el Instituto de Educación Terciaria y en la universidad alemana fundada en 1875 era del 42% sobre el total del estudiantado universitario.

El fortalecimiento de la clase media liberal inclinada hacia la cultura y el idioma alemán se reflejó también en la vida cotidiana, que fue controlada por representantes de la burguesía que apoyaron la asimilación y la introducción del Reformismo dentro del Judaísmo en 1850. Estas fuerzas eligieron a Eliezer Igel como Gran Rabino de Czernowitz; él rezaba en alemán y ocupó su puesto desde 1853 a 1892. Hubo repetidas confrontaciones con la oposición ultraortodoxa que en 1872 finalmente eligió su propio rabino y esto dividió a la comunidad. Esta división sin embargo terminó en 1877 como resultado de un arbitraje de las autoridades. Una red de instituciones (hospitales, asilos, orfanatos, escuelas) y fundaciones fueron agregadas gradualmente a las casas de rezos y sinagogas, entre las cuales el majestuoso templo fundado en 1877 reflejaba el prestigio social de la Comunidad Judía de Bucovina.

La particular civilización urbana de Czernowitz era el resultado de una aparente simbiosis cultural entre alemanes y judíos, y representaba a un enclave burgués dentro de un ambiente patriarcal y conservador. Luego de 1890, la respuesta a las primeras manifestaciones de los nacionalistas rumanos, ucranianos y alemanes fue la expansión del Sionismo y el éxito electoral del Partido Nacional Judío, presidido por Benno Straucher, quién fue presidente de la comunidad desde 1903. Entre 1905–1908 y entre 1913–1914, la ciudad fue gobernada por los alcaldes judíos Eduard Reiss y Salo Weisselberger, respectivamente. Diversas iniciativas culturales actuaban como alternativas a la elección de la asimilación, la más importante en el mundo comenzó con la primera conferencia dedicada a la lengua Idish y a su cultura que tuvo lugar en Czernowitz en 1908.

La amenaza planteada por los ejércitos rusos, que ocuparon la ciudad tres veces durante la Primera Guerra Mundial, provocó la huída de muchos judíos Algunos no volvieron después de que la ciudad fue ocupada por fuerzas rumanas tras un intento en noviembre de 1918 por parte de los ucranianos de Galizia de tomar el control de la ciudad. El desmembramiento de la posguerra del Imperio Austro-Húngaro por el Tratado de Versalles en 1919 dio la mitad de Bucovina a Rumania. Se proclamó entonces la unificación de Bucovina con Rumania, con la región bajo el control del ejército rumano. Posteriormente, se estableció allí un número significativo de judíos de Ucrania, Polonia y Besarabia en la que en ese momento pasó a llamarse Cernauti; el censo de 1930 indica que 42.592 judíos residían allí (representaban el 37% de la población total). A pesar de la hostilidad de los nacionalistas rumanos, las importantes posiciones que los judíos tenían en la vida económica y social les permitieron actuar en importantes cargos dentro del consejo municipal donde algunos desempeñaron cargos públicos como vice alcaldes o en asociaciones independientes.

Entre 1919 y 1933, varios judíos fueron diputados y senadores por Cernauti en el parlamento rumano. Mientras los judíos eran oficialmente considerados como una minoría nacional en esa época, por otra parte eran objeto de un fuerte presión cultural para su “rumanización” ejercida a través de las instituciones del Estado y especialmente a través de las escuelas. De hecho, el porcentaje de alumnos judíos y estudiantes de la secundaria en Cernauti cayeron primero al 18 por ciento y luego al 9 por ciento respectivamente, durante el período 1933–1940. Los judíos reaccionaron a esta presión porque continuaban prefiriendo el idioma y la cultura alemana y mostrando un mayor interés en la cultura y la lengua Idish (promovido principalmente por la fuerte organización de izquierda Morgnroyt). En 1930, la mayoría de la población judía de Cernauti declaró al Idish como su lengua materna. Las disputas dentro de la comunidad entre idishistas y hebraístas - como entre los Sionistas, Bundistas y la Asociación de Judíos Rumanos - debilitó la capacidad de reacción a las manifestaciones cada vez más virulentamente antisemitas, eventos que en ocasiones tenían el apoyo incluso activo o pasivo de las autoridades. Las tropas soviéticas entraron en la ciudad en 1940 en su camino al encuentro con los alemanes en el centro de la Polonia dividida.

Para la población judía la ocupación de Cernauti por la Armada Soviética en junio de 1940 reemplazó la persecución antisemita con la terrible experiencia del terror stalinista. La elite burguesa de la comunidad compuesta por unas tres mil personas fue deportada a Siberia. Mantuvieron la ciudad por cerca de un año antes de que el ejército rumano reconquistara la ciudad, pero que fue lo suficientemente largo para cerrar cada iglesia y sinagoga de la ciudad . Las fuerzas rumanas y alemanas reocuparon la ciudad el 5 de julio de 1941 con órdenes del gobierno de Antonescu de castigar a los judíos por su aparente adhesión a la Unión Soviética. Tras la ola de asesinatos, que culminó en el asesinato del rabino jefe, Abraham Mark y el incendio del templo, se instituyó una serie de medidas represivas, privando a los judíos de derechos civiles y económicos. El alcalde Traian Popovici trató de aliviar la situación de los judíos. El 11 de octubre de 1941, se creó un gueto que en noviembre de ese año era un pozo negro atestado no apto para la vida humana y 28.000 judíos fueron deportados a los campos de Transnistria.

En el otoño de 1941, Popovici obtuvo un permiso para hacer una lista de 20.000 judíos exentos de la deportación,autorizados volver a casa. Distribuyó permisos mucho más numerosos que la cuota asignada incluyendo a gente que no tenía ni profesiones ni oficios necesarios,al menos temporalmente, salvándolos de un horrible destino. En la primavera de 1942, Popovici fue removido de su cargo por la concesión de permisos a los "innecesarios" judíos y fue deportado a Bucarest. Después de su partida, otro 5.000 judíos fueron deportados a Transnistria donde perecieron. Los judíos que se quedaron en Cernauti sobrevivieron. Popovici murió en 1946. En 1969, fue agregado su nombre a los Justos entre las Naciones , durante una ceremonia en Israel .

Se estima que después de que la ciudad fue reocupada por el ejército soviético en 1944, aproximadamente el 30 por ciento de la población judía había sobrevivido. Entre 1945 y 1946, la mayoría de los sobrevivientes judíos cruzaron la frontera a Rumania y luego emigraron a Palestina Durante las siguientes décadas, los judíos de Chernivtsi, muchos de los cuales habían llegado de otras regiones de la Unión Soviética y habían vivido a través de las diferentes etapas de la política soviética hacia los judíos, que van desde la represión estalinista hasta el antisemitismo latente de la década de 1970 y 1980.

La inmigración a Israel, que continuó esporádicamente durante el período soviético, se hizo más intensa cuando Ucrania adquirió su soberanía en 1991. Mientras que en 1959 había aproximadamente 37.000 judíos viviendo en Chernivtsi, en 1989 el número había descendido a 16.469; las últimas cifras del censo indican que sólo 1.443 judíos permanecieron en la ciudad en 2001. Hay sólo una sinagoga de funcionamiento

 

Volver arriba

 

eSefarad

Hagshamá en la Web
www.hagshama.org.il/es


Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar


Comentarios y sugerencias

PREPARANDO FUTUROS VIAJES

 

Ya esta en FACEBOOK nuestro álbum de fotos de nuestro 6º viaje a NEW YORK-FILADELFIA-WASHINGTON-MIAMI-CRUCERO A LAS BAHAMAS
Próximamente te brindaremos nuestras novedades


*Ya estamos preparando uno de nuestros tradicionales viajes al exterior, estamos ultimando los detalles para informarles sobre nuestro próximo destino.

* Como siempre nuestra intención es ofrecerles la posibilidad de poder ver y comprender mucho más de lo que habitualmente lo hacen los tours habituales.

*Es la posibilidad de disfrutar de la visión brindada por el conocimiento previo, solo se ve lo que se sabe, y además poder hallar ese ingrediente tan importante de presencia judía en todos los lugares que tenemos la posibilidad de conocer.

*Para aquellos que deseen disfrutar de esta apasionante experiencia pronto le contaremos donde, como y cuando nos vamos

Volver arriba

RECORDANDO CAP. ALFRED DREYFUS

 

 

*EL CASO DREYFUS*

 

Capitán Alfred Dreyfus

SE CUMPLEN 118 AÑOS DE SU CONDENA

El 5 de enero de 1895 el oficial francés Alfred Dreyfus (1859-1935), acusado de espionaje a favor de Alemania, fue degradado y despojado de su rango en una humillante ceremonia pública en el patio de la Escuela Militar de París.

La historia del Caso Dreyfus marca un hito insoslayable en la historia europea y mundial. Un capitán de artillería, un judío alsaciano fue condenado a cadena perpetua acusado de traición a la nación francesa. El juicio fue vergonzoso y puso de manifiesto que en realidad Dreyfus era acusado por su condición de judío, que además se había atrevido a ser un intruso en una de las instituciones más reaccionarias y antisemitas del Estado francés, como eran sus fuerzas armadas

El 13 de enero de 1898, el novelista Émile Zola publicó una carta titulada “Yo acuso”, dirigida al presidente de Francia, esto le valió al valiente escritor una persecución que le obligó a abandonar el país porque estaba bajo amenaza de muerte. Gracias a su lucha y la de sus seguidores, los dreyfusards, en 1898 el juicio fue anulado y en 1906 fue reconocida su inocencia públicamente y devuelto sus credenciales militares.

Para el judaísmo este es un hecho histórico porque fundamentalmente, un periodista, Teodoro Herzl comprendió que a poco más de cien años del aniversario de la Revolución Francesa y la Proclama de los Derechos del Hombre, los judíos no estaban incluidos en la proclama de Igualdad. A partir de ese juicio se dedica a concretar su ideal Sionista en la creación de un Estado Judío.

Por otra parte para el Estado francés fue una prueba de fuego, o la inocencia del judío Dreyfus era demostrada y probada con su liberación, o toda la herencia y los valores proclamados por la Revolución, eran solo meros enunciados carentes de valor, no solo para la nación francesa sino para lo que encarnaba como nacimiento de los valores de la democracia en la Civilización Occidental.

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando: fuente, autor y Nº de revista*
Los editores de MILIM REVISTA DIGITAL no se hacen responsables por las opiniones o juicios de valor emitidos por columnistas ó colaboradores yA que son exclusiva responsabilidad de los mismos
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2012 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui