* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año VI - Nº 153
30 de Noviembre de 2012 /16 de Kislev de 5773
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

Alicia Benmergui Nuestro Viaje a Moisés Ville
HASDAY IBN SHAPRUT, EL JIENNENSE
JANUCA
"GUARDIANAS NAZIS : Arcángeles de terror"

Por Israel y por la Paz

*Hace algunos días Israel estuvo en pie de guerra, el número de misiles disparado desde Gaza había convertido en un verdadero infierno la vida de los habitantes del sur de Israel. Ningún medio de comunicación, escrito ó televisivo daba cuenta en el país de esta odisea padecida por la gente que necesita levantarse todos los días y poder vivir pacíficamente su existencia.

*La intervención de países como Egipto y Estados Unidos, logró la tregua. Los temas políticos que nosotros difundimos en Milim están relacionados con la historia y la cultura de los judío en el mundo,en Israel y la Argentina. Nuestro objetivo no es la actualidad, pero nos sentimos plenamente involucrados como judíos en el destino de Israel. Nos importa mucho y nos preocupa aun más todo lo que sucede allí. Por eso anhelamos, soñamos que pueda lograrse la paz, que israelíes y palestinos puedan llegar a acuerdos que les permita vivir su existencia pacifícamente.

*Asistimos azorados y conmovidos al padecimiento de la población siria, y a la impasibilidad e indiferencia con que el mundo asiste a tanta destrucción, no queremos una situación ni siquiera parecida para Israel. Por eso reivindicamos la paz y la negociación política para un futuro mejor para israelíes y palestinos, que no sea el tronar de las armas las que impongan imposibles condiciones existenciales para ambas poblaciones.


*MILIM REVISTA DIGITAL* - Ya está en

Hacete amigo de MILIM en FACEBOOK. Hacé clic en "Me Gusta" www.facebook.com/milimcultural


Radio Sefarad de Madrid: MILIM Corresponsal en el Tiempo

Reportaje a la Prof. Alicia Benmergui
NAVEGUE MIENTRAS ESCUCHA


CABA

Alicia Benmergui                     Nuestro Viaje a Moisés Ville                        FIN

Por Alicia Benmergui

* Retorno al pasado judío en la Argentina

 

 



ALICIA BENMERGUI

Columnista en
"Música y Vida de Israel"

Por AM 670

Escúchela los
domingos
de 13 a 15 hs.


 

 

Ir a los orígenes de las Colonias Judías, representa no solo un viaje a las viejas raíces, sino también ir a aprender sobre la patriada llevada a cabo por los llamados gauchos judíos. Absolutamente extranjeros y extraños, en esa Pampa Gringa donde fueron más gringos que esos colonos piamonteses llegados desde la lejana Italia. Venían de lugares mucho más lejanos y desconocidos donde las lenguas que hablaban, desde el ruso, el polaco hasta el idish, eran absolutamente desconocidas e incomprensibles para la población local. Peor aún, eran judíos, en un país donde casi no los había, donde el catolicismo era la religión dominante. Eran una exótica y misteriosa minoría para los nativos del país, dentro de la minoría mayor representada por los nuevos inmigrantes que se integraban a la sociedad argentina.

Pese a todos a esos factores, esos judíos tan diferentes a todos los demás, se integraron y relacionaron con su entorno donde intercambiaron hasta sus lenguas con sus vecinos, en este país que los recibió y los aceptó. Los integró entre otras cosas, con un sistema escolar que estaba determinado a hacer ciudadanos argentinos de los hijos de extranjeros, cosa que logró muy exitosamente. Muchos de los chicos piamonteses y otros criollos aprendieron el idish y los judíos adoptaron costumbres criollas y el italiano que hablaban sus vecinos.

Por eso hablamos hoy de los gauchos judíos, porque éstos se adaptaron a su nuevo país, a su nueva Patria pero conservaron sus creencias ancestrales y un sionismo que se manifiesta no solo en el nombre de sus calles, también en los hijos de los argentinos que emigraron a Israel y los vínculos que mantuvieron con éste, los que se quedaron. Muy a menudo los judíos somos una especie de transportadores de patrias portátiles, esos judíos argentinos que se fueron a Israel, conservaron su argenitnidad y su amor por el país que los vio nacer. Sin conflictos.

En nuestra visita pasamos por Palacios y tuvimos la oportunidad de ver lo que ha quedado de ese primer sitio adonde llegaron los primeros colonos que no integraban ningún sistema colonizador como el que luego creara el Baron Hirsh. Quedan algunos locales muy viejos, tanto como la gran sinagoga más vieja todavía un poco desvencijada cuya entrada no se halla de frente a la calle y que a pesar de tanta decadencia o tal vez por eso mismo, logra conmovernos y emocionarnos.

Luego fuimos a Palmeras donde fuimos muy bien recibidos por un funcionario de la comuna que nos mostró el museo de lo que fue la antigua sede de la comunidad, que ahora es un centro de jubilados y donde están perfectamente cuidados los libros y objetos que formaron parte de ese viejo patrimonio judío.

También nos acompañó a la visita a la pequeña e impecable sinagoga renovada y reacondicionada por parte de Baruj Tenembaum en honor de sus padres. Fue uno de los mejores momentos donde nos esperaron y recibieron antiguos vecinos judíos que aun viven allí, entre ellos Fredy, un judío nacido en Alemania, venido con la colonización de judíos alemanes que logró escapar a las garras del nazismo. Dentro del ámbito de la sinagoga nos contó su historia y el agradecimiento y el cariño que tiene por esta Argentina que no solo le dio refugio sino que le permitió construir su familia y un futuro lejos del horror y la muerte.

Esta es nuestra historia judía y argentina, la de este país, la de sus judíos y la de todos aquellos que somos sus herederos y descendientes, en Santa Fe, Entre Rios, en la Pcia. de Buenos Aires, en La Pampa, en Santiago del Estero, en Rio Negro y que tenemos nuestro corazón y recuerdos amados en todos ellos.

Volver arriba

 
HASDAY IBN SHAPRUT, EL JIENNENSE
  * Hasday, hijo del Rabí Ezra Ibn Sha-Prut

 

Por ESTHER COHEN

 

*Hasday Ibn Shaprut*
Corte de Abderraman

 

 

 

Ya esta en FACEBOOK nuestro álbum de fotos de nuestro 6º viaje a NEW YORK-FILADELFIA-WASHINGTON-MIAMI-CRUCERO A LAS BAHAMAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


MILIM

En AGOSTO
15.000 lectores..!

Para publicitar en
MILIM REVISTA DIGITAL

011- 4961-3112
Cultural@arnet.com.ar

 

 

El cambio que la invasión musulmana provocó en la península no fue solamente político, sino económico y social.

Andalucía o Al-andalus formó parte al principio del Imperio Musulmán del Califato de la Casa de Omeya. Cristianos y judíos fueron reconocidos como “dimmíes”, es decir población de segunda categoría, protegida por el conquistador, cuya primera obligación era pagar los impuestos. La mayoría de los judíos vivían en los centros urbanos al Sur del país,y mantenían relaciones con sus correligionarios del Norte de África ( Cairuán ), así comocon los de Tierra Santa y Babilonia ( Bagdad ).

El esplendor del Califato Omeya en Andalucía, tuvo su comienzo con la subida al

Trono de Abderramán III ( 912-961 ). En esos años comenzó un verdadero florecimiento de las comunidades judías de Andalucía. Encontramos por primera vez “cortesanos judíos “. Esta prosperidad se prolongó durante varias generaciones, aunque también se dieron casos de persecuciones graves.

Como primero de estos cortesanos, tenemos a Hasday, hijo del Rabí Ezra ibn Sha-

Prut, nacido en el 910 y descendiente de una familia originaria de Jaén que se había trasladado a Córdoba. Recibió una educación tradicional y aprendió árabe, latín y la lengua del pueblo, el romance. Desde pequeño fue educado en el estudio de las Sagradas Escrituras y otras ciencias tradicionales judías. Este conocimiento de las lenguas fue, en realidad la llave maestra que le permitió acceder a la especulación científica y a la investigación de los secretos de la naturaleza desde donde llegó al conocimiento de la medicina.

Su dedicación fundamental será la medicina y los idiomas. Será un judio culto,

médico, y además, excelente administrador. La frecuente presencia de visires y generales en su casa le permitirá desenvolverse con soltura en la Corte de Córdoba. Por ej. Aprendio que al recibir por primera vez a un invitado musulmán saludándolo con el tradicional “as- salamu-aleikum”, deseándole paz y salud, debe ofrecerle leche a continuación, acompañada de dátiles con almendras. El vaso de leche es un símbolo de la pureza de sentimientos, los dátiles, soporte alimenticio por excelencia de los musulmanes, y las almendras son un alimento altamente nutritivo y agradable. Una pasión infantil le llevará también a su vocación médica y científica: la cría de gusanos de seda. Le fascinaba el proceso de la metamorfosis y su transformación. Forjó su vocación por el mundo de la farmaa y la medicina.

En el año 924, Hasday tiene 13 años y celebra su Bar- Mitzvá ante la Kehila de Al

Yayyan. En Jaén supo que desde el año 832 existía la Casa de la Sabiduría, en Bagdad. Allí trabajaron famosos eruditos que tradujeron los Tratados de Aristóteles, algunos de Platón muchos de Dioscórides, parte de las obras de Hipócrates y Galeno, también algo de Euclides Arquímedes y Ptolomeo. Tras cuatro años de estudio en Jaén, Hasday llega a Córdoba en el Año 928-929). Será un año de gran importancia porque Al-Andaluz dejará de ser un emirato para convertirse en Califato. Hasday fue el impulsor de lo que se ha dado en llamar el renacimiento literario y científico de los judíos españoles. Protegidos por el gran mecenas que

fue Hasday, aparecen los dos primeros gramáticos hispano hebreos: Menajem ben Saruq y Dunas ben Labrat. Menajem es el autor del primer diccionario del hebreo y arameo bíblico

El Mahberet. Dunas, su rival, escribió las Teshubot (Respuestas ) a Menajem en las que critica la obra del anterior y expone sus teorías gramaticales acerca de la lengua hebrea.

Poco tardaría Hasday en gozar de prestigio científico. Un hallazgo en el campo de la Farmacología le hizo célebre. Fue el re-descubridor de la Triaca, especie de penicilina de la Antigüedad de amplio espectro válido para curar diversas enfermedades. Su fórmula se había perdido en el siglo II, en la época del Imperio Romano. Hasday, tras largo investigar, dio al fin con la fórmula descubrimiento que le valió pasar a formar parte del grupo de físicos de la Corte de Abderramán III.

El Califa lo nombró su médico personal. Pero también era un hábil intérprete y diplomático. El califa recurrió a su mediación por un conflicto planteado con Otón I (936-973). Por su habilidad se evitó una guerra importante con el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

En otra ocasión, el Rey Sancho I el Craso, Rey de León, fue destituído de su reino por los nobles que se burlaban de él por su condición de obeso. Huyó a Pamplona y su abuela, la Reina Toda de Navarra le pidió ayuda militar al Califa en Córdoba, quien decidió enviar a Hasday a Pamplona. Lo fundamental de la cura que le impuso Hasday fueron ciertas hierbas unidas al ejercicio físico. Al parecer, le aconsejó hacer a pie toda la marcha de Pamplona a Córdoba. Así fue que con la ayuda del Califa recuperó su trono del Reino de León.

Hasday fue nombrado Nasí o Príncipe de las comunidades judías de Al-Andaluz.

Tenía interés por conocer la situación de las comunidades judías de todo el mundo. Es famosa la Carta dirigida al Rey de Jazaria, con gobernantes judíos, situado entre el Mar Caspio y Crimea y el Cáucaso al Sur, formado por pueblos de origen turco, convertidos al judaísmo ( S. X )

Se contactaba con las grandes Academias Talmúdicas de Sura y Pumbedita.

Hay que destacar la labor de Hasday como fundador de la Escuela de Filología Hebrea de Córdoba. Fue reconocido como líder de su generación. Los días de Hasday fueron momentos de grandeza para el judaísmo andaluz.

Hasday falleció en el 975, años después que Abderramán quien murió en el 961.

A partir de entonces, la suerte de los judíos variará de una ciudad a otra.

Volver arriba

 

eSefarad

Hagshamá en la Web
www.hagshama.org.il/es


Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar


Comentarios y sugerencias

JANUCA

 

Por Alicia Benmergui

 

“Jag Januca

Sameaj!”

 

Sinagoga Brener Moises Ville
Es la gran festividad nacional


Jánuca es la celebración del triunfo que lograron los judíos cuando fueron invadidos por los seleúcidas en el Siglo II a.n.e, una dinastía formada por uno de los lugartenientes de Alejandro Magno, cuya capital se hallaba en Siria.

La invasión determinó entre otras cosas, la profanación del Templo, lo que provocó el levantamiento judaico, los judios encabezados y dirigidos por una familia de herreros, los macabeos finalmente derrotaron a los invasores. La tradición judía cuenta que cuando los judíos entraron en el templo, la Menorá pese a que el aceite que la alimentaba era para un solo día, tenía todas sus luces encendidas. Este fue considerado un milagro divino y por eso en la actualidad se utiliza un candelabro que se mantiene durante 8 noches, con ocho velas y una novena, el shamash que las enciende a todas. En esos días los judíos comen sufganiots o latkes, alimentos fritos en aceite en recuerdo de esos días.

Para nosotros Janucá es una metáfora de nuestro pueblo, que a pesar de todos los avatares que marcaron su existencia y los cambios que han surgido, a pesar de todo existe y continúa alumbrando, su propia existencia y la de su entorno.

La gesta de Janucá fue inspiración para muchos luchadores contra la injusticia y la opresión. Resultó ser fuente de aliento y fortalecimiento para la rebelión en el Gueto de Varsovia, en otros guetos y en campos de exterminio.

También fue fuente de inspiración para el movimiento de liberación de Eretz Israel y el Sionismo, a fin de establecer un Estado judío libre e independiente.

Estimula al pueblo judío, la proeza que hoy conmemoramos, inspira a resistir la asimilación y la tentación de adoptar falsos fetiches o ídolos, a luchar por los ideales de la propia herencia cultural y tradicional, en medio de una mayoría a veces aplastante y para seguir cultivando su acervo cultural en el seno de una vasta civilización dominante, que ambiciona muchas veces, a devorar todo lo que es ajeno a ella misma.

La gesta de los macabeos nos induce a la convivencia armónica en la diversidad

Volver arriba

"GUARDIANAS NAZIS : Arcángeles de terror"

Por Moshé Korin

 


Mónica G. Alvárez autora del

Libro:

"Guardianas nazis:
El lado femenino del mal"

***

Monica González Álvarez ha invertido dos años de investigación "muy dura, algunos días no he podido ni escribir, llegó a tambalear mis principios como persona", aunque sostiene que "sigo creyendo en el género humano, no tenemos que olvidar, tenemos que recordar para no volver a caer en el mismo error.

"Ellas fueron las perpetradoras de la barbarie, querían ser iguales que los hombres y para eso tenían que matar". "Tres mil quinientas mujeres estuvieron en los campos aprendiendo las malas artes para exterminar a los judíos, ellas solas exterminaron al 75% de esos seis millones" asesinados en el holocausto.

 


*Ildegard Neumann

 


Irma Grese Colaboradora
del Dr. Mengele

 

 


Suscríbase aquí para recibir por mail

Milim Revista Digital

 

EL LADO FEMENINO DEL MAL

*Hitler saluda a unas adolescentes de la Liga Alemana... parecían angelitos*


El MAL, con estas aterradoras mayúsculas, existe, late perverso entre nosotros, palpita cruelmente en los genes de la especie, dormita en hogares entrañables donde se cobija la alimaña. Seres, más o menos humanos, más o menos corrientes, se convirtieron en la Europa de los años treinta, en asesinos despiadados, impávidos torturadores, bestias sin límite, en el Gulag, y en los campos de exterminio nazi.

Golpeaban, mutilaban, asesinaban, lanzaban perros furiosos contra los prisioneros, destrozaban los pechos de las detenidas a latigazos, colaboraban en los planes de selección del Dr. Mengele, el Dr. Muerte para sus dantescos experimentos, eliminaban a los niños enfermos, las mascotas, se paseaban a caballo entre los presos desnudos exhibiendo su crueldad, inoculaban enfermedades a los reclusos para observar su comportamiento.... Así se extendió la historia más universal de la infamia en los campos de exterminio.

Terror global nazi

Era el terror global nazi, la solución final, la carnicería sistemática. Pero no era un terror anónimo. Detrás de los asesinatos y martirios sin número se escondían nombres propios, apellidos, biografías casi siempre bordadas a las calaveras de las SS. Y entre esos nombres, tantos, muchísimos, hasta casi cuatro mil de mujeres.

Aquí no hay generalizaciones, aquí hay diecinueves caras dantescas, ejemplos del terror, porque como la misma escritora explica «es como debería de ser siempre. Conocer no solo la identidad de las víctimas sino también la de sus verdugos. Casos como estos no deberían de ocultarse jamás. Estas guardianas fueron muchísimo más crueles que sus camaradas masculinos. Fueron el brazo ejecutor de los peores crímenes que ha dado la Humanidad. Por ejemplo, "la Bestia de Auschwitz" torturó y mató a más de 500.000 "mascotas" judías. Así denominaba a sus víctimas. La Binz mataba a hachazos a mujeres embarazadas. O la popular “Zorra de Buchenwald” que ordenaba extirpar piel humana tatuada para fabricar lámparas de decoración».

Educadas para el odio

No eran casos aislados, esta gente recibía formación, instrucción y educación para hacer lo que hacían. Ése era el primer paso a seguir para formar parte del personal de las Waffen-SS. El destino inicial era Ravensbrück, también conocido como "Puente de los Cuervos", el principal campo de instrucción nazi. Allí ingresaron más de 3.600 mujeres entre 1936 y 1945. Durante las largas horas de entrenamiento aprendían a impartir dolor extremo, a golpear y apalear con toda clase de instrumentos, a practicar sacrificios, a seleccionar a niños y mujeres, o a realizar los famosos pases de revista donde obligaban a los reclusos a desnudarse y permanecer de pie durante horas. Una vez completada la instrucción eran enviadas a los múltiples campamentos de concentración y exterminio».

Cuando dejaban el «trabajo», la mayoría llevaba una vida «normal» con marido e hijos. «Así es -continúa la historiadora-. Eran mujeres corrientes, insignificantes desde un punto de vista laboral, porque hasta que no se alistaron en la Liga Alemana de Mujeres no tuvieron un especial protagonismo, eran mediocres. Eran analfabetas y la mayoría no había ido ni a la escuela. Y si lo pensamos bien, cualquiera podría haber sido nuestra vecina porque, aparentemente, eran personas normales. Hasta que un buen día se toparon con los ideales promulgados por un Hitler hipnótico que les hizo caer en sus redes. Ilse Koch tuvo tres hijos y aún así disfrutaba fustigando con su látigo a criaturas y bebés hasta la muerte».

ABC.Hildegard Neumann, especialista en latigazos

Mónica González Álvarez las ha clasificado en arcángeles y apóstoles. La denominación merece una explicación: «Ambos vocablos reflejan a la perfección quiénes fueron estas mujeres. Para aquellos que puedan pensar que hay un significado religioso detrás me temo que no lo encontrarán. La palabra "arcángel" representa un "espíritu bienaventurado" de orden medio entre los ángeles y los principados. Por lo que si buscamos una similitud con el caso de las siete supervisoras germanas nos encontramos con unos seres "venerados" por su régimen y que se encontraban entre Hitler (su Dios) y las SS (los principados). Ahora bien, las auxiliares restantes a las que describo como "Las 12 Apóstoles del Reich", serían aquellas que predicaron y difundieron entre sus más fieles seguidores la semilla de la doctrina aria. Sin ellas la figura del Führer jamás se hubiera podido perpetrar un exterminio tan devastador».

Un plan asesino

Más terrible que el sadismo y la crueldad aterra pensar que la mayoría no estaban locas, sino que seguían un plan. «Después de leer las actas de los juicios, una se da cuenta que no solo ellas, sino todos los miembros que componían el Reich, creían fervientemente que no estaban haciendo nada malo, que todo era por el bien de la Humanidad. Limpiar el mundo de la lacra semita les hacía sentirse invencibles. Eran conscientes de la atrocidad y la consternación pero en ningún momento creyeron que estaban cometiendo crimen alguno. De hecho, ninguna se arrepintió de su comportamiento en los campos de concentración, todo lo contrario, se sentían de lo más orgullosas. Imagínese cuando algunas de ellas quedaron en libertad…».

Irma Grese, colaboradora del Dr. Mengele

Tal era su comportamiento aterrador, que sus compañeros, curtidos nazis «les tenían miedo. Su sola presencia infundía pavor. Imaginémonos a las típicas mujeres de belleza aria, atractivas incluso, pero de talante rudo y mirada sádica, vestidas con botas altas negras y portando látigos, fustas o pistolas. Cuando caminaban por el campamento lo hacían buscando presas a las que torturar y eso se respiraba en el ambiente. Los prisioneros preferían morir en la cámara de gas que cruzar una sola palabra con cualquiera de ellas. Por eso sus camaradas preferían no llevarles la contraria y sus jefes intentaban mantenerlas contentas. Al fin y al cabo, ellas eran las dueñas y señoras de todo aquel horror.

Si la Maldad existe, estas guardianas fueron sus principalesrepresentantes en la Tierra».

Fuente: ABC.es Cultura
Día 25/11/2012

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando: fuente, autor y Nº de revista*
Los editores de MILIM REVISTA DIGITAL no se hacen responsables por las opiniones o juicios de valor emitidos por columnistas ó colaboradores yA que son exclusiva responsabilidad de los mismos
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2012 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui