* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año V - Nº 124
15 de agosto de 2011 /15 de Av de 5771
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

LA FAMILIA GOMEZ
ANISH KAPOOR
DESTINO: Estados Unidos de América
RECORDANDO: "TISHA BEAV”- “HAKÓTEL HAMAARAVÍ” (El Muro Occidental)

LA FAMILIA GOMEZ
  Los primeros judíos neoyorkinos

POR ALICIA BENMERGUI

"La noche en que el Teatro Chino actuó para ayudar a los judíos"

 

Gomez Mill House

 

Primer cementerio de la
Congregación Hispano-Portuguesa,
Shearit Israel. New York

 

Sinagoga Comunidad Shearit Israel

 

 

ALICIA BENMERGUI
 
Columnista en "Música y Vida de Israel"
 
 Por AM 670
Domingos de
 13 a 15 hs.

 

Cuando vemos las viejas tumbas, leemos los viejos nombres y escuchamos los relatos, no siempre podemos imaginar como eran y de donde venían esos lejanos judíos sefardíes, que vivieron en Nueva York y crearon allí la primera comunidad judía que ahora forma parte de la historia de Estados Unidos.         Los Gómez constituyeron una de las primeras y principales familias de Nueva York durante la época colonial.

Luís Moses Gómez (1654-1740) y su mujer Esther Marquez llegaron a Nueva York en 1696. Luís había nacido en el seno de una muy rica familia de criptojudíos, o judíos ocultos en Madrid, España. Pese a que su nombre verdadero era Moses, el nombre Luís le fue dado en honor del Rey de Francia, país que le había brindado refugio a la familia en tiempos difíciles.

 

 Como la amenaza de la Inquisición se hacía cada vez más peligrosa, Moses y su madre fueron enviados a Francia. Pero su padre fue apresado por el Tribunal Inquisitorial y permaneció encarcelado durante 14 años. Luego de su liberación Isaac se reunió con su esposa y su hijo en Francia, con la revocación del Edicto de Nantes las condiciones se volvieron muy malas para los judíos. La familia Gómez se mudó a Inglaterra, a pesar del respeto que se les tenía como una familia prominente, mientras vivieron en Inglaterra no gozaban de los derechos y ventajas otorgados a los cristianos. Entonces la familia viajó una vez más, en esta oportunidad a Jamaica, lugar donde se instalaron.

 

Allí Luis conoció y se casó con Esther, también hija de otra importante familia sefaradí, en un matrimonio arreglado como se estilaba en esa época. Tuvieron seis hijos y en un momento dado decidieron mudarse a Nueva York, donde Luis abrió un negocio de ramos generales en Manhattan. Rápidamente se percató a de las posibilidades existentes en el negocio de exportación de mercaderías por el  Atlántico, gracias a estos redituables negocios se convirtió en un hombre muy rico. Las conexiones caribeñas que tenía Gómez impulsaron su gran éxito económico, sus principales socios eran Isaac Abenatar de Curazao, Isaac de Silva y Jacobo Rodríguez de Jamaica, estas relaciones iban más allá de temas comerciales, también les permitieron a sus hijos casarse con novias judías y llevarlas a Nueva York.

 

 La prosperidad alcanzada por la familia Goméz fue tan grande que en 1711 fue una de las seis familias de comerciantes judíos que contribuyeron a la edificación de la Trinity Church que se halla aun hoy día erguida en Nueva York. En 1705 la familia usando sus contactos y su influencia fue capaz de obtener lo que se llama una Denization de la Corona de Inglaterra. Este documento garantizaba un otorgamiento de privilegios a los ingleses residentes en Nueva York, Luis Gómez el hijo de un forzado converso al cristianismo logró derechos no como un refugiado sino a la par de los otros ingleses residentes en el lugar. Gracias a esta medida Luis Gómez adquirió varios miles de acres en las tierras del Condado de Orange y del Ulster

En 1714, Luis y sus hijos establecieron un puesto de intercambio con los indios a seis millas de Newburgh, los resultados fueron tan buenos que les permitieron la expansión de sus tierras y construir la que aún ahora es la casa más antigua de un judío en Estados Unidos. Es la que se conoce con el nombre de Gomez Mill House, se halla en  Marlboro, Nueva York a unas seis millas de Newburgh.

 

 En 1729 Luis utilizó sus derechos para comprar un terreno en Lower Manhattan. Este se convirtió en el primer cementerio de la de la Sinagoga de la Congregación Hispano-Portuguesa, Shearit Israel. Al mismo tiempo Luis Moses Gomez fue electo presidente de Shearith Israel, se había convertido en un filántropo que le dio un importante apoyo a la comunidad y a la sinagoga. Por muchos años la familia Gómez prestó servicios a la comunidad judía, David era el shojet, en tanto que Benjamín era el mohel.

 

Para fines de 1720, la comunidad estaba creciendo rápidamente por lo que Gómez solicitó apoyo de las comunidades del Caribe para construir en 1730 el primer edificio para la Sinagoga de la Congregación Shearit Israel, de la cual por muchos años Luis y sus hijos fueron sus parnasim (presidentes)

Sin embargo con todo el poder económico y social logrado, los Goméz no pudieron escapar al odio antijudío, pese a los derechos otorgados por la corona británica. En 1737, durante una asamblea realizada en Nueva York en la cual los Gómez y otros judíos se disponían a votar, el futuro jefe de justicia de la ciudad, William Smith, consideró que era ilegal que los judíos votaran porque eran responsables por la muerte de Cristo y a partir de ese momento, la Asamblea resolvió no admitir a votantes judíos en la Colonia y durante varias décadas esta prohibición pesó sobre la comunidad judía de Nueva York. Esto no le impidió a Gomez ser un patriarca de su época y un verdadero pionero americano

 

Fuente:Glimpses Into American Jewish History (Part 24).The Gomez Family-Dr. Yitzchok Levine.Department of Mathematical Sciences-Stevens Institute of Technology-Hoboken, 

Volver arriba

 

 

 

MILIM REVISTA DIGITAL está en

Hacete fan de MILIM en FACEBOOK. Hacé click en “Me Gusta” ingresando AQUÍ

ANISH KAPOOR
  Anish Kapoor* Un Gran artista Judío

*Por Alicia Benmergui*

 

Anish Kapoor

 

Millenium Park - Chicago-EEUU

 

Anish Kapoor recibió el Premio Duemila de la Bienal de Venecia de 1990 y el Turner, en 1991. Un año después, fue elegido el mejor artista británico de las dos últimas décadas y en 2002 obtuvo el Premio Internacional Julio González que concede el Instituto Valenciano de Arte Moderno. Sus obras han sido expuestas en la Documenta de Kassel, en la Tate Modern Gallery de Londres y en el Millenium Park de Chicago, entre otros lugares. También cuentan con alguna de sus creaciones las colecciones permanentes del Museo de Escultura Hirshhorn de Washington, el Museo de Arte Contemporáneo de Prato (Italia), el Saint-Pierre de Lyon y la Galería de Arte de Nueva Gales del Sur, en Sydney

 

Desfile de la Comunidad Judía en New York


No se lo pierda


2011 Israel Day Parade New York.mov CLIC AQUÍ 

Enviado por Lázaro Issi

Anish Kapoor.  Un gran artista judío de muchos lugares

  Anish Kapoor se encuentra entre los más grandes artistas y escultores vivientes y es uno de los mayores y más significativos representantes de la escultura británica contemporánea. Ha nacido en la India, en Bombay, en 1954 de padre indio y madre judía de origen iraquí, hija de un rabino que había huido de Bagdad en 1920. Según contó Kapoor su abuelo era el jazán, el cantor de la sinagoga de Puna, a la que concurría la nutrida comunidad de Bombay, en ese tiempo mayoritariamente constituida por judíos iraquíes o bagdadis. Según su propio relato, fue en ocasión de un viaje a Israel, cuando tenía 16 años que hizo con la intención de estudiar ingeniera, donde se dio cuenta de cual era su verdadera vocación. Vivió allí tres años, entre 1970 y 1973, estuvo en un kibutz y decidió que quería ser un artista. Cuando se presentó como aspirante a la Academia de Artes y Diseño Bezalel en Israel, fue rechazado, de modo que en 1973 se fue a Londres para asistir allí a una escuela de arte. Es a partir de los años ochenta que comienza a destacarse su obra, adquiriendo gran fama y renombre. En pleno apogeo de su éxito en 1996, Kapoor se enfrenta a un tema muy difícil, la Shoá, con el encargo, por parte de la sinagoga liberal de St John’s Wood, de un Memorial del Holocausto. Para el escultor  “Cada memoria solo puede ser una parte de un Todo que no debe ser convertido en un icono, pero debe inducir al recuerdo de los sobrevivientes y de las sucesivas generaciones” Kapoor explicó que esa fue una tarea muy difícil, que le provocaba inquietud y nerviosismo. Se sentía incapaz de representarlo porque  era muy poco lo que sabía sobre el Holocausto y porque pertenecía a otra generación que la que lo había padecido. Por otra parte, sentía como judío un profundo dolor, porque esa es parte de su historia.             

La reflexión de Kapoor sobre el problema que deben afrontar los artistas con el Holocausto es que es tan profundamente humillante para la condición humana.   Para este artista “no se puede dar forma a un dolor público sin caer en el sentimentalismo. El dolor es un momento privado. Algo  en que todo el mundo  y cada uno, está profundamente sólo " La misma soledad parece reflejarse en la experiencia de esta obra. Kapoor hizo una piedra negra de forma cóncava con una superficie que refleja la imagen del espectador cabeza abajo. Estamos solos al ver nuestra imagen reflejada sobre la piedra. Kapoor nos enfrenta un vez más, de un modo abrumador, con su monumental simplicidad, poniendo "cabeza  abajo" todas nuestras seguridades y todas nuestras certezas  Nos recuerda el Holocausto, nos permite revivir metafóricamente la desorientación y la inversión de valores que implicó esta terrible tragedia.

Sus monumentales producciones pueden verse en numerosas ciudades y lugares, pero hay una que se halla en Jerusalém que fue inaugurada hace un año en la explanada que rodea al Museo de Jerusalém. Alli está, en el sitio construido expresamente para que sea el más visible.  Es una escultura de cinco metros de altura que parece un reloj de arena de acero inoxidable pulido que refleja el horizonte de Israel exactamente al revés, y ese es su nombre exactamente:- "La clave del mundo al revés, Jerusalén". La síntesis del autor acerca de este trabajo es la mejor explicación. “Jerusalém tiene una relación muy especial con la tierra y el cielo. Este trabajo intenta reunir a los dos”.  

 

Fuentes: thejc.com/arts/arts-interviews/interview-anish-kapoor-24/9/09. The Telegraph.Calcutta.India.26/7/1.Mosaico.sito ufficiale della Comuniá Ebraica di Milano

Volver arriba


AMIA
 
ACTO EN RECORDACIÓN A LOS ESCRITORES JUDÍOS ASESINADOS EN LA EX UNIÓN SOVIÉTICA
Hablarán Moshé Korin y Alicia Benmergui
Cantará canciones alusivas: Marta Lissa
Recitará Betty Dimov
Martes 16 de Agosto 19 hs.
Café Literario 2º piso Pasteur 633

Radio Sefarad de Madrid: MILIM Corresponsal en el Tiempo

Las huellas perdidas en el Mediterráneo:
Roma 03/08/2011

NAVEGUE MIENTRAS ESCUCHA

Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar


Hagshamá en la Web
A un clik de Israel
www.hagshama.org.il/es

Toda la información y recursos sobre: Sionismo, Judaísmo, Israel y Aliá

Alicia Benmergui y Susana Cordon ....Presentan un viaje distinto......

   OPERADOR RESPONSABLE

OMEGA Tour Operador
Legajo Nº 172

Sra. Susy CordonTel.4326-1900

susycordon@omega-tour.com.ar

! UNASE a NOSOTROS !
Salimos en Octubre!

Si Estás interesado en nuestra propuesta, puedes contactarnos enviando un mail a:Cultural@arnet.com.ar 

Puedes visualizar álbumes de fotos de viajes, haciendo

 CLIC AQUÍ 

 

 

NEW YORK - WASHINGTON - MIAMI y algo más ...

Hay otro Estados Unidos...
¿Te gustaría conocerlo con nosotros?

Te contamos que estamos preparando para OCTUBRE, nuestro próximo viaje, el sexto de todos los que hemos realizado

  *Acompañados por la Prof. Alicia Benmergui y en esta oportunidad con renovados aires y nuevos rumbos

Vení con nosotros a la ciudad que nunca duerme, la ciudad que representa el mundo entero, con una gran diversidad de estilos de vida y una sorprendente variedad. Es esta una "experiencia única" que atrae numerosos visitantes de todo el mundo que desean experimentarla. No hay otra ciudad en el mundo que tenga tanto para ofrecer en riqueza de oferta cultural, tantos tipos de alimentación distintos y tantas experiencias turísticas.

Te emocionarás con la visión de la Estatua de la Libertad, con la inscripción de la judía Emma Lazarus da la bienvenida a todos los inmigrantes del mundo. Te abismarás con la grandeza, belleza y diversidad arquitectónica. Te deleitarás con tanto para ver y comprar a precios supertentadores y simplemente pasear por sus calles será una experiencia única e incomparable.

USAVeremos muchos lugaresdonde ha quedado la marca aportada por los judíos, tales como el Museo Judío de New York, cuyo edificio fue donado por la familia de filántropos judíos, Schiff Warburg: el Guggenheim Museum, también donación de una rica familia judía cuya deslumbrante riqueza, contrasta con el barrio de los pobres  inmigrantes judíos; el Lower East Side, con su típico estilo idish, donde también vivieron sefaradim, y perduran los restaurantes de tradicionales comidas que por supuesto degustaremos. Veremos el muy viejo Cementerio sefaradí del Siglo XVII. Pasearemos sobre una ciudad sorprendente pero muy amigable para los judíos. El barrio del Harlem barrio afroamerícano, pero también antiguo lugar de residencia judía, donde han quedado vetustas sinagogas, lo mismo que en el Bronx. Pasear por Nueva York es aprecíar todo el aporte hecho por numerosas minorías étnicas, por todo lo que la cultura y la creatividad pueden crear y también apreciar lo que artistas, escritores, músicos, cineastas, escultores judíos han hecho por la tan amada y glorificada Manhattan de Woody Allen.

USADisfrutaremos de un City tour, visitaremos el Museo del Holocausto, uno de los mejores museos en el mundo sobre la temática de la Shoá. Pasearemos por una ciudad que los judíos habitaron desde el siglo XVIII y donde el Hirshhorn Musem, perteneciente al Smithsonian, exhibe la íncreíble colección reunida por el que una vez fue un pobre inmigrante judío de Letonia y veremos muchas cosas que los judíos contribuyeron, también aquí, a crear. Washington es una increíble ciudad para sorprenderse y disfrutar, mezcla de la monumentalidad del Capitolio y todos los edificios gubernamentales y de los paisajes y el romanticismo aportado por la conservación de su arquitectura del siglo XVII. El Cementerio de Arlington, panteón del patriotismo norteamericano, la Casa Blanca, y muchos atractivos que esta ciudad donde florecen los cerezos en primavera y rojos árboles en otoño, tiene para ofrecernos.  

USALuego no iremos a Miami, allí pernoctaremos para embarcamos al día siguiente, en un hermoso crucero de 3 noches, con el que visitaremos Bahamas, Nassau y Coco Cayo. allí existió una comunidad judía desde el Siglo XVI y fue donde llegó el judío Luis de Torres con Colon. Luego regresaremos a Miami que tiene un viejo pasado judío que comenzó con la compra por parte del judío Moses Levy, en 1821, de 53.000 acres en la Florida para dar refugio a los judíos perseguidos en Europa. La presencia judía está muy vigente actualmente. Haremos un cíty tour para conocer un poco de las distintas áreas de esta famosa ciudad, como así también el impresionante monumento al Holocausto. Tendremos tiempo para disfrutar de la playa, hacer compras y...

USA * Un placer para en todos los sentidos para todos los sentidos.*
Si te encuentras interesado, envíanos un mail a:
 Cultural@arnet.com.ar

Volver arriba

RECORDANDO "TISHA BEAV”- “HAKÓTEL HAMAARAVÍ” (El Muro Occidental)

 

Por Moshé Korin

"TISHA Beav”   “HAKÓTEL HAMAARAVÍ”   (EL MURO OCCIDENTAL).

 

 

¿MURO DE LOS LAMENTOS?


Se cuenta que Napoleón Bonaparte, en su campaña de Rusia, llegó a un poblado y salió a caminar con sus colaboradores. De pronto oyó un llanto extraño, inexplicable, de muchas voces. Intrigado, mandó a su gente a recabar información. Le contaron que esos hombres eran judíos, y que lloraban porque les habían destruido el Templo de Jerusalem. Quiso conocer más detalles, y cuando supo que el hecho había ocurrido 1800 años atrás, pensó un momento y dijo: -“Un pueblo que durante 1800 años es capaz de recordar con tristeza lo que le sucedió, puede tener esperanzas en su futuro”.

 

THISHÁ BEAV”.

Año tras año, cuando llega el (noveno) día del mes de Av (“Tishá beAv”), este año es el 9 de Agosto de 2011, los judíos rememoran la destrucción del Primer Templo y del Segundo Templo de Jerusalem (“Bet Hamikdash”), por los babilonios en el año 586 antes de la Era Común y por los romanos en el año 70 de esta Era, respectivamente. La historia y la tradición judías (mishná taanít VI), hablan de otros hechos desgraciados ocurridos en esta fecha, tales como la decisión de que la generación de judíos salida de Egipto, no entraría en la Tierra Prometida (Números XIV, 23). En “Tishá beAv” cayó la fortaleza Betar, último reducto de las fuerzas de Bar Kojvá que, en un esfuerzo desesperado, habían intentado liberarse del yugo romano (año 135 de la Era Común). También un 9 de Av el emperador Adriano mandó arrasar las ruinas de Jerusalem y arar el sitio donde se hallaba el Templo.

 

La expulsión de los judíos de España, en 1492, tuvo lugar el 9 de Av. Y por una triste coincidencia, el atentado a la sede de la AMIA en Buenos Aires, se produjo el 10 de Av, en el año 1994. (Es por eso que, año a año, en la sinagoga de la Escuela “Talpiot” se realiza un Acto Central Recordatorio el 9 de Av por la noche).

 

Tishá beAv” es, por lo tanto, un día de ayuno y de duelo. Los judíos de todo el mundo se reúnen en sus diferentes sinagogas para leer de los rollos allí guardados las “Lamentaciones” (Meguilat Eija), del profeta Jeremías, que en ellas llora la ruina del Primer Templo. El texto hebreo original se titula “Eija” (¡Cómo!), ya que comienza con la frase: “Eija iashvá badad haír rabati am” (¡Cómo quedó en soledad la ciudad populosa!). Se leen también otras Lamentaciones (“Kinot”), referidas a los tristes hechos citados y a otros más que marcaron la historia del pueblo judío en su largo exilio: las matanzas perpetradas por los Cruzados en las comunidades de Alemania y de Francia (años 1096 y 1146), la quema de los manuscritos talmúdicos en París por orden del Papa Gregorio IX (año 1242), suceso que fue presenciado por el Gran Rabino, el Mahara´m de Rutenberg, Moreinu Harav Meir, quien en conmemoración de este horroroso hecho, compuso la famosa endecha, la oración que se lee en Tishá Beáv “Ierushlaim”, “Shaalí, serufá baesh, shoélet lishlom aveiláij” (Jerusalem, tú que fuiste quemada, inquiere por la paz de los rollos sagrados del Talmud, en llamas).

 

TRADICIONES DE DUELO

 

“Tishá beAv” es un día de numerosas prácticas de luto, tanto en la vida individual como en la colectiva. La cena antes del ayuno de “Tishá beAv” es frugal, no se ingieren en ella productos cárnicos (al igual que durante los primeros días del mes de Av), y la comida es poco elaborada y escasa, en recuerdo de la destrucción del Templo.

 

En la noche de “Tishá beAv” se acostumbra quitarse los zapatos, acudir a la sinagoga, pronunciar “Kinot” (elegías) y lamentaciones. Se retira la “Parojet” (cortina) del ArónhaKodesh” (Arca Sagrada), y hay quien acostumbra invertir los pupitres y bancos en la sinagoga. No se encienden luces y se lee a la luz de las velas.

 

En este día también se acostumbra visitar los cementerios y recostarse sobre las tumbas de “tzadikim” (justos).

 

 Muchos no trabajan en “Tishá beAv”, y las mujeres tampoco realizan la mayoría de las labores domésticas. 

     

EL MURO.

 

En Jerusalem, esas lecturas y recordaciones se cumplen, además, junto al Muro Occidental (“Hakótel Hamaaraví”), el único que quedó en pie de ambos templos. Al respecto resulta interesante citar algunas frases del Memorándum que los dirigentes del “Ishuv” (Comunidad judía) en la entonces Éretz Israel (Palestina) entregaron a la Comisión Especial del Consejo de la vieja Liga de las Naciones, en el año 1930. Allí leemos: “En el transcurso de los siglos, los autores cristianos llamaron al antiguo muro, Muro del Llanto (“Kótel Habeji”), Muro de las Lágrimas (“Kótel Hadmaot”) y Muro de los Lamentos (“Kótel Hakinot”). Pero el Pueblo Judío lo llamó siempre “Hakótel Hamaaraví” (El Muro Occidental).

 

También en lengua  inglesa se lo conoce como “Wailing Wall” (El Muro del Llanto) para los no judíos, pero “Western Wall” (El Muro Occidental) para los judíos. La misma distinción se dio en idioma castellano.

 

Estas diferentes expresiones reflejan una actitud distinta de judíos y no judíos respecto al “Kótel” (Muro). Los conquistadores extranjeros veían en él una señal de derrota y sometimiento. Para los judíos era, además, el símbolo de un pueblo invencible y la esperanza de un renacimiento nacional. Un antiguo “midrash” (comentario talmúdico) toma una frase de “Shir Hashirim” (Cantar de los Cantares II,9): “Hiné ze omed ajar kotlenu” (Helo aquí, tras nuestro muro), y la interpreta diciendo que el Espíritu Divino (“Shejiná”) nunca se apartó del Muro, porque el Altísimo juró que éste jamás sería destruido.

 

Los romanos no lograron hacerlo desaparecer, tampoco otros conquistadores a lo largo de los tiempos: el “Kótel” permaneció incólume en su histórica majestad. A través de los siglos, hubo judíos recitando sus plegarias en ese lugar, siempre que les fue posible, aun en las circunstancias más adversas. En ocasiones debieron pagar un alto precio por tan sólo aproximarse. Hoy, ninguna potencia extraña regula el acceso al Muro, ya que éste se halla dentro del renacido Estado de Israel.

 

DE LA TRISTEZA A LA REDENCIÓN.

 

Los judíos que acuden a rezar sobre esas piedras, saben que el remanente del Templo representó siempre para el pueblo exiliado una esperanza de redención (“Gueulá”) y de retorno a su Tierra (“Shivat Tzión”). El 9 de Av, día de profundo duelo, los judíos ratifican que siguen aguardando al Mesías. Al respecto, otro “midrash” señala que “el mismo día en que el Templo cayó, comenzaba a llegar el mesías al mundo”.

 

En un pasaje de sus Lamentaciones, el profeta Jeremías insinúa que “Tishá beAv” llegará a ser, alguna vez, un día festivo (Lamentaciones (“Eijá”) I, 15). Por su parte, el profeta Zejaria (Zacarías VII, 19) anuncia que “los distintos ayunos se tornarán en gozo y en solemnidades festivas para la casa de Iehudá (Judá)”. En ese sentido, el Muro Occidental irradia luces de fe en una redención plena (“gueulá shlemá”).

 

El duelo y el pesar son también el camino hacia la redención. Dijeron “Jazal” - nuestros Sabios de bendita memoria: “Kol ha-mitabel al Ierushalaim- zojé veroé besimjatá” (Taanit 32) (“todo aquel que se lamenta por la destrucción de Jerusalem habrá de contemplarla en su alegría”).

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2011 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui