* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año IV - Nº 91
28 de febrero de 2010 /14 de Adar de 5770
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

ESCRITORAS JUDÍAS DE LA ERA VICTORIANA
LA HISTORIA DE LA COMUNIDAD JUDÍA DEL PIAMONTE
ALICIA BENMERGUI - MARI KATZ Iniciamos Nuestro Nuevo Viaje

Radio Sefarad de Madrid: MILIM Corresponsal en el Tiempo

Haga clic en este enlace y al entrar a la pagina escuche cualquiera de las entrevistas en los programas emitidos pulsando el icono de altavoz a la derecha.

Escuche el último reportaje
La historia inventada de Shlomo Zand -Parte 1
La historia inventada de Shlomo Zand- Parte 2
Haga Clik AQUÍ

* ESCRITORAS JUDÍAS DE LA ERA VICTORIANA
  * Grace Aguilar

Por Alicia Benmergui

 


*Grace Aguilar

 

 


Amy Levy

 

AMIA Secretaría de la Mujer
Organiza

La Mujer y el Bicentenario
Encuentro con prestigiosos panelistas
 
Profesora Alicia Benmergui- Historiadora
Dra. Mónica Lisman-Abogada
Dra. Elisa Stewart Presidenta Mujeres de CAME
 
15 de marzo /  9.30 hs
Auditorio AMIA Pasteur 633

 


Las primeras que lucharon por los derechos de las mujeres fueron las sufragistas inglesas que bucaban la igualdad de derechos para la mujer, incluyendo el derecho al sufragio, por ese tiempo también se dieron a conocer  importantes escritoras judías que salieron en defensa de su condición pero también reclamando los derechos de igualdad para los judíos. En Inglaterra, para fines del siglo XIX, hubo escritoras anglo judías impulsadas a combatir y responder desde la  literatura y la publicación a las importantes campañas desplegadas por el proselitismo protestante y su fuerte desprecio por el judaísmo. 

Fueron las primeras en producir literatura sobre temas judíos en Inglaterra, Grace Aguilar, una judía de ascendencia sefaradí  fue una de las que más libros vendió.. Para fines del Siglo XIX esta literatura femenina judía había crecido no solo en el número de autoras, también en la diversidad de temas y también con críticas sobre costumbres de la comunidad y sus prácticas matrimoniales. La novelista, poetisa y escritora Grace Aguilar continuó siendo popular entre todos los lectores victorianos durante todo el siglo, aunque la mayoría de sus éxitos literarios fueron póstumos. La producción de Aguilar incluía ficción y poesía para un público amplio así como obras sobre  problemas específicamente judíos dirigidos al público judío. También fue una  prolífica poetisa, que publicaba en periódicos anglojudios, así como en la revista judía El Occidente

Aguilar había nacido en Hackney, cerca de Londres, pero luego vivió en Teignmouth, Devon donde pasó su juventud lejos de cualquier congregación judía; a menudo asistía a una capilla y encontraba los sermones protestantes especialmente inspiradores. Pese a que era un ardiente y pública defensora del judaísmo, es visible la influencia en sus escritos de la cultura cristiana contemporánea, especialmente la evangelista.  Aguilar publicó su primera obra de ficción, Records de Israel (1844), sobre el tema de los judíos ibéricos devastados por el exilio forzado de su querida patria. En su adolescencia, había escrito su primera novela sobre este tema, El Valle de los Cedros; o La Mártir, una historia del heroico sufrimiento de una mujer criptojudía en la España de la Inquisición, que fue publicado sólo en 1850, postumamente. Gran parte del trabajo de Aguilar tenía los acentos anticatólicos propios de la Inglaterra victoriana. Intentó a  menudo establecer semejanzas en judaísmo y  protestantismo trataba permanentemente de identificar a los judíos con la nación protestante que les había dado refugio frente a la persecución católica y que, insistió, había inspirado en ellos un nuevo patriotismo inglés.

La obra de Aguilar fue publicada durante el tiempo que los judíos hicieron campaña para la emancipación política y su ficción puede ser vista como parte del esfuerzo para retratar a los judíos como ingleses leales y dignos de la igualdad de derechos civiles que también reclamaba para las mujeres.  Aguilar también produjo novelas, dirigidas a las mujeres que eran la audiencia en lecturas públicas.

Durante la década de 1830, publicó  varias novelas muy exitosas que contribuyeron significativamente al género victoriano de ficción nacional, ensalzando el  rol  de la madre de clase media como educadora religiosa y moral en el hogar. Incluso su novela romántica escocesa  “Los Días de Bruce” estaba basada en ese modelo.  Los ensayos que publicó durante su vida sin embargo estaban orientados hacia la defensa del judaísmo y hacia el lector judío: El Espíritu del Judaísmo (1842); La Fe Judía (1846), una serie de cartas de ficción a jóvenes judías urgiéndola a resistir las tentaciones de la conversión; y la Mujer de Israel (1845) en la cual recreaba las vidas e historias de las mujeres de la historia bíblica y  posbíblica en términos que eran familiares y atractivos para las lectoras judías de la época victoriana. 

Trataba de contrarrestar los argumentos de los misioneros que denigraban al judaísmo que según ellos, no tenía nada que ofrecerles. Aunque era fuertemente opuesta a la influencia cristiana, el  libro de Aguilar había registrado, no obstante, la preocupación de que las mujeres judías fueran de hecho ignorantes y vulnerables a la persuasión religiosa cristiana. Más importante que la defensa pública que Aguilar hizo de los judíos,fue su ensayo  publicado en el año de su muerte, sobre la 'Historia de los Judíos en Inglaterra' (1847).

Mientras incluía sus habituales elogios a Inglaterra como una nación liberal que acogió a los judíos, en lugar de perseguirlos, concluyó con un llamamiento sorprendentemente estridente para poner fin a las restricciones políticas que continuaban sufriendo en Inglaterra, como "la última reliquia de la intolerancia religiosa" que era  «deshonroso para el sentido común de la época». En este sentido, la última de sus obras que quiso publicar durante su vida, Aguilar aprovechó  la autoridad moral de su imagen pública como  escritora y mujer piadosa para hablar en favor de la emancipación judía.  

Volver arriba

* LA HISTORIA DE LA COMUNIDAD JUDÍA DEL PIAMONTE



Judíos del Piamonte

Sinagoga de Turín Año 1890

 

Sinagoga de Turín 2007

 

 

Piamonte
Comunidades Judías 
 

Hoy en día, en el Piamonte hay tres comunidades autónomas: Turín, Vercelli y Casale Monferrato

Otras comunidades han sido absorbidos por Turín debido a un número muy pequeño de miembros: Carmagnola, Asti, Cuneo, Acqui, Ivrea, Alessandria, Cherasco, Chieri, Saluzzo, Mondovì, Fossano y Savigliano

En casi todas estas ciudades los cementerios y los edificios del gueto y sinagogas se han conservado por completo.

La comunidad judía de Turín, cuenta con alrededor de 950 judíos (con un alto porcentaje de  adultos y ancianos) posee escuelas primarias, una gran biblioteca abierta al público, el Centro de Juventud, histórico-artístico y un Centro social donde se realizan muchas actividades culturales.  

Los numerosos aportes facilitados por asociaciones públicas y privadas han permitido a la Comunidad, restaurar la gran Sinagoga deTurin y la Sinagoga de Carmagnola, valiosa por su típico estilo barroco piamontés

 La magnífica sinagoga de Casale y la pequeña de Ivrea ya se han restaurado. . Aunque la población judía en el Piamonte está disminuyendo, todavía es posible visitar doce sinagogas, construidas antes y después de la Emancipación. 

La Comunidad de Turín organiza en las escuelas charlas y conferencias para los no judíos sobre  la historia del judaísmo con el objetivo de proporcionar la información religiosa y cultural para detener la propagación del antisemitismo y el racismo.

 

Sinagoga de Alessandria

 

 

 

Primeros Asentamientos 

Los principales asentamientos judíos en el Piamonte comenzaron en el siglo XV, con judíos que se escaparon de la persecución francesa . Unas pocas décadas después en 1492, los Reyes Católicos de España, Fernando e Isabel obligaron a todos los súbditos judíos convertirse al cristianismo ó a abandonar la península ibérica. 

Los duques de Saboya toleraron la presencia judía en sus tierras del Piamonte con el objetivo de aumentar el comercio y obtener de ellos elevados impuestos y tributos.  Los judíos, como los extranjeros, no podían evitar esos pagos. Siempre estuvieron amenazados con la posibilidad de que se dictara una orden de expulsión. 

A través de los siglos XV,XVI, XVII y XVIII, las comunidades judías más importantes se constituyeron en Turín, Asti, Alessandria, Cuneo, Casale, Carmagnola, Moncalvo, Saluzzo, Fossano y Savigliano. Al final del siglo XVIII, cada una de estas comunidades tenían una población judía de más de 100 personas con un total general de 4192 individuos. La comunidad judía de Turín era la principal con 1317 personas y la  menor, era la de Trino Vercellese con35 personas.

Las privaciones y prohibiciones 

Las normas principales formuladas por los duques y los reyes de Saboya contra los judíos, fueron la prohibición de poseer bienes inmuebles, de unirse a los ejércitos permanentes, de pertenecer a las corporaciones de artes y oficios. También fueron obligados a llevar una marca distintiva de color amarillo. 

Entre ellas figuraban también normas por las cuales, debían estar separados del resto de la sociedad, se les permitía en cambio tener casas de empeño, como una especie de privilegio. Fueron los únicos que podían practicar esta actividad, ya que les estaba prohibido a los cristianos, y por lo tanto, fue una concesión (o una imposición) a los judíos.  La economía del Estado no podría existir sin el préstamo de dinero, por lo tanto los particulares y los reyes de Saboya tuvieron que recurrir a ellos.

Los judíos en el Piamonte vivieron juntos en áreas específicas, lejos de las iglesias, los guetos se construyeron alrededor de un siglo y medio después de la imposición por el Papa Pablo IV en 1555 a los judíos de Roma.

El gueto de Turín, fue construido en 1679 y fue ampliado en el siglo XVIII.  Tenía como característica,  aun visible, las galerías en el patio, a lo largo de todos los lados de las cuatro paredes. El gueto estaba compuesto por dos bloques de edificios, uno entre las calles Vía Príncipe Amedeo, Vía Bogino, Vía Maria Vittoria y Vía San Francesco da Paola, y el otro entre la Via Bogino, Vía Des Ambrois y Piazza Carlina.  En Vía Maria Vittoria 25 y Via Des Ambrois 2 todavía es posible ver las puertas del ghetto en su aspecto original.  Los habitantes sufrían enfermedades y deformaciones debido a las condiciones de vida en las pequeñas habitaciones mal ventiladas. En los caminos habían  tiendas donde los judíos comerciaban  los pocos bienes que pudieran vender: artículos de segunda mano, alimentos rituales y prendas de vestir reparadas. Dentro del gueto había dos sinagogas con liturgias en italiano y español. Había también una escuela (Talmud Torá) los niños asistían a la edad de tres años. 

La emancipación 

A fines del Siglo XIX, como consecuencia de la Revolución Francesa los judíos al otro lado de los Alpes, obtuvieron derechos políticos y civiles.  Con la ocupación napoleónica del norte de Italia estos derechos se les otorgaron también a los judíos de Italia, a partir de las Comunidades de Piamonte.  Después de la Emancipación, ellos abandonaron la ocupación tradicional representada por las casas de empeño. Se dedicaron a  todas las profesiones, incluida la carrera militar, y ya que ahora podían comprar edificios, fundaron grandes empresas textiles que ofrecieron puestos de trabajo a cientos de judíos y cristianos. 

Cuando Napoleón fue derrotado en 1814, 15 años más tarde,  el rey Vittorio Emanuele I fue restaurado en su trono.  Se restablecieron entonces, las normas anteriores, con exclusión del uso del distintivo amarillo.  El primer intento de Emancipación había terminado, pero mientras tanto la sociedad había cambiado.  El movimiento liberal había crecido, y la monarquía se estaba transformando de acuerdo  a la Constitución.  Esta transformación se expresó también con el cambio de mentalidad de los dirigentes más grandes del Piamonte.  Personalidades importantes, como el Conde Cavour y los hermanos Roberto y Massimo D'Azeglio, bregaron por la ampliación de los derechos constitucionales de libertad e igualdad para las minorías oprimidas en el reino, como judíos y valdenses. Con el tiempo, por una decisión del Parlamento en julio de 1848, se permitió la extensión de todos los derechos civiles y políticos a la comunidad judía. Se proclamó que las diferencias entre las religiones ya no eran un motivo de discriminación.

Gracias a la Emancipación de 1848, los judíos comenzaron una nueva vida: pudieron practicar cualquier profesión o actividad comercial y  podían participar activamente en la vida política, lo que hicieron con gran determinación y éxito. . La construcción de la Mole Antonelliana, más tarde, el símbolo de Turín, fue encargado por los judíos turineses  para celebrar su emancipación, cuando la ciudad se convirtió en la capital de Italia en 1861.  Sin embargo, la Mole nunca fue utilizada como Sinagoga, y el proyecto pronto fue vendido a la ciudad de Turín para comprar otro terreno y empezar de cero, con un proyecto un poco más pequeña. En menos de 15 años, entre 1848 y 1861 los derechos concedidos a los judíos de Piamonte, fueron otorgados también al resto de las comunidades judías de Italia - con exclusión de Roma y los territorios del Papa - tan pronto como  se unió cada parte de la península  logrando la unificación de Italia, bajo el gobierno de los reyes de Saboya. 
El  actual cementerio judío fue inaugurado en 1867.  Al salir de los guetos, se hizo inevitable que los judíos comenzaran a asimilarse.  Este proceso comenzó a preocupar a los rabinos y los judíos, por temor a perder su propia identidad. Después de unas cuantas generaciones algunas comunidades judías del Piamonte se despoblaron por la asimilación, la urbanización (sobre todo en Turín) y más tarde por los persecuciones nazi-fascistas.

La era del fascismo y de la Resistencia 

En el 1920 'y 30' muchos judíos piamonteses apoyaron el fascismo. Por un corto tiempo en Turín, fue publicado un periódico judío fascista. En oposición a la propaganda sionista, "La nostra bandiera" (nuestra bandera) expresaba un  exaltado nacionalismo italiano y apoyaba abiertamente el fascismo desde su fase inicial. 

Por otra parte, un número mucho más relevante de judíos fueron fuertemente anti-fascistas, desde los años 20  y otros muchos se unieron a través de los años de la dictadura de Mussolini, y después de la promulgación de las leyes raciales en 1938. Algunos de ellos se volvieron partisanos después de la caída del fascismo, el 8 de septiembre de 1943.  La escuela primaria judía de Turín lleva el nombre de Manuel Artom, uno de los jóvenes mujeres y hombres judíos que murieron por la libertad. Muchas familias judías se vieron obligados a abandonar sus hogares entre 1941 y 1943, y vivieron en el país o en la montaña hasta el día de la Liberación del Norte de Italia a finales de abril de 1945. Estaban escondidos por sus compatriotas, por sus familias o por grupos de partisanos que pusieron en riesgo de sus vidas para ocultar a los judíos. A pesar de ello, todas las comunidades judías del Piamonte perdieron un gran número de miembros en la persecución nazi-fascista y deportaciones.  Algunos de las comunidades mas pequeñas nunca se recuperaron y se cerraron sinagogas después de la guerra. 

En la estación de tren de Porta Nuova de Turín hay un monumento de piedra a la población deportada a Auschwitz.  De 1414  ciudadanos judíos de Piamonte en 1938, alrededor de 400 personas fueron deportadas para nunca regresar.

Gran Sinagoga de Turín 

La sinagoga, con un estilo morisco y oriental, está ricamente decorada, sobre todo en su parte externa. El interior puede contener hasta 1400 personas. A diferencia de las tradicionales sinagogas que tienen la Tevah y el Aron,  colocados a lo largo del eje longitudinal, la sinagoga de Turín se presenta con tres naves y tiene la Teva y el Aron unidos formando un altar... de esta manera se parece mucho más a una basílica occidental.

Piazza Primo Levi. Gran sinagoga de Turín Piazzetta Primo Levi, 12 – 10125 Turín  teléfono +30.011.6693387

Volver arriba

* ALICIA BENMERGUI - MARI KATZ * LA EUROPA IMPERIAL*
  * Praga-Viena-Budapest y Berlín

2010
! UNASE a NOSOTROS !
En este proyecto que iniciamos

Salimos el 6 de mayo

 

*Esta es la mejor manera de viajar!!!!

Si te encuentras interesado en nuestra propuesta ,puedes contactarnos enviando un mail a:

 

Queremos comunicarles a quienes se hallen interesados en realizar este viaje que nuestra próxima reunión será el jueves 11 de marzo para brindarles toda la información referida al mismo.  

 Todos aquellos que deseen asistir, pueden hacerlo a nuestra dirección de mail donde les comunicaremos lugar y hora de la reunión.

 A los que ya se comunicaron con anterioridad con nosotros les informaremos en forma personal.  Les solicitamos la confirmación de asistencia a quienes decidan hacerlo, debido a razones de espacio. 

Todos aquellos que deseen asistir, pueden hacerlo a nuestra dirección de mail donde les comunicaremos lugar y hora de la reunión

Haga clic sobre la dirección

 Cultural@arnet.com.ar

 


*A la Medida de Tus Sueños y Deseos*

Acompañados por la Profesora Alicia Benmergui

NOS VAMOS A VIENA, SALZBURGO, BUDAPEST,  PRAGA Y BERLÍN, Y A OTROS LUGARES QUE LUEGO LOS SORPRENDEREMOS .    

Venga con nosotros -  Salimos el 6 de mayo      

En este viaje nos dirigiremos a Europa Central, a algunas de las ciudades más hermosas del mundo, herederas de un pasado imperial que ha dejado una fuerte marca de belleza y majestuosidad. Ciudades como Viena y Salzburgo donde la magnificencia edilicia y el paisaje testimonian un pasado donde la música ha tenido un protagonismo central en el desarrollo y crecimiento cultural de estas ciudades.  Viena, una ciudad que puede muy bien decirse que tiene casi dos mil años, posee la marca de las civilizaciones dejadas por el paso de los siglos y los milenios. Sin embargo pese a su vejez,  cuando la ciudad de Viena fue rediseñada urbanísticamente superó en impacto visual a cualquier reconstrucción urbana del Siglo XIX incluida la de París, manteniendo su inclinación por lo barroco manifestado en los espacios abiertos y convirtiéndose en el modelo urbano más moderno del Siglo XX.  

Praga es una de las urbes más hermosas del mundo, construida como Roma, sobre colinas, también ella es muy vieja, data del siglo IX, es una ciudad mágica de  cien torres, de  piedra, de oro, con un encanto único y maravilloso. Praga es un texto de historia de la arquitectura con sus diferentes estilos arquitectónicos, con el románico, el gótico, edificios renacentistas y barrocos de pie uno junto al otro, así como ejemplos únicos del cubismo y la arquitectura funcionalista También es una ciudad llena de vegetación con jardines, glorietas y rotondas.  Gran parte de su maravillosa belleza es herencia de la dinastía de los Habsburgo cuando estableció allí la capital de su reino y especialmente de la colonia  de artistas y artesanos italianos que realizaron las preciosas obras que son el mayor patrimonio de Praga. Habsburgos

La puerta de entrada de Hungría es, para la mayoría de los visitantes, su capital, Budapest, una de las ciudades más bellas de Europa, cuyo centro histórico junto al Danubio, fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. En el Siglo XVIII comenzó la reconstrucción de la ciudad a gran escala, tanto en Buda como en Pest. Los majestuosos edificios de ese tiempo, las iglesias barrocas, palacios y mansiones continúan forman parte del patrimonio edilicio en la actualidad. Pero el periodo que comenzó entre 1867 hasta 1914, ha sido conocido como el “Edad de Oro del Progreso” de Budapest, la ciudad fue el escaparate donde se lució la riqueza  y la prosperidad lograda por Hungría con el desarrollo de las nuevas industrias. Con la caída del régimen soviético la ciudad recuperó  su antiguo esplendor al que se agregaron nuevos barrios y un estilo internacional muy atractivo para el turismo que llega a esta ciudad deslumbrante. 

 Berlín, en comparación con otras ciudades europeas, tiene una historia joven, con apenas 800 años de vida, pero única. En 1307 se fusionaron las dos ciudades fundadoras Cölln y Berlín. En 1701, tras la coronación de Federico III como rey de Prusia (como el rey Federico I) Berlín se convierte en la residencia real. En los años veinte floreció la vida cultural con las representaciones teatrales innovadoras, estrenos de películas llenos de glamour, varietés llenas de vivacidad; éstas y la incomparable vida nocturna de la ciudad son algunas de las razones por las que Berlín se convirtió en el centro de la "época dorada de los años veinte". Berlín fue la capital donde se desplegó toda la escenografía del poderío nazi, fue la ciudad destruida y humillada en la derrota, dividida y conflictiva. Fue el símbolo de la caída con el muro del comunismo y es ahora una de las capitales del turismo mundial buscando olvidar y reivindicarse de su pasado totalitario y perverso. 

Y ahora Berlin es una exposición donde se hallan  los edificios más descollantes de Europa, donde antes había cimientos, restos de la destrucción y la división, han surgido nuevos barrios. Allí se hallan los palacios más bellos de la arquitectura prusiana. Entre  las expresiones barrocas del pasado prusiano, los maravillosos espacios verdes y los más modernos y vanguardistas edificios y espacios Berlín se convirtió en una de las ciudades más visitadas a nivel mundial.

Ciertamente allí visitaremos lo que ha quedado del enorme patrimonio histórico legado por el Pueblo Judío, de todos los aportes que ha dejado a lo largo de los siglos y de los milenios. De la increíble riqueza intelectual, científica y artística que el judaísmo aportó tanto a Alemania, a Austria. a  Checoslovaquia y a Hungría. Visitaremos y recorremos los lugares por donde transcurrió tanta historia judía y de la que hoy en algunos lugares solo quedan recuerdos.  

Volver arriba

 
* Nos escriben lectores de MILIM

Las cuentas de correo que corresponden a los dominios gmail.com  y tutopia.com, están presentando inconvenientes en la recepción de MILIM por parte de esos usuarios. Son recibidas en otro color, con diagramación dividida en sectores sin ilación y de difícil lectura   Por lo tanto si Ud. tiene un correo en estos dominios le sugerimos nos comunique otra dirección alternativa AQUÍ

 Mi nombre es Luis Eduardo Garcia Castillo, soy mexicano, estoy fascinado con el escrito recibido. No soy judío pero los tengo en muy alta estima. Quiero recibir sus correos. Yo admiro mucho su cultura, y personalmente agradecido por la herencia mundial: la ley de Dios, y su Torá (o Pentateuco). me ubico en Coatzacoalcos, Veracruz. Saludos.

 Estoy recibiendo su revista Millim y la encuentro fascinante, muy interesante. Gracias y Dhalom Werner Heymann.


 Como siempre excelente. Marcos Jabbaz.

Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar


Hagshamá en la Web
A un clik de Israel
www.hagshama.org.il/es

Toda la información y recursos sobre: Sionismo, Judaísmo, Israel y Aliá

eSefarad

Las cuentas de correo que corresponden a los dominios gmail.com y tutopia.com, están presentando inconvenientes en la recepción de MILIM por parte de esos usuarios. Son recibidas en otro color, con diagramación dividida en sectores sin hilación y de difícil lectura Por lo tanto si Ud. tiene un correo en estos dominios le sugerimos nos comunique otra dirección alternativa AQUÍ


*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui