* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año IV - Nº 82
30 de Agosto de 2009 / 10 de Elul 5769
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

UN UNIVERSO RECUPERADO
Comunidades Judías del Mundo - Comunidad Judía de Colonia -Alemania
FESTIVIDADES SUCOT - SIMJÁ TORÁ
Mari Katz & Alicia Benmergui presentan: Portugal: A la medida de tus sueños y deseos
RECORDANDO: RECRDANDO A JANUSZ KORCZAK

Radio Sefarad de Madrid: MILIM Corresponsal en el Tiempo

Haga clic en este enlace y al entrar a la pagina escuche cualquiera de las entrevistas en los programas emitidos pulsando el icono de altavoz a la derecha.

* UN UNIVERSO RECUPERADO
  * El Descubrimiento de la Guenizá de El Cairo

Por Alicia Benmergui

* Guenizá de El Cairo *

 


Manuscrito hallado en la Guenizá de El Cairo

 

 

La tradición judía desde  los tiempos más lejanos no permite la destrucción de ningún texto litúrgico o en desuso, ninguno donde se halla escrita la palabra Dios, ni siquiera de los textos prohibidos por los rabinos.

Por esa razón solían enterrar los documentos dañados, o los escritos prohibidos en los cementerios, costumbre que algunas comunidades continúan aun practicando.

 

 


Guenizá del Cairo Salomón Shechter

 

 


Interior Sinagoga Ben Ezra

 

 

 

 

 

Fuentes: The Taylor-Schechter Genizah Research- Tel Aviv University


La tradición judía desde los tiempos más lejanos no permite la destrucción de ningún texto litúrgico o en desuso, ninguno donde se halla escrita la palabra Dios, ni siquiera de los textos prohibidos por los rabinos. Por esa razón solían enterrar los documentos dañados, o los escritos prohibidos en los cementerios, costumbre que algunas comunidades continúan aun practicando. 

Otra formas de sacarlos de circulación era depositarlos en una especie de escondite o receptáculo que generalmente se hallaba en un  pequeño cuarto o altillo de las sinagogas. Ese escondite se llama Guenizá, (escondite en hebreo), la más grande de las guenizot halladas hasta la fecha es la de la Sinagoga Ezra en El Cairo, la Gueniza de El Cairo.

Fue descubierta hace poco más de cien años, en 1896 aun cuando algunos estudiosos ya supiesen de su existencia desde algún tiempo antes. El conocimiento y análisis de toda esa enorme documentación ha significado un enorme cambio para la historia medieval, especialmente de los países islámicos y para la historia judía en particular porque allí se hallaron más de un millón de documentos que han proporcionado una visión y un conocimiento de un período que se hallaba en penumbras históricamente, especialmente en los referente a las costumbres y hábitos de la gente común de esa época. 

El clima seco de El Cairo había impedido el deterioro completo de los escritos a pesar de los daños sufridos en el proceso de envejecimiento, todos esos documentos se hallaban detrás de una pared que tenía un gran agujero.

Los judíos de Fustat construyeron su sinagoga a mediados del Siglo IX y para cuando llegaron los primeros investigadores esa sinagoa había logrado existir durante mil años. En la Guenizá había una enorme cantidad de documentos envueltos en ese polvoriento depósito milenario. Jacob Saphir y Abraham FirKcovich llegaron allí en el año 1864. Saphir era un librero, que no halló nada de verdadero valor para venderles a sus clientes porque todo era material muy deteriorado y sin interés para nadie que no fuera un investigador o un especialista en cuestiones religiosas o históricas.  Este era el caso de Firkovich, un caraíta ruso, conocido como un importante coleccionista y viajero. Su  interés residía en  la obtención de textos de historia judía especialmente los relacionados con el pasado de los caraítas, una corriente del judaísmo que rechazó la exégesis bíblica y por lo tanto toda forma de autoridad que no emanara de la Torá y para quiénes el Talmud no tenía ninguna autoridad. Para este especialista no tenía ninguna importancia la amplitud o pequeñez de un documento o su grado de deterioro. Lo que era vital para él era la información. Revisó documentos en la Sinagoga Ben Ezra y en la Caraíta. Era un hombre mayor y se enfermó luego de haber pasado casi un mes investigando por lo que regresó a Rusia  llevándose documentos que luego compró la Biblioteca del Imperio Ruso, que es la llamada Colección Firkovich.  

En 1896 dos viajeras inglesas que retornaron de Egipto, las señoras Lewis y Wilson le mostraron al profesor de Talmud y de literatura Rabínica, de la Universidad de Cambridge, el erudito Solomon Schechter , unas hojas de un manuscrito hebreo que habían comprado en Egipto. Entonces se le ocurrió  la idea de  traer a Cambridge el valioso material manuscrito que sospechaba podía encontrarse en la Guenizá. Charles Taylor, Master of St. John's College en Cambridge, un matemático y  estudioso muy interesado en la historia judía le ayudó en el esfuerzo, apoyándole financieramente. En una expedición famosa, Schechter viajó a El Cairo y obtuvo la aprobación de las autoridades de la Sinagoga para investigar en la Genizá. Eligió lo que parecía ser el material más interesante enviándole a Inglaterra para ser estudiado académicamente, luego de convencer a la Comunidad Judía del Cairo de transferir los 140.000 fragmentos para la Universidad de Cambridge, durante su permanencia en Egipto, durante el invierno compró centenares de documentos de otras genitzot.  

Jacques Mosseri (1884–1934) un exitoso hombre de negocios, nacido en el Cairo, era un pionero de la educación moderna en las escuelas judías del Cairo y un entusiasta promotor de la herencia judía, estimulado por su amigo, el académico francés, Israel Lévi, hace unos cien años fue a la búsqueda de manuscritos judíos buscando guenitzot en las otras sinagogas del Cairo y en el cementerio judío de Bassatine.  Mosseri quería ver si los hubiere, los  manuscritos que quedaban en el Cairo antiguo. Mosseri y su socio, el capitán Raymond Weill (quien más tarde excavó el IV de canal de Siloam en Jerusalén) pronto descubrieron la existencia de importante documentación, aún después de los famosos descubrimientos de Solomon Schechter en 1897.

Se trasladaron los manuscritos hallados en la sinagoga Ben Ezra a un "lugar más seguro" para evaluarlos. La recuperación de estos valiosos documentos  continuó con más expediciones en el área entre 1910 y 1912.

Mosseri y Weill recibieron la asistencia en su búsqueda del académico estadounidense en estudios semíticos, Richard Gottheil y del erudito y bibliotecólogo francés, Bernard Chapira de la Societé des Etudes Juives.  

Algún material fue descubierto en el cementerio de Bassatine, pero lo más importante fue lo que se halló con la ayuda de varios funcionarios locales en las excavaciones realizadas alrededor de los recintos de la sinagoga Ben Ezra. Los manuscritos que Mosseri desenterró habían sido probablemente enterrados en la década de 1890 durante la reconstrucción de la sinagoga cuando la cámara de la Genizá fue vaciada de su contenido. Mosseri cree que los manuscritos que había reunido equivalían “aproximadamente a 4000 fragmentos” ( de hecho, la colección consta de más de 7.000 elementos) Bernard Chapira hizo la clasificación y catálogo por temas. Los primeros hallazgos incluyen partes del Séfer Ha Galuy por Saadia, el sello personal del Gaon Hehemia de Babilonia y una carta autógrafa de Maimónides. El catálogo de Chapira nunca fue publicado y desapareció tras la muerte prematura de Jacques Mosseri en 1934. Los manuscritos no se vieron nuevamente hasta la década de 1970 cuando Israel Adler (el director de la Biblioteca Nacional Judía en Jerusalém) realizó otra investigación y obtuvo el consentimiento de la familia Mosseri para microfilmar la colección.

Volver arriba

* Comunidades Judías del Mundo
  Comunidad Judía de Colonia -Alemania

Primera sinagoga en Alemania visitada por un Papa. ...
El 20 de agosto de 2005

 


Gran Sinagoga en la Roonstraße

 


Visita del Papa Benedicto XVI
20 de agosto de 2005

 

Discurso:.... En efecto, ésta es la sede más antigua de una comunidad hebrea en territorio alemán: se remonta a la Colonia de la época romana. La historia de las relaciones entre la comunidad hebrea y la comunidad cristiana es compleja y a menudo dolorosa. Ha habido periodos de buena convivencia, aunque también se ha producido la expulsión de los judíos de Colonia en el año 1424...

 


La sinagoga se encuentra abierta todos los días de lunes a viernes a las 7:15, Shabat, a las 9:30, y los domingos y festivos, a las 8:15. Ottostraße 85 / Entrada Nußbaumerstraße 50823 Köln-Ehrenfeld

 

Por Salvador Benmergui


* SINAGOGA DE COLONIA*

En las tres ventanas de la planta baja de la sinagoga se encuentra la siguiente inscripción:

Hace mucho tiempo constituyeron la mayor y la más rica comunidad judía del este de los Cárpatos, con 45.000 miembros. Hoy en día, los judíos Maramures están desapareciendo poco a poco. Durante el holocausto, en la Segunda Guerra Mundial, 39.000 judíos terminaron sus vidas en los campos de concentración de Auschwitz - Birkenau.

Después de la guerra, sólo 4000 judíos volvieron a Maramures (otros 2.000 emigraron a América, Inglaterra y Argentina). En los años 1950 y 60, la mayoría huyeron de Rumania emigrando hacia Tierra Santa. Hoy en día, en Maramures, sólo viven 250 judíos, todos en la ciudad de Sighetu Marmatiei. En los pueblos solamente se encuentran los viejos cementerios, más de cuarenta y dos o tres sinagogas que fueron transformadas en hogares rumanos.

En Sighet, se mantiene la única sinagoga activa (con otra existente en Baia Mare), construida en 1902. El cementerio de Sighet, el más grande del norte de Transilvania, contiene miles de tumbas, y el siniestro "Monumento al Jabón", en alusión a las "jewsoap" elaboradas en Auschwitz con la grasa humana... Por otra ruta se llega al Monumento al Holocausto.

En el Museo del Pueblo de Sighet se expone una típica vieja casa judía, y en la ciudad, el Museo Casa Memorial de Elie Wiesel, donde se exponen objetos y libros que pertenecieron al Premio Nóbel, la personalidad más importante de Maramures. (A los 16 años fue capturado por los alemanes, al igual que los demás judíos de su pueblo. Padeció la muerte de todos sus familiares en Auschwitz y Buchenwald. Superviviente de los campos de concentración nazis, ha dedicado toda su vida a escribir y a hablar sobre los horrores del Holocausto, con la firme intención de evitar que se repita en el mundo una barbarie similar. Fue galardonado con el premio Noel de la Paz en 1986) 

Los judíos de Sighet hablan rumano, hebreo y húngaro. Trabajan en distintas áreas: oficinas, escuelas, o pequeños negocios. Uno es farmacéutico, otro librero, dos son profesores... Los ancianos del pueblo se acuerdan muy bien de los viejos tiempos, cuando los niños jugaban con sus compañeros judíos. Esos ya son tiempos pasados.

Durante los veranos, los judíos nacidos en Maramures, o sus hijos, vienen a los cementerios donde descansan sus antepasados. Este es el retrato actual de la pequeña comunidad de los judíos Maramures.  Probablemente en los próximos 20 años desaparecerá completamente.

Y luego, sólo las tumbas contarán la historia de los judíos jasídicos, como la historia de la familia rabínica Teitelbaum. Un tiempo perdido..


Sighet

Elie Wiesel ganador del Premio Nobel de la Paz en 1986, nació en la ciudad de Sighet, Rumania, lugar de reunión de las fronteras de Hungría y Ucrania, el 30 de septiembre de 1928.  En la que una vez existió una comunidad predominantemente judía de cerca de 15.000 personas , en la actualidad solo pocos continúan su existencia allí

Fotos de la vieja ciudad  han sobrevivido, y se hallan en algunas colecciones de familia, incluidas las conservadas por Elie Wiesel y sus hermanas que aun sobreviven. Otros se hallan en  los archivos del Museo Conmemorativo del Holocausto en Washington, DC, Muchas de ellas recuperadas por el trabajo de un desconocido estudio judío fotográfico, quienes entre 1920 y 39 obtuvieron imágenes de la ciudad y de la vida de la comunidad judías.

Volver arriba

* FESTIVIDADES SUCOT - SIMJÁ TORÁ
  FESTIVIDADES SUCOT - SIMJÁ TORÁ

Sucot / Simjá Torá

 


Sucá

 

En el Estado de Israel, donde con la conclusión de Sheminí Atzéret prácticamente ya se acaba también la Fiesta de la Torá, se suele prolongar las celebraciones mediante las Hacafot Sheniot, las "segundas rondas" con los rollos de la Torá, al comenzar la noche siguiente.

 Estas nuevas rondas generalmente ya rebasan los límites geográficos de la sinagoga: en Jerusalén, por ejemplo, miles de judíos suelen reunirse delante del Cótel Hamaaraví o Muro Occidental (mal llamado "de los Lamentos") para seguir cantando y bailando allí, con los rollos de la Torá en brazos.

 


Sucot  La Fiesta de las Cabañas.

Sucot es una de las fiestas más antiguas y más alegres del calendario judío y se celebra el 15 de Tishrei (septiembre-octubre). La palabra "sucot" significa "tabernáculos" o "cabañas" y se refiere a los lugares de residencia temporarios que utilizaron los hijos de Israel en el desierto durante el periodo de cuarenta años que duro su peregrinación después del éxodo de Egipto hasta su llegada a la tierra prometida. "En cabañas hice Yo habitar a los hijos de Israel cuando los saque de la tierra de Egipto" (Levítico 23:42). Pero también representa la Fiesta de la Cosecha de fin de año. Cada elemento de la cosecha es un ejemplo de virtudes para que los hombres-tipos que componen desde la familia hasta una nación.

SIMJAT TORA: Desde tiempos muy antiguos, existe la costumbre de leer en nuestras sinagogas cada sábado por la mañana, un fragmento de la Torá o Pentateuco, texto que se denomina Parashat Hashavúa, el "Párrafo de la Semana", y cuyo nombre generalmente está tomado de la primera palabra de ese párrafo. Los días lunes y jueves por la mañana - mientras sean días hábiles - también se lee en la sinagoga el fragmento inicial de la Parashá del sábado que les seguirá. Y el mismo sábado por la tarde también se lee un párrafo corto, el comienzo de la Parashá de la próxima semana.                       A los efectos de esta lectura semanal, la Torá se halla dividida en 54 párrafos semanales o Parashot                                                                                       La Torá se inicia en Bereshit - Génesis Cap. 1 , con el relato de la Creación del mundo, y termina en Devarim - Deuteronomio Cap. 34, en el que se cuenta la muerte de Moisés.                                                                                         Ahora bien: ¿cuándo se empieza esta serie de lecturas bíblicas, y cuándo se la concluye? Ello ocurre en Simjat Torá, entre los judíos de la Diáspora, y en Sheminí Atzéret, en el Estado de Israel.  

Llegada la hora de la lectura bíblica, se extraen del Arca Sagrada todos los rollos de la Torá que la sinagoga tiene guardados allí, y se celebran con ellos siete Hacafot o "rondas" por el recinto (análogas a las que ya se vieron al hablar de Hoshaná Rabá en la fiesta de Sucot). Después de esta ceremonia se los vuelve a guardar a todos en su lugar. menos tres que quedan afuera para leer de ellos los fragmentos bíblicos de la fecha: el primero, que contiene la bendición de despedida de Moisés y el relato de su muerte en el monte de Nebó; el segundo, para leer el comienzo, la narración de cómo Dios creó el Universo; y el tercero, para leer del libro Bamidbar o Números el detalle de los sacrificios festivos de la fecha.

Se considera un gran honor entre los judíos acabar la lectura de la Torá o iniciarla de nuevo, y aquellos fieles a quienes les toca esta distinción, se los llama, respectivamente, Jatán Torá, el "novio de la Torá" (que la concluye), y Jatán Bereshit, el "novio del libro de Bereshit (o Génesis)" con que vuelve a comenzarse su lectura.

Además, en Simjat Torá también suelen ser llamados a la Torá los niños menores de 13 años - todos juntos, en un solo grupo cuando el resto del año sólo pueden ser invitados a ese honor los varones mayores de esa edad. Y en muchas comunidades, los niños reciben caramelos y bombones, como también unos banderines especiales.

Volver arriba


Alquileres Apartamentos
Temporarios
en Buenos Aires

OPCIONES PARA 2-4-6-8 PAX EN LAS MEJORES UBICACIONES DE BS AS

 DESDE u$s 35 POR DIA ABASTO.-ALMAGRO-CENTRO-BARRIO NORTE-PALERMO-BELGRANO

 CON LIMPIEZA SEMANAL VAJILLA Y ROPA BLANCA
Consulte enviando un mail a Cultural@arnet.com.ar


eSefarad
* Mari Katz & Alicia Benmergui presentan:
Salimos el 10 de octubre
* Portugal: A la medida de tus sueños y deseos

La posibilidad de viajar nuevamente, como lo hicimos en el mes de mayo pasado

Portugal
PORTUGAL

A la medida de tus
sueños y deseos

Salimos el 10 de octubre

LOS ESPERAMOS!!

Informes
Cultural@arnet.com.ar

! Estamos contentos !

*Salimos el 10 de octubre* para

 Portugal

   Acompañados por la historiadora Prof. Alicia Benmergui 

Recorreremos: Lisboa-Sagres-Sintra -Albufeira-Algalrve- Evora-Castelo Branca- Guarda-Oporto-Santiago de Compostela (España)-Castillos de Portugal

MILIM Revista Cultural-Arroba Travel

Volver arriba

RECRDANDO   * A JANUSZ KORCZAK
  * Maestro Ejemplar     Por Moshe Korin

*Por Moshe Korin

 

 

*En este 67º aniversario de su heroica muerte, y a 21 años desde que la Unesco ha señalado el año 1978, como “Año de Korczak”, recordémoslo y honrémoslo como se merece un maestro de maestros. *


*Janusz Korczak 

Fue en la mañana del miércoles 5 de agosto de 1942, en una estación de ferrocarril de Varsovia.

Custodiado por los nazis arribó un curioso grupo de doscientos huerfanitos judíos conducidos por su querido maestro y director del orfanato: el Dr. Janusz Korczak.

Los pequeños niños, que acababan de ser sacados del gueto para encaminarse al andén, marchaban con ánimo festivo y entonaban canciones. Creían que los estaban llevando a un paseo campestre.

En los rieles los estaban esperando los tenebrosos vagones de ganado para conducirlos a las cámaras de gas de Treblinka,

El Dr. Korczak había mentido por primera vez en su vida a sus amados niños: les había prometido un paseo campestre, para proteger los instantes postreros de sus puras almitas. En el último momento, cuando las criaturas estaban por ser embarcadas, el jefe de los nazis le dijo a Korczak que él podía volverse, que no figuraba en la orden del “transporte”. Con desprecio soberano Janusz Korczak ascendió al vagón junto con sus párvulos. No los abandonaría en el instante supremo, ni se sometería a los caprichos del verdugo.

Ejemplo personal

El Dr. Janusz Korczak fue un santo civil que predicó con su ejemplo personal durante toda su vida. Fue uno de esos hombres, que restañaban la fe en la especie humana y gracias a cuya trayectoria, según la tradición judía, Dios se reconcilia con la descendencia de Adán.

Vida y obra

Vástago de una antigua y respetada familia judía de Polonia, su verdadero nombre fue Henryk Goldszmidt, había nacido el 22 de julio de 1878 en Varsovia.

Consustanciado con su país, a poco de graduado de médico le apasionó la cuestión social. Nunca fue un teórico de gabinete. Conoció los problemas del proletariado – él, hijo de una familia rica y asimilada – vistiendo el mameluco del obrero y trabajando como voluntario en campamentos de verano para niños pobres.

Su preocupación social y vocación por la infancia fue manifestada primeramente en “Los niños de la Calle” (1901), donde describió  las horribles condiciones de vida de estos huérfanos, que robaban para comer y sobrevivir, reteniendo de todas maneras en su alma infantil el sentido del bien y del mal.

En 1906 publicó su contraparte: “El niño del Salón”, donde denunciaba la deformante educación a que eran sometidos los hijos de la burguesía, constreñidos por las convenciones  sociales y la dictadura del dinero.

Sus libros suscitaron sumo interés y fueron objeto de vivos debates. En 1911 aceptó el cargo de director de un nuevo orfanato judío fundado en Varsovia, cargo que retuvo durante el resto de su vida. Allí revolucionó los conceptos de cómo deben operar tales establecimientos, creando una verdadera República de los Niños, que trazó rumbos y sentó pautas para el mundo entero.

Hombre de espíritu amplio y generoso, trabajó igualmente para la niñez no judía y luchó intensamente para el mejor entendimiento entre judíos y católicos en Polonia. En los últimos tramos de su vida, consustanciado con el ideario sionista, expresó repetidamente sus deseos de radicarse en Eretz Israel y participar de su gesta renovadora, siempre que ello no significara abandonar a sus huerfanitos de Varsovia.

Visitó Israel en 1931 y 1936. Lamentablemente, no pudo concretarse el traslado, por múltiples dificultades.

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui