* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 3 - Nº 61
31 de octubre de 2008 /2 de Jeshvan de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

Stalin y los judíos (3)
Recife-La primer comunidad judía de las Américas

A 70 años de la Kristallnach
A 13 años del asesinato de I. Rabin
1943- La Gran redada en el viejo Guetto de Roma

 
        *MILIM Revista Digital:  dedica este ejemplar a la memoria de Paul Armony Z'L  
*Deseamos expresar nuestro más profundo pesar y la pena que nos ha provocado el deceso de Paul Armony, un hombre que amaba la vida y la posibilidad de trabajar por su comunidad y por su patrimonio cultural e histórico.

A ese trabajador incansable y consecuente dedicamos este cariñoso recuerdo y un saludo respetuoso para su familia a la que tanto amaba y de la que tan orgulloso estaba

* Stalin y los judíos      continuación (3)
  El stalinismo                 Continuación Número anterior

El terror stalinista

Por Alicia Benmergui

 

 

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial la situación era demasiado grave para continuar con la presión sobre los judíos, además gran parte del trabajo sucio lo realizaban los nazis junto con los colaboracionistas soviéticos.

Por otra parte se autorizó la existencia de un comité judío antifascista que además de contar con la simpatía de los judíos de Norteamérica también podían contar con la inapreciable ayuda de los dólares que recaudaron.

Esto no significaba transigir con el sionismo. Sin embargo, en una actitud totalmente sorpresiva, el gobierno Soviético prestó toda su ayuda para la creación del  Estado Judío.

Carr considera que los bolcheviques no se opusieron al reconocimiento de los judíos como una nación  cuando contaran con su propio territorio.

Pero para Carr esta actitud estaba basada en el “... deseo de ver menguar el poderío británico en el Oriente Medio. , y el nacimiento de un nuevo estado favorable a la Unión Soviética...

La cuestión de hasta que punto el crecimiento y el reconocimiento de Israel afectó al destino de los judíos de la Unión Soviética es una de las que encuentra mayores reticencias entre los colaboradores sobre otras minorías, además de la judía.    

El frenesí antisemita de los últimos cinco años de la vida de Stalin, que culminó con las connotaciones claramente antisemitas del asunto del “complot de los doctores “no hay duda de que se puede explicar como un agravamiento de la actitud soviética anterior o como obra de un dictador paranoico. También hay que reconocer que la persecución de los judíos de la Unión Soviética constituyó un factor importante en el agudizamiento de la hostilidad israelí para con la Unión Soviética…”

*Todos estos hechos pertenecen al pasado, un pasado amargo y conflictivo, cuyas heridas no han comenzado siquiera a cicatrizar por la clase de daños  inferidos. Sus protagonistas han sido lacerados,  algunos con la prisión, la muerte o el destierro. Otros sorprendidos, heridos y desilusionados en sus certezas ideológicas, en sus principios solidarios y en todo aquello relacionado con el deseo y la esperanza de lograr un mundo mejor.

Finalmente todos perdimos y aún este presente inmediato está profundamente relacionado con ese pasado y con el destino de los judíos en momentos profundamente trascendentes en la historia de la humanidad.

 


El XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética realizado entre el 14 y el 25 de febrero de 1956 se halla contabilizado según Eric Hobsbawn entre los diez días que conmovieron al mundo. 

Para él entre esos días también se cuentan aquellos donde tuvo lugar la Revolución de Octubre, la que creó el movimiento comunista mundial y el XX Congreso que lo destruyó.

La organización del comunismo como movimiento mundial funcionaba como un disciplinado ejército que quería transformar el mundo, cuyo centro de mando residía en la Unión Soviética, específicamente en su Partido Comunista. Su crecimiento y la importancia a nivel mundial lo obtuvo cuando se transformó en una potencia victoriosa que había logrado derrotar al nazismo. Las causas revolucionarias o de izquierda, la derrota del colonialismo dependían de su apoyo y ayuda concreta, aún cuando no siempre la otorgara. Su existencia significó para los que creían en ella la concreción de una Utopía, era la concreción de un sueño socialista.

Toda la propaganda divulgada por el mundo anticomunista, toda la guerra llevada a cabo durante la Guerra Fría, donde los comunistas eran visualizados como agentes moscovitas unió con lazos aún más fuertes a los creyentes de esa Iglesia secular en la que se había convertido el comunismo para sus seguidores.

Con el paso del tiempo, y especialmente durante los años de lucha contra el fascismo, la izquierda revolucionaria bien organizada empezó a ser identificada prácticamente con los partidos comunistas. Habían absorbido o eliminado otras denominaciones de revolucionarios sociales.

Para Hobsbawn al denunciar despiadadamente a la figura de Stalin, haciendo hincapié en el culto a la personalidad que había erigido en su beneficio,  Kruschev terminó con los vínculos de la solidaridad internacional que habían unido a los partidos comunistas del mundo con los de la Unión Soviética. Una especie de terremoto se abatió sobre el comunismo internacional.

Esta situación se expresó en los acontecimientos que tuvieron lugar posteriormente en Hungría y Polonia. El drama para gran parte de los sinceros y fervorosos militantes comunistas se desencadenó cuando se enteraron de la  dolorosa verdad que en este caso no podía ser negada u ocultada. No provenía de los inveterados representantes de la ultraderecha o de los enemigos reaccionarios, o de la prensa burguesa siempre al acecho para denostar o descalificar los logros del comunismo, especialmente en la Unión Soviética.

La denuncia sobre la crueldad y el gran número de los crímenes cometidos por Stalin provenía desde Moscú, nada más ni nada menos, no había modo de desmentirlas o peor aun, de descreer en ellas. Aun aquellos menos crédulos, que tenían sus sospechas sobre algunas cuestiones  reaccionaron con asombro ante la dimensión de los asesinatos que se habían perpetrado contra miles de comunistas por órdenes de Stalin.  "La obra de Arnold Wesker, Sopa de Pollo, trataba  acerca  de una familia judía de clase obrera que entra en conflicto con su fe comunista. .”

Hobsbawn narró como hasta 1956 la “Rama de Actividades Económicas” del Partido Comunista, que hasta entonces había proporcionado buena parte de los ingresos del PC había sido un sólido y confiable apoyo por parte de la ortodoxia. En ese momento muchos de ellos habían hecho fortuna o habían mejorado mucho su condición económica.

Estos habitantes del East End, mayoritariamente judío, que se habían afiliado al Partido antes o durante la guerra no soportaron el descubrimiento de los sufrimientos padecidos por el judaísmo soviético bajo el gobierno de Stalin, especialmente en los últimos años de su gobierno. Se habían derrumbado todas las certezas éticas y morales en las que habían creído hasta ese momento.

Para el historiador E.H.Carr la historia de los sufrimientos de los judíos soviéticos no fue la consecuencia de medidas intempestivas o programadas, en todo caso del aumento progresivo e intensificado de  toda una serie de hechos que venían teniendo lugar desde los primeros años del régimen.   Carr considera que hubo muchas más víctimas judías en las purgas porque ellas se dieron con mucha mayor intensidad dentro del ámbito de la intelligentsia, que tuvo una alta proporción de presencia judía. “Aunque las masacres causadas por la guerra no pueden atribuirse al gobierno soviético,. la pesadilla que representaron los últimos años de Stalin se aleja, por su propia monstruosidad, de cualquier patrón preestablecido, y a ella siguió una cierta relajación, que, sin embargo, no significó el fin de las persecuciones, sino su limitación a dimensiones más “normales”.

En Rusia, los intelectuales y jóvenes judíos se sentían desde 1890 cada vez más atraídos por el Sionismo en la competencia que éste sostenía con la socialdemocracia en la captación de sus lealtades.

Continua en el margen izquierdo arriba

Fuentes: Eric Hobbawn, Años Interesantes.
E.H.Carr. De Napoleón a Stalin

Volver arriba


  



*Clases de español en Buenos Aires*

Spanish Lessons in Buenos Aires

Las clases de español se desarrollan en los estudios de las profesoras o en su domicilio. Se planifican de acuerdo a las necesidades lingüísticas e intereses personales de cada estudiante.

El equipo de profesoras está ampliamente capacitado y tiene años de experiencia en la enseñanza del español como lengua extranjera. Se trabaja con un material interesante, innovador y especialmente diseñado para las clases de español. Además del idioma, usted aprenderá sobre cultura argentina y latinoamericana. Las profesoras hablan inglés, hebreo y francés. Cursos para alumnos muy avanzados.    

Mas nformación:  spanish.lessons.buenosaires@gmail.com


RECIFE                      *La primera comunidad judía de las Américas
  Una historia apasionante de los judíos en América

 


Responsable de la División América Latina, de la Organización Keren Hayesod

 

 


Desde Jerusalem - Israel

 

 


Placa en la Entrada de la sinagoga

 


Placa en la Entrada de la sinagoga

Finaliza en el próximo número


En un rincón de Recife, a pocos centímetros por debajo del suelo, se ha descubierto la primera sinagoga conocida del continente americano. Con ella, vuelve a la luz la historia apasionante de los judíos en América.

La historia de los judíos en Brasil es muy antigua, más antigua aún de lo que nosotros imaginamos. Esta presencia ha sido muy importante dejando rastros históricos en las diferentes épocas coloniales -portuguesa, española y holandesa-, una importancia que no ha sido siempre valorada por los historiadores.

Hoy en día, gracias a un importante descubrimiento realizado en la ciudad nordestina de Recife, provincia de Pernambuco, podemos afirmar que los judíos ya se encontraban en Brasil mucho antes de que estas tierras pertenecieran a los portugueses.

Según los indicios históricos y las últimas investigaciones, la comunidad judía de Pernambuco se habría formado organizadamente en la primera mitad del Siglo XVII, período en el cual esta provincia se hallaba en manos del imperio holandés, y por lo tanto disfrutaba de la libertad religiosa que el mismo brindaba a sus habitantes.

 Judaísmo floreciente

Durante los siete años de gobierno del holandés Joao Mauricio de Nassau -entre 1637 y 1644- la inmigración judía fue constante, estos nuevos inmigrantes judíos se unieron a los cristianos nuevos  o judíos conversos que ya vivían en Recife. Esta inmigración fue altamente favorecida por los grandes contactos y relaciones comerciales que tenían los judíos sefardíes portugueses afincados en Ámsterdam con los emprendedores holandeses. Los judíos se dedicaban al comercio, exportación de azúcar y venta de esclavos africanos.

Durante estos años la Congregación Judía de Ámsterdam decidió, en 1642, enviar a uno de sus famosos rabinos a Recife, el Rabino Isaac Aboad da Fonseca -nacido en 1605 en Portugal, hijo de una familia de nuevos cristianos quien retornó al judaísmo luego de trasladarse a Ámsterdam-, a fin de ocupar el cargo en la nueva comunidad de Pernambuco, que ya contaba con 600 familias y así consolidándose finalmente. Isaac Aboad da Fonseca fundó la Congregación Kahal Zur Israel, que contaría con la primera sinagoga construida en territorio americano y cuya congregación llegaría a significar un 10% de la población total de Recife.

La presencia del rabino en la ciudad y la floreciente realidad económica y comunitaria atrajeron a más judíos a la zona, llevando a la creación de dos escuelas religiosas judías: Talmud Torá y Etz Jaim, y también de un cementerio judío ubicado fuera de la ciudad en el actual Barrio dos Coelhos.

Durante sus 13 años de presencia en Recife el Rabino Isaac Aboad da Fonseca fue la autoridad religiosa suprema de esta nueva kehilá. En 1646, luego de un intento portugués fallido de conquistar la ciudad, compuso el Rabino un himno de plegarias narrativas que describen los acontecimientos históricos, llamado Zekher Asiti le-Nifla'ot El, la primera composición judía en América aún preservada. Entre sus escrituras realizadas en este período se encuentran también un tratado de gramática hebrea: “Melekhet ha-Dikduk” - aún no publicado- y un tratado de Treinta Principios de Fe. Tras la caída de Recife en manos portuguesas el Rabino Isaac Aboad da Fonseca regresó a la ciudad de Ámsterdam donde se convirtió en un prominente líder de la comunidad local.

En 1654 el régimen holandés sobre esta parte del actual Brasil llegaría a su fin con la llegada de los nuevos conquistadores portugueses y su Inquisición. Esta Inquisición ya tenía un tribunal propio establecido en el año 1534 en la ciudad de Olinda, vecina a Recife.

Con la llegada de la Inquisición los nuevos judíos eran en algunos casos arrestados y deportados a Lisboa para ser juzgados por los Tribunales de la Inquisición. No obstante, fue sólo en 1654 y tras 20 esplendorosos años de régimen holandés donde la cultura y la arquitectura demarcaron y diseñaron la actual Recife, que un grupo de brasileños apoyados por el Reinado portugués lograron -por medio de acciones guerrilleras y la famosa batalla de los Guararapes- expulsar a los holandeses de Recife. Se trataba de la única colonia holandesa en Sudamérica, colonia en la cual estos nuevos judíos holandeses pudieron florecer y saborear la libertad que les había sido quitada en Portugal por la misma Inquisición que llegó luego a América.

La comunidad judía tuvo un período de tres meses para deshacerse de sus bienes y buscar un nuevo hogar. Parte de ellos regresaron a Europa, donde desarrollaron el comercio del azúcar en las Antillas Holandesas. Otros veintitrés miembros de esta comunidad, en cambio, emigraron accidentalmente hacia América del Norte cuando el barco que los conducía a Ámsterdam fuera atacado y sus pasajeros llevados a los puertos de la América Inglesa. Estos refugiados se afincaron en un nuevo lugar denominado Nueva Ámsterdam, donde se fundó la primera comunidad judía organizada de América del Norte, mejor conocida en nuestros días como Nueva York. Aquellos que quedaron en Brasil cayeron en manos de la Inquisición o se fueron asimilando a la sociedad gentil, sin haber dejado rastros.

Brasil quedó así en manos de los portugueses hasta el año 1822, año en el cual se fundó el Imperio de Brasil independiente, más tarde República.

Volver arriba

  Kristallnacht *Se cumplen 70 años* 1838 - 2008

Kristallnacht


Berlín 1938 Restos de la Gran Sinagoga

 

 


Un negocio de un propietario judío destrozado durante Kristallnacht Berlín, Alemania, noviembre de 1938.


La noche del nueve de noviembre de 1938, comenzó el más brutal de los ataques perpetrados en la historia moderna alemana contra los judíos.

Desde entonces se la conoce como la Kristallnacht o la noche de los cristales..

Se extendió al día siguiente y fue desencadenada por el ministro de propagando de Hitler, Joseph Goebbels. El pretexto fue el asesinato de Ernst Von Rath, un oficial de la embajada alemana en París muerto por un joven polaco de diecisiete años, Herschl Grynszpan, desequilibrado por la expulsión de su familia y otros 15.000 judíos de origen polaco que fueron deportados sin aviso previo a la frontera polaca, el 27 de octubre

Goebbels incitó a la población alemana a vengarse con sangre de los judíos  por el atentado de París. Trató de hacer pasar el ataque como un levantamiento espontáneo de la multitud contra la población judía.

El salvaje ataque fue perpetrado en toda Alemania, en Austria y en lugares bajo dominio nazi. El vandalismo con que fueron agredidos la población, los negocios, las viviendas y las sinagogas fue perversamente destructivo.  267 sinagogas fueron incendiadas y 177 de ellas totalmente destruidas. Siete mil quinientos negocios completamente dañados. Y lo más grave, el saldo de judíos muertos fue de 91, en tanto que 20.000 fueron arrestados y trasladados a campos de concentración.

La opinión pública fuera de Alemania quedó impactada e indignada, creando una publicidad extremadamente negativa. La prensa y la radio afirmaron que la Alemania hitlerista debía ser aislada de las naciones civilizadas. La opinión pública alemana se mostró también fuertemente impactada, a pesar de que había una muy fuerte desaprobación por lo ocurrido, la mayoría de los ciudadanos parecía objetar el desenfrenado y gratuito vandalismo utilizado en la destrucción de la propiedad privada. Tampoco hubo muchas protestas por los decretos que continuaron a los atentados y que fomentaron la creciente arianización y creación de una vida alemana económica libre de judíos. 

Un artículo del New York Times, de esa época comentaba los hechos ocurridos con estas palabras.“. . . Lo que ha ocurrido aquí significa mucho más que la tragedia de los judíos. Significa  que millones que detestan tales brutalidades han perdido su fuerza y posibilidad para protestar. . .Aquí crece, en el corazón de Europa, en un país antes civilizado un peligro para la civilización del mundo entero. . .”

Ciertamente ese fue el primero de los ataques sufridos por el judaísmo  en los dominios nazis, el grado de brutalidad y crueldad exhibido fue el anuncio de lo que se estaba preparando, y que nadie intentó detener. Todos los actos posteriores perpetrados por el nazismo instalaron niveles de violencia y horror a nivel masivo inéditos en la historia de la humanidad, el genocidio al que sometido el Pueblo Judío con toda una historia de sufrimiento a sus espaldas tampoco había tenido precedentes. Aunque el nazismo fue derrotado, el acostumbramiento y la tolerancia con que la humanidad asiste a actos intolerables contra la condición humana demuestran que los valores negativos propiciados por el nazismo triunfaron. 

Volver arriba

RECORDANDO                               * A Itzjak Rabin Z`L 1995-2008
  13 años del asesinato de Itzjak Rabin Z´L


Primer Ministro de Israel
1974-1977 y 1992-1995

 


Hace 13 años un 4 de noviembre fue asesinado el Premier israelí cuando finalizaba un impresionante acto por la Paz en la Ciudad de Tel Aviv.

Los trece años representan la Bar Mitzvá de los chicos que nacieron por ese tiempo.

Ese mundo y ese tiempo lleno de esperanzas para millares de personas y de jóvenes en especial, ha cambiado, como temía Rabin que sucediera sino se realizaban las negociaciones de paz con el enemigo. Rabín insistía que con él había que hacer la Paz.

Todas las esperanzas todos los sueños se frustraron, innumerables tragedias han ocurrido, tal vez porque esa pulseada la ganaron los que no tenían sueños, los que no amaban la vida y porque este mundo tan cruel y tan duro era en realidad el que ellos querían crear para todos nosotros, los derrotados con el asesinato de otro atrevido soñador que quiso un futuro mejor para sus nietos y los jóvenes de Israel.

Descansa en Paz, Itzjak Rabin, no te olvidaremos.!

Volver arriba

  ROMA 16 de octubre de 1943

Por Salvador Benmergui


La estación ferroviaria Roma Tiburtina, lugar desde donde los judíos romanos fueron concentrados y deportados hacia Auschwitz


*Son las 5.30 de un sábado de octubre, cuando el Gueto de Roma se encuentra rodeado por cientos de SS armados de ametralladoras. Justamente en las primeras horas de aquel día comenzó la gran redada en el viejo gueto de Roma. Más de cien alemanes armados rodearon el barrio judío; al mismo tiempo, otros doscientos militares se distribuían en las 26 zonas operativas en las que el mando nazi había dividido la ciudad en busca de más víctimas. 

Han cercado a cientos de judíos para proceder a deportarlos. Luego de algunas horas de un gigantesco rastrillamiento, la tragedia comienza con la captura de 1024 judíos romanos, 200 de los cuales eran niños. Dos días más tarde un convoy compuesto por 18 vagones parte de la conocida Stazione Roma Tiburtina y luego de de cuatro días de un terrible viaje arriban a Auschwitz. Para 1008 de ellos el viaje es solamente de ida y de un solo camino que termina en las cámaras de gas.

Solo 15 podrán a la finalización de la guerra retornar salvos a a casa (14 hombres y una mujer).

Ninguno de los 200 chicos pudo sobrevivir. Era el 16 octubre de 1943.

Volver arriba

   
*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui