* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 3 - Nº 59
30 de septiembre de 2008 / 30 de Elul de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

Stalin y los judíos (3)
La Masacre de Baby Yar - Aniversario

Judios de Trieste - Italia
Recordando: Sempo Sugihara, justo entre las naciones


YOM KIPUR

El día miércoles ocho de octubre, cuando hayan aparecido tres estrellas en el cielo comenzará la más solemne de todas las celebraciones  judías , el Yom Kipur, el Día del Perdón, un día dedicado al ayuno y al arrepentimiento.  El  inicio tiene lugar en las sinagogas con la entonación del Kol Nidrei, donde caducan todas las promesas. 

Cada judío, en  el gesto de adultez que le exige su culto, acompañado de su comunidad,  debe hacerse cargo de sus actos, del daño que haya inferido, voluntaria o involuntariamente a otro semejante, arrepentirse, pedir perdón  y tratar de ser perdonado. 

 En el judaísmo la razón y el conocimiento hacen a cada individuo responsable de sus actos, no puede alegar furia o ignorancia, debe ser responsable por los actos que comete,  el arrepentimiento debe servir para redimirlo de su culpa y  que puede permitirle continuar en paz su existencia.  

El Día de Kipur comienza con una oración escrita por  Ibn Gabirol (1021-1069) y que culmina con estas muy significativas palabras…

. . .Concede Tu benevolencia a Tu pueblo,
protégelo para que viva,
favorécelo con la vida para que la porte
cual diadema sobre su frente, perpetuamente.

Para cuando finaliza el día, cuando se contado a la congregación  la historia de Jonás,  se ha suplicado el perdón divino y los judíos  han rezado  por los que ya no están. Con la finalización de Kipur, a la caída del  sol y con las primeras estrellas, el deseo es Gmar Jatimá Tová, que se hayan confirmado nuestros nombres en el libro de la Vida .

Deseo que hacemos extensivo para todos nuestros amigos lectores.

!Gmar Jatimá Tová!

* Stalin y los judíos      continuación (3)
  El stalinismo                 Continuación Número anterior

El terror stalinista

Por Alicia Benmergui

 


Vassili Grossman 2da Guerra mundial

 

 


Vassili Grossman 2da Guerra mundial

 

Continua en el margen derecho

.....También es importante señalar la existencia de funcionarios que alentaban y expresaban abiertamente su odio, tales como Víktor Komarev, el vicejefe de la unidad de investigación del Ministerio de Seguridad del Estado que interrogó a los miembros del Comité Antifascista Judío.   En una carta a Stalin expresó " lo mucho que odio a nuestros enemigos", jactándose del pavor que su saña y su maldad  provocaba en aquellos que caían en sus garras.  "Odiaba y fui especialmente despiadado con los nacionalistas judíos, a los que veía como el más peligroso y dañino de nuestros enemigos. Debido a mi odio hacia ellos, era considerado un antisemita, no sólo por los acusados, sino por antiguos funcionarios del MGB de nacionalidad judía".

Uno de los acusados, Borís Shimeliovich, fue torturado tan cruelmente que tuvo que acudir a las sesiones del juicio en una silla de ruedas.

Continuará en el próximo número


Fuente: www.elpais.es.3/09/06Vasili Grossman y su despiadado tiempo (03/09/2006). Todorov, Tzvetan, Memoria del mal, tentación del bien. www.lpais.es 3/09/06



Los judíos soviéticos cuya lealtad al comunismo no podía ser cuestionada, profundamente preocupados y angustiados por la situación de los judíos europeos bajo el azote nazi, durante los años de la guerra, en abril de 1942 habían constituido el Comité Antifascista Judío (Evreiskii Antifashistskii Komitet, EAK). Un año antes habían hecho un llamamiento a los "hermanos judíos" de todo el mundo para contribuir a la lucha contra el fascismo.

Este hecho provocó no solo la desconfianza de Stalin, sino tambien el rechazo que ocultó ante la amenaza letal representada por la Alemania nazi para la Unión Soviética durante los primeros meses de la guerra. Solo por eso toleró la relación fluida que estos judíos establecieron con sus correligionarios norteamericanos y británicos. Una de las propuestas que fue absolutamente denegada era la creación de una unidad dentro del Ejército Rojo de una brigada internacional de judíos para que luchara contra el nazismo. 

Parte de este comité, con sus miembros más conspicuos viajó a Estados Unidos, en una gira con fines recaudatorios para colaborar con la causa bélica de la Unión Soviética. Esta gira fue todo un éxito por la suma aportada por el judaísmo norteamericano que recibió con alfombra roja a la delegación judeo-soviética. También fue todo un logro publicitario en un momento en que el apoyo norteamericano era fundamental para la supervivencia soviética. A pesar de todo esto el Comité y sus actividades siempre fueron vistos con desconfianza y sospechas por Stalin y sus acólitos, los acontecimientos posteriores especialmente con el fin de la guerra confirmaron esta hipótesis.

Grossman y Ehrenburg, dos patriotas rusos, insospechables adherentes al régimen, de origen judío, pero totalmente asimilados, se identificaron con el trágico destino del judaísmo europeo. Habían decidido tomar el proyecto ideado por Einstein y algunos importantes judíos norteamericanos escribiendo un Libro Negro sobre lo acontecido con las comunidades judías en los  territorios ocupados y la aniquilación de la que fueron objeto a manos de los colaboracionistas. Esto generó indignación en la Oficina de Información Soviética por insistir tanto en el tema del colaboracionismo.                                 En 1947 se le informó al comité la prohibición de la publicación del libro por haber cometido groseras faltas de carácter político. En agosto de 1946, Andrei Zhdanov inició un período denominado zhdanovschina, de persecución y represión ideológica y cultural, la época del Gran Terror fue llamada la  iezhovschina

Uno de los mejores testimonios de las vicisitudes padecidas por el pueblo ruso y en especial por el judío, bajo el régimen opresor de Stalin es el aportado por  Vassili Grossman. Robert Chandler un escritor y traductor considera que su libro, Vida y Destino tiene el mérito de trascender lo meramente literario, es un gran texto histórico que describe como nadie lo ha hecho hasta ahora la Rusia estalinista. El conocimiento profundo que tenía de su sociedad y de todos sus componentes le ha permitido reflejarla como nadie lo había logrado hasta ahora. Sabía como eran los judíos, los viejos bolcheviques que fueron eliminados por los años treinta, los oficiales del Ejército Rojo, desplazados de sus cargos no por incapacidad sino por sus relaciones con el Partido Comunista.

Nacido en una familia acomodada, en una ciudad “judía” de Ucrania, Berdichev, tuvo la formación y el talento necesarios que le permitieron durante el gobierno comunista trabajar como escritor, con todos los privilegios que esa condición representaba siendo miembro de la Unión de Escritores Soviéticos. La suya era una familia de judíos asimilados, que a pesar de todo los padecimientos del judaísmo ruso bajo el régimen zarista, se consideraba a si misma absolutamente rusa, sin vínculo alguno con sus orígenes judaicos simpatizaron y adhirieron a la Revolución Bolchevique y al nuevo gobierno soviético, por todos los valores que representaban y condenaban al antisemitismo porque consideraban que todos los hombres eran iguales.

El nazismo les hizo tomar conciencia de su identidad judía, a la que reivindicaron como propia, en solidaridad con los sufrimientos de su propio pueblo. Declarada la guerra, Grossman participó como corresponsal de guerra en todas las principales acciones en todos los frentes, Moscú, Stalingrado, Ucrania, Polonia, y en 1945, llegó hasta Berlín. En todas partes dió ejemplo de coraje y valentía, fue el corresponsal de guerra más famoso de la Unión Soviética.  Padeció la tragedia del Pueblo Judío, en carne propia, el 5 de septiembre de 1941 fueron asesinados diez mil judíos de Berdichev, el quince del mismo mes fueron masacrados los quince mil restantes, entre ellos su madre. El nazismo había aniquilado a toda la población judía de la ciudad ucraniana de Berdichev.                                                                                      La culpa de haber abandonado a su madre le persiguió hasta su muerte.

Grossman, al acompañar a las tropas soviéticas que iban liberando los territorios ocupados por el nazismo hasta Berlín, fue quién mayor y más completa información recabó sobre el genocidio padecido por el judaísmo europeo. También realizó una investigación sobre el Campo de Concentración de Treblinka. Los soviéticos ocultaron toda la verdad descarnada con que Grossman mostró los hechos de la guerra, especialmente de la Shoá. Al principio el escritor se negó a creer que  el sistema soviético tuviera actitudes antisemitas, pensaba que los actos de Sholojov era una muestra de atávicos sentimientos antijudíos, herencia del pasado previo a la revolución; hasta que comprendió pasada la guerra que el estalinismo en si mismo era   profundamente antisemita. Cuando escribió Vida y destino, recapacitó que ignoró deliberadamente las señales de antisemitismo en la época de la guerra, pero solo eran eso, por más amenazadoras que parecieran. En 1948, el régimen mostró abiertamente su virulento antijudaísmo que recrudeció con la campaña "anticosmopolita" de Stalin y la teoría de la conspiración en1952. Pese a todo, el antisemismo de Stalin no podía compararse con el nazismo alemán, provenía de sus fuertes sentimientos xenófobos por el carácter cruelmente persecutorio que imprimió hacia todos los que consideraba sus enemigos políticos.

Continua en el margen izquierdo

Volver arriba

  La Masacre de Baby Yar - Aniversario

67º Aniversario de las ejecuciones masivas de judíos

Baby Yar - Ucrania

 


Monumento conmemorativo

 

 

KIEV (EJP)
 
Cientos de personas se reunieron el 30 de septiembre en el monumento a Babi Yar en Kiev, Ucrania, para conmemorar el  67 aniversario  del inicio de la ejecuciones masivas de judíos por los nazis en septiembre de 1941

La ceremonia tuvo lugar en el monumento en Baby Yar cuando los nazis fusilaron a más de 100.000 judíos entre 1941-1944. 

Esta masacre se convirtió en un símbolo terrible de la Shoá.  

Parientes de las víctimas dejaron flores, velas y pequeñas piedras de acuerdo a la tradición judía en el monumento construido con forma de Menorá, un candelabro de siete velas.

El 29 y 30 de septiembre de 1941 cerca de 34.000 judíos, muchos de ellos ancianos, mujeres y niños, fueron llevados a un sitio en Babi Yar por las tropas alemanas que les dijeron que iban a llevarlos a otro lugar donde vivir, pocos días después de la invasión nazi.  

Fueron fusilados y lanzados desde el borde de un barranco durante dos días, en lo que fue la primera exterminación sistemática de judíos ucranianos.  
El barranco continuó siendo usado para las ejecuciones de más de 60.000 personas, judíos, gitanos, partisanos y prisioneros soviéticos de guerra fueron asesinados allí hasta 1943..

En la retirada ante el avance del Ejército Rojo, en 1943, las tropas nazis exhumaron y quemaron los cuerpos sepultados en Babi Yar en un intento de ocultamiento de las atrocidades allí cometidas.
Pero los secretos de Babi Yar se convirtieron en parte de las acusaciones contra los oficiales nazis en los juicios de Nüremberg, y los soviéticos levantaron un monumento en memoria de las víctimas.
Sin embargo las autoridades soviéticas trataron de minimizar la presencia judía dentro del drama acontecido en Babi Yar. Se prohibieron allí la conmemoración de los aniversarios y se trató de construir un estadio en 1960.                         En la actualidad viven en Ucrania alrededor de 180.000 judíos.

El antisemitismo continúa siendo un problema en el país en donde la comunidad judía ha gozado de una especie de renacimiento.  Ahora hay cerca de 60 sinagogas funcionando comparadas a las catorce de la era soviética de  posguerra. A principios de este año, el Consejo de Europa, una institución de derechos humanos establecida en Estrasburgo, publicó un informe que expresaba la preocupación por el crecimiento de ataques raciales en Ucrania y especialmente contra rabinos y estudiantes judíos, así como el vandalismo contra sinagogas, cementerios y centros culturales.

Volver arriba


Escuche

"MÚSICA Y VIDA DE ISRAEL"

Los domingos de 13 a 15 hs de Argentina por A.M. 670 Radio Antártida y por www.radiorepublica.com.ar

Dirección Daniel Olkenitzky

 

M I L I M Revista Digital
Ya llega a más de 10.000 personas a través del envío quincenal por mail. ¡SUSCRIBASE!

cultural@arnet.com.ar

 

 


  

Próximas festividades
Iom Kipur   Jueves
9
Octubre
2008
Tishrei
10
5769


www.nuevasion.com.ar
Periodismo judeoargentino con compromiso


Judios de Trieste - Italia                     Primera parte
  Comunidad Judía de Trieste - Italia

COMUNITA' EBRAICA DI TRIESTE

 


Sinagoga de Trieste

 

 


Frente Sinagoga Trieste

 


Interior de la Gran Sinagoga


Trieste
 
Fue uno de los principales puertos europeos de embarque para la emigración masiva a las Américas en la última parte del siglo XIX. 
 

Con la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en la puerta de entrada a Sión, una salida de emergencia para los Judios en Europa para ir a Israel. 

Dos buques operaban en la ruta Trieste - Haifa. 

Un capitán judío, Umberto Steindler de Jerusalén, realizó más de cien viajes a Palestina entre las dos guerras mundiales.

 

Por S. B.


Primera parte

 La Comunidad Judía de Trieste es la organización representativa de los judíos residentes en la ciudad.  Fue fundada para proveer y asegurar las necesidades asistenciales, culturales y económicas del grupo.

Para conocer la fecha probable de la llegada de los judíos a Trieste(1236), es necesario mencionar la existencia de un documento oficial muy antiguo que consiste en un acta notarial sobre una transacción económica entre un Obispo Giovanni y un judío Daniel David de Trieste, por el cual el primero reintegraba un dinero, que este David había gastado luchando contra los ladrones.

Después de que Trieste fue anexado a Austria en 1382, judíos de Alemania, súbditos del Ducado de Austria, y de otros principados locales, fueron a vivir a Italia. Desde 1684 hasta 1785 las autoridades ordenaron la construcción de un gueto y la obligación de los judíos de fijar su residencia allí. Como el concejo de notables, jueces y rectores solicitaban la expulsión de los judíos de Trieste, el emperador Leopoldo I, decidió en oposición al clero y la ciudadanía, instituir un gueto para separar la población judía del resto de la ciudad.

Por medio de un decreto imperial de 1696, se dispuso la construcción del gueto en la zona de Riborgo rodeado de un alto muro y con tres puertas que se mantendrían cerradas desde el atardecer hasta el alba y que estarían vigiladas por guardias cristianos mantenidos por la propia comunidad judía

En 1719, Carlos VI inaugura la apertura del puerto franco de Trieste con la intención de favorecer el tráfico comercial, se estableció de inmediato una sección comercial  judía, la comunidad se hallaba compuesta por cerca de 900 personas. En 1748 se inaugura al final de la Vía delle Beccherie, la primera sinagoga de rito alemán que va a reemplazar a la sinagoga privada que estaba en actividad en esos años. 

En 1753 la Emperatriz María Teresa de Austria permite a un grupo de judíos residir fuera del guetto para favorecer la política económica de la ciudad

Sin embargo, después de que la primera Sinagoga judía pública fue construida en una casa en Vía Delle Beccherie número 19 (ahora destruída), los judíos de Trieste sintieron  la necesidad de darse una especie de estatuto; por lo tanto a tal fin, en la tarde del 14 de diciembre de 1746, se convocó a una reunión de "particolari", nombre dado a aquellos jefes de familia que contribuían a los gastos de la comunidad.

El 19 de abril de 1771, la emperatriz María Teresa concedió dos Licencias Soberanas, que eran verdaderas ordenanzas, a los judíos de Trieste.  En 1782, con el famoso Edicto de Tolerancia, Joseph II admitió a los judíos en la Bolsa y les permitió ejercer las profesiones liberales.  Un año más tarde fue abierta la escuela primaria judía con el nombre de Scuole Normali Israelitiche. Al año siguiente, en 1784, las puertas del gueto fueron abiertas para que los judíos de Trieste pudieran vivir juntos con sus conciudadanos de religiones diferentes; sin embargo la mayor parte de ellos continuaron residiendo allí. Salen entonces, de esta manera los judíos de la segregación a la que habían sido sometidos durante tanto tiempo Después de una breve ocupación  de los franceses en 1797, comenzaron a construir dos nuevas Sinagogas en la calle de las escuelas judías, pero  fueron más tarde demolidas durante el primer cuarto del siglo cuando derribaron la Ciudad Vieja.

En 1810,se proclama la igualdad religiosa y civil de todos los ciudadanos

En el siglo XIX los Judíos de Trieste eran cada vez más importante en diversos campos, tales como Humanidades, Industria y Comercio, y también poco a poco crecieron en el número de habitantes. Muchos judios se convirtieron en pioneros en el ámbito de la banca, el comercio, los seguros lo que condujo  a la ciudad a un crecimiento espectacular.  Se establecieron importantes empresas y se fundaron compañías de seguros, tales como Assicurazioni Generali, RAS y Lloyd Adriático. Es importante destacar que, también, la comunidad judía de Trieste había producido elevadas figuras culturales como el escritor Italo Svevo y el poeta Umberto Saba, a los cuales aun hoy se los recuerda y conmemora con bustos en jardines públicos de la ciudad

Un de los judíos mas ilustres de Trieste, el rabino profesor Samuel David Luzzatto, (1800 - 1865) conocido como el Shadal, fue un filósofo, poeta, erudito bíblico y traductor.  Dirigió el recién creado seminario rabínico, Colegio Rabbínico en Padua.  Combinaba la profunda erudición de los rabinos medievales con las nuevas tendencias del judaísmo procedentes de la ilustrada Haskala,  en los círculos del norte de Europa.  Fue un maestro hebreo de la filología y tradujo la Biblia al italiano.  Su círculo literario judío incluye poetas, como su prima Rachel Morpurgo - cuyos sonetos, elegías y poemas de boda en el estilo sefaradí recuerdan a los poetas judíos del Renacimiento italiano. Aunque la mayoría de los judíos de Trieste no eran de origen italiano, igualmente se unieron a la unificación de Italia.

 La inmigración judía aumentó el número a 6000; los judios fueron prominentes en la economía de la ciudad y la asimilación a veces se tornó incontrolada.  En 1910, la poderosa Kehilá de Trieste aprobó la construcción de la Gran Sinagoga de Trieste.  Diseñada por los arquitectos Christian, Ruggero y Arduino Berlam, su plan seguía la tendencia de otras comunidades de Europa central en un estilo que recuerda al Medio Oriente en los edificios, antiguos y modernos.

En 1938 la legislación fascista y racista fue introducida en Italia y en 1940 existían ya ataques contra los judíos. En reacción a estas leyes y por la discriminacion laboral promulgada en 1939, la Kehilá abrió una escuela privada que funcionó hasta 1943 momento en que los alemanes tomaron el control de la ciudad.

La amenaza nazi impulsó a la gente a escaparse, para 1940 la mitad  de la población había abandonado la ciudad, en 1942 los fascistas profanaron la sinagoga. Durante la Shoá (el Holocausto) los nazis efectuaron redadas contra los judíos el 19 de octubre de 1943 y el 29 de enero de 1944; el objetivo era la gente anciana y enferma que vivía en las residencias de ancianos de Trieste. Después de  finalizada la Segunda Guerra Mundial alrededor de 1500 judíos permanecieron en Trieste; en 1965 el número bajó a 1052 sobre 280.000 habitantes. Este descenso de la población judía era debido a una carencia de equilibrio entre la muerte y los índices de natalidad.                                                                                           

 Hoy la Comunidad judía cuenta aproximadamente con 700 miembros

Volver arriba

RECORDANDO                               En 1985 *Justo entre las naciones*
  Sempo Sugihara                    Segunda y última Parte

Continuación del número anterior

La mayoría de los cerca de 20.000 judíos sobrevivieron el Holocausto en el gueto de Shangai hasta la entrega japonesa en 1945.

A pesar de la presión alemana para que el gobierno japonés entregue o mate a los refugiados judíos, el gobierno protegió al grupo.

Hace muy poco, a finales de marzo de 2006, el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés emitió un comunicado en el que explicaba que no había evidencias de sanciones disciplinarias por sus actividades en Lituania)
Existe una calle Sugihara en Kaunas y Vilnius, en Lituania y el asteroide 25893 se llama asteroide Sugihara.

Sugihara murió  julio el 31 de 1986. A pesar de la publicidad dada en Israel y otras naciones, él seguía siendo virtualmente un desconocido l en su país de origen.
 
Solamente cuando una gran delegación judía alrededor del mundo, incluyendo el embajador israelí en Japón en su entierro permitió a sus vecinos descubrir la importancia de la tarea humanitaria que había desarrollado.


Yaotsu, en la preceptura de Gifu, se inauguró la Humanity Hill
Foto oscar montero


.... Casi todas las embajadas obedecieron de inmediato. Sugihara, en cambio, logró extender su estadía otras tres semanas. Exceptuando a Jan Zwartendijk, el Cónsul Honorario holandés, Chiune Sugihara era ahora el único cónsul extranjero que quedaba en la capital lituana.
La última oportunidad que les quedaba a los refugiados judíos eran dos colonias de Holanda en el Caribe, las islas de Curaçao y Guyana Holandesa (hoy Surinam). Allí no se exigían condiciones demasiado rigurosas para lograr entrar.

El Cónsul holandés había obtenido una autorización para sellar sus pasaportes con permisos de entrada. Pero para llegar a estas islas los refugiados necesitaban atravesar la Unión Soviética, cuyo cónsul accedió a dejarlos pasar bajo una condición: además del permiso de entrada holandés, necesitarían obtener una visa de tránsito del consulado japonés, ya que para llegar a las islas debían atravesar el imperio nipón.
A finales de julio, Chiune Sugihara y su familia amanecieron con una multitud de refugiados reunidos fuera del consulado. Desesperados ante la inminente llegada de los nazis, ellos sabían que su única escapatoria pasaba por huir hacia el este, vía Japón. Chiune Sugihara se sintió tocado por la urgencia de los refugiados.              Sin embargo, no contaba con el permiso oficial de su gobierno para emitir cientos de visas. Las tres veces que Sugihara solicitó autorización para emitir visas, recibió la misma negativa del Ministerio del Exterior en Tokio.

El gobierno japonés siguió una política oficialmente neutral hacia los judíos, pero exigió que las visas fueran expedidas solamente si cumplían con los procedimientos apropiados de inmigración y tuviesen abundantes fondos. La mayoría de los refugiados no satisfacían estos criterios. Discutió entonces la cuestión con su esposa e hijos. Limitado por la obediencia, sentía el deber de ayudar en un momento tan dramático.  Era consciente de que desafiar las órdenes de sus superiores le podría ocasionar ser despedido y deshonrado. Esto repercutiría en su situación económica y en el honor de su familia. Temió por la vida de su esposa, Yukiko, y por las de sus hijos pero, finalmente, obedeció al mandato de su conciencia: Firmaría los visados sin contar con el permiso de Tokio.

Desde el 31 de julio hasta el 28 de agosto de 1940, Sempo y Yukiko Sugihara pasaron interminables horas escribiendo y firmando visas a mano. Sin detenerse siquiera para comer, Sugihara decidió no perder un solo minuto de tiempo. La gente aguardaba el permiso de tránsito haciendo fila durante el día y la noche. Cientos de postulantes se transformaron en miles. Sugihara trabajaba contra el reloj: sabía que no pasaría mucho tiempo hasta que lo forzaran a cerrar el consulado y abandonar Lituania. Continuó emitiendo documentos incluso hasta el momento de la partida del tren que lo llevaría desde Kovno hasta Berlín, el 1º de septiembre de 1940.

Cuando el tren dejó la estación, le entregó su sello oficial a un refugiado, quien así podría salvar a otros judíos.

Una vez que recibían sus visas, los refugiados no tardaban en trasladarse a Moscú en tren, y de ahí a Vladivostok en el ferrocarril transiberiano. Sughiara habló a los funcionarios soviéticos que convinieron permitir a los judíos viajar a través del país vía el ferrocarril Transporte-Siberiano pagando cinco veces el precio común del boleto
Desde allí, la mayoría continuó hacia Kobe (en donde había una importante comunidad judía), Japón, ciudad en la que se les permitió permanecer por varios meses. Luego fueron enviados a Shangai, China.

Miles de judíos polacos con las visas de Sugihara sobrevivieron bajo la protección del gobierno japonés en Shangai. Alrededor de seis mil refugiados huyeron a Japón, China y otros países en los meses subsiguientes. Habían escapado del Holocausto. El gobierno alemán presionó al japonés para que detuviese o eliminase los judíos fugados, pero éste último gobierno los protegió. En “The Fugu Plan”, un libro publicado en 1930 sobre el plan Fugu, se habla de la posibilidad de que un banquero judío americano de Nueva York, prestase una considerable suma de dinero al gobierno japonés durante la guerra ruso japonesa de 1905. El agradecimiento nipón podría estar detrás de la protección ofrecida.
Al terminar su labor en Lituania, el Ministerio de Asuntos Exteriores decidió posponer una sanción a Sugihara ante la necesidad de sus servicios. Así, fue enviado al consulado general en Praga, en 1941 y posteriormente a Bucarest. Cuando las tropas soviéticas entraron en Rumania, Sugihara y su familia fueron encarcelados. Liberados año y medio más tarde, regresaron a Japón en 1946

En 1947 renunció a su cargo. Oficialmente se trató de una reorganización tras el final de la guerra. Algunas fuentes hablan de que fue obligado a ello por la desobediencia que había cometido. En un principio solo encontró trabajo de media jornada como traductor e intérprete. Se estableció en Fujisawa, preceptura de Kanagawa. Trabajó en una compañía exportadora. Estuvo trabajando en Moscú durante dos décadas. Empleó entonces un seudónimo para evitar que las autoridades soviéticas le reconociesen como uno de los negociadores en el tema del ferrocarril de Manchuria

Jehoshua Nishri, uno de los supervivientes de Lituania logró contactar con él en 1968. Tenía diez años cuando logró salir del país con uno de aquellos visados. Sugihara fue invitado a visitar Israel al año siguiente. Fue galardonado por este país con el Premio Yad Vashem en 1985. Sugihara estaba demasiado enfermo para viajar a Israel así que su esposa e hijo aceptaron el honor en su favor. Les otorgaron a Sugihara y a sus descendientes ciudadanía israelí perpetua.

Murió en 1986 en Tokio. Lo que hoy sabemos de su gesta se lo debemos, fundamentalmente, a los testimonios de su esposa y de su hijo mayor, Hiroki. Posteriormente, en 1991, el gobierno japonés informó a su familia, él ya había muerto, de que su cese fue parte de un programa de reestructuración del Ministerio.

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui