* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 3 - Nº 56
15 de Agosto 2008 /14 de Av de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

Stalin y los judíos
Comunidad Judía del Japón

Recordando: Una Matanza desconocida

* Stalin y los judíos
  El asesinato de intelectuales judíos. Agosto de 1952

56 años de los asesinatos que aniquilaron la cultura idisch en Rusia

Escritores judíos asesinados

Por Alicia Benmergui

 


David Bergelson

 


Isaac Babel

 


Salomon Mijoels

El 12 de agosto de 1952, a siete años de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, el régimen stalinista asesinó a 24 intelectuales judíos de ese país.

Un día como ayert, 56 años atrás, la Unión Soviética, comandada por Stalin, asesinaba brutalmente, tras 4 años de juicios cínicamente prefabricados, torturas y humillaciones, a 24 escritores, poetas, ensayistas y periodistas y dirigentes judíos que escribían en idisch en la Unión Soviética de la posguerra.


Peretz Markish

“A mi padre, Peretz Markish, lo fusilaron el 12 de agosto de 1952.

Pero yo me quedé huérfano el 27 de enero de 1949, en la noche del 27 al 28; lo vinieron a buscar a nuestra casa, en la calle Gorki, y, tras mentirnos que “el ministro lo reclamaba para una entrevista”, se lo llevaron. 

Desde aquella noche no lo vi ni lo oí nunca más. De “allí” no se filtraba noticia alguna, nada, hasta la rehabilitación póstuma en diciembre de 1955.

Ninguna noticia, ni siquiera de la sentencia ni sobre la ejecución.

La Gestapo soviética aprendió de sus colegas alemanes este sistema de hacer desaparecer a la gente sin dejar huella, los nazis lo llamaron Nacht und Nebel – “noche y niebla”; desconozco como lo llamaban los “nuestros”.

De modo que se trata de una fecha redonda; ¿qué hay más redondo que medio siglo?.

Toda una vida vivida sin él. Pero no tengo intención de hacer un balance de mi existencia, ni de llorar mi orfandad, ni de dar lecciones para el futuro a los interesados, si éstos aparecen.

Mi único deseo es recordar a mi padre, quiero que se oiga su nombre, que se pronuncie según la tradición judía, también en la tradición del humanismo europeo, que atribuye a la palabra pronunciada, a la palabra impresa un poder que con nada se puede comparar ”

*Shimon Markish

 


Reflexionar sobre la historia del judaísmo ruso y los acontecimientos posteriores a la Revolución Rusa, es enfrentarse con la gran desilusión que significó para un sector del judaísmo, y no sólo para él, como veremos luego, la traición de la más grande utopía secular que conoció la historia.  

Cuando estalló la Revolución, en 1917 gran parte de los judíos de Rusia, se unieron a ella, llenos de esperanzas e ilusiones. En su larga historia como habitantes de la Rusia zarista habían sido sistemáticamente perseguidos, humillados y excluídos. Ese gran aislamiento forzado les había permitido desarrollar una vida nacional propia.

Su cultura religiosa había impregnado toda su existencia, “no había un solo judío que no supiese leer el ritual de oraciones o tan ignorante como para no poder seguir las disquisiciones talmúdicas del predicador local o del que venía de paso”. Paralela a esta vida religiosa también estos judíos poseían una amplia cultura secular, que fundamentalmente se expresaba en idish, pero no ignoraban ni despreciaban el hebreo y el ruso.

Tenían una prensa propia, diarios, semanarios, periódicos mensuales, publicaciones comerciales y revistas literarias y sus casas editoriales, teatros, galerías de arte y su propio sistema educativo.

También poseían una red de instituciones sociales que determinaban que aún en la aldea judía más pobre hubiese una escuela gratuita para indigentes, refugios para mendigos, entidades para para curación y cuidado de enfermos (Bikur Joilim), para la sepultura ritual (Jevre Kedische) la protección de viudas y huérfanos, otorgamiento de préstamos gratuitos y la búsqueda de novios para jóvenes solteras con las provisión de los ajuares para los casamientos de las novias pobres.

En las ciudades habían escuelas comerciales, establecimientos asistenciales y cooperativas de ayuda mutua entre otras instituciones. Lo mismo ocurría en la vida política, con toda su diversidad, como puede observarse era un mundo y una vida judía completos  y autónomos a espaldas de una sociedad que les había negado su integración y su aceptación. Los judíos sin proponérselo se habían constituído en una nación con cinco millones de integrantes.

Cuando muchos jóvenes comenzaron a vislumbrar la posibilidad de la liberación del aislamiento a que los había condenado su condición se entregaron fervorosamente a la causa revolucionaria, lo hicieron así entre otros y principalmente jóvenes intelectuales judíos que estudiaban en el extranjero.

Aquellos que podían iban a estudiar a universidades extranjeras porque las rusas estaban cerradas a cal y canto para ellos. Desde allí tomaron contacto con el creciente movimiento marxista ruso, lo que determinó la existencia de un gran número de judíos en los primeros cuadros dirigentes de la Revolución. Hasta los sionistas cifraron grandes esperanzas en la Revolución.  

El historiador E.H. Carr, en su libro De Napoléon a Stalin afirma que entre los problemas que heredó la Revolución y que prometió erradicar estaba ocupando un lugar muy importante el antisemitismo. "... Pero el antisemitismo era algo que estaba profundamente arraigado en las costumbres rusas tradicionales, especialmente en las zonar rurales. . .La historia de los judíos en la Unión Soviética es un rosario de buenas intenciones gradualmente ahogadas por una praxis defectuosa y a veces malintencionada". Carr sostiene que los bolchviques no consideraban a los judíos como una nación. Y que las diferenciasque los separaban de los gentiles, eran irrelevantes y creían que con el tiempo los judíos se asimilarían con el resto de la población Tal vez no pudieron prever lo que haría Stalin con los judíos y como traicionaría todas las esperanzas puestas es la Revolución de Octubre. 

El escritor B.Z. Goldberg, yerno de Scholem Aleijem da cuenta de las profundas diferencias existentes en la conducta hacia los judíos entre Lenin y Stalin. Según él Lenín declaró iguales a todas las naciones que componían el ex imperio ruso, rechazó el “chauvinismo” porque era un modo de desconocer la igualdad existente entre todas ellas. Condenó toda expresión de antisemitismo como una de las expresiones más peligrosas del “chauvinismo” ruso, porque estaba firmemente arraigado en la población y porque la consideraba  una de las manifestaciones más reaccionarias. Prohibió toda forma de discriminación. Siempre manifestaba gran frustración y a veces se mostraba  profundamente apenado a la imposibilidad de que un judío ocupase un importante cargo político, para no suscitar el rechazo popular.

Fue ese el caso de Trotsky cuando a pesar de la decisión de Lenin de nombrarlo Ministro de Interior, rehusó irrevocablemente ocupar el cargo porque veía su condición de judío como un impedimento para ejercerlo, dado el antisemitismo popular existente. Lo mismo ocurrió con el judío Joffe que rehusó conducir las negociaciones de paz con los alemanes en Brest Litovsk.

Durante  tiempo en que permaneció en el poder, no fueron cuestionados los derechos de los judíos a poseer una vida nacional, como no se discutían sus derechos a tener su propio idioma, el idish.

La política de su sucesor, Stalin fue el abandono total del socialismo proyectado e impuesto por Lenin, ya había advertido en 1913 que no consideraba a los judíos como una Nación. Su política hacia los judíos comenzó con una persecución que creció lentamente durante la década del treinta, y que culminó con una orgía asesina poco antes de su muerte. Para 1948 decidió que había concluído la existencia del judaísmo soviético, por lo que clausuró todas las instituciones judías que aún quedaban.

Luego hizo arrestar a todos los representantes más notables de ellas, además de los intelectuales judíos que fueron torturados para que confesaran que participaban en un complot para traicionar al Estado soviético. . La noche del 13 de enero de 1948, en Minsk, fue asesinado el gran actor judío Solomon Mijoels quien era director del Teatro Judío de Moscú y formaba parte del Comité Antifascista Judío.

Mijoels también había sido el representante oficial de la Comunidad Judía Soviética. Tuvo un fastuoso y espectacular entierro, como contraste con la miserable y despiado asesinato de que fue objeto.  Una de las acusaciones posteriores que le adjudicaron fue que era el ideólogo de una vasta conspiración  sionista. El asesinato de Solomon Mijoels marcó de esta manera el principio de una campaña antisemita sin precedentes, cuyo objetivo era la deportación y el exterminio total de los judíos soviéticos. El régimen consideraba a los judíos como los “cosmopolitas desarraigados ”..

Stalin estaba alarmado con la llegada de una misión diplomática del nuevo Estado de Israel, en octubre de 1948 encabezada por Golda Meier que fue recibida por una jubilosa manifestación de cincuenta mil judíos soviéticos.

Stalin temía que la creación del Estado judío pudiera inducir aspiraciones de independencia de la población judía soviética. En diciembre de 1948 fue liquidado el Comité Antifascista Judío, creado durante la guerra y que tan exitosamente desempeñó su misión en Estados Unidos, fue culpabilizado de haber sugerido que Crimea, despoblada de los tártaros, se convirtiera en un área destinada a la castigada población judía. Por esos días fue arrestada la mujer del canciller, un extremadamente fiel stalinista, Vjacheslav Molotov, la dirigente del comité judío Polina Zemcuzina, que fue deportada y liberada solo después de la muerte de Stalin.

En los meses sucesivos fueron asesinadas centenares de personalidades judías y deportadas decenas de miles de judíos entre los cuales se hallaban todos los miembros del comité salvo Illia Ehrenburg. En abril de 1949 fue cerrado el Teatro Judío de Moscú. Fueron  lanzadas campañas en la prensa de inspiración nacionalista, contra los “cosmopolitas desarraigados”, pero ya en agosto de 1941 el departamento de propaganda del Partido Comunista había deslizado una nota interna sobre la posición dominante de los judíos en los ambientes artísticos, literarios y periodísticos y en defensa de la contribución rusa a la  civilización

En enero de 1949, fueron arrestados ciento cuarenta y cuatro escritores judíos. Entre ellos se hallaban Peretz Makish y David Bergelson.  La literatura idish fue proscripta al mes siguiente. Entre los años transcurridos entre 1948 y 1952 las fuerzas vivas del judaísmo ruso pasaron de la vida a la muerte.

Los años 1952-53 vieron madurar una nueva gran purga. Ya en octubre de 1951 se había denunciado un “complot nacionalista judío” atribuído a Viktor Abakumov (intimo di Beria). En junio de 1952 fueron juzgados a puertas cerradas los dirigentes del Comité Antifascista Judío por un inventado complot sionista apoyado por los imperialistas para quitarle la Crimea a la Unión Soviética.

La conclusión fue la condena a muerte de todos los procesados con excepción de la famosa bióloga Lena Stern. El 12 de agosto de 1952, en una de las noches más negras de la historia del Pueblo Judío, fueron asesinados los poetas Dovid Hofstein, Itzik Fefer, Peretz Markish y David Bergelson, junto a una docena de otros escritores de idish.

En la nueva edición de la Enciclopedia Sovíética la palabra "judío" fué eliminada drásticamente y desaparecieron las referencias a los deportados. Los departamentes universitarios perdieron casi la mitad del personal por la expulsión de los judíos Todo parecía posible luego del anuncio en Pravda el 13 de enero, de que habían sido arrestados los integrantes de una “banda de médicos envenenadores”.

Eran nueve, que rápidamente se convirtieron en cuarenta judíos, la mitad de ellos, todos acusados de haber conspirado para asesinar a varios dirigentes soviéticos. Según las acusaciones entre sus trofeos figuraba notoriamente Andreï Jdanov, delfín potencial de Stalin, muerto en 1948 a la edad de 52 años. Conocido por el “complot de los uniformes blancos”, ese fue el motivo sobre el cual Stalin se ocupó personalmente de provocar el escándalo en esa fecha como una “Campaña anticosmopolita”.

El plan de Stalin, solo impedido por su muerte era montar un grandioso espectáculo entre 1952/53 con el proceso a los médicos judíos para acusarlos  “además de las obligadas tentativas de asesinato contra Stalin y otros hechos espantosos como el “asesinato” de Gorki en 1936. Quería montar una representación antisemita para lograr el apoyo popular. Immediatamente en toda la prensa se desencadenó una sostenida campaña antisemita criticando el sistema de seguridad soviética. Se produjeron los despidos en masa de judíos, arrestos y ejecuciones. Circuló una petición preparada por la KGB, aparentemente firmada por personalidades judías como el escritor Vasilij Grossman, el físico Lev Landau y Petr Kapitza, el violinista David Ojstrach,  en la cual se pedía la deportación de masa de los judíos soviéticos a Asia para protegerlos de la violencia antisemita. Después que una bomba estalló en la embajada soviética de Tel Aviv, la URSS. rompió relaciones diplomáticas con Israel.

Stalin declaró en el Comité Central del partido que “todo judío es un enemigo potencial al servicio  de los Estados Unidos”. Un artículo del Pravda tenía el  objetivo de justificar la radicalización de un antisemitismo de Estado que, bajo el eufemismo de “campaña anticosmopolita” se lanzaría a una persecución despiadada destinada a la eliminación del judaísmo soviético. En  noviembre de 1952 se decretaron las condenas a muerte de los responsables de la industria textil ucraniana, todos judíos.

En Checoslovaquia Rudolph Slansky presidente del Partido Comunista Checoslovaco, judío antisionista y antiisraelí muy ligado a Beria, y otros trece dirigentes del partido, diez de los cuales eran judíos. Por orden directa de Stalin, fueron procesados bajo la acusación de haber organizado un complot sionista para asesinar al presidente de la república y restaurar el capitalismo, en complicidad con Israel y Estados Unidos. Once de ellos fueron condenados a muerte en los meses sucesivos.  Dos meses más tarde, la muerte del dictador pone término a esta persecución, y las autoridades reconocen que las acusaciones llevadas contra los médicos eran falsas

Volver arriba


Escuche

"MÚSICA Y VIDA DE ISRAEL"

Los domingos de 13 a 15 hs de Argentina por A.M. 670 Radio Antártida y por www.radiorepublica.com.ar

Dirección Daniel Olkenitzky

 

M I L I M Revista Digital
Ya llega a más de 10.000 personas a través del envío quincenal por mail. ¡SUSCRIBASE!

cultural@arnet.com.ar

 

 


  

Próximas festividades
Rosh Hashaná
(2)
Martes
30
Septiembre
2008
Tishrei
1
5769
Iom Kipur   Jueves
9
Octubre
2008
Tishrei
10
5769


Recomendamos:
Video-Reportaje de Juan Jose Lavin (Chile) en Israel
Cronicas 24 TVN

Comunidad Judía del Japón
  Los Judíos del Japón

Por Salvador Benmergui

Los Judíos japoneses


Entrada de la Sinagoga Ohel Shelomo
Kobe -Japón

 


Coro de la Sinagoga de Beit Shalom Entonando canciones israelíes en hebreo

 

Fuente: The Jewish Community of Kansai
Synagogue Ohel Shelomoh
4-12-12 Kitano-cho
Chuo-ku
Kobe 650 – JAPAN  Tel (078) 221-7236

Jewish Community of Japan - The Jewish Virtual History Tour – Japan - By Mara Weiss

Around the jewish world
Tolerance, respect for tradition
hallmarks of Jews living in Japan
By Steven L. Herman


Los judíos constituyen un grupo étnico minoritario en el Japón, donde viven solamente cerca de 1.000 judíos: aproximadamente el 0,0008 % de la población total del país. Aunque el judaísmo ha existido y se ha practicado en una escala muy limitada en Japón, sin embargo es muy rico en historia judía. 

*Historia judía en Japón   Primeros encuentros

Las primeras evidencias comprobadas entre el Japón y la gente de ascendencia judía se remiten al siglo XVI, con la llegada de viajeros y comerciantes europeos (sobre todo de Portugal y Holanda).  Al menos desde 1853, y luego del Tratado de Kanawa, entre los EEUU y Japón y posteriormente con el -Tratado de Amistad y Comercio entre los Estados Unidos y Japón, en julio 29 de 1858; se permitió una política extranjera  favorable para que las familias judías comenzaran a llegar a Japón.

Los primeros inmigrantes judíos llegaron a Yokohama en 1861 y establecieron una comunidad de 50 familias (de varios países occidentales) construyeron la primera sinagoga en el Japón. La comunidad se trasladaría más adelante a Kobe, después del gran terremoto de Kanto de 1923, que destruyó la mayor parte de Tokio y que tuvo un efecto importante sobre la vida judía en Japón.

Hasta ese momento la comunidad judía más activa estaba en Yokohama. Después del terremoto la comunidad se trasladó a Kobe, que entonces poseía cerca de 50 familias

Los judíos de Kobe, grupo formado por los prisioneros judíos rusos liberados  que habían participado de la guerra ruso japonesa y la revolución de 1905. Desde principios del siglo XIX a los años 50, la comunidad judía de Kobe era una de las más grandes de Japón formada por centenares de judíos que llegaban de Rusia y del Medio Oriente. Estos judíos mesorientales, conocidos como los "Judíos de Baghdadi",  vinieron originalmente a Kobe desde Iraq y de Siria, así como del Yemen, Irán, y de otras áreas de Asia central. Quizás la familia más prominente entre ellos era la de los Sasson, conocidos como los"Rothschilds del Este" 

Otros judíos vinieron a Japón de Europa Central y de Europa Oriental, y particularmente de Alemania. Mientras que algunos emigraron por razones económicas, otros respondieron a los progresivos cambios producidos durante los años 30.

Esta colectividad judía crecía con la llegada de judíos de los Estados Unidos y de la Europa occidental por razones múltiples. Formaron comunidades organizadas que tenían un presidente del comité, un tesorero y una estructura comunal.

Otro establecimiento judío muy antiguo fue el que se estableció en 1880 en Nagasaki, un importante puerto japonés. Esta comunidad era aun más grande que la que estaba en Yokohama, consistente en más de 100 familias.

La Sinagoga de Beth Israel fue creada en 1894. La comunidad iría creciendo y seguiría siendo muy activa hasta que declinó eventualmente por la guerra Ruso-Japonesa en el siglo XX.

El Plan de Fugu o Diagrama de Fugu era un esquema creado por el gobierno imperial en los años 1930, centrado alrededor del proyecto de ubicar a refugiados judíos que escapaban de la Europa nazi, en Manchuria, territorio controlado por Japón en el continente asiático. El Plan fue trazado en la creencia que los judíos podían ser absolutamente beneficiosos para al Japón.

La motivación parece haber estado basada en la convicción sobre la verdad existente en los Protocolos de las Sabios de Zión, el panfleto anstisemita elaborado por el zarismo ruso, que postulaba el concepto sobre que los judíos poseen una capacidad casi sobrenatural para  acumular dinero y poder. Líderes japoneses tales como el capitán Inuzuka Koreshige, el Coronel Yasue Norihiro y el industrial Aikawa Yoshisuke, conocido como el "experto en judaísmo"; creyeron que este poder económico y político podía instalarse en Japón con una inmigración controlada, y que esa política también aseguraría el favor de los Estados Unidos por la supuesta influencia que ejercían los judíos americanos.

Aunque se realizaron muchos esfuerzos para atraer a la inversión judía y a los inmigrantes, el plan fue muy limitado por el deseo del ejército de no interferir con la alianza que mantenian con la Alemania nazi. Irónicamente, a pesar de ser una parte del Eje y un aliado de Alemania, que persiguió y asesinó a los judíos, durante la Segunda Guerra Mundial, Japón era uno de los países más seguros para los refugiados judíos...... Continuará

Volver arriba

RECORDANDO * Una Matanza desconocida
  El Nazismo y los Thyssen Bornemisza

Alicia y Salvador Benmergui


Davos, Palace Hotel,: Margit von Batthyány, Ehemann Ivan y Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza Foto Condesa


David R. L. Litchfield

 

Comunita Ebraica di Milano Mosaico Sitio oficial de la Comunidad Judía de Milan

 

Fuente: Mosaico 22 de julio 08/Un massacro come dessert


* Una matanza como fin de fiesta

» El horror de una olvidada matanza fue descubierta a raíz de una búsqueda histórica que nada tenía que ver con el objeto de la investigación. En vez del material para un agiografia de la familia Thyssen Bornemisza y de su amor por el arte, el historiador David R. L. Litchfield ha encontrado el testimonio de un secreto inconfesable.

 En la noche del 24 marzo de 1945, en la vísperas de la derrota alemana,  con los rusos a las puertas de Berlín, tuvo lugar una fiesta con el sabor de una celebtación del fin del mundo.

La Condesa Margit von Thyssen Bornemisza ofrece a sus anfitriones en el castillo de Rechnitz, en la frontera entre Austria y Hungría, un exclusivo espectáculo para después de la cena: 200 judíos, en la peores condiciones, ya ni siquiera para ser utilizados como esclavos o mano de obra barata, indefensos y desnudos, preparados para ser asesinados a palos y a tiros por los aristocráticos invitados. 

Esta historia, conocida por los historiadores, no había tenido ninguna repercusión pública, quizás por el enorme poder de la familia Thyssen, relacionada al jet set internacional.  Dueños de una inmensa fortuna, construida con el acero, y que ha sido la dueña de la colección privada más grande de arte del mundo, más tarde donada al Estado español por el barón von Thyssen Bornemisza de Heini, en los años noventa.

Hoy el caso ha sido puesto de relieve por el Frankfurter Allgemeine Zeitung que se ha entrevistado con Litchfield: “He comenzado este trabajo en 1992 por razones comerciales. La familia von Thyssen me ha comisionado la edicion de un libro para conmemorar la dinastia Thyssen. Por este motivo y buscando documentacion realicé estos terribles descubrimientos “.

Casi en momento final del Tercer Reich y ya próximo el Ejército Rojo a las fronteras con Austria, muchisimos judios húngaros obligados a marchar en una carrera infernal hacia el oeste, fallecen por las terribles condiciones que soportan. Algunos cientos de ellos, en condiciones inhumanas, son llevados a una casa de campo en Rechnitz, a los sótanos de un castillo, aun en poder de las SS, pero donde aun viven Margarita la condesa Thyssen Bornemisza junto con Joachim Oldenburg, ella afiliada al partido nazi y él, empleado civil del Thyseenngas, una compañía de la familia y una especie de curador de la condesa.

Luego de la guerra la familia ha intentado crear con su mecenazgo, una versión muy distinta de sus relaciones con el nazismo. Han pretendido  esconder y lo han logrado muy exitosamente, una historia sorprendente, por la perversa crueldad y la bestialidad que han demostrado, en una matanza de judíos realizada por sus propias manos y  han escapado, impunes y prestigiosos, a la acción de la justicia y de la opinión pública.

Volver arriba

 

 

 

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui