* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 3 - Nº 54
15 de Julio de 2008 /12 de Tamuz de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

THE FORVERTS * Diario en Idish de New York
LA FE DEL RECUERDO Laberintos Marranos

Recordando: A 14 años del Atentado a la AMIA

MILIM Revista Digital

Adhiere y convoca al Acto Central de la Comunidad Judía Argentina con motivo de cumplirse el 14ª Aniversario del Atentado a la AMIA
 Viernes 18 de Julio a las 9.53 hs en Pasteur 633.

ACTO DE JUVENTUD
JUEVES 17 DE JULIO DE 2008, 20 Hs. Pasteur 633

Organiza: Amia Juventud, Departamento de Hagshamá de la O.S.M., JUMA (Juventud Macabea), NOAM-MAROM, UEJA (Unión Estudiantil Judeo Argentina) y Consejo Juvenil Sionista Argentino.


ACTO MEMORIA ACTIVA
Lunes 21 de Julio, 9:30 Hs. Plaza Lavalle
(Frente a Tribunales)
* THE FORVERTS *Diario en Idish de New York *Segunda Parte
  Historia del FORVERTS * New York

Por Alicia Benmergui


The Jewish Daily

*FORWARD*

 


Edificio del Forverts

 



(Viene del margen derecho)
 
Pronto llegaron otras generaciones de inmigrantes, como siempre, y sus hijos se establecieron a lo ancho de Estados Unidos, pero ahora no había dentro de las nuevas olas de inmigrantes que llegaban nuevos lectores de idish para ocupar los lugares perdidos.
 
Y fue así que el Forward entró en una larga y lenta declinación, de la que se recuperó adaptando y cambiando su formato a los nuevos tiempos, así como comenzó a utilizar el inglés porque los descendientes de los inmigrantes ya no sabían leer idish y dejando este para quienes los saben y lo aman como su idioma. Continuará


En abril de 1897, cuando el Forward hizo su aparición en las calles de Nueva York, Estados Unidos estaba saliendo del cuarto año de depresión económica, marcado por el malestar generado por la violencia ejercida sobre los trabajadores y la corrupción desenfrenada en los negocios. Un mes antes, en marzo, el republicano William McKinley había comenzado su período presidencial luego de haber ganado unas elecciones que habían sido muy duramente peleadas contra el populismo radical de William Jennings Bryan, un demócrata de las praderas. Bryan había electrizado a la nación con su osado mensaje sobre la economía - “Ustedes no crucificarán a la humanidad sobre una cruz de oro.” – pero el republicano le ganó por 20 votos a uno.

La derrota de Bryan y el triunfo conservador provocó una ola de malestar en los sectores radicalizados. Estallaron las huelgas en todo el país, desde las minas de carbón a las fábricas de camisas y los ferrocarriles. En diciembre, la Federación de Trabajadores de América se dividió – por primera, pero no última vez – cuando los mineros del Este se separaron uniéndose al tímido AFL.

La prensa diaria luchó para mantener la agitación a su alrededor. Adolph Ochs, un judío alemán de Tennessee, había comprado el New York Times en 1896 y prometía elevar su nivel como diario mundano, con clase, sobrio, objetivo y cuidadoso, dedicado al quehacer e información de los ciudadanos lectores del mundo. En febrero de 1897, Ochs definió su trayectoria futura con el lema, colocado en el borde superior de la primera plana “todas las noticias que merecen ser impresas”. En la vereda opuesta, “El Mundo de Nueva York” de Joseph Pulitzer y “El Diario de Nueva York” de William Randolph Hearst estaban en un camino diferente. Se involucraron hasta el fondo en una carrera donde competían el uno con el otro para sacarse ventaja con un nuevo periodismo sensacionalista y escandaloso donde los temas eran el sexo y el crimen.

En enero de 1897, cuando su rivalidad alcanzó el punto más alto, la prensa snob de Nueva York se burló de esas páginas escandalosas de inflamado estilo, inventando un nuevo término, “prensa amarilla”. Pero mientras los otros la despreciaban, la prensa amarilla estaba estableciendo la agenda nacional. Habían tomado partido por la causa de la independencia de Cuba, llamando implacablemente a la guerra contra España para otorgar la democracia norteamericana a los latinoamericanos.

Para 1898 ellos tuvieron su guerra, y Estados Unidos su primer imperio. Este era el mundo al que entró Forward el 22 de abril de 1897. Las historias que encabezaban la primera plana contenían indirectamente los temas del siglo: un reportaje desde  el frente en la Guerra de Medio Oriente; un relato sobre el malestar de los cubanos – encabezado “Bravo Cubans” – más historias de las huelgas que continuaban a todo vapor en Nueva York, una huelga de lecheros en Buenos Aires y una crónica sobre la corrupción sobre la casi nueva administración de McKinley. Desde sus inicios, el Forward fue un diario que se ocupaba de los temas estadounidenses y mundiales. A diferencia de otros periódicos de inmigrantes, no intentó simplemente conformar a sus lectores con sus modos familiares, contándoles los chismes del gueto. Más bien, aspiró a permitirles conocer el mundo en el que se hallaban y tampoco nunca deseó ser un diario selecto para selectos lectores.  Esto significa que desde el principio quiso ser una voz del pueblo. Ese fue su secreto: hablaba el lenguaje de sus lectores de la clase trabajadora, en un lenguaje sencillo que pudieran comprender fácilmente, nunca por encima de ellos y nunca por debajo. Para 1925 era uno de los diarios de mayor circulación en los Estados Unidos y hay quienes dicen que el más querido.

El Forward verdadero no surgió completo cuando irrumpió en la escena en abril de 1897. Fue una tarea progresiva, desarrollándose en el tiempo hasta encontrar su propia voz. Reclamó en 1898 contra los “patrones capitalistas” y la explotación en sus fábricas. Lloró en 1903 por las víctimas de los pogroms. Aconsejó, mirando hacia los inmigrantes en 1918 que escaparon de los guetos. Colaboró con los pioneros sionistas que estaban reconstruyendo el Hogar Nacional Judío en 1925. Se alineó en 1935 detrás de Roosvelt y su New Deal. Advirtió en 1940 sobre la tormenta que se cernía sobre  Europa. Década por década adaptó su mensaje y su tono a medida que iba cambiando el mundo de sus lectores.

Otros diarios buscaron aumentar sus lectores atrayéndolos hacia ellos; el Forward, en un modo casi único, fue hacia sus lectores y compartió sus vidas, y su nombre se convirtió en una leyenda. El destino del Forward fue demasiado único. Entre 1940 y 1945, la máquina de guerra del nazismo alemán exterminó sistemáticamente a los hablantes judíos de idish de Europa Oriental, el corazón palpitante del judaísmo mundial. Como ya se había señalado, el Forward se hallaba entre los primeros que advirtieron sobre la amenaza nazi, y cuando se desencadenó la tragedia, el Forward contó absolutamente todo, sin dudarlo. Solo más tarde, y luego de cierto tiempo el Forward pudo comprender todo el significado de la tragedia y cuanto de ella le afectaba también directamente. Los nazis no solo habían asesinado seis millones de judíos, ellos habían destruido las raíces de una civilización, los más de mil años de una cultura que se expresaban en el idish del judaísmo de Europa Oriental. El mundo judío perdió su corazón; el Forward perdió sus futuros lectores.

(continua margen izquierdo)

Volver arriba


Escuche KOL HASHALOM en la red, en la dirección: www.580am.com.ar
de 8 a 9 hora argentina el día Domingo. Radio Universidad Córdoba

Video Recomendado

A Maydale From Tel Aviv

Canción Idishe por Max Perlman

 


  

Próximas festividades
Tishá B'Av   Domingo
10
Agosto
2008
Av
9
5768
Rosh Hashaná
(2)
Martes
30
Septiembre
2008
Tishrei
1
5769
Iom Kipur   Lunes
9
Octubre
2008
Tishrei
10
5769


M I L I M Revista Digital
Ya llega a más de 10.000 personas a través del envío quincenal por mail. ¡SUSCRIBASE!

cultural@arnet.com.ar

 

LA FE DEL RECUERDO Laberintos Marranos
  Los Judíos Ocultos

Por Alicia Benmergui

El libro de Nathan Watchtel - La fe del recuerdo - construye una galería de retratos marranos que describen los itinerarios de esos judíos del secreto, españoles y portugueses, convertidos a la fe católica a partir de fines del siglo XIV

 


El médico Luciano Oliveira da Paraíba indicando la letra hebrea Shin en el frente do velho oratorio que por generaciones pertenece a su familia

 


Odmar Braga y Nathan Watchel


El Historiador francés Nathan Wachtel nos cuenta en su libro- La Fe del Recuerdo, Laberintos Marranos, editado por primera vez en castellano en 2007, que desde hace muy poco tiempo existe un abierto retorno al judaísmo por parte de brasileños nacidos en familias cristianas, especialmente en las regiones de Pernambuco, Paraíba, Río Grande del Norte y Ceará.

Algunos de ellos fueron entrevistados por el historiador que dejó  testimonio de sus historias de vida en su libro. Allí relata que los entrevistados pertenecen a diferentes niveles sociales, algunos a la elite, otros provienen de sectores medios y bajos,  pero sin embargo encontró que a pesar de las distancias y de las diferencias sociales y económicas, todos ellos tienen algo en común, todas las familias de conocen entre si, saben las genealogías de cada una y arreglan los casamientos pues saben que deben casarse entre si.

Entre ellos existen dos categorías, “nosotros” (o los “nuestros”) y “los otros” a pesar de que no se habla ni de cristianos nuevos ni de judíos. Se diferencian de otras familias brasileñas por la transmisión de costumbres muy antiguas y que salvo algunas cuestiones de menor importancia, la mayor parte de ellos conservan, tales como las normas alimentarias, una prohibición absoluta con respecto a la ingestión de la carne de cerdo, muy habitual y cotidiana en el Brasil. No comen pescados ni alimentos que contienen sangre. Con respecto a ese tema, la educación de los chicos es extremadamente severa, no pueden comer nada fuera de su casa, ni siquiera tomar agua como cuenta el historiador.

El sábado es día de descanso, se encienden las velas en honor de “los ángeles” pero no se utiliza la palabra Shabat. Se mantienen fechas de ayuno, muchos de los testigos cuentan que nunca vieron a sus padres ir a misa ni celebrar festividades cristianas, algunos de ellos eran violentamente anticlericales, pero también los hay quienes tenían sacerdotes dentro del ámbito familiar. La explicación sobre estos hábitos de vida es que “eran tradiciones familiares”

Cuando llegaron de los sertaos a las ciudades descubrieron con sorpresa que lo que ellos consideraban costumbres puramente cristianas no lo eran, por el contrario eran muy ajenas y poco recomendables para las prácticas que la iglesia ordenaba para los buenos cristianos. Lo que descubrieron era que estaban tratando de perpetuar de alguna, manera su herencia judaica, eran lo que desde hace poco más de 500 años se llamó judaizantes. Algunos de ellos luego de constatar este origen oculto tratan y algunos lo logran de retornar al judaísmo.

Nathan Wachtel nos transcribe el testimonio de algunos de estos marranos del Brasil, en este caso el de Paulo Valadares Riberio dos Santos a quien describe como un hombre de personalidad rigurosa, austera y de firmeza en sus convicciones, alguien profundamente introvertido. Profesor de historia, con cuarenta y un años de edad proviene de una familia muy antigua cuyo pasado pudo rastrear muchas generaciones hacia atrás con algunas lagunas que intenta cubrir. Lo mas impactante de su discurso es es lo que refiere a la herencia de la sangre y la imperiosa obligación de la endogamia que debían conservar a toda costa. 

Su madre era de Sergipe en el Brasil y su padre de Portugal, desde donde vino para casarse con ella.

Para cuando nació la familia estaba establecida en San Pablo “. . . . Mi padre era una persona muy reservada, muy secreta… no había que manifestar nada exteriormente. ¿Que me enseñó sobre la religión? Nos leía la Biblia directamente, pero sólo los Salmos. Nunca entró a una iglesia. Siempre hacía una broma ‘Si pasas por delante de una iglesia no estornudes, si no van creer que estás haciendo la señal de la cruz’. . .”

Paulo relata que conservaban un estricto lo que llamaríamos nosotros un estricto cashrut, en su niñez tenía estrictamente prohibido comer o beber algo fuera de su casa, ni siquiera agua. Para no ofender a nadie tenían que tener un bagaje de buenas explicaciones, o no tener amigos, como le ocurrió a él que vivía aislado en la fazenda de la familia. Nunca trabajaba en sábado y el día de Kipur al que no llamaban así, el ayuno era muy estricto. Su madre le enseñaba cosas e insistía  que debía hacerlas tal cual como se le enseñaban a ejecutarlas. Ante cualquier pregunta la respuesta era “.  . porque tu abuelo lo hacía así y él dijo que había que hacerlo así. . .”

La región donde vivían era muy católica con mucha población italiana y muy devota. Su familia nunca iba a la iglesia, en un lugar donde nadie dejaba de hacerlo, los otros chicos le besaban la mano al cura cuando visitaba la escuela algo que su madre le tenía estrictamente prohibido hacer. El padre reforzaba la prohibición con la recomendación de “Si hay un buitre, no lo saludes” En su casa no había imágenes ni estatuillas, se fomentaba el desprecio por esa clase de íconos, sin embargo toda esa conducta estaba envuelta en un cuidadoso disimulo, sus padres no

mencionaban el hecho de que eran judíos. Eso no se decía, las diferencias estaban establecidas por las palabras “nosotros” “y los demás” “los otros”, “los de afuera” “los descreídos”. Su explicación acerca de la cuidadosa endogamia mantenida por esos grupos es por la amenaza que significaba la Inquisición, el único modo de preservar el secreto era mantenerlo dentro del mismo grupo.

Con la adultez y la relación con los otros aprendió que las otras familias no tenían un secreto como el suyo como siempre lo había creído. Contó que es profundamente religioso, para él el judaísmo es una cuestión moral y ética, considera que el primer deber de un judío es ser una persona decente, buscar el bien, no perjudicar ni dañar a nadie en el mundo. Esa conducta para Valadares es su primer deber, practica todos los rituales judaicos, aunque no puede comprender como ocurrió la Shoá, de la que había oído, “. . Solo lo descubrí más tarde cuando nuestros atletas fueron asesinados en los Juegos Olímpicos de Munich”

Existen varios problemas muy complejos en relación a estos judíos secretos, uno de ellos es la exigencia de conversión para quienes están seguros de no necesitarlo.

Según Wachtel, estos “judíos marranos” comenzaron a salir de la sombra durante los años ochenta, principalmente en los noventa, y en especial en el Nordeste de Brail. En el Estado de Río Grande del Norte, se creó la primera comunidad en su capital, Natal con el nombre de Asociación Religiosa Israelita Marrana, que era dirigida por uno de los pioneros de este movimiento Joao Fernandes Días Medeiros. En Recife, el jazan y rebe, de una sinagoga azkenazí, Isaac Essooury, sefaradí de origen marroquí impartió y dio generosamente clases de iniciación religiosa judía a un grupo de veinte jóvenes descendientes de familias de cristianos nuevos.

Volver arriba

RECORDANDO * A 14 años del Atentado a la AMIA
  Nosotros Recordamos (AMIA)

Por Alicia Benmergui


18 de julio de 1994
-
 
18 de Julio de 2008

 

14 años sin JUSTICIA


Siempre que llegan estos días, mi mente retrocede a ese tiempo tan doloroso y amargo que hubo en los días posteriores del atentado. Tenía la sensación de que una vez más la tragedia se había abatido sobre nosotros. Y la burla y el escarnio por la impunidad existente con respecto al tema de la Embajada de Israel, nos escupían sobre la cara porque no habíamos sido capaces de lograr impedir, con la acción de la justicia, que este vil atentado también se perpetrara.

Mi sueño de la infancia y de la adolescencia había sido vivir en Buenos Aires, que para mi fue como para otros llegar a París o Nueva York, la culminación de mis sueños. Y aquí elegimos vivir en este barrio, un barrio al que quiero, donde he vivido la mayor parte de mi vida. Está muy cerca de la AMIA, el bramido que la destruyó removió los cimientos del edificio donde vivo y sacudió los vidrios de las puertas sin que llegaran a romperse milagrosamente.

Ese barrio que puedo recorrer con los ojos cerrados se convirtió para mi en esos días y por un tiempo bastante prolongado en un lugar siniestro y amenazante, porque había sido recorrido por los que planearon y ejecutaron la destrucción de nuestra vieja mutual de granito negro.

Porque hubiera sido una camioneta o un container, no importa que, los que lo hicieron tuvieron la suficiente tranquilidad y oportunidad para permitirles destrozar tantas vidas, además de las muertes que causó.

Nunca olvidaré el zumbido del helicóptero que esa noche no me dejaba dormir.

Siempre recordaré el cartel con la foto de una hermosa chica rubia que sonriente nos miraba radiante de vida, había sido pegado a la pared por su novio que pedía datos para quien pudiera contar si la había visto, porque en esos trágicos momentos inocentemente, muchos quisimos engañarnos con la creencia de que algunos sobrevivientes shoqueados por la explosión deambulaban perdidos por la ciudad. Nunca me olvidaré de ella, el otro día vi su nombre en unos de las pocas lozas junto a los arbolitos que se mantienen en pie, en homenaje a las víctimas de la explosión.

Recuerdo a muchos de los que conocí, veo a sus familiares que viven con esa herida abierta, con el recuerdo de esas vidas truncadas con tanta perversidad. Nunca me olvidaré de esos muertos, ni de sus familias, cualquiera de nosotros pudo ser uno de ellos. Y tengo mucha vergüenza, por ellos y por todos nosotros, los judíos y por todos los ciudadanos argentinos que no hemos sido capaces de reparar esta injusticia como tantas otras que se han cometido.
 
Tengo no solo vergüenza, también tengo la convicción de que nadie puede hacerse el distraído y creer que hay un futuro posible con tanta impunidad.
 
Todas las víctimas merecen al menos el consuelo y la dignidad de la justicia que hasta ahora brilla desvergonzadamente por su ausencia.

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui