* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas Organización Sionista Argentina
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 3 - Nº 49
30 de Abril de 2008 /25 de Nisan de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

Historia de los judíos de LIBIA
Primera Sinagoga en América, Recife, Brasil

DÍA DEL RECUERDO Iom haShoa vehaguevura

                                                  

!Festejamos con orgullo y alegría los primeros
60 años del Estado de Israel!
8 de mayo de 1948/2008 - 3 de Iyar de 5705/5765

Declaración de la Independencia  

ERETZ ISRAEL fue la cuna del pueblo judío. Aquí se forjó su identidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí logró por primera vez su soberanía, creando valores culturales de significado nacional y universal, y legó al mundo el eterno Libro de los Libros.

Luego de haber sido exiliado por la fuerza de su tierra, el pueblo le guardó fidelidad durante toda su Dispersión y jamás cesó de orar y esperar su retorno a ella para la restauración de su libertad política.

Impulsados por este histórico y tradicional vínculo, los judíos procuraron en cada generación reestablecerse en su patria ancestral. En los últimos decenios retornaron en masa. Pioneros, maapilim y defensores hicieron florecer el desierto, revivieron el idioma hebreo, construyeron ciudades y pueblos, y crearon una sociedad pujante, que controlaba su economía y cultura propias, amante de la paz, pero capaz de defenderse a sí misma, portadora de las bendiciones del progreso para todos los habitantes del país, que aspira a la independencia y a la soberanía.

En el año de 5657 (1897), respondiendo al llamado del padre espiritual del estado judío, Teodoro Herzl, se congregó el Primer Congreso Sionista que proclamó el derecho del pueblo judío a la restauración nacional en su propio país.

Este derecho fue reconocido en la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917 y reafirmado en el mandato de la Liga de las Naciones que, específicamente sancionó internacionalmente la conexión histórica entre el pueblo judío y Eretz Israel y al derecho del pueblo judío de reconstruir su Hogar Nacional.

La catástrofe que recientemente azotó al pueblo judío - la masacre de millones de judíos en Europa - fue otra clara demostración de la urgencia por resolver el problema de su falta de hogar, restableciendo en Eretz Israel el Estado Judío, que habrá de abrir las puertas de la patria de par en par a todo judío y conferirle al pueblo judío el status de miembro privilegiado en la familia de las naciones.

Sobrevivientes del holocausto nazi en Europa, como también judíos de otras partes del mundo, continuaron inmigrando a Eretz Israel superando dificultades, restricciones y peligros, y nunca cesaron de exigir su derecho a una vida de dignidad, de libertad y de trabajo en su patria nacional.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía de este país contribuyó con todas sus energías en la lucha de las naciones amantes de la libertad y la paz en contra la iniquidad nazi, y, por la sangre derramada por sus soldados y el esfuerzo bélico desplegado, le valieron el derecho de contarse entre los pueblos que fundaron las Naciones Unidas.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución que disponía el establecimiento de un estado judío en Eretz Israel. La Asamblea General requirió de los habitantes de Eretz Israel que tomaran en sus manos todas las medidas necesarias para la implementación de dicha resolución. Este reconocimiento por parte de las Naciones Unidas sobre el derecho del pueblo judío a establecer su propio estado es irrevocable.

Este derecho es el derecho natural del pueblo judío de ser dueño de su propio destino, con todas las otras naciones, en un Estado soberano propio.

POR CONSIGUIENTE NOSOTROS, MIEMBROS DEL CONSEJO DEL PUEBLO, REPRESENTANTES DE LA COMUNIDAD JUDIA DE ERETZ ISRAEL Y DEL MOVIMIENTO SIONISTA, ESTAMOS REUNIDOS AQUI EN EL DIA DE LA TERMINACION DEL MANDATO BRITANICO SOBRE ERETZ ISRAEL Y, EN VIRTUD DE NUESTRO DERECHO NATURAL E HISTORICO Y BASADOS EN LA RESOLUCION DE LA ASAMBLEA GENERAS DE LAS NACIONES UNIDAS, PROCLAMAMOS EL ESTABLECIMIENTO DE UN ESTADO JUDIO EN ERETZ ISRAEL, QUE SERA CONOCIDO COMO EL ESTADO DE ISRAEL.

DECLARAMOS que, desde el momento en que termina el Mandato, esta noche, víspera de Shabat, el 6 de iyar, 5708 (14 de mayo, 1948) y hasta el establecimiento de las autoridades electas y permanentes del estado, de acuerdo con la constitución que habrá de ser adoptada por la Asamblea Constituyente a ser elegida, a más tardar el 1o de octubre de 1948, el Consejo del Pueblo actuará en calidad de Consejo Provisional del Estado y su brazo ejecutivo, la Administración del Pueblo, será el Gobierno Provisional del estado judío, que se llamará "Israel".

EL ESTADO DE ISRAEL permanecerá abierto a la inmigración judía y el crisol de las diásporas; promoverá el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad, justicia y paz, a la luz de las enseñanzas de los profetas de Israel; asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad de culto, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Lugares Santos de todas las religiones; y será fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

EL ESTADO DE ISRAEL está dispuesto a cooperar con las agencias y representantes de las Naciones Unidas en la implementación de la resolución de la Asamblea General del 29 de noviembre de 1947, y tomará las medidas necesarias para lograr la unión económica de toda Eretz Israel.

APELAMOS a las Naciones Unidas para que asistan al pueblo judío en la construcción de su Estado y a admitir al Estado de Israel en la familia de las naciones.

EXHORTAMOS - aun en medio de la agresión sangrienta que es lanzada en contra nuestra desde hace meses - a los habitantes árabes del Estado de Israel a mantener la paz y participar en la construcción del Estado sobre la base de plenos derechos civiles y de una representación adecuada en todas sus instituciones provisionales y permanentes.

EXTENDEMOS nuestra mano a todos los estados vecinos y a sus pueblos en una oferta de paz y buena vecindad, y los exhortamos a establecer vínculos de cooperación y ayuda mutua con el pueblo judío soberano asentado en su tierra. El Estado de Israel está dispuesto a realizar su parte en el esfuerzo común por el progreso de todo el Medio Oriente.

HACEMOS un llamado a todo el pueblo judío en la diáspora para que se congregue en torno de los judíos de Eretz Israel y lo secunde en las tareas de inmigración y construcción, y estén juntos en la gran lucha por la materialización del sueño milenario - la redención de Israel.

PONIENDO NUESTRA FE EN EL TODOPODEROSO, COLOCAMOS NUESTRAS FIRMAS A ESTA PROCLAMACION EN ESTA SESION DEL CONSEJO PROVISIONAL DEL ESTADO, SOBRE EL SUELO DE LA PATRIA, EN LA CIUDAD DE TEL AVIV, EN ESTA VISPERA DE SABADO, EL QUINTO DIA DE IYAR DE 5708 (14 DE MAYO DE 1948).  

* Historia de los judíos de LIBIA                 *Continuación
  Judíos de Libia *Su Historia* Continuación

Por Alicia Benmergui


Zmira Chen
Cantante judía libia

 

 

 

 


Hlafo el-Gawi,
padre de Shoshana el-Gawi,
y su familia.
Falleció a los 96 años en 1994

 

 

 

 

 


Hlupha (Pedazur) Benattia

 

 

 

 

 

 


Fuente:www.wilkipedia.org


Un cántico exitoso en la Tefilá del Musaf de Kipur era objeto de comentarios por muchas semanas. Era un evento ciudadano que celebraba el triunfo de quién tenía una bella voz y en mi familia eran muchos los que querían cantarlo. Me hubiera gustado haber nacido una o dos generaciones antes. Hubiera podido encontrar aquellos verdaderos maestros con quien estudiar el Talmud y el Zohar. Sabía todo del Purim Shoshan, de la historia de Ester, de Mordejai y del impío Aman. Pero si se pedían noticias sobre los orígenes de los otros dos Purim, que llamábamos afectuosamente Purim per bugia (Purim de mentira), para diferenciarlo del verdadero Purim, no había quien pudiera explicármelo.

Quería aprender el hebreo puesto que no era posible continuar los estudios luego de los primeros cinco años de la escuela elemental, por lo que me decidí a traducir la Biblia. Al hacerlo sin saberlo seguía los pasos del eruditos judíos medievales. Mis juegos lingüísticos eran un verdadero oasis. Podían llevarme días enteros. Lo celebraba como un triunfo personal: salir del interior del mundo donde había crecido, las culturas en las que me había formado.

Allí las personas no se odiaban si hablaban un lengua diferente, si tenían religiones diferentes, en todo caso las diferencias eran una riqueza para intercambiar.  Los intercambios variaban desde la más estrecha observancia religiosa a la frecuentación de la sinagoga en los únicos días de fiestas solemnes. Los negocios, salvo los de uno o dos rebeldes, permanecían cerrados los sábados. Los matrimonios se celebraban dentro de la pertenencia religiosa y entre quienes poseían el mismo status social. Cuando no era así se desataba un gran escándalo. El kashrut era muy respetado pero crecía el número de personas que no se avergonzaban de ser vistas en auto el Shabat.

El extrañamiento de la vida pública del país era la regla, la más elemental de las precauciones. Aunque hubiésemos querido identificarnos con los símbolos de la nueva nación no lo hubiéramos logrado. Podíamos llamarnos libios pero no árabes, ni musulmanes, y era esto finalmente lo que contaba para la pertenencia nacional.

Tenía diez años y sentía una solidaridad espontánea por la lucha del pueblo argelino. Pero esa solidaridad encontraba un límite angustioso frente a la perspectiva de si surgiría un nuevo Estado, se agregaría a la larga lista de aquellos que practicaban el boycot contra Israel. Aunque lo hubiese olvidado la histeria antiisraelí bastaba para recordármelo. Mejoraron nuestras condiciones de vida, especialmente luego del descubrimiento del petróleo en los años sesenta, la cantidad de pobres en la comunidad se había reducido solo a cuarenta familias. A pesar de eso la inseguridad y el temor  se habían instalado en la vida de todos nosotros. Avanzaba la marea de un antiimperialismo xenófobo, identificado como el enemigo de las naciones árabes, el rechazo de una nueva burguesía y de una inteligencia emergente, era un sombrío presagio. Pero el hombre en general no obedece nunca al mandamiento de dejar su casa y sus lugares sino es obligado…  En la visión tradicional del Islam, los judíos tenía derecho a la protección, pero no a la igualdad jurídica y sustancial. Los judíos podían llegar a ser ricos e influyentes y esto podía ser bien aceptado por la clase dominante islámica más tradicional, en particular los otomanos que sabían que podían contar con su lealtad. Pero los judíos debían saber estar en su puesto y no siempre esta precaución era una garantía frente a crisis sociales agudas o los cambios imprevistos en la distribución del poder al interior de la sociedad árabe. El impacto de la sociedad árabe islámica en su encuentro con el colonialismo europeo había representado para los judíos una posibilidad nueva de emancipación de una condición secular de opresión y subordinación. Se trataba sin embargo de un proceso cargado de conflictos con el resto de la sociedad árabe que era producto del contacto con el exterior y no generado por una transformación interna. . .

Para la totalidad de los judíos fue un verdadero trauma ver humillados en la plaza pública aquellos pocos que habían osado desafiar la orden de las autoridades coloniales de tener abiertas las puertas de sus negocios el día sábado. . . Dos años después, con las leyes raciales establecidas también para los judíos de un día para el otro, fue vedada la asistencia a las escuelas públicas, formar parte de la administración y de todo servicio público.

Con la llegada de los ingleses en enero del 43, la comunidad pareció poderse tranquilizar con la cuestión de las deportaciones y de los bombardeos, del trabajo forzado y de las represalias. Los rumores sobre el exterminio nazi no habían llegado todavía al país (trescientos fueron los deportados con pasaporte británico) también por precaución no faltaba quién evitaba hace uso del jabón por los rumores que afirmaban que los nazis utilizaban grasa humana para su  producción.  El encuentro con los soldados del Yishuv incorporados en la octava armada británica, había generado entusiasmo. Las asociaciones judías de inspiración sionista habían retomado con fuerza sus actividades. De Macabi al  Ben Yehudah, a los scouts de los Zofim y a la organización juvenil Hejalutz, bullía todo con nuevas iniciativas llenas de esperanza. En realidad el retorno de los viejos cuadros locales del nacionalismo árabe y la llegada tras las tropas de ocupación británicas de “personal árabe importado” la red de sirios, palestinos y sobre todo egipcios, encuadrados en los servicios auxiliares de policía habían creado una situación cargada de conflictos y peligros.

 Agitando el espectro “de un complot sionista” los representantes del nacionalismo árabe descubrían un medio particularmente insidioso para utilizar la envidia y las frustraciones de la plebe con los intereses de sectores económicos emergentes, deseosos de suplantar y sustituir “al capital extranjero”. El odio contra el judío formaba parte de un conflicto mayor por la ruina de las viejas elites árabes en el poder, acusadas de complicidad con el colonialismo europeo.

Continuará

Volver arriba

Escuche KOL HASHALOM en la red, en la dirección: www.580am.com.ar
de 8 a 9 hora argentina el día Domingo. Radio Universidad Córdoba


  

Recomendamos

60º Aniversario del Estado de Israel

1ª de mayo: Iom Hashoa - Día del Recuerdo

7 de mayo: Iom Hazicaron - Día de recordación de los caídos por la Independencia de Israel

8 de mayo: 60ª Aniversario de la Independencia del Estado de Israel

M I L I M Revista Digital
Ya llega a más de 10.000 personas a través del envío quincenal por mail. ¡SUSCRIBASE!


Primera Sinagoga en América, Recife, Brasil
  Sinagoga Kahal Zur Israel



Sinagoga Kahal Zur Israel
Frente

 

 


Interior Sinagoga

En su cima, en 1645, la comunidad judía de Recife contaba con 1.630 miembros, la misma cantidad que la próspera comunidad judía de Amsterdam, de acuerdo con el historiador holandés Franz Leonard Schalkwijk.

"El dominio económico de los judíos provocó varias protestas (de católicos y protestantes)," escribió Schalkwijk en su libro "Iglesia y Estado en el Brasil holandés."

Cuando terminó el gobierno holandés en 1654, los judíos fueron expulsados, asesinados o forzados a esconderse bajo la Inquisición católico romana.

Un grupo de Recife desafió temporales y piratas para llegar a lo que ahora es Nueva York, donde fundó la primera congregación judía de América del Norte, llamada Shearith Israel, "los remanentes de Israel."


Sinagoga Kahal Zur Israel (Congregación Roca de Israel)se halla situada en la ciudad de Recife en el Estado de Pernambuco en Brasil

Fue la primera sinagoga en América, inaugurada en 1637 por el Rabino Isaac Aboab da Fonseca, luego sus ruinas permanecieron así por trescientos cincuenta años. La sinagoga fue construida por judíos holandeses, y funcionó entre 1637 y 1654, año en el que los portugueses expulsaron a los holandeses del territorio que hoy es Brasil. Sus primitivos restos, recientemente identificados y preservados integran en la actualidad el Centro Judaico de Pernambuco. Esta institución dispone de informaciones sobre la historia del pueblo judío en Pernambuco, durante la ocupación holandesa (1630-1654) a través de los restos recuperados de la prospección arqueológica de la sinagoga. Pese a que la sinagoga fue destruida y en su lugar se levantaron otras construcciones, su existencia fue documentada por el cronista portugués Fernando Mezquita, quien la ubicó en la Calle de los Judíos, actual Calle del Bom Jesús, en el centro histórico de Recife.

Basándose en ese y otros documentos históricos, como el inventario de bienes que dejaron los holandeses, y apoyado en la superposición de mapas, el arquitecto José Luiz de Mota Meneses localizó en 1992 el lugar bajo el cual estarían las ruinas de la sinagoga. La confirmación del hallazgo se hizo en 1999 cuando trabajos de prospección arqueológica revelaron el lugar donde estuvo el complejo de la mikve, pozo usado por los judíos para el baño ritual de purificación.

La autenticidad de la mikve fue certificada por un tribunal rabínico, tras lo cual comenzó la reconstrucción de la sinagoga con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Recife, la Comunidad judía de Brasil y la Fundación Safra, perteneciente a una familia de banqueros judíos y que aportó los cerca de 700 mil dólares invertidos en el proyecto. Durante las excavaciones también fueron encontrados pedazos de una menorá, el candelabro judío de siete brazos, así como restos de otros utensilios.

Todos los hallazgos arqueológicos fueron conservados en su lugar original y a su alrededor se reconstruyó la sinagoga, con un mobiliario elaborado según los existentes en las sinagogas más antiguas de las Antillas Holandesas. Fue construida con piedra y cal. Luego de la expulsión de los holandeses, la propiedad de la Calle de los Judíos fue donada a los habitantes portugueses - brasileños y después a una congregación de sacerdotes católicos. luego perteneció a la Casa Santa de la Misericordia. Al comienzo del siglo XX, la modernización del centro histórico de Recife destruyó muchas casas viejas, pero de pura casualidad no alcanzó a la Calle de los Judíos, y le cambiaron el nombre por el de la Calle del Buen Jesús

Usando antiguos mapas, las excavaciones arqueológicas descubrieron las ruinas de la sinagoga, incluyendo la mikve original, un baño de ceremonias religiosas, bajo seis capas de pisos. Restaurada, la sinagoga reabrió en diciembre del 2001.

Desde entonces, se ha convertido en una de las principales paradas del circuito turístico de la ciudad, capital del estado de Pernambuco, y sus archivos atraen a numerosos historiadores brasileños y extranjeros.

Los estudiosos están develando gradualmente el papel prominente que tuvo el judaísmo en la primera sociedad brasileña.

"Esto desafía la visión estereotipada de que la cultura brasileña se basó en un trípode de portugueses, indios (nativos) y africanos," dijo Tania Kaufman, jefe del Archivo Histórico Judío de Recife.

"Ahora sabemos que los judíos fueron una parte fundamental de la del crisol cultural de Brasil," agregó.

Archivos históricos en Brasil y Amsterdam muestran que los judíos ayudaron a construir la industria azucarera, carreteras, puentes y un sistema básico de aguas residuales en el noreste. Muchos también hicieron dinero comerciando esclavos.

Volver arriba

* Recordando    DÍA DEL RECUERDO Iom haShoa vehaguevura

 

* No Olvidaremos !!
1 de mayo
26 de nissan
 
Iom haShoa vehaguevura
 
Día de recordación del Holocausto y del heroísmo

 


Jana Zsenes

 


Januz Korchak


“¿Quién hablaría de ellos si no hablamos nosotros? ¿Quién incluso pensaría en ellos? En larga amnistía moral acordada a los asesinos, los asesinados nos tienen solo a nosotros para  pensar en ellos. Si dejáramos de pensar en ellos, completaríamos su exterminio y ellos serían definitivamente aniquilados. Los muertos dependen enteramente de nuestra lealtad. El pasado nos necesita para ayudarle, para recordárselo a quienes quieren olvidar”. Estas palabras mas o menos así fueron escritas por Vladimir Yankelevich, un filósofo francés y las hacemos nuestras en este día de Recordación que es Iom Ha Shoá y que se evoca el 22 de Nissan.

 Por esa razón convocamos al pasado para no olvidar y para homenajear a la dignidad judía. En el día de Iom Hashoá recordamos y homenajeamos a todos los que resistieron de todas las maneras posibles. El nazismo no solo determinó el aniquilamiento del judaísmo europeo, no le alcanzó con el asesinato y el genocidio, añadió el sufrimiento del escarnio, la indignidad y la humillación, la  crueldad extrema y perversa de los verdugos se cebó en las víctimas gozando de su sufrimiento.  A través de ellos trató de demostrar que los asesinados eran merecedores de su fin, porque no integraban el género humano. Sin embargo existieron innumerables actos de arrojo, valentía y solidaridad humana. Cuando se levantaron las paredes del gueto encerraron dentro de sus muros a judíos ortodoxos, seculares, a judíos conversos y a los que eran descendientes de aquellos y que asistían a las tres iglesias que también se hallaban allí. También  estaban los nacionalistas polacos, los judíos asimilados como se nos ha mostrado en el film  “El Pianista”, los judíos comunistas, los bundistas y las diferentes variantes que componían el sionismo polaco, gente de todas las profesiones y de todas las edades, provenientes de todas las clases, diferenciados por el lenguaje, la cultura y las creencias. Las formas de resistencia abarcaron desde las actividades culturales que implicaban la existencia de diversos estudios, aún los científicos, representaciones teatrales, actividades musicales, la publicación de un periódico clandestino, la lectura de libros, el registro histórico de la existencia en el guetto llevado a cabo por Ringelblum debidamente escondido para que pudiera ser conocido por la posteridad.

Mas notable aún fue la ayuda social llevada a cabo por hombres y mujeres, especialmente por estas últimas que desafiaron a la muerte y a las más penosas condiciones de la existencia. Las mismas organizaciones juveniles que luego lucharían y resistirían contra las fuerzas nazis, eran quienes trataban de cultivar en granjas colectivas sionistas lo mismo que en todo espacio disponible en  techos, patios y balcones para poder contribuir con alimentos a la subsistencia de la población del gueto. Cuando todo ello se mostró inútil ante la eminente destrucción del gueto y su población, esos movimientos juveniles sionistas se unieron a jóvenes militantes bundistas, comunistas y socialistas para librar la última batalla por la dignidad, dirigidos por Mordejai Anilevich, integrante del Hashomer Hatzair, presentando  una resistencia inesperada y humillante para los bien alimentadas y armadas fuerzas nazis que en una Europa sometida y humillada sorprendió al mundo por su duración y  por el coraje demostrado por los sitiados, hambrientos y casi desarmados jóvenes combatientes.

Pero también rendimos homenaje a todos los otros que lucharon y se levantaron en otros guetos, aun en el más terrible de los campos como fue Auschwitz, a los partisanos, a los que formaron parte de la Resistencia en todos lados, a los judíos que se presentaron como voluntarios para combatir en la Brigada Judía llegada de Palestina, a los paracaidistas que también vinieron de allí, entre ellos una de las más heroicas Jana Zsenes, a Enzo Sereni, asesinado en Dachau, a los que combatieron en los ejércitos aliados, a los oficiales y soldados judíos que formaron parte de la Armada Roja soviética, cuyo sufrimientos cuando eran tomados prisioneros se duplicaban por su condición de judíos y entre todos a ellos, a las mujeres que desempeñaron y sostuvieron la lucha con total desprendimiento y entrega de si mismas. A todos los héroes desconocidos, al enorme Januz Korchak que no abandonó a sus niños a la hora de su muerte, a todos ellos no los olvidaremos, aunque esta memoria y este recuerdo sea molesto para algunos, queremos ser el testimonio y los mantenedores de su recuerdo para que a lo largo de las generaciones el recuerdo de su existencia perdure, para de esta  manera derrotar los designios del nazismo que se propuso destruir a nuestro Pueblo y su dignidad. 

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

           

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui