* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas *Organización Sionista Argentina*
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 2 - Nº 43
30 de Enero de 2008 /23 de Shevat de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

El Judaísmo y la Cultura Europea - * Los Judíos y la "Belle Epoque" Primera parte
Historia de los Judíos de Kurdistan

Colombia - Barranquilla - Comunidad Judía de Barranquilla
Recordando: * "Pedí a los médicos nazis que no me estropearan todo"

* Reflexionando......

El contenido de este número de Milim, está relacionado con algunos de los objetivos que nos hemos propuesto llevar a cabo desde el momento en que nos incorporamos al espacio virtual que hoy ocupamos. Contar historias del judaísmo y de los judíos, ocuparnos del aporte judío a la cultura y tratar de traducir al castellano, material que habitualmente no circula en nuestra lengua.

 En esas historias hemos tratado de traducir y trasmitir un relato sobre la llegada de los artistas judíos, de distinto origen a París, la Ciudad Luz , en la Belle Epoque , y algunos de los avatares, más allá de su destino personal, que como judíos debieron enfrentar.

La historia de los judíos y su participación y conflictos en la modernidad será un tema recurrente en nuestra publicación, pues es uno de esos tópicos que mayor interés nos despierta.

Para quienes vivimos en la América del Sur, todo lo relacionado con Europa, con Africa, con Asia es extremadamente lejano, llegar a Israel y conocer judíos de nacionalidades de lugares tan distantes despierta nuestra curiosidad y nuestros interrogantes. A esas preguntas intentamos buscarle las respuestas.

El Beth Hatsefuzot, el Museo de la Diáspora existente en Tel Aviv, también ha sido un notable detonador de interrogantes y preguntas derivadas de la información que proporciona.

Tratar de comprender y reflejar la diversidad existente dentro del universo judaico, su riqueza y complejidad es otra de nuestras aspiraciones.

Debemos confesar que la información y las cosas que queremos contar exceden este espacio y el tiempo disponible, pero estamos intentando hacer lo mejor que podemos.

* El Judaísmo y la Cultura Europea                   *Continuación
  * Los Judíos y la "Belle Epoque" Primera parte

 

*LOS JUDIOS Y LA BELLE EPOQUE


*Le Petit Pont de Perrigny*
Michel Kikoïne 1892-1968

 


*Camile Pissaro*
Les boulevards exterieurs
Effet de neige

 

 



Mane Katz

 

...A partir de estos primeros años del siglo XX es por oleadas sucesivas y por estratos yuxtapuestos pero interconectados que se va a construir el aporte de los artistas judíos al desarrollo del arte contemporáneo en Francia.

Ciertamente no hay judíos entre los artistas más afamados:

Pablo Picasso, católico andaluz, Demetrios Galanis, griego ortodoxo, Marie Vassilieff, rusa y también ella ortodoxa, Wladimir de Terlikowski, polaco católico, Georges Sabbagh, cristiano copto, Tsuguharu Foujita, japonés sintoísta hasta su conversión. . . muestran la universalidad de esta fuerza de atracción parisiense.

Fuente :

Des artistes juifs à Paris entre 1906 et 1945 par Francine Szapiro - Extrait de L’Arche n° 546-547, août-septembre 2003

 


* Este artículo se desarrollará en tres capítulos consecutivos, a partir de este número*

Por Alicia Benmergui

*A fines del siglo XIX, el creciente prestigio de las nuevas escuelas había empezado a atraer hacia París a los artistas extranjeros. Con el intercambio de ideas e influencias entre postimpresionismo y poscubismo, se instaura un clima muy dinámico del que participan los artistas extranjeros, cada vez más numerosos, sobre todo en Montparnasse, aprovechándose de esa atmósfera de emulación efervescente en la que la extrema libertad se codea con la extrema miseria, confrontadas, a veces confundidas, con las ostentaciones del lujo de los nuevos ricos de la posguerra.

En medio de esta bohemia despreocupada, otros artistas procedentes de Europa central o de Rusia, j udíos en su mayor parte, aportan un acento más atormentado por su temor o huída de las persecuciones, y atraídos por el espejismo de la independencia. Inquietos y melancólicos dan a su pintura un giro muy especial, una atmósfera de vida ardiente y de trágico dramatismo.

1945: en Ginebra, Georges Kars pone fin a sus días; en New York, Bella , la esposa tan amada, la inspiradora de las más bellas obras de la juventud de Chagall, muere en el exilio; Zwi Lewensztadt deja la Siberia donde había encontrado refugio y luego de haber enseñado dibujo a los niños sobrevivientes de Dachau, parte a instalarse en Tel Aviv (no volverá más a Francia, a pesar de los siete años transcurridos entre 1930 y 1937).

En Paris, los artistas judíos aumentan los precios de sus obras o vuelven de los campos y de sus exilios y cuentan a sus muertos. A pesar del retorno a una vida normal, la Segunda Guerra Mundial parece haber puesto un punto final a la extraordinaria aventura que había sido, después de los primeros años del Siglo XX, la participación de los artistas judíos en la vibrante vida del arte francés.

Algunas de las más bellas exposiciones, sobre Modigliani en Luxemburgo, sobre Chagall en Gran Palais vinieron a recordar la importancia de esta participación al nivel de los grandes maestros del arte. 

Mané Katz

Nos parece justo sacar a la luz la vida y la obra de aquellos otros autores que han formado parte de esa extraordinaria avanzada sin haber logrado en su mayor parte, la misma notoriedad.

¿Que fue lo que produjo tal aflujo de artistas judíos, tan súbitamente? Jeanine Warnod , especialista indiscutible de la historia de la pintura en Francia durante el período de entre-guerras, es la que ha dado a conocer los nombres de estos artistas, que puso en evidencia el esplendor cultural de París y la imagen de Francia, tierra de los Derechos del Hombre.

En efecto, el lugar primordial ocupado por Paris, capital universal de las artes, luego de 1870 y hasta casi 1939, es indiscutible a pesar de las tentativas de Viena, de Berlín o de Munich de sustituirla. El impresionismo nació con Renoir , el simbolismo con Gauguin , el fauvismo atrajo a Van Dongen hacia Dufy, el cubismo con Braque y Picasso , luego hacia el surrealismo... Desde todas partes del mundo, los amantes del arte convergieron libremente hacia Paris, llegando desde la Santa Rusia Imperial y desde las jóvenes repúblicas del continente americano.

Entre estos viajeros e inmigrantes, los artistas judíos se hallaban dentro de un grupo particularmente numeroso. Se sintieron atraídos por la imagen de una Francia que representaba un espacio de libertad, país de derechos, país de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Durante un período empañado por lo sucedido con el Caso Dreyfus y por la oleada antisemita que invadió a Francia, esta imagen de libertad, a pesar de lo sucedido, salió reforzada de la prueba a la que había sido sometida. Otro factor que puede haber jugado un rol nada desdeñable, parece por el contrario haber sido ocultado.

Es la existencia de una tradición de pintores judíos en Francia, más particularmente a partir del Segundo Imperio. Pintores clásicos ciertamente en su mayor parte como Henry Caro-Delvaille , yerno del Gran Rabino de Bayona; o discípulos de Daumier, como el alsaciano Alphonse Lévy , que se divide a partir de 1870 entre sus ateliers de Paris y de Argelia; o incluso artistas influidos por Corot, tal como Édouard Brandon , o por el orientalismo, como Édouard Moyse o Lucien Lévy-Dhurmer .

Algunos de estos pintores del siglo XIX se han visto involucrados en las corrientes artísticas que atravesaron su época, continuaron con su actividad durante toda o parte de la primera mitad del siglo XX : Edouard Brandon murió en 1897, Alphonse Lévy en (Argelia) 1918, Henry Caro-Delvaille en 1926, y Jules Adler continuó con su actividad hasta casi 1952 !

En la misma época - esto es fin del siglo XIX, en lo que se convirtió posteriormente en la « Belle Époque » - otros artistas judíos parecían abrirse al mundo de la modernidad, como si ya estuvieran anunciando la explosión que va a caracterizar el siglo siguiente.

Camille Pissarro es uno de los maestros del impresionismo al lado de Renoir y de su amigo Signac ; Jeanne Bergson , la hija del filósofo, seguirá pronto las lecciones de Bourdelle; Meyer de Haan , un judío holandés y Mogens Ballin , un judío danés, acompañarán a Gauguin en la aventura de Pont-Aven en 1890.

Continua margen izquierdo

Volver arriba

  * Historia de los Judíos de Kurdistan

 

*Los Ultimos Judíos*


Puerta de Zibar en Amadiya por la que seguramente accedió a la ciudad Benjamín de Tudela, hacia 1270

Más información sobre los judíos de Kurdistan haciendo click aqui

 

 

Fuente: Manuel Martorell "Los últimos judíos" La Aventura de la Historia Nº 98 / Dic. 2006


El Kurdistán es una región del Medio Oriente, dividida entre tres países: Turquía, Iraq e Irán . La mayor parte de la población musulmana del Kudistán vive en Turquía, otra parte en Irán y la más pequeña en Iraq. La mayor parte de los judíos kurdos vivían en Iraq, hasta el gran éxodo que tuvo lugar entre 1950/51, otros en Iran y solo muy pocos en Turquía.


La historia de los judíos kurdos es muy antigua. Según fuentes talmúdicas los judíos deportados por los asirios, cuando estos invadieron el reino de Israel y lo destruyeron, trasladaron al Kurdistán parte de la población israelita, hace 2800 años en la invasión del rey asirio Shalmazar III .

También las fuentes talmúdicas continúan relatando que a esos judíos se les concedió una autorización por parte de las autoridades rabínicas para convertirse en kurdos, hecho que realizaron muy exitosamente. Según algunos judíos Kurdos su historia puede ser relacionada con la conversión al judaísmo de la Reina Helena de Adiabene, durante el siglo I a.n.e. Sin embargo, muchos historiadores modernos del judaísmo con respecto a estas y otras historias en lo único que pudieron ponerse de acuerdo fue en el hecho de que para el siglo II d.n.e. el judaísmo estaba firmemente establecido en el Kudistan.

Manuel Martorell , un investigador sobre la historia del viajero judío, el navarro Benjamín de Tudela, hizo el recorrido de ese osado viajero, quién contó como llegó Amadiya, en el siglo XII, en el norte de Iraq, donde registró la existencia de 23 comunidades judías, con unos 25.000 habitantes que hablaban el "targum ", arameo. También el viajero pudo constatar que muchos de ellos tenían costumbres y hábito cristianos, pero que eran de judíos en la intimidad.

En la actualidad, como constató Martorell, dan testimonio de la vieja presencia judía las tumbas y los cementerios judíos, y lo que quedó de las viejas juderías, las sinagogas en ruinas y especialmente el cronista " objetos personales, joyas y recuerdos que hoy se pueden encontrar en manos de sus antiguos vecinos cristianos o musulmanes, en museos o anticuarios". El narrador comenta que el primer ministro de la región autónoma del Kurdistán, Nerchivan Barzani, que tiene a Arbil como su sede de gobierno, afirma con gran orgullo que en Barzán su feudo, se conservan restos de antiguas sinagogas.

A comienzos del siglo XIX, la Alliance Israelite Universelle abrió escuelas y muchas otras facilidades en Kurdistan para la educación, fomentado el progreso entre los judíos kurdos. También se beneficiaron los kurdos no judíos, porque sus hijos eran aceptados en las escuelas sin hacer cuestión por su filiación religiosa. En el Kurdistán esto provocó el surgimiento de una nueva clase de educados y hábiles ciudadanos. En Arbil, una ciudadela con más de 4000 años de antigüedad se pueden observar las ruinas de las viejas casas de los judíos. Existe un museo donde se pueden ver los antiguos puñales y espadas que los judíos, debieron abandonar, obligados por el gobierno iraquí, pues solo les permitieron llevarse valijas con ropa personal. Sandur es una aldea donde vivían cien familias judías,y en cuyo centro existía una sinagoga de piedra, muy diferente del resto de las construcciones de adobe. Un vecino de 76 años cuenta que se fueron porque eran libres, pero que todos se llevaban muy bien y que con algunos se comunican telefónicamente desde Israel. Se calcula que los judíos del Kurdistán que fueron a Israel (siempre de acuerdo con la información de Martorell) son numerosos la mayoría se instaló en la zona occidental de Jerusalém, otros en Haifa e tanto los que llegaron de Sandur lo hicieron cerca de Tel Aviv.

Volver arriba


Escuche KOL HASHALOM en la red, en la dirección: www.580am.com.ar
de 8 a 9 hora argentina el día Domingo. Radio Universidad Córdoba

    


Recomendamos:  http://www.walktheland.org/israel_video

60 años del Estado de Israel

 

ver video:
http://www.infolive.tv/es/infolive.tv-16883-israelnews-puente-monumental-la-entrada-de-jerusalen

* Puente monumental a la entrada de Jerusalén
* Tecnología
 

La inauguración del puente de cuerdas en la entrada de Jerusalén tomará otros 7 meses. El puente diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava tendrá un costo de 135 millones de dólares. El puente será construido con cemento, recubierto de piedra de Jerusalén y del mismo colgará una estructura de vidrio y acero. 23/01/08 Fuente: Infolive.tv.24/01/08

* Colombia - Barranquilla
  * Comunidad Judía de Barranquilla

*Comunidades judías del Mundo*

Comunidad Judía de COLOMBIA

Población total: 40 000 000 ~ Población judía: 4400

La población judía se concentra principalmente en la ciudad capital de Bogotá, pero también hay comunidades pequeñas en Cali, Barranquilla y Medellín.

En todas hay una mezcla uniforme de judíos Ashkenazim y Sephardim.

La comunidad
Los Sephardim y los Ashkenazim tienen sus propias organizaciones. Además hay centros de comunidad, organizaciones de la juventud y otras sionistas tales como WIZO y B'nai B'rith.

Vida religiosa
El alimento kosher se puede adquirir con facilidad. Hay nueve sinagogas, cuatro de las cuales están situadas en Bogotá, con un total de doce rabinos que ofician en la comunidad.

Cultura y educación
Bogotá, Cali, Barranquilla y Medellín tienen su propia escuela judía. En Bogotá hay muchos grupos de estudio judío. La comunidad tiene una vida cultural activa, con seis publicaciones y dos programas de radio judíos. El museo de Alfredo de la Espriella ha dedicado una galería al judaísmo.

Israel
Aliá: Desde 1948, dos mil quinientos judíos colombianos han emigrado a Israel

*Barranquilla*


*Sinagoga Bet El


*Sinagoga Shaade Sedek

Fuente: Informativo OJI 811 - 25 de Enero de 2008.-Congreso Judío Latinoamericano

 

*80 años de intensa historia

Barranquilla (CJL) - La Comunidad Judía de Barranquilla cumple este año, 80 años de existencia. Con casi 400 personas, una escuela comunitaria -a la que asisten la mayoría de los niños judíos-, y dos sinagogas, Bet-El y Shaare Sedek , se ha transformado en una de las principales comunidades judías del país, junto a la radicada en Bogotá, Medellín y Cali. Para el 80º aniversario, la comunidad realizará un evento de celebración en conjunto con un encuentro de mujeres judías.

Jaime Eisenband, presidente del Centro Israelita Filantrópico de Barranquilla, en dialogo con el Congreso Judío Latinoamericano, explicó que la Comunidad se fundó hace 80 años, pero destacó que había presencia de judíos en la región desde hace más de 150 años. Asimismo, algunas investigaciones muestran también que con la llegada de Cristóbal Colon a América a finales del siglo XV, muchos marranos (judíos conversos) de España viajaron hacia el nuevo continente, radicándose y continuando con la practica de sus tradiciones aquí. Eisenband destaca que hoy la comunidad se encuentra organizada, con varias instituciones comunitarias que mantienen la unión y fortalecen la continuidad de la misma, a través de la preservación de las costumbres y tradiciones y de la celebración de festividades y actividades en conjunto.

Barranquilla, ciudad y puerto principal de la República de Colombia, sobre el mar Caribe, capital del Departamento del Atlántico, fue cuna de las comunidades judías en Colombia. En el período de entreguerras (1918-1939) e inclusive durante la Segunda Guerra Mundial, muchos judíos provenientes de Europa arribaron a las costas colombianas, ingresando al país a través del Muelle Puerto Colombia, ubicado en Barranquilla y luego trasladándose a otras ciudades. Eisenband narra que se estima que entre el 90 y 95% de los inmigrantes judíos que arribaron en esa época, lo hicieron a través de dicho muelle, que fue inaugurado en 1893 y que a gracias a él, Barranquilla fue el principal puerto del norte de América del Sur. En la actualidad, el Muelle se encuentra cerrado, aunque persiste un monumento que se construyó en el lugar, en recordación a los inmigrantes judíos que ingresaron por allí durante la guerra.

Comenta el historiador Simón Guberek : "La capital del Atlántico fue el gran corredor por donde todos los inmigrantes de nuestra comunidad penetraron en tierras colombianas. Era un punto obligado para todos aquellos que en busca de mejores condiciones climáticas y de salud, económicas y de mejores esperanzas se internaban en el territorio colombiano y llegaron a distintos lugares".

Reseña histórica

La primera colonización judía en la ciudad de Barranquilla, fue la realizada por los "cristianos nuevos" (marranos - judíos conversos) llegados con los conquistadores españoles de la madre patria como fugitivos de la Inquisición. Igualmente , llegaron judíos procedentes de Portugal, Brasil o la Guayana Holandesa.

Dos siglos más tarde, o sea en el siglo XIX, se produjo una segunda migración sefaradí debido a la proximidad del histórico centro judío de Curacao y de las viejas comunidades en las Antillas, Jamaica y Haití.

Los judíos tuvieron gran participación en la historia de Barranquilla, destacándose Ernesto Cortissoz quien fundó la aviación colombiana y en su honor el aeropuerto de Barranquilla lleva su nombre; los señores Agustín Senior y David De Sola quienes fundaron el primer banco local y el acueducto; el Rabino Augusto de Sola quien fue protagonista del desarrollo industrial colombiano, entre otros.

Los primeros judíos alemanes y polacos se establecieron en Barranquilla en el curso del siglo XIX. Las numerosas lápidas funerarias en el Cementerio Universal de esta ciudad con sus leyendas en hebreo, adornados con el Maguen David, son testigos de la existencia de inmigrantes judíos ya en aquellas épocas. Si bien la colectividad judía en Barranquilla tiene raíces muy antiguas en la ciudad, la gran mayoría de sus componentes actuales pertenecen a inmigraciones que llegaron a Colombia hace 90 y 100 años. A comienzos del siglo XX llegaron a Barranquilla en busca de nuevas oportunidades económicas en torno al canal de Panamá los judíos Sefaradies del próximo oriente, (Grecia, Turquía, África del Norte, Siria y Palestina). De Europa Oriental especialmente de Polonia y Rumania llegaron judíos askenazi.

En el año 1926 vivían en Barranquilla aproximadamente de 15 a 20 familias judías quienes para mantener su fe viva prestaban alternadamente sus residencias para practicar sus ritos religiosos. En esa misma época nace la idea de adquirir terrenos propios para construir lo que sería el futuro Club Unión y posteriormente la Sinagoga Shaare Sedek , cuya construcción se inicia en enero de 1946 cuando la Comunidad sefaradí contaba con 300 miembros entre adultos y menores (de origen palestino, egipcio, turco y sirio.). Actualmente la sinagoga Shaare Sedek permanece activa y lo que fuera el Club Unión que sirvió como Centro Social, se cerró el año 1975 debido a la emigración de gran cantidad de sus miembros hacía la capital y el exterior del país. Además del Centro Social sobre estos terrenos, con los esfuerzos de muchos, se edificó el existente Colegio Hebreo Unión. En la actualidad el Centro Social cuenta con 130 socios activos de las dos comunidades y el Colegio Hebreo Unión con educación trilingüe en Español, Hebreo e Inglés educa a 250 alumnos de los cuales 74 son judíos.

Volver arriba

* Recordando
  * "Pedí a los médicos nazis que no me estropearan todo"

Fuente
EL PAIS - JOSÉ ANDRÉS ROJO 26/10/2007


Auswitch

" Tengo un nieto ", dice y levanta el dedo índice. "Un nieto y un hijo ". Pero pudo no haberlos tenido. Cuando llegó al campo de concentración de Auschwitz, Mazaltov Behar Mordoh fue elegida dentro de un grupo de 18 muchachas para hacer de conejillo de indias de los nazis. Tenía 17 años.

 " Me colocaron una madera aquí en el estómago, muy ancha y consistente, como una caja, y luego aplicaron la radiación. Tuvieron que pasarse porque me destrozaron también el riñón".

Fue elegida en Auschwitz para experimentar con su cuerpo

Lleva en su brazo grabado el número de prisionera 41.577. Nació en Salónica en 1925. Su infancia fue muy feliz. "Mi padre era comerciante y vivíamos muy bien", cuenta. La trataban como una princesa, sus ojos brillan ahora cuando se acuerda. Behar viene de Béjar, y es que la familia lejana de Mazaltov fue una de las muchas que salieron de España cuando los Reyes Católicos expulsaron a los judíos. Aprendió ladino cuando niña y en su español de ahora resuenan los ecos de su vieja lengua.

"Luego vino la guerra y nos destruyó a todos", dice Mazaltov Behar, una de las víctimas llegadas a Oviedo para dar su testimonio en la entrega del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia que recibirá Yad Vashem, el Museo de la Memoria del Holocausto de Jerusalén. Pronto, en la misma Grecia, se separó de sus padres y ni siquiera hizo el viaje a Polonia con ellos. "Duró una semana, fuimos en tren, hacinados como ganado, sin sitio siquiera para hacer nuestras necesidades" . De vez en cuando parece que la abruman tantos recuerdos y calla un instante, como si no hubiera tiempo suficiente para detenerse en los detalles. "Al llegar nos separaron". Al grupo de niñas, a las que eligieron para hacer experimentos -"las más altas, las más guapas"- las instalaron en el bloque 10. "Nada más salir de la primera sesión empecé a vomitar y a vomitar".

La idea era cargarse sus ovarios. "El doctor Glauber se ocupaba de las casadas y el doctor Horst Schumann de las que éramos vírgenes. Hubo primero una sesión de radiaciones y después otra. Luego nos operaban para ver cómo había ido la cosa. Pero Schumann tenía mucho trabajo y encargó a un médico judío de 80 años que se ocupara de mí. Yo pedí que no me estropearan todo, que quería tener hijos. La enfermera Fela, que tanto me quiso, me ayudó. '¿Estás pidiendo que me maten, Fela?', le preguntó el médico cuando ésta le dijo que me salvara el ovario bueno. Me quitó lo que tenía podrido y dejó lo que estaba bien. Luego lo mataron. No lo he olvidado. Mi hijo se llama Samuel, por él, y David, por mi hermano, que murió en Auschwitz, como mis padres".

Cuando los alemanes abandonaron el campo de concentración, Mazaltov estaba muy enferma. Tuberculosis. " Ya ni me traían agua para que me lavara". La ayudaron a salir. Caminaron una semana por la nieve de la Alta Silesia hasta llegar a Schwering. El que se detenía, quedaba ahí. "¿Sabe qué pedí cuando un ruso me invitó a elegir lo que quisiera para comer? Una cebolla".

La paz iba consolidándose. A la muchacha la llevaron primero a Bruselas y de ahí a Atenas. Allí conoció al que iba a ser su marido. Tuvieron un hijo. Pasaron ocho años en Brasil, regresaron a Grecia, luego se instalaron en Lloret de Mar.

Es la historia Nº 41.577.

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

         

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui