* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas *Organización Sionista Argentina*
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 2 - Nº 42
15 de Enero de 2008 / 8 de Shvat de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

El Judaísmo y la Cultura Europea - Los Judíos Conversos berlineses
El “ADON OLAM”

Historia de Hélène Berr Una Estrella Amarilla
Recordando: * 110 Años del "YO ACUSO" de Emile Zola
Recordando: * Los Reyes de España Visita a Sevilla - 1927

*Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto

Buenos Aires (CJL) - El 1 de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió por consenso designar al 27 de enero Día Internacional de Conmemoración anual de las víctimas del Holocausto . La iniciativa fue auspiciada por Australia, Canadá, Israel, Rusia y Estados Unidos, y más tarde se sumaron unos 90 países. La resolución insta a los Estados miembros a elaborar programas educativos que inculquen a las generaciones futuras las enseñanzas del Holocausto, para prevenir actos de genocidio. Además rechaza toda negación de ese hecho histórico y condena las manifestaciones de intolerancia religiosa, incitación, acoso o violencia contra personas o comunidades sobre la base de su origen étnico o sus creencias.

Anualmente, en diversos países del mundo se llevan a cabo actos conmemorativos, en los cuales participan importantes personalidades políticas. En particular, en Latinoamérica todos los años se organizan eventos tanto a nivel comunitario como gubernamental, destacando la importancia de la educación y la recordación de la Shoá. Actualmente , la Argentina es el único país de la región integrado a la Task Force , Grupo de Trabajo por la Cooperación Internacional para la Ecuación , Recordación e Investigación del Holocausto.

En referencia a esta conmemoración, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, expresó que “El Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto es, por tanto, el día en que debemos reafirmar nuestra adhesión a los derechos humanos. [...]debemos también hacer algo más que recordar y velar por que las nuevas generaciones conozcan esa parte de la historia. Debemos aplicar las lecciones del Holocausto al mundo actual y hacer cuanto podamos para que todos los pueblos gocen de la protección y de los derechos por los cuales luchan las Naciones Unidas".

 

* El Judaísmo y la Cultura Europea                   *Continuación
  * Los Judíos Conversos berlineses

 

*Berlin:

Los judíos Conversos


Augusto Neander
(David Mendel)

 

 


Rahel Lewin

 

 


Recorrer el pasado de los judíos berlineses y vieneses de mediados del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX es introducirse, como hemos podido ver, en una historia compleja donde las definiciones sobre la conservación o no de la identidad judía por parte de los individuos, no era tan sencilla como parece.

 Las conversiones no aseguraban el abandono definitivo del judaísmo de algunos de los que tomaron esa decisión para poder integrarse a la cultura occidental, como fue el caso de Heine , o como ya lo hemos contado, el amargo arrepentimiento por haberlo hecho, manifestado en su lecho de muerte por Rahel Varnhagen .

Según Hanna Arend en su libro “Los orígenes del totalitarismo” : un “Hecho notable, aunque poco conocido es que la asimilación como programa condujo más frecuentemente a la conversión que al matrimonio mixto. Desgraciadamente, las estadísticas ocultan más que revelan este hecho, porque consideran matrimonios mixtos todas las uniones de no judíos con judíos, convertidos o no convertidos. Sabemos, sin embargo, que en Alemania han existido bastantes familias bautizadas a lo largo de varias generaciones y que, sin embargo, han seguido siendo puramente judías. Prueba de ello era que el judío convertido sólo raramente abandonaba a su familia y aún más raramente, dejaba también su entorno judío. En cualquier caso, la familia judía demostraba ser una fuerza más conservadora que la religión judía”

Por otra parte el historiador Arnaldo Momigliano , en su libro “Ensayos de Historiografía Antigua y Moderna” sostiene que en Berlín y en Viena hubo un problema sobre la relación entre judaísmo y cristianismo que se manifestó en la preocupación profunda de la mayor parte de los afectados. Según el historiador éste se evidenciaba en una consigna oficial o una ley no escrita; era el silencio respecto al judaísmo.

Esas sociedades que rodeaban a los conversos, de acuerdo a la visión de Momigliano. les pedían a los hombres y mujeres que lo habían abandonado que se comportaran como si nunca hubieran sido judíos, como si nunca hubieran tenido ninguna relación con él, “y en general ellos satisfacían este requisito”.

Desde su punto de vista de historiador y de judío Momigliano lo considera un problema, relacionándolo con la situación de otro historiador, Johann Gustav Droysen que en 1843 se hallaba investigando sobre los orígenes del cristianismo y su relación con el helenismo, es evidente que deseaba soslayar la cuestión de los orígenes judíos del cristianismo.

Sus relaciones y amistades las halló, al igual que su mujer, dentro de un círculo de judíos, conversos al cristianismo, sumamente cultos. Uno de sus mejores amigos era Gottlieb Friedlander , el nieto de David Friedlander , el amigo dilecto y querido de Moses Mendelssohn , su esposa se llamaba Marie Mendheim hija de un librero, judío converso que junto a su religión había cambiado su apellido, transformándolo de Mendel en Mendheim. también descendiente de la familia Friedlander. Su círculo de amigos estaba integrado por F. Mendelssohn y Eduard Bendeman , lo mismo que Heine y  Gans , todos ellos conversos al cristianismo. Eduard Gans había sido el presidente de la Verein für Cultur un Wissenshaft der Juden y Heine también había pertenecido a esa sociedad. G. Bernhardy , un historiador sobre literatura griega, era converso lo mismo que uno de los teólogos luteranos más eminentes y respetados, August Neander , nacido David Mendel.

Momigliano considera que toda la obra de Heine antes y después de su conversión era una “continua confesión iudaica ” y a pesar de que para él no estaban muy claras las convicciones religiosas de Félix Mendelssohn y de Gottlieb Friedlaender , refiere que se decía de ambos que sus creencias eran profundamente cristianas pero que también estaban compuestas por una intensa devoción hacia el recuerdo de sus abuelos judíos.

A pesar del silencio y de la seriedad con que era observada la conversión no se olvidaban ni rechazaban a sus antepasados y su tradición judía. En la correspondencia de Droysen a sus conversos amigos nunca se mencionaba el tema judío y su hijo que también fue historiador nunca habló de los orígenes judíos de su madre.

Es evidente  la complejidad de las situaciones que se presentaron a estos judíos ávidos de participar en un mundo que sistemáticamente los había excluido y que también pueden ser relacionadas con problemas que afrontan los judíos en la actualidad. En la continuidad del judaísmo de esa época se encuentran figuras como la de Salomón Sulzer , el creador de un nuevo ritual que incluyó la música dentro del judaísmo reformista y conservador, una búsqueda de continuidad y permanencia con renovación.

Volver arriba

  * El “ADON OLAM”

 


*Ibn Gabirol

EL “ADON  OLAM”
Shelomó Ibn Gabirol

Por la Prof. María Silberman de Cywner
Universidad Nacional de Tucumán

Es Profesora titular, regular, por concurso de antecedentes, méritos y oposición de “Introducción a la Literatura ”, “Introducción a los Estudios Literarios”; y por extensión, de “Medios de Comunicación Social” en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán.

Continuación margen derecho

10° Estrofa: Esta última estrofa retoma la idea expresada en la anterior. Si allí nos dice que ‘confía' en la misericordia del Eterno, es decir en su infinita capacidad para perdonar los pecados y errores a los cuales son proclives los débiles seres humanos, y por consiguiente, para velar por un alma para mantenerla alejada del mal, aquí afirma y sostiene con verdadera fe que el Señor protege no sólo su alma sino también su cuerpo. Esto es importante y digno de destacar. Cuerpo y alma son partes valiosas dentro del concepto religioso judío. Lo que transgrede el cuerpo afecta el alma.

 Por eso, es preciso observar cuidadosamente los preceptos halájicos para no causar daño ni al cuerpo ni al ‘ruaj' (alma).

Quien se acerca a Dios, re-ligándose en la palabra plena y espiritual, quien acude a su infinita bondad y misericordia con humildad y fe verdadera, no siente temor, ni desvalimiento ni angustia; porque en su alma está encendida la luz que el Creador pone y retribuye en cada una de las criaturas que confían y siguen los preceptos escritos en la Ley.

Por lo dicho, esta poesía justifica totalmente su inclusión como creación poética de carácter litúrgico. Y de acuerdo al profundo sentido espiritual y tono recogido y místico, se justifica que este himno haya sido incluido dentro de los rezos que se leen y pronuncian en los devocionarios.


DEL POETA SHELOMÓ IBN GABIROL

“Adon Olam”, es un himno incorporado a la liturgia hebrea, tanto del culto sefardí como ashkenazí; cuyo autor, Shelomo Ibn Gabirol (1020-1058?) escribió numerosas obras en lengua árabe que fueron traducidas al hebreo por Ibn Tibbon. Si bien su vida fue muy corta, dedicó su obra a la poesía profana y a la poesía de inspiración mística, de alabanza al Creador. Supo unir al profundo sentimiento de amor a Dios sus conocimientos de filosofía y astronomía del momento.

De las obras que escribió y que se conservan, Keter Maljut, (Corona de Realeza) es producto de su madurez, no sólo como poeta sino como pensador y místico. Su obra, ejerció un marcado efecto sobre la producción posterior en la poesía hebrea y en el ámbito de los estudios no hebreos. Se lo conocía como Avicebrón entre los que se dedicaron en la Edad Media y el Renacimiento a conocer su obra. Corona de Realeza o Corona Real consta de 400 versos que ofrecen gran variedad de formas estróficas, e introducen estribillos rimados, algunos de los cuales proceden de la Biblia. El himno “Adon Olam”, que puede traducirse como “Señor del Universo”, consta de tan sólo diez estrofas rimadas y fue escrito en hebreo. Se lo incorporó en la Tefilá que se hace por la mañana y antes de las Bakashot (agradecimientos) en la oración matutina de Yom Kipur.

Así como el “Adon Olam”, hoy se cantan y recitan otros himnos litúrgicos en las celebraciones religiosas, como por ejemplo Shavuot, tanto en el ritual sefaradí como en el ashkenazí.

Análisis: Este poema, de inspiración profundamente religiosa, en el sentido etimológico del término ‘re-ligare’ (unir de nuevo), nos pone frente al hombre que busca su proximidad y acercamiento al Creador. En cada una de las diez estrofas con rima regular, la invocación, la evocación, la exaltación, la afirmación de la presencia, existencia y permanencia de Dios es la constante configuradora del tono y el asunto que ocupan el pensamiento del poeta.

1° Estrofa: Implícito reconocimiento de la Grandeza divina: “Supremo Rey”, “Hacedor del mundo”. Dios existe desde antes de la creación. Dios pre-existe a todo lo creado: espacio y tiempo, etc.

2° Estrofa: Se hace presente la Voluntad suprema del Creador, según la cual se estaría aludiendo a un destino previsto desde ese Creador: “Todo se generó según Su Voluntad”. Y además el Universo lo reconoció como el Soberano.

3° Estrofa: Se procede a un cambio de perspectiva en la mirada del poeta sobre el objeto de contemplación. Si en las dos primeras estrofas se refería a un tiempo pretérito (“El precedió”, “se generó”, “lo proclamó”), ahora hay una conjetura, un modo hipotético de enfrentar los hechos (“cuando todo deje de existir: Modo Subjuntivo de Indicativo) para así reforzar y resaltar la condición de permanencia del Rey universal (“El reinará en su Majestad”). Es decir, que ante la contingencia de la desaparición del Universo, nos queda la certeza de la eterna presencia de Dios.

4° Estrofa: Aquí se apela a los tres tiempos (Pretérito, Presente, Futuro) como la dimensión que rige las vidas de los hombres. Pero en una relación directa a la condición divina. Ya que lo que se quiere exaltar es la esencia de duración en el tiempo y el reconocimiento eterno de su gloria.

5° Estrofa: En ésta, se refuerza el pensamiento iniciado en la estrofa anterior. A la idea de permanencia en el tiempo y certeza de continuidad en el futuro, se reafirma ahora, en presente, su condición de “único” y por ello mismo (al no haber otro igual con quien establecer parámetros) de “incomparable”. Asimismo, se emplea anafóricamente la idea de su “gloria”: “eternamente glorioso” / “infinita es su Gloria”. Tanto el adverbio ‘eternamente’ como el adjetivo ‘infinita’ insisten en destacar esa ‘gloria’ o su condición gloriosa como extendida en el tiempo y el espacio, sin nada que lo limite o le ponga fin. Y con eso prepara lo que sigue.

6° Estrofa: Se afirma con énfasis el atributo de Dios, la idea de lo infinito, de lo ilimitado, de lo extenso (“Comienzo no tiene, fin tampoco”). Y se insiste en ratificar que el Creador es poseedor indubitable de dos condiciones: ‘poder’ y ‘gloria’. Pero más que hablar de poseedor de esas condiciones se advierte mejor que poder y gloria también forman parte de los atributos inmanentes a la condición divina.

7° Estrofa: Aquí se produce un cambio en cuanto al enfoque discursivo. En las seis estrofas anteriores, el centro lo ocupa la presencia y los atributos de ese Ser, “Rey Supremo”, “Soberano”, “Majestad”, “Él”, “Glorioso”, “Único”, cuyo nombre no debe ser pronunciado en vano. De pronto, se escucha al sujeto discursivo cuando se introduce en los versos para mostrar su desvalimiento de humano. Y es aquí donde se escucha el clamor, donde se siente todo el dolor del poeta que se abre para mostrar en qué dimensión vive su relación con ese “Redentor”, del cual recibe consuelo y protección en los abatares de la historia que le toca ir escribiendo con dolores y alegrías: “Mi Redentor es el Eterno”/ “mi protección en días de angustia”. La presencia del pronombre-adjetivo-posesivo ‘mi’, marca el discurso con la presencia de un ‘yo’, que es desde donde se ‘dice’, se ‘enuncia’.

8° Estrofa: Se sigue insistentemente en esta dirección. La voz poética marca cada una de las condiciones de ese Él (en el que se concentran todos los nombres) en el cual su ser -desvalido por su condición humana frente a la esencia divina- reconoce un lugar, un salvador, un refugio para la angustia “cuando lo invoco”. La invocación, el llamado hecho con palabras que nacen del corazón, buscan el camino que conduce al Eterno. No hay otra alternativa para la salvación fuera de Él.

9° Estrofa: Aquí se explaya un poco más esa voz poética. Confiesa y declara entre los atributos divinos la misericordia. Y es esa misericordia del Creador a la cual confía lo más excelso y semejante al Creador que reside en el cuerpo del hombre: su “alma”. “A esa misericordia confío mi alma”. ¿Cuál es el momento apropiado para eso?. El poeta dice que “al dormir y al despertar”. Y esto tiene íntima relación con las plegarias que el creyente eleva a su Creador antes de dormirse en las noches y al despertarse en las mañanas. Cuando se encomienda por las noches lo hace ante la eventualidad de ser sorprendido por la muerte durante el sueño. Y cuando agradece por las mañanas, por haber preservado su vida para seguir alabando su Gloria eternamente. (Continua margen izquierdo).

Volver arriba


Escuche KOL HASHALOM en la red, en la dirección: www.580am.com.ar de 8 a 9 hora argentina el día Domingo. Radio Universidad Córdoba

 
* Historia de Hélène Berr Una Estrella Amarilla
  * Una Estrella Amarilla *La historia de Hélene Berr*

 

*Elegimos la historia de Hélène Berr y también el artículo "Une etoile jaune pour Hélène Berr", publicado por Raphaël Sorin en el diario Liberation, el día 6 de diciembre de 2007 *

 


Helene Berr y su novio Jean

 


Serge Gainsbourg

 

Los seis millones de judíos asesinados en la Shoá tenían nombres, caras y cada uno, su propia historia. Elegimos la historia de Hélène Berr y también el artículo "Une etoile jaune pour Hélène Berr", publicado por Raphaël Sorin en el diario Liberation, el día 6 de diciembre de 2007, para recordar el aniversario de la llegada del Ejército Rojo a Auschwitz. Heléne Berr nació en 1921, era hija de Antoinette Rodrígues-Ely y de Raymond Berr. Apresados por los nazis fueron enviados a Auschwitz donde su madre murió asesinada inmediatamente a su llegada, el padre murió envenenado por un médico en la enfermería del campo, en septiembre de 1944. Hélène fue enviada desde Auschwitz en la marcha de la muerte  a Bergen Belsen en donde murió en abril de 1945, poco antes de la llegada de las tropas británicas.

Las páginas de este diario fueron escritas por Hélène a su novio y se las entregó a la cocinera de la familia, Andrée para que las guardara. Era una chica francesa y judía, nacida en París en 1921, muerta en Bergen- Belsen, en abril de 1945. Sus padres fueron deportados con ella y murieron en julio y septiembre de 1944. Ustedes recordarán su nombre, Hélène Berr, porque Tallandier publicó su Diario en enero pasado, con un prefacio de Patrick Modiano, y que fue un acontecimiento en la última Feria de Francfort. El Diario comenzó el siete de abril de 1942 cuando ella vuelve a su casa, en el 40 de la calle de Villejust.

Un paquete la esperaba; es un libro dedicado, con una escritura muy neta, en tinta negra : «Al despertar, tan dulce es la luz, tan bello ese azul tan vivo” No se sabrá nunca de que trataba el libro . Y el Diario se detiene en Drancy el 15 de febrero de 1944 sobre las últimas palabras que pronuncia Kurtz, el héroe del “En el corazón de las tinieblas” de Conrad: « Horror ! Horror ! Horror !» Entre estos dos datos, acompañamos a esta muy brillante anglicista que va de la calle Soufflot al boulevard Saint-Germain, lee Thomas Hardy o Elizabeth Goudge, cita a Shelley y a Shakespeare. Ella encuentra un «muchacho de ojos grises», Jean Morawiecki. Escuchan a Bach y Mozart y se comprometen. El primero de junio de 1942, la madre de Hélène le comunica «la noticia de la estrella amarilla». Su reacción, es tan fuerte que impide todo comentario. Es suficiente citarla: «Lo de Mme Jourdan, me encontré (…)conque nosotros discutimos la cuestión del distintivo (la estrella amarilla) En ese momento, yo había decidido que no la llevaría. La consideraba como una infamia y una prueba de obediencia a los alemanes. Esta tarde, todo ha cambiado de nuevo : hallo que es una cobardía que no debo cometer, viendo a aquellos que lo hicieron. Solamente, quiero ser siempre muy elegante y muy digna,para que la gente vea que es esto. Quiero hacer la cosa más valiente. Esta tarde, creo que la debo usar. » He aquí lo que ella escribió ocho horas más tarde : «Mi Dios, nunca creí que sería tan duro. He tenido mucho coraje todo el día. Llevé la cabeza alta, y he mirado bien a la gente en la cara y a los ojos. Pero eso es duro.

Por otra parte, la mayoría de la gente no mira. Lo más penoso, es encontrar a la otras personas que la tienen. » Las otras personas que la tienen. . .
Tengo ante los ojos dos fotografías. Un niño tranquilo, con una estrella cosida sobre su blusa negra. Un anciano agotado, con un gran sobretodo que tiene cosida la misma estrella infamante. El primero es Lucien Ginsburg quien, más tarde, firmará como Serge Gainsbourg un disco, Malvadas noticias de las estrellas. El segundo era Max Jacob quién se fue después de un último poema: “Antes nadie me miraba en la calle, ahora los niños se burlan de mi estrella amarilla. ¡Feliz sapo! no tienes estrella amarilla.” • Raphaël Sorin •

Volver arriba

* Recordando: * 110 Años del "YO ACUSO" de Emile Zola
  * “Yo Acuso” de Emile Zola *Se cumplen 110 años*

*13 de ene ro de 1898/2008*
110 de años del “Yo Acuso” de Emile Zola

El 13 de enero de 1898 el importante novelista francés Emile Zola, envió su famosa carta "Yo Acuso" a Clemenceau que fue publicada en el diario L'Aurore, actuando en defensa del capitán Alfred Dreyfus y  condenando al Estado Francés por su actuación en el Caso Dreyfus..

En 1894 el capitán Dreyfus fue falsamente acusado de espionaje en favor de Prusia y condenado a prisión en 1895. Fue degradado públicamente en el Patio de Honor de la Escuela Militar publicamente y deportado a la Isla del Diablo.

La condena fue considerada como un complot antisemita por parte de los activistas  que como Zola que actuaron en su defensa. Finalmente, en 1906 Dreyfus fue absuelto y liberado de los cargos y retornó al ejército.

Se han cumplido 110 años de este hecho, con varias consecuencias, en principio señaló para la población judía europea emancipada, el fin de la ilusión generada por la emancipación. Teodoro Herzl , se percató inmediatamente de este hecho convirtiéndose en el creador del Sionismo político y por otra parte la acción de Emile Zola y los dreyfusards, defensores de Dreyfus, marcan el inicio del término “intelectual” donde por primera vez, personalidades relevantes del pensamiento y la cultura se pusieron al servicio de la política en defensa de sus principios, así como la oposición encarnada por simpatizantes antisemitas lucharon por la condena de Dreyfus.

Fueron derrotados por la extraodianria tarea llevada a cabo por Emile Zola.

Volver arriba

  * Los Reyes de España Visita a Sevilla - 1927

 

 


Rey Alfonso XIII-Reina Victoria Eugenia
Infantas Cristina y Beatriz

 

Enviado por el Prof. Mario Cohen

Los Reyes, con las infantas Doña Beatriz y Doña Cristina, durante una visita a Sevilla en la Semana Santa de 1927
POR J. FÉLIX MACHUCA

La vuelta a la tierra de los abuelos, tantas veces cantada, salmodiada y soñada por los hijos de los hijos de los hebreos en el exilio, no fue, al parecer, fiel al mito y a la poesía. En aquel año, según el catedrático Méndez Bejarano , autor de la «Historia de la Judería de Sevilla» (año 1914), los que regresaron eran pequeños comerciantes procedentes de Tetuán en su mayoría, si bien también engrosaron la lista de vuelta hebreos de Mogador, Rabat y Tánger. Aquellos primeros israelitas que abrieron las puertas del regreso se dedicaban a la venta de humilde calzado norteafricano y al comercio de dátiles de Berbería. Y, al parecer, eran pobres y poco instruidos.

En 1914, cincuenta y cuatro años después de la vuelta cantada y soñada, hay en nuestra ciudad judíos con más de cuarenta años habitando entre nosotros. Curiosamente, para vivir y revivir lo tantas veces cantado y declamado en la nostalgia del exilio, no se ubicarán en las inmediaciones de la antigua judería. Aquella que abandonaron para no renegar de sus ideas y que alimentó, durante siglos, el mito del tesoro judío enterrado bajo los jardines de sus casas. Todo lo contrario. Se ubicarán en un punto absolutamente opuesto a San Bartolomé. Y entre la calle Feria y la calle Lumbreras vivirán cerca de doce familias mosaicas dedicadas, en gran parte, a actividades comerciales ya de cierto rango.

El esplendor de la colonia sefardita sevillana, desde aquel regreso de 1860, se cimenta sobre los esfuerzos del doctor Yahuda, originario de Jerusalén y profesor en el seminario islámico de Berlín. El y un contacto londinense, Herbert P. Lousada, consiguieron darle al asentamiento judío sevillano un rabino permanente, elevando de tal forma el nivel de formación religiosa y humana de los hebreos locales. Está de más decir que el tal Herbert P. Lousada fue el apoyo económico sobre el que se erigió y creció la primera comunidad judía en España tras la expulsión.

En unas declaraciones a «The Jews Chronicle» Yahuda comentó: «No olvidaré jamás la memorable reunión en la que se acordó la constitución de la primera comunidad israelita que se establece en España desde los tiempos de la expulsión, precisamente en Sevilla, donde floreció, hace más de quinientos años, una de las mayores juderías del mundo...» En 1914, año en el que Mendez Bejarano documenta la memoria del regreso judaico, el rabino de la colonia sefardí en Sevilla se llamaba Salomón Cohen , también procedente de África. Hablaba perfectamente el español y el árabe vulgar. Además del rabino, la comunidad israelí de aquel tiempo estaba representada por David Pilo Farache . La sinagoga estaba ubicada en la calle Lumbreras y era pequeña, modesta y reducida.

Durante la primera década del pasado siglo, estos viejos recién llegados se dedican a la confección y venta de calzado, a la joyería y a la fabricación de dulces que van a vender en las principales ferias andaluzas. Como se ve, frente a los que llegaron a mitad del XIX, estos descendientes de la generación del regreso, han progresado en la escala comercial y Méndez Bejarano los ve como gente sobria «trabajadores y prudentes ; las mujeres son honradas, amables y buenas amas de casa. No se recuerda que la autoridad judicial haya tenido que intervenir en ningún escándalo o delito» con judíos de por medio.

En 1904, la nueva judería sevillana, vivió uno de sus días más celebrados. Los reyes de España, Alfonso XIII y Maria Cristina, en una de sus frecuentes viajes a nuestra ciudad, aceptaron la invitación de la colonia judía que, en el número 144 de la calle Feria, los recibieron como al mismísimo rey David. Los hebreos sevillanos engalanaron la casa con telas con los colores nacionales que cubrían la fachada así como con mantones de Manila que «formaban pabellones entre los que se veía un tapiz árabe antiguo y muy valioso», señala Bejarano. Los sefarditas hispalenses exhibieron pancartas con las siguientes consignas: «¡Viva el Rey Alfonso XIII ¡ ¡La colonia hebrea a don Alfonso!» Otra pancarta escrita en la lengua de Moisés indicaba: «Bendito sea en su entrada. Bendito sea en su salida», refiriéndose al Rey. A la Reina , igualmente, le dedicaron otras pancartas de insobornables adhesiones.

Aunque no eran muy dados a la acción política, entre los judíos sevillanos, asegura Méndez Bejarano, se contaban muchos republicanos. Pero desde la visita de Alfonso XIII en 1904 «y como consecuencia de la amabilidad con la que el rey los trató» numerosos hebreos se hicieron monárquicos. Ellos que son súbditos del Rey de Reyes, consiguieron en Sevilla, la primera tierra donde se establecieron tras el agrio y largo éxodo peninsular, comenzar de nuevo aquella vieja historia vivida en Sefarad gracias a la bondad de un Rey que los saludó como lo que eran: viejos españoles a la búsqueda de una España que los quisieran...

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

         

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2008 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui