* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas *Organización Sionista Argentina*
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 2 - Nº 40
30 de noviembre de 2007/20 de Kislev de 5768
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com.ar
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal

* Indice *

El Judaísmo y la Cultura Europea - Mozart - Da Ponte
Judíos Sefaradíes de Hamburgo

Judíos en el Arte: Mané Katz
Recordando: La gesta de los héroes judíos de la Sda Guerra mundial: Leonid Bernstein - Héroe

* El Judaísmo y la Cultura Europea
  * Mozart - Da Ponte                   *Continuación

 

*MOZART  Y  DA PONTE


*Lorenzo Da Ponte-Retrato

 

 

 


Staatsoper inaugurada en1868 con el
"Don Giovanni" de Mozart y Da Ponte

 

 

 


Programa de presentación de Cossi fan Tutte

 

 


Programa de las Bodas de Fígaro


La música- las tres óperas que crearon Mozart y Da Ponte, tenían un importante contenido ideológico. Hubo quienes vieron en Mozart al antecesor de Beethoven y Verdi.

Su música era una expresión de sentimientos, de la belleza que era capaz de crear con su genio, pero también la de los valores que se hallaban contenidos en la Ilustración, del pensamiento político de su época.

Mozart se consideraba un hombre libre, dueño de su destino, como lo expresó cuando fue despedido de un modo tan humillante por el obispo Colloredo “criado o conde, en el momento en que el me insulta, es un canalla” escribió en 1781.

Poco le importan los privilegios desmesurados obtenidos por el rango otorgado por nacimiento, lo que lo conmovía y lo impulsaba eran la nobleza de una persona, su honestidad y su rectitud y no los títulos que le habían otorgado su nacimiento. A pesar de la grandeza de su genio y de la facilidad con que realizaba sus obras, trabajaba constantemente, sin descanso.

Los temas de los que se ocupó siempre fueron profundos y complejos, no hubo en ellos ni ligereza ni superficialidad. Era un importante dramaturgo tanto como un extraordinario músico. Se equivocaba Wagner, que era un buen músico, pero una muy mala persona, cuando afirmaba que sacrificaba la calidad de sus textos en favor de la música.


De Da Ponte se ha dicho que tenía la capacidad para burlarse de si mismo, aún en los momentos más difíciles de su vida. Su talento y su capacidad unidos a los de Mozart dieron lugar a sus tres extraordinarias obras, evidenciaban un pensamiento subversivo y rebelde, insolente para todos aquellos que disfrutaban de las mejores cosas que brinda la existencia cuando el lugar de nacimiento provee una existencia privilegiada.

Un biógrafo de Da Ponte, escribe: “Se reía de sus propias debilidades, incluso en sus horas más negras; y sobre todo, concebía su propia existencia como un drama, pero no un drama trágico sino como una comedia o una ópera bufa, a causa de la repugnancia que sentía por los presuntuosos y los pedantes”.

Es en esta capacidad de relativizar sus propias convicciones, su propia persona, donde se encuentra la clave de su vida y de sus obras posteriores. La genialidad de Mozart acabó en una injusta y prematura muerte, Da Ponte continuó su vida en Estados Unidos, en Nueva York donde se dedicó en una incansable actividad a la compra y venta de libros, fue traductor, editor, periodista, profesor y empresario teatral.

Mediante una suscripción logró fundar un teatro en noviembre de 1833 que fue estrenado con la representación de la ópera  "La Urraca Ladrona"  y que fue una ocasión deslumbrante para el público que allí concurrió.

Lleno de vitalidad y energía, la muerte lo sorprendió en 1838.  Uno de sus retratos recuerda a los que pintaba Rembrandt, quién según Kenneth Clark amaba pintar a los judíos, a los que veía como depositarios de una antigua sabiduría y de una fe inquebrantable, y en los que hallaba una mirada melancólica de quienes recuerdan un pasado distante y que avizoran un futuro incierto.También la imagen de Da Ponte evocaba las mismas cosas.

En Europa, durante el siglo XIX Da Ponte se hundió en el olvido mientras que la fama de Mozart creció enormemente: muchos músicos judíos y musicólogos en Viena y Europa Central promovieron la figura de Mozart a fin de siglo. El director Hermann Levi, con la ayuda de Cosima Wagner y otros, tradujo las óperas de Da Ponte y Mozart al alemán. La arianización de Da Ponte y de Mozart son parte también de la aceptación de ambos artistas, mostrando la entusiasta recepción  de que fueron objeto el poeta y su compositor.

 Para la celebración “alemana” de Mozart en 1941, Lorenzo da Ponte fue “adaptado” y gracias a su nombre italiano, fue posiblemente el único libretista judío que fue aceptado en el “Tercer Reich”. Al mismo tiempo un gran número de músicos que se habían tenido que ir, expulsados de Europa Central, mostraron al mundo la imagen discriminada de Mozart en su tiempo. Muchos de ellos, incluido Bruno Walter, terminaron en Nueva York, la nueva “Ciudad de Tolerancia” para los emigrados, la misma que se había convertido en la última y permanente residencia de Da Ponte. 

Gracias a esos tres advenedizos, encarnados en Mozart, Da Ponte y el Barón de Wetzlar podemos disfrutar de ese desafío propuesto por el arte de la ópera en la maravillosa "Bodas de Fïgaro"

Volver arriba


Webs amigas:

www.aurora-israel.co.il
www.israelenespanol.com
www.radiosefarad.com
www.nuevasion.com.ar
www.osaargentina.org.ar
www.judaismoreformista.blogspot.com


Escuche KOL HASHALOM en la red, en la dirección: www.580am.com.ar de 8 a 9 hora argentina el día Domingo. Radio Universidad Córdoba

 

 


JANUCA

Jánuca es la celebración de un hecho histórico y una tradición. El hecho histórico está relacionado con que a la muerte de Alejandro Magno, le sucedieron dos de sus generales, Ptolomeo y Seleuco.

Los judíos quedaron bajo la hegemonía de los ptolemaicos cuya sede se hallaba en Egipto. Esto determinó ventajas y privilegios para los Sacerdotes y los que manejaban el Templo y también para los habitantes de Jerusalém.

Luego de una guerra entre ptolemaicos y seleúcidas, los judíos quedaron bajo el dominio de estos últimos, la situación volvió a repetirse, los privilegios eran para los funcionarios del templo y para los habitantes de Jerusalém.

 El helenismo ejeció una gran fascinación sobre los judíos que habitaban la ciudad, en tanto que los campesinos debían pagar onerosos impuestos y veían como el judaísmo era humillado y postergado por las prácticas y los dioses helénicos. El colmo de los soportable llegó cuando el rey Antíoco Epifano levantó un altar a Zeus en el Templo de Jerusalém, prohibiendo el antiguo culto judío. La rebelión estalló encabezada por Matithiau, el Hasmoneo, un herrero de Modíin. Los Hasmoneos lucharon y el mando pasó de padre a hijos, que también fueron llamados los macabeos. La lucha fue sin cuartel y cuando los judíos comenzaron a luchar también en sábado, pudieron vencer a sus enemigos.

La tradición cuenta que cuando los judíos entraron al antiguo templo lo encontraron profanado y solo había aceite para ser encendido en la Menoráh para un solo día. Sin embargo ese aceite ardió ocho días.

Por esa razón los judíos celebramos la “fiesta de las luminarias”, colocando una janukiá, un candelabro con ocho brazos y otro para la novena vela, el shamash que enciende todas las noches hasta completar las ocho noches y las ocho velas, llamada shamash.

En el ámbito doméstico, se comen sufganiot, una especie de buñuelos o latkes de papa, también fritos en aceite que recuerdan el aceite que ardió ocho días en  la Menorá. Jánuca conmemora y recuerda la valentía y el heroísmo que los judíos ponen en juego cada vez que es necesario defender la identidad y los propios valores.

Además, aquellos que leímos de chicos el libro “Mis Gloriosos Hermanos” de Howard Fast siempre conservaremos la admiración y el orgullo por el valor de los macabeos.   


* Judíos Sefardies
  * Judíos Sefaradíes de Hamburgo


*Judíos Sefaradíes
de Hamburgo


*Judíos portugueses en un
entierro según una pintura de Picard

 


*Los portugueses desempeñan un papel importante como agentes de bolsa. La Bolsa antigua cerca de 1770

 


*Cementerio português en Königstrasse , es el cementerio judío mas antiguo de Hamburgo (1611-1869

Comunidad de Altona
 

Trece portugueses abandonaron Hamburgo en litígio y fundaron una nueva comunidad en la vecina ciudad de Altona.
En 1771 consiguieron finalmente, con la ayuda de la comunidad portuguesa en el el extranjero, inaugurar su sinagoga.

La comunidad se disolvió en 1882.

Esta historia continuará también con el relato sobre la figura de Glückel de Hameln, una judía ashkenazi, nacida en Hamburgo en 1646, de la cual conocemos su historia por el libro de memorias que escribió. 

Fuente.Sefardische Juden in Hamburg und Altona: Michael Studemund- Halévy


Hamburgo
es una ciudad alemana que se halla en la orilla derecha del río Elba, entre en Sleswick-Holstein y Hanover. Los primeros residentes judíos fueron marranos portugueses, quienes habían huído de los reinados de los reyes Felipe de Austria, ocultando su religión cuando recién se establecieron en su nuevo lugar de residencia, Hamburgo. En 1603 los concejales(“Bürgerschaft”) se habían quejado al senado por la afluencia cada vez mayor de judíos portugueses.

El senado pidió a las autoridades teológicas de Jena y Frankfort-en--Oder sus opiniones sobre la materia, y en 1612, después de muchas negociaciones, fue convenido que, en consideración al pago hecho por su protección, los judíos serían tolerados en la ciudad como extranjeros, pero no se permitiría que continuaran con la práctica pública de su religión.

De acuerdo a una lista de aquel tiempo, había 125 adultos, junto a sirvientes y niños. Desde 1611 tenían un cementerio en Altona, que fue usado hasta 1871.

En 1617 obtuvieron el derecho a elegir cuatro jueces entre su propia gente, número que más tarde fue aumentado a quince

Los Sefardíes del siglo XVII

 "Nación portuguesa", "gente de la Nación" u "hombres de nación" – era así como los mercaderes judeoportugueses, huidos de la Inquisición y la persecución racista se autodesignaban. Estos mercaderes que se establecieron en las costas atlánticas y mediterráneas, en los siglos XVI y XVII trajeron consigo su lengua, literatura y las tradiciones portuguesas; pero también un orgullo de hidalguía y los sabores gastrónomicos del Portugal.

Los ciudadanos de Hamburgo se asombraron cuando vieron salir de sus lujosas casas a hombres y mujeres suntuosamente vestidos, a quienes sus criados africanos les abrían las puertas de sus carruajes. Los portugueses, con éxito en el comercio de productos y de dinero, conducían sus negocios a través de asociaciones familiares internacionales. 

Dominaban el comercio del azúcar, de las especias y de la plata, cooperaron en la fundación del Banco de Hamburgo y eran agentes en la Bolsa. La mayor parte de estas familias era cosmopolita y tenía parientes instalados en todos los grandes centros urbanos, hablando la misma lengua y constituyendo una gran red familiar.

Por eso, ir de Amsterdam para Hamburgo, o de Hamburgo para Livorno era algo que esas personas hacían sin experimentar un gran extrañamiento. La  "nação" de los  portugueses desterrados significaba una comunidad con un fuerte sentido de identidad. Numerosos judíos portugueses y criptojudíos abandonaron Portugal cuando se creó el Tribunal Inquisitorial en al año 1536. Sin embargo puede decirse que 1580 fue el año del verdadero comienzo de la gran emigración para el norte de Europa.

De los  5000 portugueses que abandonaron Portugal, durante el siglo XVII, se instalaron en Hamburgo, cerca de mil doscientos. Muchos de ellos ya se habían instalado antes en el Brasil, en el norte de África, en Italia (Venecia y  Ferrara) y en los Balcanes (Salónica y Esmirna). Los judíos españoles que habían abandonado España con motivo de la expulsión se unieron a estos judíos portugueses. 

Una próspera comunidad judía de Hamburgo se convirtió en un puesto avanzado del sistema comercial de la “naçao” portuguesa.  Su importancia residía en el comercio floreciente con Portugal, España y las Indias Españolas, Curazao, Surinam y el Caribe. Las relaciones comerciales se extendían también a Venecia, Burdeos, Bayona además de los puertos del Báltico, tales como Danzig y al interior de Alemania. El apogeo de este sistema comercial se produjo entre 1660 e 1780. A medida que se fue extinguiendo la persecución activa y se terminara la emigración de Portugal, las comunidades judaico-portuguesas se fueron integrando e instalando en los países de emigración.

Estos judíos portugueses estaban principalmente relacionados con la venta al por mayor, lo que generó un gran crecimiento comercial de la ciudad. Fueron los primeros en iniciar el comercio con España y Portugal, importando de las colonias, azúcar, tabaco, especias, fibras y etc. También tuvieron un lugar prominente en la fundación del Banco de Hamburgo en 1619. El más conocido de todos fue Rodrigo de Castro, quién vivió en Hamburgo desde 1594 hasta su muerte.

En reconocimiento por sus valiosos servicios profesionales, el senado le garantizó el privilegio de poseer su propiedad en la ciudad. Estas comunidades no solo se dedicaban al comercio, había también muchos médicos, poetas, importantes literatos, filólogos, rabinos y sabios. Otros notables fueron: Boccario Rosales, quién fue un importante astrónomo, a quien el emperador le confirió honores cortesanos; Joseph Frances, el poeta y Moses Gideon Abudiente, el gramático y Benjamín Musaafia, el médico y filósofo.

Los judíos portugueses poseían un pequeño lugar de culto, un "Talmud Torá," en la casa de Elijah Aboab Cardoso. El Emperador Ferdinando II envió amargas quejas al senado acerca de esta “sinagoga”. Los católicos no estaban autorizados para construir una iglesia en Hamburgo por aquella época. Pero a pesar de estas protestas y de los ataques violentos del clero protestante, el senado continuó protegiendo a los judíos.

El primer Jajam fue Isaac Athias de Venecia,cuyo sucesor fue Abraham Hayyim de Fonseca (d. Iyyar, 5411 = 1651), también Jajam de otra sinagoga, Keter Tora. En 1652 los portugueses se constituyeron como una congregación con una gran sinagoga, Bet Israel, y eligieron como Gran Rabino  ("Jajam do naçao") al estudioso David Cohen de Lara (1674).

Entre los más antiguos miembros de la congregación estaba Benedicto de Castro, un hijo de Rodrigo, y como su padre, un buen y afamado médico. En 1663 la congregación sefaradí, era por ese tiempo la única comunidad judía de Hamburgo y estaba compuesta por 120 familias. Entre ellas había varias muy distinguidas por sus riquezas y su influencias políticas: Daniel Abensur ( 1711) que fue embajador del rey de Polonia en Hamburgo; Jacobo Curiel (1664) y Nuñez da Costa que desempeñaba la misma actividad para el rey de Portugal; Diego (Abraham) Texeira ( 1666) y su hijo Manuel (Isaac) Texeira, quienes administraban la fortuna de la reina Cristina de Suecia. Manuel fue el embajador de la reina Cristina en Hamburgo. Jacob Sasportas desde 1666 a 1672  se hallaba en el bet ha-midrash fundado por Manuel Texeira, y a menudo fue llamado, como jajam, a decidir sobre cuestiones religiosas.

Los sefaradies de Hamburgo tuvieron una gran participación en los movimientos provocados por el falso Mesías Shabetai Zevi, ellos prepararon grandes celebraciones en su honor en la sinagoga principal, los jóvenes usaban distintivos y fajas de seda verde,”la insignia del Shabetai Zevi” Sasportas trató en vano de moderar el entusiasmo que suscitaba el falso Mesías y cuyo desenmascaramiento provocó una amarga desilusión años después en sus muy numerosos seguidores.

Otros rabinos de la congregación fueron Jacob ben Abraham Fidanque,Moses Hayyim Jesurun (1691), Samuel Abaz(1692),y Abraham Ha-Kohen Pimentel(1697)

 En 1697 las prácticas de libertad religiosa que la congregación había obtenido fueron perturbadas por edictos hostiles del gobernador y los judíos fueron extorsionados con tasas extremadamente altas. Por esta razón muchos de los ricos e importantes judíos portugueses de Hamburgo, abandonaron la ciudad y fundaron una congregación de judíos portugueses de Altona. Problemas internos y especialmente la renuncia de Jacob Abensur (embajador del rey de Polonia) y sus seguidores fueron la causa de la declinación de la congregación sefaradí en Hamburgo

Volver arriba

  Judíos en el Arte: Mané Katz

Judíos en la pintura

Mané-Katz


Figura 1. Judíos absorbidos en la lectura de la prensa yidish

 


Katz

 

The Mane Katz Museum
89, Yafe Nof St.

*El Museo se halla ubicado  cerca del  Carmel Center (Mercaz ha-Carmel),

Teléfono 04 – 8383482.

 


Mané-Katz (1894-1962), pintor francés de origen ucraniano

Pintor francés de origen ucraniano, autor de obras inspiradas fuertemente por el judaísmo.  Nació en  Krementchoug en 1894 – Murió en Tel Aviv, en 1962

 El padre de Mané-Katz, shamash de la sinagoga, guió la vocación artística de su hijo. Es así que lo inscribió en la Escuela de Bellas Artes de Kiev antes de efectuar una primera visita a Paris en el curso del cual visitara el Museo del Louvre donde descubrió los diferentes movimientos artísticos de la modernidad.

Pasó los años revolucionarios en Rusia, en San Petersburgo, antes de instalarse en Paris en 1922. Obtuvo la nacionalidad francesa en 1927, realizó numerosos viajes a los Estados Unidos donde encontrará refugio durante un período de la Segunda Guerra Mundial, pero también viajó por Egipto y Medio Oriente y dividió su tiempo entre Paris y Haifa, lugar donde en la actualidad existe un museo dedicado a él.

 Su arte está fuertemente impregnado por la cultura, la historia y el folklore judíos, autor de paisajes y de naturalezas muertas, es célebre sobretodo por sus numerosas telas que representan las figuras de rabinos. Su enérgico estilo y a menudo alegre, particularmente creado por colores vivos y audaces, recuerda el arte de Chagall. Entre sus mas celebres trabajos es necesario citar el Sacrificio de Abraham (1944) y La resistencia del Ghetto (1946)

Abrazó con fervor la causa sionista y su primera gran muestra la realizó en el año 1948, en la ciudad de Tel Aviv. Años mas tarde hizo su aliá y se fue a vivir a Haifa. En el Monte Carmel, se sintió por fin en su propia casa y en su propio país, mientras sus obras recorrían el mundo y su fama se incrementaba en Europa y América

Dejó en herencia su casa y sus últimas obras a Israel. En sus trabajos se observa a un artista expresionista de inicios de siglo que desarrolló artísticamente la raíz de su mundo askenazi, un mundo que al que idealizó y que permanece vivo. Un museo solo consagrado a la obra de Mané-Katz, muerto en Tel-Aviv, ha sido abierto en la ciudad de Haifa

Mané Katz es, junto a Chagall, un pintor  de su generación dedicado a la representación del mundo judío tradicional.

La pintura a su izquierda posee una gran fuerza expresiva al evocar el mundo obrero judío. Figura 1.  Esta escena agrupa a personajes judíos absorbidos en la lectura de la prensa yidish

 
Recomendamos:
*De Canadá, Miguel Benmergui, nos ha hecho llegar esta película de aprox. 30 minutos, sobre la música y vida de los judíos marroquíes ,en Marruecos. !imperdible! CLICK
*De Argentina, Leda Junowicz, nos envió este link, joya de la música yidish, cantada por el ruso Efim Aleksandrov.  !Imperdible! CLICK
* Recordando: * La gesta de los héroes judíos de la Sda Guerra mundial
  Leonid Bernstein - Héroe

 


*Leonid Bernstein


el Ejército Rojo en Berlín

De: Yad Vashem Revista 37, articulo de Katia Guzarov


Leonid Bernstein

Héroe judío de la Segunda Guerra Mundial "nació a Shpikov, en Podolia." El padre era relojero Murió cuando tenía cinco años. En 1932 la familia se trasladó a Kiev. Entró a la Academia militar y siguió el curso de artillería, convirtiéndose en oficial. Cuando fué incorporado a un regimiento de artillería, se lo envió a la región de la frontera de Przemysl. El 22 de junio de 1941 entró en combate con el enemigo nazi, comportándose con mucha valentía a pesar de la aplastante derrota sufrida, ya que no habían recibido orden de retirada. Comenzaba una nueva etapa para Leonid Bernstein, héroe indiscutido de la Segunda Guerra Mundial, que conjuntamente con millares de judíos lucharon en las tropas combinadas. Más de 100.000 judíos del Ejército Rojo cayeron en las manos de los nazis; pocos sobrevivieron.

Entre estos pocos, y aun herido Leonid Bernstein consiguió huir de su cautiverio, sin haber perdido su espíritu combativo, llegando hasta el pueblo de Ternovka, dónde obtuvo falsos documentos y un nombre ruso.

Sin perder tiempo, organizó el primer núcleo de la Resistencia local, participando en expediciones de sabotaje y espionaje, así como en acciones contra los alemanes. A principios del 1943 el grupo de Bernstein trató de unirse al grupo de Dubovoy. Durante un tentativa de minar y sabotear la estación ferroviaria de Shevshenko fue capturado nuevamente (Vi la vida mía escurrirse delante mío en un instante”), pero nuevamente Leonid aprovecha la única ocasión de fuga y se escapa, uniéndose a sus amigos nuevamente

En mayo de 1942, Bernstein se arroja en paracaídas sobre Sanok, donde reunió a mas de cuatrocientos partisanos. Con ellos participó en la rebelión de los Eslovacos contra los nazis.

Luego volvió a entrar en las filas del Ejército Rojo. Tras la guerra, Leonid obtuvo importantes honores militares por parte de su país.

Desde 1993 Leonid Bernstein vive en el norte de Israel, donde se dedica a la actividad de escritor, transmitiendo a las nuevos generaciones la gesta de los héroes judíos de la Segunda Guerra Mundial. Trabaja en la Organización de Veteranos de Guerra Lisiados y en la Asociación de Veteranos de la Segunda Guerra Mundial y en la Asociación de Inmigrantes Ucranianos en Israel

Volver arriba

*Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.*
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

         

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2007 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui