* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas *Organización Sionista Argentina*
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 2 - Nº 27
15 de Mayo  2006 / 29 de Iyar 5767
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal
* A nuestros lectores........
  Shavuot

¡Jag Sameaj !
Moadim le Simja

23 y 24 de mayo - 6-7 de Sivan

*Nos hallamos próximos a la celebración de Shavuot, festividad en la que los judíos recuerdan y celebran la entrega de la Torá al Pueblo de Israel. La Torá está conformada con los cinco primeros libros de la Biblia, también llamado el Pentateuco, y ocupa un lugar central para el judaísmo. También lo es en un sentido secular, el profundo significado de la Torá y su entrega tiene que ver con la organización de una sociedad de un modo civilizado, con el respeto y la observancia de Ley,  basados en la existencia de la justicia, la conciencia de los otros, el respeto por los más débiles, el cuidado y la celebración de la vida y lo bueno que ella ofrece. En los valores que ella contiene tal vez resida el secreto de la larga existencia de nuestro Pueblo, y también en la actualidad la de algunos de sus mandatos y deberes.

 También Shavuot es una de las festividades de peregrinación donde se llevaban las primicias de las primeras cosechas al Templo de Jerusalem,  es por eso que en las mesas judías las comidas están confeccionadas con algún elemento lácteo y que recibe el otro nombre de Jag ha Bikurim.

 

*HISTORIA DE LOS JUDIOS SEFARDIES DE BOSNIA (2 de 2)


Hagadá de Sarajevo

 

 


Cementerio Judío de Sarajevo

Bosnia y Herzegovina- verano 2002.

El edificio, y parte del cementerio fue quemado durante la guerra civil 1992-95. Se está restaurando con la ayuda del gobierno de los Estados Unidos de América proporcionados a través de la United States Commission for the Preservation of America's Heritage Abroad

 

 


El cementerio judío de Sarajevo, situado fuera de la ciudad en el monte Trebevic, es uno de los más famosos de los cementerios sefarditas del mundo. Fundado en 1630, por el Rabino Samuel Baruch, es el mas antiguo cementerio de cualquier grupo religioso en Sarajevo y se lo reconoce por su antigüedad y belleza.

*Como lo enunciamos desde nuestros inicios, utilizamos este espacio proporcionado por internet para buscar historias, como quien revuelve en las cajas de cartas olvidadas y de viejas fotos deslucidas. Entre  ellas encontramos este precioso texto  traducido del francés por el escritor mejicano JOSÉ ABDÓN FLORES. No siempre alguien que traduce conserva el espíritu y el encanto del texto, que merecen ser disfrutados. Otros datos no podemos ofrecerles porque se nos han perdido, pero suponemos que quien quiera, gracias a la magia de Google podrá obtener más información que las que podamos darles aquí.* 

En el cementerio judío de Sarajevo

Ivo Andrich

*Petar Koèich, que sabía ver y comprender Bosnia y que, como verdadero escritor, tenía el don de la palabra exacta, ha señalado el lugar que ocupan en este país los cementerios; incluso ha insinuado esto en un artículo: "Como inmensos bueyes blancuzcos de montaña yacen montones de enormes piedras cuadrangulares expuestas a las miradas, que irisan bajo el sol y reposan en un profundo sueño."

Siempre he conservado en la memoria esta observación de Koèich; este verano me vino a la mente mientras me dirigía, en días consecutivos, al viejo cementerio judío que se extiende en la ribera izquierda del río Miliatska, por encima de la vía de ferrocarril Sarajevo-Oujitsé. Digo "se extiende", pero es tan escarpado que tiene más bien el aire de derrumbarse y de rodar infinitamente cuesta abajo.

Las inmediaciones escarpadas de Sarajevo están llenas, hoy en día aún, de cementerios musulmanes colmados de esas estelas funerarias que se denominan nichans. Igual que armadas blancas perpetuamente en campaña o avalanchas de nieves eternas, estos cementerios ruedan infinitamente sobre la pendiente. Con los años y los siglos estas armadas están cada vez más ralas y las avalanchas son más y más frecuentes. Pues los cementerios también mueren. Más de un nichan blanco, antes vertical, ha caído o se ha inclinado y se apresta a acostarse en la tumba al lado del difunto. Algunas veces como en el magnífico cementerio de Alikovats, los nichans, tupidos y menudos, tapizan el suelo, y hay algo de conmovedor y de poético en su surgimiento como en su desaparición, en su contraste con la misma vida que borbota y fermenta más abajo, en la ciudad. No tienen nada de repelente o de espantoso, tienen algo de calma y de puro y de digno que refleja solamente la actitud razonable y heroica del hombre cara a cara frente a la muerte de aquellos que ahí reposan.

 Blancos cementerios musulmanes sobre las pendientes escarpadas que rodean a Sarajevo. Es uno de esos temas que me conmueven y me exaltan, me llenan de visiones y de pensamientos pero me encuentran incapaz de expresar al menos un poco de lo que yo resiento. Sin embargo la poesía de los cementerios encontrará sus poetas y no serán poetas de la muerte, sino poetas de la vida. Pues siempre será verdad la vieja máxima que dice "la muerte no es más poética que la vida". Y si los cementerios tienen un sentido, es porque hablan de la vida del mundo al cual pertenecen los yacentes y la historia de los cementerios no tiene sentido sino en la medida en la que arroja luz sobre el camino recorrido por las generaciones actuales o futuras.

Pero de lo que quiero hablar ahora no es de estos cementerios de los alrededores de Sarajevo, sino solamente del viejo cementerio de los judíos sefarditas que se pierde entre los otros de mármoles blancos, sin que, desde lejos se lo pueda distinguir.

Escalando el repecho que conduce del Miliatska al cementerio de los judíos sefarditas de Sarajevo, siempre pensé en los cuatro siglos de su historia.

Cuando, al final del siglo xv, los judíos fueron expulsados de España, buscaron refugio en diversos países que no habían establecido como sistema la expulsión de los judíos y que al menos los toleraban. Uno de esos países era Turquía. En el siglo XVl los judíos sefarditas expulsados de España aparecieron en Sarajevo como en todos los grandes centros comerciales de los Balcanes. Su situación social no difiere ya de manera fundamental de la de la raïa, es decir de los otros no musulmanes; es un tanto más difícil puesto que son extranjeros, poco numerosos y completamente aislados, sin lazos de sangre, de religión y de lengua con el resto de la raïa. Para subsistir en tales condiciones, estos judíos deben luchar y batirse aún más que la raïa cristiana. Apilados en una suerte de ghetto, el "Gran Patio", asaltados por los prejuicios y las supersticiones de sus conciudadanos de todas las otras confesiones, por necesidad y por instinto de conservación, se encierran en ellos mismos y se amurallan detrás de sus propias tradiciones, creencias y prejuicios, como detrás de una defensa.

Las reservas de bienes culturales que habían traído de España, su antigua patria, se borran y debilitan con el tiempo, pero a pesar de las condiciones desfavorables, ellos las subsanan con un raro amor y las han conservado en buena medida hasta épocas recientes. Por lo demás, su vida espiritual se limitaba sobre todo, como para los fieles de otras religiones, a un conocimiento relativo de los textos sagrados y a una repetición mecánica del ritual. En su hogar y entre ellos hablan español (tal como lo habían traído en el siglo SXVI, y corrompido por numerosas palabras eslavas y hebreas) en la sinagoga y a la hora de los ritos religiosos utilizan el hebreo, hablan "bosnio" con el pueblo y turco con los representantes del poder. Vivían sin verdaderas escuelas y sin grandes posibilidades de vida cultural. Tanto en el tiempo de la dominación turca como después, bajo la ocupación austrohúngara, la legislación en vigor les prohibía prácticamente el acceso a los empleos públicos y a las funciones administrativas y los orillaba al trabajo físico, a un número limitado de oficinas y sobre todo al comercio al mayoreo y menudeo.

(Continua  en el próximo número de MILIM)

*Fotovivencias*

*Envíe sus fotos digitales a través de nuestro sitio web*

fotovivencias.com.ar

y retírelas en cualquier local Vivencias, en papel fotográfico

Cabello 3616 Palermo
4806-118?

Av. Quintana 336 Recoleta
4813-8610

Av Maipú 941 Vte. López
4796-4352

Corrientes 681 Olivos
4799-7620

*El viejo Barrio Judío de Jerusalem
  *1000 años del Viejo Barrio Judío de Jerusalem

1000 años del Viejo Barrio Judío de Jerusalem

 

 

 

Varias habitaciones del sótano fueron utilizadas como taller para reconstruir la Casa Quemada.  Allí se encuentran  grandes vasijas para almacenar provisiones mesas de piedra halladas en el  sitio, al igual que  la lanza y otros artefactos  tales como botellas de cristal, recipientes pintados de cerámica, monedas y pesas de piedra. El resto esquelético se ha enterrado de acuerdo con ley judía. Una de las habitaciones se halla como el día en que fue destruida, el piso cubierto como estaba en el día de la destrucción,con la cenizas, vigas chamuscadas  y vasijas quebradas.  Un gran túnel de drenaje, construido en la roca profunda, nos recuerda las rutas de escape, según lo descrito por Josephus, usadas por los judíos sitiados

 

*Cuando ya se cumplen cuarenta años de la reunificación de Jerusalém, con todo lo que esto ha representado en la historia del moderno Israel, nos hemos propuesto, con este artículo retornar a su antiguo pasado. Para llegar a él fue necesaria la enorme tarea llevada a cabo por el Profesor Avigad, uno de los más notables arqueólogos, especialista en el tema.

 En Italia y en otros lugares, gran parte del pasado romano ha permanecido en la superficie, donde fue visible para numerosas generaciones con el paso de los milenios, hasta producir un momento notable en la historia de la cultura como fue el Renacimiento. Los judíos para hallar el pasado de su historia milenaria han debido excavar profundamente, pues los testimonios de su pasado fueron destruidos por esos mismos romanos y por todos los ocupantes de su antiguo territorio. Justamente luego de la Guerra de los Seis Días, fue posible comenzar a recuperar todo el patrimonio histórico perdido y enterrado. Por eso continuamos con el relato comenzado en el Milim anterior donde narramos como fue recuperado el lejano pasado del Barrio Judío.

Cerca de la escalera moderna que conduce a la base de la torre hay un dibujo basado en los relieves que decoraban la habitación del trono de Senaquerib el rey de Asiria, en Níneve, y que muestran el sitio de Lajisch en el año 701 A.N.E. Allí se observan las rampas, las catapultas destruyendo todo lo que está a su alcance y las antorchas encendidas que provocaron los incendios tal cual y como seguramente ocurrió en Jerusalem en la toma de la torre en el  586 A.N.E. Las antiguas torres, del período del Primer Templo, y la otra del período de los Hasmoneos fueron quemadas dramáticamente.

 Es una demostración de como fueron destruidas las defensas de la ciudad. El forzado exilio judío en Babylonia duró 50 años. En el 538 A.N.E. Ciro, el rey persa, que había heredado el trono de Babilonia, determinó que los judíos, o una buena parte de ellos, podían dejar Babilonia y retornar a su tierra. Algunos lo hicieron pero los excavadores no hallaron signos de ocupación sobre la colina occidental en lo que los arqueólogos llamaron el período postexílico, o el de la dominación persa. La Biblia nos cuenta que los que retornaron del exilio reconstruyeron el Templo, pero que esta reconstrucción fue tan modesta que los sacerdotes, levitas y los ancianos que habían visto el Primer Templo que había permanecido desde su fundación, a los gritos prorrumpieron en llanto, cuando lo tuvieron ante su vista, (Ezrah3:12) Nehemias, el gobernador de Judea alrededor del 445 A.N.E. hizo levantar la muralla de Jerusalem (Nehemias2:17) conocida como la sección cercana a la Ciudad de David y al Monte del Templo, pero los excavadores no encontraron ninguna muestra de la ocupación de la colina occidental.

En el año 332 A.N.E, Judea, y Jerusalem, se convirtieron en parte del Imperio de Alejandro El Grande, cuando comenzaba el período helenístico en el Medio Oriente. Por doscientos años, los Sirios Seleúcidas, herederos de parte del Imperio de Alejandro, dominaron Judea. Los seléucidas mancillaron el Segundo Templo y lo dedicaron a Zeus Olímpico. Este acto final, agresivo y desafiante, provocó el levantamiento de los judíos que fueron liderados por Judas Macabeo y sus hermanos. Luego de las exitosa expulsión de los sirios, los macabeos dieron inicio a la dinastía Hasmonea. Cuando el Templo fue limpiado y purificado, hecho recordado en la festividad de Januca, Jerusalém volvió a florecer una vez más. La ciudad se expandió hacia la colina occidental, que fue protegida por una muralla que se unió a  la torre Hasmonea, cuyos restos fueron hallados cuando se excavó allí. Cien años después de la exitosa revuelta, la independencia de los judíos finalizó y una nueva era comenzó en Jerusalém. En el 63, A.N.E. las fuerzas romanas dirigidas por Pompeyo capturaron Judea y los procuradores romanos fueron los nuevos dueños de la tierra de los judíos. Herodes el Grande se convirtió en el rey de Judea en el 37 A.N.E. con el apoyo de los romanos, fue un hombre cruel que asesinó a su mujer, Mariamne, su hermano, y sus dos hijos a causa de su ascendencia hasmonea. Herodes fue un extraordinario constructor. Desde Cesárea hasta Jericó, desde Samaria hasta Masada, la grandeza de sus proyectos, sus innovadores métodos de construcción y su imaginativa arquitectura todavía son capaces de asombrarnos hoy en día.

Durante los años en que Nahman Avigad estaba excavando en el Barrio Judío, su distinguido colega de la Universidad Hebrea de Jerusalém, el Profesor  Benjamín Mazar lo hacía en el sur y el suroeste del Monte del Templo— la plataforma monumental ampliada por Herodes para crear un gran espacio para el Templo, al cual Herodes reconstruyó a su apropiado gran estilo. Estos dos grandes arqueólogos trabajaron desde puntos opuestos, a través del valle, durante diez años, descubriendo cada pedazo de la historia de la Jerusalem anterior a la destrucción causada por los romanos durante el año  70  D.N.E.

Aun antes de que Avigad descubriera el extenso nivel herodiano en el Barrio Judío, la era de Herodes era conocida por sus monumentales edificios públicos. Pero lo que reveló la excavación de Avigad fueron las casas opulentas de aquel período que demostraban el elevado estilo de vida que disfrutaban sus habitantes, pertenecientes a la clase alta.

Una de estas casas preservó una historia humana especialmente conmovedora. Un tramo de escaleras escarpadas conduce abajo de la calle de Tiferet Yisrael al sótano de la Casa Quemada. Esta casa perteneció probablemente a la familia sacerdotal  Kathros, mencionada en el Talmud babilónico, porque fue hallada en ella una pesada piedra con el nombre grabado de Kathros. La Casa Quemada cuenta del final de la era Herodiana y de los acontecimientos catastróficos que ocurrieron en Jerusalén en 70 D.N.E.

Fue descubierta durante la primera estación de excavación, cuando, escribió Avigad “no estábamos emocionalmente preparados para las impresiones y asociaciones relacionadas con la investigación del  nivel que se hallaba ante nosotros” Bajo una pila de restos de  albañilería, amontonados y obscurecidos por el fuego había una gruesa capa de madera, de cenizas y de hollín todo chamuscado, con los fragmentos de los recipientes de la cerámica y de piedra pertenecientes al siglo I D.N.E. La última moneda hallada sobre el piso tenía grabada la fecha del año 69 con la leyenda “Año Cuatro del Rescate de Zion”. En una esquina, había todavía una lanza inclinada contra la pared. Luego los excavadores llegaron hasta el esqueleto de un brazo de una joven, su mano todavía extendida aferrada a una escalera.  

 Los romanos tomaron el Templo y lo quemaron el 9 de Av en el año 70 D.N.E. La ciudad en lo alto resistió otro mes, pero finalmente los romanos vencieron. Josefo, quién fue testigo de los acontecimientos, describe que “cuando ellos llegaron,  llenaron los callejones con cadáveres e inundaron la ciudad entera con sangre… pero cuando cayó la noche,  el día ocho del mes de Elul,  Jerusalém desapareció  en medio de las llamas – una ciudad que había sufrido tantas desgracias…”

Cuando los arqueólogos terminaron de excavar la Casa Quemada, toneladas de arena fueron traídas adentro para cubrir y proteger los restos antes de que comenzara la construcción de una residencia moderna sobre el sitio. Una vez que la construcción fue completada, la arena fue quitada.

 La Casa Quemada fue restaurada y abierta al público luego de 14 años de que fuera descubierta-(continua en el margen izquierdo) *

  *Los Judíos y el Arte 2ª parte (Continuará)

*Los Judíos y el Arte: Arturo Schwartz y los otros donantes del Museo de Israel



Marcel Duchamp, Hat Rack


Marcel Duchamp


Fuente: Littérature, Paris, Au Sans Pareil, 1919-24 Edited by André Breton, Louis Aragon, and Phillippe Soupault Nouvelle Série, no. 10, May 1923 Arturo Schwarz Library Rick Radin: editor of ISRAEL21 Fuente: The Israel Museum

Este artículo en su forma completa podrá ser leído próximamente en nuestra página web : www.milimcultural.com.ar

 

*Los Judíos y el Arte: 

 *Arturo Schwartz y los otros donantes del Museo de Israel 

Arturo Schwarz es considerado uno de los eruditos y coleccionistas de dada y surrealismo más importantes del mundo. Conoció a muchos de los artistas personalmente, exhibió sus trabajos en su galería, participó activamente en las reuniones políticas y sociales del movimiento, y publicó artículos acerca de sus posiciones ideológicas. Entre los poetas, escritores y artistas con los cuales fomentó una especial y cercana amistad se encontraban André Breton, Marcel Duchamp, Man Ray y Jean Arp

La transferencia real de la colección al museo en Jerusalén fue retrasada por años por la renuencia con que el gobierno italiano se oponía a esta disposición, alegando la necesidad de una licencia de exportación para la colección, hasta que finalmente cedió con todas las exigencias para impedir el traslado de tan valiosísimo material y este finalmente llegó a Israel en 1998.

Veamos que tiene para decir de si mismo este personaje notable. Lo hizo en un libro del cual reproducimos el prefacio redactado por el rabino Giuseppe Laras.

Arturo Scwartz : SOY JUDIO,TAMBIÉN. Reflexiones de un ateo anarquista

Prefacio del Rabino  Giuseppe Laras


*Ateo, anarquista,  surrealista. Pero también judío. Así se define Arturo Schwarz. En estas paginas demuestra como precisamente en el judaísmo, visto en su dimensión existencial y filosófica, es posible encontrar las raíces de su actitud y de su filosofía de vida. El rechazo del principio de autoridad, intenso como impostación de tipo estático e irracional, pero también la necesidad del conocimiento, el respeto del diferente y de la naturaleza, el anhelo de justicia y el derecho a la felicidad, el rol salvador e iniciático de la mujer, encuentran todos sus fundamentos en la Biblia, en el Talmud y en los escritos de los cabalistas.* Del resto, como subraya en su prefacio Giuseppe Laras, de hombres como Arturo Schwarz, entre los judíos, hay muchos, no es  único, han estado siempre. En apariencia paradojal y provocativo, el texto que guía así a la búsqueda del sentido más auténtico y precioso del vivir.


Cubierta del libro:
Ser judío representa una herencia muy pesada. La herencia de un pueblo que por dos mil años ha sido perseguido, ha sufrido masacres, expulsiones, exclusiones y que no obstante todo, ha sobrevivido tanto que es el único testigo de los pueblos de la antigüedad clásica. Ser judío significa para mi ser el heredero del espíritu de los profetas de Israel, de los Sabios de la Kabalá y del Talmud, de un Baruj Spinoza, de un Karl Marx, de un Albert Einstein, de un Sigmund Freud y de un Lev Trotzky. Para mi, ser judío significa tratar de ser digno de tal herencia cultural y reconocerme en los ideales del judaísmo, y también del sionismo y de la anarquía. . Todos estos ideales están contenidos en una sola palabra: Respeto.

  La pareja formada por Arthur y Madeleine Chalette Lejwa (Gitla-Matla Szalet) fue también parte de ese arquetipo judío, que describe el historiador Víctor Karady. Madeleyne fue una coleccionista de arte, había nacido en París, durante un viaje de negocios de su padre, pero se crió en Polonia. Cuando su padre quedó prisionero de los nazis, en el campo de concentración de Sachsenhausen logró rescatarlo, huyendo luego a Shangai, donde vivieron como refugiados durante los años de la guerra, cuando ésta terminó partieron a los Estados Unidos. Allí se casó con Arthur Lejwa, un bioquímico polaco con quien creó una galería de arte en Manhattan. Tuvieron un gran éxito como galeristas, profesión que Madeleine abandonó a la muerte de Arthur, continuando luego trabajando como experta y especialista en temas artísticos. también ellos dejaron un importante y valioso legado para el Museo de Jerusalem.
 
 * Recordando                         Comunidad Judía de Dinamarca
  *Judíos de Dinamarca

 

El museo danés de los judíos

 Un proyecto del arquitecto judío Daniel Libeskind, donde

las características principales son las líneas inclinadas y la abundancia de las maderas claras.

 El Museo Judío de Dinamarca está ubicado en la capital, Copenhagen, en un edificio que fue construido en el siglo XVII como prisión y a comienzos del siglo XX fue integrado en la entonces nueva Biblioteca Real hasta transformarse hoy en el Museo de los Judíos de Dinamarca.

 

La reforma del edificio ha corrido a cargo del estudio del arquitecto polaco-americano judío Daniel Libeskind, el mismo arquitecto elegido para levantar el edificio que sustituirá a las Torres Gemelas y que ya había

hecho con anterioridad el museo homólogo de Berlín (2001) y otro en San Francisco, EEUU (2005), ambos con estéticas similares.

La afiliación y la cercanía del autor con la temática y el sentimiento del edificio parece. pues, bastante clara. Se trata de ‘un museo en una caja de zapatos’ ya que es de una superficie exigua: apenas 300 m2 (a duras penas pudo acojer a los asistentes a la apertura, oficiada por la reina Margarita II) de Dinamarca.

El arquitecto ha optado por integrar unos espacios angulosos y de forma atormentada en la rígida fábrica preexistente de ladrillo.

 Las bóvedas de aristas de ladrillo se respetan pero quedan enmarcadas en los recortes  que dejan libres los muros.

La planta del edificio antiguo es muy regular: al entrar se accede a un espacio central flanqueado por dos  estancias cuadradas cubiertas por bóvedas de crucería.

A continuación aparece una franja transversal muy estrecha que separa de tres nuevas estancias rectangulares un poco mayores.

Libeskind ha encajado su planta en ésta con circulaciones expositivas alrededor de dos islas.

Los espacios residuales a la zona expositiva acogen una pequeña aula, la cafetería, los servicios sanitarios y una zona de administración.

Para combinar la estructura anterior y la nueva compartimentación Libeskind ha optado por usar elementos ligeros como son los paneles de madera clara, de abedúl y de roble, donde, gracias a los continuos quiebres, todo parece invitar a un viaje turbulento con líneas y superficies inclinadas, efecto que se mantiene incluso en el suelo de la tarima  maciza.

El empleo de tiras de luz en sentido transversal a las pendientes, acentúa la sensación de dramatismo del espacio, efecto seguramente buscado por el arquitecto, en el contexto del simbolismo de la historia que da origen al edificio.

Como punto de referencia creativo Libeskind ha escogido la palabra hebrea «Mitzvah» que tiene varios significados: deber, sentido profundo de la acción, compromiso, o buena obra.

 Además de formar parte del logo del museo, sus letras en hebreo constituyen la base del recorrido de los pasillos del museo. Es decir, que los pasillos por donde transcurre el itinerario de los visitantes dibujan estas cuatro letras hebreas del Mitzvah a tamaño gigante. Con este gesto simbólico el arquitecto quería dar cuenta del hecho único y destacable de que la mayoría de los judíos daneses fueron salvados de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial por sus compatriotas suecos.

 En efecto, Dinamarca ocupa un lugar especial en la historia del Holocausto ya que unos 7000 judíos daneses fueron evacuados a Suecia

 

 FICHA TÉCNICA

Museo de los Judíos de Dinamarca

Superficie construida: 450 m2

Superficie útil: 300m2

Construcción: marzo a septiembre del año 2003

Inauguración: junio 2004

 Arquitecto responsable: Daniel Libeskind (Studio Daniel Libeskind, Architects LLC)

  S.B.

 Ref.  Ellen Levine, Darkness Over Denmark: The Danish Resistance and the Rescue of the Jews (Nueva York: Holiday House, 2000), p. 28.

Robert Rozett, and Shmuel Spector, "Denmark," en Encyclopedia of the Holocaust (Nueva York: Facts on File, 2000), pp. 186-187

 

*Comunidad Judía de Dinamarca  

La Gran Sinagoga de Copenhague, diseñada por uno de los arquitectos más famosos de Dinamarca, Gustav Friedrich Hechst, es un sitio muy importante. La ciudad tiene un cementerio que se remonta a 1693 y otro, consagrado en 1886, que es el sitio del monumento a los 49 judíos daneses que fallecieron en Theresienstadt. En el Museo de Libertad, hay una sección especial dedicada al movimiento de resistencia y otra que se ocupa de la persecución de los judíos.

Los judíos daneses tienen una historia de mas de trescientos años que han reflejado el progreso constante en la tolerancia y la aceptación por el resto de la población. Su integración se debió en gran parte al deseo y la capacidad de los judíos de dominar la lengua y la cultura danesas, hechos que favorecieron en gran medida su integración social. Por supuesto que esto influyó sobremanera en la asimilación y el crecimiento de los matrimonios entre familias judías con no judíos. En parte esto se vio compensado por los muchísimos judíos que llegaron huyendo de la Rusia Zarista. Entre 1933 y 1940 aproximadamente 4,500 refugiados pasaron por Dinamarca, efectuando un largo trayecto hasta llegar a Eretz Israel.

    
Niños judíos salvados por la población danesa

 En 1940 Dinamarca fue ocupada por los alemanes, pero no existieron actividades antijudías hasta 1943. Como el ejército alemán intentó capturar a los judíos daneses para transferirlos a campos de exterminio, estos fueron ayudados por el magnífico pueblo danés que se movilizó heroicamente y logró trasladar a casi toda la comunidad judía (excepto aproximadamente 500 que fueron capturados) hacia su seguridad en la cercana Suecia.

 En 1969 aproximadamente 2000 judíos de Polonia se unieron a la comunidad.
 Hasta el momento hay aproximadamente 6000 judíos en Copenhague y unos cien en Arhus y otros lugares cercanos. Hay dos sinagogas, la más importante es Krystalgade y la más pequeña Machzikie Hadas. Ambas tienen servicios  religiosos por la mañana y la tarde.
Hay dos negocios de alimentos Casher. poseen una Yeshivá para adolescentes. Hay clases semanales sobre el Talmud. Existen escuelas judías para 200 niños -y un hotel kasher- en  Hornbæk.

*Judíos laureados con el  Premio Novel

 

 En 1922 Bohr, Niels Henryk D. (Dinamarca) “Por sus servicios en la investigación de la estructura de los átomos y sus radiaciones”.

1975 Bohr, Aage N. (Dinamarca) “Por el descubrimiento de la conexión entre el movimiento colectivo y el movimiento de las partículas en el núcleo atómico”.

*Rescate de pueblo judío danés durante la Segunda Guerra Mundial

En abril de 1940, Dinamarca fue ocupada por el ejército alemán. Al principio la ocupación fué relativamente pacífica, y no habían sido promulgadas leyes antijudías. Era evidente que los alemanes no querían trastornar la paz en Dinamarca. De hecho tres escuelas judías funcionaban, como también lo hicieron los clubes judíos

El Rey Christian de Dinamarca contribuyó muy decisivamente al cuidado de la moral de su pueblo durante aquellos durísimos tiempos. Él montaba a caballo diariamente y circulaba por las calles de Copenhague, yendo al encuentro de su pueblo y alentándolo con su presencia. También tuvo un trato especial hacia los judíos explicando a su pueblo que estos no debían ser tratados de manera diferente a los demás ciudadanos.

En el verano de 1943 la guerra comenzó a serle desfavorable a los alemanes, con esto vinieron los actos de sabotaje por la resistencia danesa. Las huelgas, el sabotaje y los disturbios obligaron a dimitir al gobierno danés  y la ley marcial comenzó entonces a ser aplicada. Con este fin Eichman envió tropas SS de Alemania para poner en práctica la "solución final"  sobre los judíos de Dinamarca.

Jorge Duckowits, Director de la operación de transporte alemán en Dinamarca, fue informado por Werner Best, el Embajador alemán, que los judíos debían ser deportados. El 28 de septiembre él relató esto en una reunión con Hans Hedtoft ( Primer Ministro más tarde danés) Vilhelm Buhl, H.C. Hanson y Herman Dedichen, todas ellas figuras políticas prominentes. En cuanto Duckowitz se retiró, ellos pidieron vehículos de la policía secreta danesa y visitaron a tantos judíos como fue posible. A la siguiente mañana todo esto fue anunciado en las escuelas judías. Se aconsejó a la gente a no quedarse en sus casas, y que se escaparan preferentemente a Suecia. La mayor parte de los judíos prestó atención a estos consejos y cuando la Gestapo tomó por asalto las casas de los judíos en la noche de Rosh Hashaná los comandos alemanes ya no encontraron a nadie. Aproximadamente 6000 judíos habían podido escaparse.

En todas partes se produjo una fuga masiva que duró casi un mes completo, hasta que pudieron hacerlo a través de todo tipo de embarcaciones hacia Suecia, los daneses ayudaron a los judíos, quienes eran transportados a pueblos de pesca a lo largo de la costa, donde se los ocultaba hasta que finalmente pudieran salir hacia Suecia.

Lamentablemente aproximadamente 500 judíos fueron capturados por los nazis y fueron llevados al Campo de Thresiesenstadt. Allí estuvieron confinados hasta que fueron liberados año y medio más tarde. Allí murieron 50 personas.

Durante todo el tiempo que los judíos estuvieron refugiados en Suecia, sus casas, sus escuelas y sus ieshivot fueron mantenidas en perfectas condiciones por la gente danesa. Dinamarca fue el único país en el mundo donde sucedieron tales actos heroicos.  Como el himno nacional danés dice:"Esta es una tierra encantadora "  

*La resistencia danesa

Poco después de la ocupación de Dinamarca por parte de los alemanes el 9 de abril de 1940, el gobierno danés llegó a un acuerdo mediante el cual el gobierno al igual que el ejército del país permanecerían bajo el control danés. Sólo se cedió el control a los alemanes de la oficina de relaciones exteriores. Durante varios años, los judíos daneses vivieron en relativa tranquilidad. Cuando amenazaba el fantasma de la legislación y la persecución contra los judíos por parte del nazismo, la opinión pública se hacía oír y manifestaba su oposición. La postura férrea respecto de este tema por parte del pueblo danés y de su gobierno, combinada con la cantidad relativamente pequeña de judíos daneses, convenció a los alemanes de que postergaran el "problema judío" en Dinamarca hasta que se ganara la guerra.

El status-quo cambió drásticamente en agosto de 1943. Las operaciones de resistencia danesa y judía habían cobrado ímpetu y los aliados estaban ganando terreno a los alemanes. Cuando el gobierno danés renunció en lugar de aceptar las nuevas demandas nazis, el comandante militar alemán declaró el estado de emergencia y rápidamente comenzó a deportar a los judíos daneses a los campos de exterminio. En respuesta a ello, el pueblo danés inició una campaña nacional de rescate, mediante la cual escondían judíos clandestinamente y los enviaban en embarcaciones pesqueras hacia la seguridad en Suecia. Aunque al principio la resistencia danesa fue espontánea y no estaba organizada, pronto se convirtió en la manera más eficiente de realizar las operaciones de rescate.

Durante todo este tiempo, el Rey Cristián X expresó sus firmes objeciones a los planes de deportación de los alemanes y cumplió un papel fundamental a la hora de brindar aliento y apoyo moral visible a sus compatriotas. Las universidades cerraron sus puertas para permitir que los estudiantes participaran en las campañas de rescate. Desde el púlpito, el clero danés exhortó a las congregaciones a ayudar a los judíos. La policía danesa se negó a cooperar con los nazis en los arrestos y deportaciones. Finalmente, los alemanes lograron arrestar a alrededor de 500 judíos y los deportaron hacia Theresienstadt, un ghetto y campo de concentración ubicado en Checoslovaquia. Incluso en ese momento, el pueblo danés les envió comida y provisiones a sus compatriotas judíos. Posiblemente esta fuerte atención pública salvó a los judíos daneses en Theresienstadt de ser transferidos a Auschwitz y de la muerte inminente.

La historia del pueblo danés unido en resistencia pacífica contra los nazis es un capítulo excepcional en la historia del Holocausto.

Actualmente, las exposiciones permanentes de Yad Vashem en Israel y del Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos incluyen una embarcación de pesca danesa original que alguna vez llevara a los judíos hacia un lugar seguro


Embarcación danesa de rescate USHMM Photo Archives

Esta embarcación, llamada "Sunshine" (antes "Lurifax"), fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial para transportar refugiados judíos daneses desde Dinamarca, ocupada por los alemanes, hacia Suecia, que era neutral. Actualmente se encuentra en la Exposición Permanente del Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos.

Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

         

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2007 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui