* Auspiciado por el Departamento de Cultura de AMIA
* Declarado de interés por el Centro Contemporáneo de Estudios Judaicos y Sionistas *Organización Sionista Argentina*
* Declarado de interés por el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí - CIDICSef
* Auspiciado por el Departamento de Hagshamá, de la Organización Sionista Mundial www.hagshama.org.es

Año 1 - Nº7
15 de junio de 2006 / 19 de Sivan de 5766
Ciudad Autónoma. de Buenos Aires - Argentina
Email  Cultural@arnet.com
Editores:  Alicia V. de Benmergui - Salvador Benmergui
Edición quincenal
*En Recuerdo del Día "D" del Desembarco en Normandía 1944-2006
  * 62º Aniversario del Desembarco Aliado

Cementerio Americano
de Colleville

Normandía-Francia

Playa Omaha

En el Cementerio norteamericano de Colleville, reposan los restos de 9.387 soldados norteamericanos muertos durante el desembarco y los días siguientes, así como más de 1.157 nombres de desaparecidos durante la operación. "Algunos murieron sin llegar a poner pie en tierra y el mar se tragó sus cuerpos. Otros murieron en Normandía pero sus cuerpos no pudieron ser encontrados. El cementerio se encuentra ubicado sobre la playa de Omaha, la más complicada de las cinco que se tomaron el 6 de junio de 1944, y en la que se registraron más bajas."


Memorial del Desembarco Caen-Francia

El día 6 de Junio se cumplieron 62 años del desembarco de las Fuerzas Aliadas en Normandía durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Para algunos es una fecha tan lejana y ajena que no ha sido siquiera mencionada en los medios audiovisuales.

 Sin embargo para nosotros, que tuvimos la oportunidad de haber visitado toda la Costa del Desembarco y haber podido llegar hasta el Cementerio Norteamericano de Colleville en Normandía, el recuerdo de lo que allí sucedió, forma parte de los recuerdos imborrables que cada persona guarda en su interior para siempre.

 La cantidad de documentales y películas filmadas sobre ese día no lo prepara a uno para la sorpresa que representa llegar hasta el Museo del Desembarco en Caen, lleno de flameantes banderas norteamericanas y francesas, y encontrarse allí con algo tan inesperado como lo son dos importantes espacios dedicados a la memoria y recuerdo de lo sucedido con el Pueblo Judío durante la Shoá y en las purgas soviéticas. Una ancha columna central con una pintura de una cronología de las historia europea en el nivel superior y la del Pueblo Judío en el inferior, que comienza con Bereshit. La cronología sobre los judíos que vimos era minuciosa y detallada. La sección de libros era muy nutrida sobre el tema de la Shoá. Fue una sorpresa total ese museo, donde el drama judío estaba descripto con todo detalle, amén de todos los hechos que sucedieron en Normandía y el desembarco de las tropas aliadas.

 El paisaje de la costa normanda es muy bello y su historia muy antigua, allí también pueden verse restos prehistóricos, junto a otros testimonios de la historia francesa, no olvidemos que de Caen salió Guillermo el Conquistador para apoderarse del trono del reino inglés y esto cambió la historia de Gran Bretaña.

 

 Pero el hecho destacado y sobresaliente son los grandes monumentos en homenaje a los soldados que allí lucharon y cayeron. A medida que uno se aproxima al lugar donde se libró esa sangrienta batalla, el paisaje es cada vez mas bello y melancólico. Todavía pueden verse en el mar, como un mudo testimonio, los pontones que sirvieron para desembarcar las tropas y sus avíos. En unos hermosos acantilados están los bunkers construidos por el ejército nazi. Todavía ahora sorprende su disposición, algunos de ellos son muy grandes, enormes, al recorrer su interior comprendimos que estaban diseñados para ser habitados largo tiempo por una dotación numerosa donde no faltaban ninguna comodidad, sus cañones muy poderosos todavía ahora apuntan hacia el mar.

 Luego de haber visto imágenes fílmicas en otro de los museos, frente a las playas de desembarco, que nos recuerdan la ferocidad de las acciones, el nivel de muerte y destrucción padecida por la población y los soldados, se llega hasta el Cementerio Norteamericano de Coleville.

 Nunca olvidaremos esas miles de cruces y Maguen David que siembran ese lugar tan triste. Asomarse al acantilado y mirar hacia la playa del desembarco (Omaha) es comprender y estremecerse sobre el destino que les esperó a esos jóvenes, casi chicos muchos de ellos, que perdieron sus vidas allí.

 Recorrer el cementerio, mirar las cruces, los Maguen David, que señalan las tumbas de los judíos, produce una congoja muy grande. Las fechas grabadas demuestran la extrema juventud de los combatientes, muy pocas de ellas tienen flores, se ven muy solitarias allí, tan lejos de su tierra natal...  

 También allí pudimos comprender nosotros, que llegamos allí desde un lugar tan lejano como es la Argentina, no solo el costo en vidas humanas pagado para librar a Europa de un verdugo tan perversamente cruel como fue el nazismo, sino también cuántos judíos intervinieron del lado de los combatientes luchando por salvar a los suyos del destino horrible al que los llevó el nazismo y también por la piel de todos nosotros.

Es necesario preguntarse que hubiera sido de nosotros si el nazismo hubiera triunfado. Para que eso no fuera así muchísima gente dio su vida generosamente.

Entonces en su homenaje y en agradecimiento lo menos que podemos hacer es recordarlos hoy, aquí y en este 62ª Aniversario...

A.B. - S.B

* Historia de las primeras sinagogas - * Organización comunal judía diaspórica

 

* La vieja Sinagoga de Sardis

Sinagoga de Sardis


Gentileza Sam Levy, Portugal Beth Hatefutsoth – Visual Documentation Center

 


Sinagoga de Sardis Tevá y estatuas de los dos leones en el extremo del oeste del Pasillo interior

Fuente:ROSS, Frank Moore. The Hebrew inscriptions from Sardis Harvard Theological Review, 95,1 (2002) 3-19

KROLL, John H.. The Greek inscriptions of the Sardis synagogue. Harvard Theological Review, 94,1 (2001) 5-127

MAGNESS, Jodi.  The Date of the Sardis Synagogue in Light of the Numismatic Evidence. American Journal of Archeology, 109:3 (July 2005): 443-475

SEAGER, Andrew R. The Building History of the Sardis Synagogue. American Journal of Archeology, 76 (1972):425-35

http://www.bh.org.il

Las ruinas de la vieja ciudad de Sardis (también llamada Sardes) se hallan cerca de la moderna ciudad de Sart (también llamada Sarmahmut), en la Anatolia oriental (Asia Menor), ahora Turquía. 

 Esta antigua ciudad, capital del antiguo Reino de Lydia (Siglo VII a.n.e) es recordada ahora como el lugar donde fueron acuñadas por primera vez las monedas de oro y plata y como la ciudad del legendario rico rey Creso(560 – c.546 BCE), que convertía en oro todo lo que tocaba. Durante esta larga historia, Sardes vió pasar muchos y diferentes gobernantes extranjeros hasta su incorporación dentro de los dominios de Roma en el año 133 a.n.e. La ciudad sirvió entonces como centro administrativo de la provincia romana de Lydia. Sardis fue reconstruida luego de un catastrófico terremoto del año 17 d.n.e y disfrutó de un largo período de prosperidad bajo el dominio del Imperio Romano y luego pasó a formar parte del Imperio Bizantino, hasta que fue destruida finalmente por los mongoles en 1402.

 Los orígenes del establecimiento de los judíos en Sardis se ubican en el siglo III a.n.e, cuando los judíos de Babilonia y otras regiones fueron alentados a establecerse en la ciudad por el rey seleúcida Antioco III (223-187 a.n.e) Los judíos de Sardis son mencionados por Josefo Flavio en el Siglo I de n.e. quién se refiere a un decreto del procuestor Lucius Antonius del siglo previo 50-49 a.n.e.: "Lucio Antonio, el hijo de Marcos, vice-quaestor, and vice-praetor, a los magistrados senadores y ciudadanos sardos, a los que saludo. Estos judíos que con nuestros compañeros ciudadanos de Roma, llegaron aqui, a mi, y demostraron que ellos tenían su propia asamblea de acuerdo a las leyes de sus antepasados, y esto desde sus comienzos, ordeno que ellos tienen su propio lugar donde ellos juzgarán y legislarán en sus pleitos y controversias unos con otros. De acuerdo a la petición que me hicieron llegar, que es la de vivir legalmente de acuerdo a sus creencias, Yo ordeno que sus privilegios sean preservados, y que se les permita vivir de acuerdo a ellos.1 (Ant., XIV:10, 17). La referencia a "tener su propio lugar” es relativa a la sinagoga utilizada por la comunidad judía de Sardis. Josefo Flavio también menciona el decreto de Caius Norbanus Flacus, un proconsul romano que durante el reino de Augusto al fin del Siglo I confirma los derechos religiosos de los Judíos de Sardis, incluyendo el derecho de enviar dinero al Templo de Jerusalem.

 Las ruinas de la Sinagoga de Sardis, uno de los más importantes monumentos judíos de la antigüedad, fueron descubiertas en 1962 durante las excavaciones arqueológicas conducidas por la Expedición Harvard-Cornell Sardis. La excavación de las ruinas bajo la supervisión de arqueólogos norteamericanos continuó por otros nueve años. Las dimensiones de la construcción, sus muchas decoraciones, incluyendo mosaicos sobre los pisos, el mármol de las paredes, varias piezas de uso ritual y especialmente las ocho inscripciones incluyendo seis fragmentos en hebreo y el resto en griego que habían sido hallados en el interior, han contribuido a la reputación del sitio. La Sinagoga de Sardis desde su descubrimiento ha sido considerada como el más sobresaliente monumento judío antiguo desenterrado en toda la región del Asia Menor y el Mar Egeo.

El edificio estuvo situado en un lugar central de la ciudad y aparentemente era una parte integrante de un complejo que también incluía un gymnasium, algunas tiendas, y un baño público. La proximidad de aquellos edificios públicos a la sinagoga permiten dos interpretaciones posibles acerca del carácter de la comunidad judía: que fue convertida en sinagoga luego de que la comprara la por la comunidad judía, o que fue construida en un espacio público helenístico y esto demostraría el carácter helénico que adquirió el judaísmo de la región. Lo cierto es que la sinagoga está construida  en el principal centro comercial de Sardis y no dentro del barrio judío

 Desde su descubrimiento a comienzos de la década del sesenta, el sentido común había aceptado que la sinagoga había sido construida en el siglo IV de nuestra era. Esta datación estaba basada principalmente en el descubrimiento de un número de monedas de los siglos III y IV hallados debajo de un piso de mosaicos. Sin embargo nuevos análisis de los hallazgos originales y el descubrimiento de más evidencia numismática, siempre en el mismo lugar, del temprano período del Imperio Bizantino sugiere una fecha más tardía para la construcción de la sinagoga, la más probable el siglo VI d.n.e. Otras hipótesis sugieren que el edificio fue usado como lugar de culto por los judíos alrededor de los siglos III y IV s pero las modificaciones que pueden observarse en el piso sugieren diversas renovaciones y cambios en su función. Es evidente que fue un centro cívico antes de convertirse en Sinagoga. La entrada estaba colocada en el este, había tres filas de asientos contra la pared, se cree que estaban reservados para los más ancianos de la comunidad. La entrada y los lados laterales de la puerta, tenían dos águilas en bajo relieve y una mesa colocada en frente del que probablemente era utilizada como la bimah de la sinagoga. La decoración tenía un doble simbolismo: el águila era un conocido símbolo romano mientras que los leones expresaban un fuerte simbolismo judío, especialmente el león, una representación emblemática del arte judío de la época y que había sido asociado con la Tribu de Juda y de la ciudad de Jerusalem. Los nichos, uno construido en estilo dórico y el otro en un estilo tardo corinto, aparentemente servía para guardar los rollos de la Torá una práctica también existente en la Sinagoga de Ostia y otras antiguas sinagogas. Un área central tenía una fuente en el centro, los pisos de mosaicos tenían diseños geométricos, y decoraciones de motivos de la naturaleza. Las sectores centrales de los muros estaba cubiertos de mármoles, donde se encontraron inscripciones donde eran  mencionados benefactores de la comunidad y sus viudas.

 Se hallaron nombres de adherentes no judíos, algunos donantes eran herreros mientras que otros eran mencionados por la importancia de los cargos que ocupaban en la administración cívica romana y que habían contribuido financieramente con la sinagoga. El edificio de la Sinagoga de Sardis fue destruido en 616, cuando la ciudad fue capturada por los Sásanidas.

Nunca fue reconstruida y la comunidad judía dejó de existir.

*Fotovivencias*
FESTIVIDADES 
 Tishá Be Av Jueves 3 de agosto 9 de Av

Adhesión de: 

R.R.S.   D.R.S.    A.S

 

*Envíe sus fotos digitales a través de nuestro sitio web*

fotovivencias.com.ar

y retírelas en cualquier local Vivencias, en papel fotográfico

Cabello 3616 Palermo
4806-118?

Av. Quintana 336 Recoleta
4813-8610

Av Maipú 941 Vte. López
4796-4352

Corrientes 681 Olivos
4799-7620

  * JUDIOS en el ARTE Camille Pissarro 1830-1903

Camille Pissarro
(1830 - 1903)


Nació en Saint Thomas en 1830 y se trasladó a Francia en 1855

 


Camille Pissarro
Louveciennes- Versailles
"The road to Versailles"

 


Camille Pissarro
"Viejo mercado de Rouen"

 

El rebelde de buena familia

 *Camille Jacobo Pissarro vivió entre 1830 y 1903, fue uno de los máximos exponentes del impresionismo, su figura es mostrada como la de un individuo que se rebeló contra las tradiciones familiares y en general al sentido común propio de su tiempo. Ciertamente Pissarro fue de carácter rebelde. Le oprimían los modos demasiado conformistas de su casa, propios de una familia burguesa y de las costumbres establecidas en las Pequeñas Antillas donde nació Camille, fruto de la unión entre su madre, Raquel, una judía criolla y el padre Frederic, judío francés de origen portugués. Dentro de esas normas establecidas estaba determinado que Camille iría a Europa para completar sus estudios y entraría a tomar parte en los asuntos comerciales de la familia. Sin embargo parece que ese no era el proyecto de Camille que apenas pudo trató de “cortar las cadenas que me ligaban a la vida burguesa” como acostumbraba decir más tarde, y huyó a Venezuela junto a la artista danesa Melbye, que había apreciado su talento y fomentado su entusiasmo.  Pero en la intimidad, su espíritu rebelde no era tan intenso, le gustaba mucho la vida cotidiana de Caracas, pero la descripción que de ella hizo fue propia de un intelectual burgués sin afición a las transgresiones. Finalmente cedió a los pedidos de su familia y regresó a su casa. En 1855 acordó con sus padres dejar los negocios familiares y mudarse a París, donde se sumergió en el ambiente artístico, visitando luego el Salón (lugar de referencia del arte de la época) y quedando particularmente impactado por las pinturas de Corot y de los paisajistas de la Escuela de Barbizon.   No se trató por cierto de una elección inusual: era aquella una de las corrientes artísticas más prestigiosas, a la que se integró por largo tiempo. De ese período son sus paisajes de colores oscuros, preparados con cuidado como se estilaba en ese momento y que transmitían las imágenes de una naturaleza muy pacífica e idealizada. Al mismo tiempo entró en contacto con los pintores Monet y Cezanne que estaban comenzando a experimentar con el impresionismo, aunque inicialmente no se había sentido atraído por ellos.

 Su aparentemente tranquila vida se vio interrumpida por una profunda ruptura, casi definitiva, con su familia. Se relacionó sentimentalmente con su empleada doméstica, que era católica. En 1860 aquello era el colmo del horror social y religioso, era haber ido mucho más allá de lo que los Pissarro podían tolerar.    Ciertamente Camille no tuvo el coraje de casarse antes de la muerte del padre, pero mientras tanto las relaciones familiares se habían deteriorado fuertemente y también su situación financiera. Sus problemas personales produjeron un profundo cambio en su obra, tanto fue así que a partir de 1866, sus obras estuvieron claramente relacionadas con el impresionismo. Se trataba siempre de paisajes, pero los contornos que habían sido tan precisos alguna vez, la cuidadosa representación de los objetos retratados, se desvanece casi del todo mientras aparece como protagonista absoluto, la luz y el efecto que esta crea sobre los objetos y sobre la naturaleza. Trabajaba intensamente con sus amigos impresionistas: a veces elegían juntos un mismo objeto, se enfrentaban, discutían y finalmente exponían sus obras en las muestras conjuntas que se contraponían a los principios del Salón conformista. Aquel fue el período de corte más profundo con la realidad circunstante, protagonizado por un grupo del cual Camille no fue el precursor. Con esos amigos compartió casi veinte años de su vida, aunque interrumpida por una fuga a Londres (consecuencia de la invasión prusiana en Francia) donde pintó una serie de telas sobre ambientes marginales  que se hallan expuestas en la National Gallery de Londres. Con sus amigos pintó de un modo diferente al de sus cuadros más conocidos, a pesar de que nunca se dedicó a la experimentación como Monet o Cezanne: permaneció siempre en el ámbito de una composición más tradicional y ciertamente no menos interesante y bella que la de sus más conocidos contemporáneos. Con algunos compartió ideas políticas socialistas, que terminaron por llevarlo a contactarse con sectores anarquistas,y también tuvo notables dificultades financieras. Fue solo en 1886, que la influencia del impresionismo lo llevó hacia el puntillismo con que vivirá un período artístico breve e intenso para retornar luego a una técnica mas marcadamente impresionista en que al lado de sus acostumbrados paisajes, retrató muchas figuras que en otras épocas no le habían interesado. Cuando el grupo de amigos comenzó a dispersarse, trató de mantenerlo unido pero rompiendo con algunos de ellos a causa de las posiciones antisemitas que manifestaban en la época del Caso Dreyfus. En su trabajo no solo no se halla una obra de temática judaica, ni siquiera un aporte original que exprese su judeidad y las contradicciones que padecía como judío: ni en sus paisajes ni en sus personajes. Su originalidad con respecto a los otros impresionistas, reside en su caracter profundamente burgués. Sin embargo, Camille permaneció profundamente ligado al judaísmo, no sabemos si por su propia voluntad. La crítica de su tiempo y la buena burguesía, siempre lo señalaron como judío. Es cierto que se expuso públicamente en la época del Caso Dreyfus, como un firme dreyfusard en su apoyo a Zola y atrayendo sobre si mismo, el desprecio antisemita de sus amigos, de Degas especialmente, pero en parte también de Renoir, con los cuales terminó rompiendo finalmente, a pesar de considerarlos grandes artistas. Es cierto también que casi todos sus siete hijos permanecieron ligados al mundo judío y la mayor parte de ellos fundaron familias judías. Sus hijos Lucien, George y Paulemile también fueron artistas, dando lugar a la única dinastía de artistas judíos que llegó hasta la cuarta generación, dado que Lelia una bisnieta, nacida en 1963, expone en medio mundo, incluido Israel, y parece que pasará su testimonio a su hijo Dothan o a la hija Keren.

Ninguno de ellos han expuesto temáticas relacionadas con el judaísmo.

 Fuente. Daniele Liberanome 2003- Comunidad Hebraica de Milano,

 

*Comunidades judías del mundo*
  * Comunidad de Besançon - Sinagoga - Francia

Sinagoga de Besançon
Francia

 

LA TEVÁ  

La palabra Tevá significa el cofre, en el cual son colocados los rollos de la Torá.

 La Tevá de Besançon es un armario de madera con puertas corredizas talladas y esculpidas en pinturas que le otorgan un efecto de policromía espectacular.

 La Téva está colocada en un lugar construido en la pared. Está cubierta y separada de la sinagoga por un paño llamado Parojet.

La Téva guarda numerosos rollos de Torá que son el "tesoro" de la Comunidad, estos han sido salvados de la destrucción durante la ocupación alemana, gracias a los esfuerzos mancomunados del Arzobispo de Besançon, Mr. Dubourg, y de su amigo de la infancia el Dr Maxime Druhen y de Chanoine Rémillet, cura de la iglesia Sainte-Madeleine.

Ellos guardaron los preciados rollos de Torá en la iglesia.

Cúpulas y Vitreaux.

El diseño de la sinagoga de Besançon es característica de las sinagogas francesas del siglo XIX. La iluminación natural del edificio está asegurado por las cinco cúpulas de vidrio dispuestas siguiendo el eje central. Veinticuatro vitraux de diferentes formas, con motivos de estrellas colorean las paredes de la sinagoga sobre dos niveles, como también iluminan y dan color al vestíbulo y escaleras de acceso a las galerías.

Las cúpulas y los hermosos vitreaux iluminan esta sinagoga de Besançon con una luz muy dulce, propicia para el rezo y la oración.

Presencia Judía en Besançon                             

 La Comunidad Judía de Besançon celebra este año (5763-2003) el 135º aniversario de la inauguración de su sinagoga. Lo invitamos a conocer no solamente su sorprendente edificio sino también la historia de sus hombres y mujeres, que de generación en generación han dado testimonio de su total identificación con el pueblo de Israel.

Desde los orígenes hasta la revolución Francesa

 En el S.XIV, Besançon y sus alrededores constituían un lugar privilegiado en las rutas comerciales entre Italia y Alemania. En 1393, se hallaban instaladas 12 familias judías. Al año siguiente, el Rey Carlos VI expulsa a los judíos de su reino. El Duque Filippe le Hardi hace lo mismo en su Ducado de Bourgogne. Pero sucede que Besançon, es una ciudad imperial y no es posible entonces, que pueda ser alcanzada por estas medidas y por lo tanto pasa a servir de refugio para los judíos expulsados de los estados vecinos.

 El primer cementerio judío está situado en Calmoutier al norte de la ciudad: la comunidad estaba constituida por carniceros, banqueros, orfebres, etc. En 1465, la Municipalidad vende terrenos comunales que servirán de cementerio para los judíos. 

En 1693, en los registros de la deliberaciones municipales se estableció la prohibición a la cual debían ser sometidos los comerciantes judíos para trabajar en la ciudad, sin haber sido registrados, les estaba prohibido permanecer más de tres días seguidos, y no podrán realizar ninguna venta sin la asistencia de un síndico ó inspector municipal.

 En 1736, el 8 de mayo, los judíos de Metz reciben la autorización para poder ejercer el comercio, aunque sigue vigente la prohibición de permanecer por más de tres días, hasta que en septiembre de 1791, los judíos obtienen la ciudadanía francesa, poco tiempo después del triunfo de la Revolución Francesa.  

 Los progroms estallan entonces cerca de Alsacia, los judíos son colgados cruelmente de los ganchos de carnicería, los sobrevivientes huyen hacia el sur y muchas familias se instalan en Besançon. En 1792 esta familias elevan un petitorio a la Municipalidad para la instalación de una sinagoga, poco tiempo después obtienen la autorización para reunirse en el antiguo Convento de Cordeliers (en la plaza del Collegio St-François Xavier, luego convertido en el Liceo Pasteur). Pero muy rápidamente estas familias son atacadas por un diario jacobino "La Vedette" que les reprocha su continua fidelidad hacia el judaísmo y su respeto por el sábado. En 1793 son obligados a cerrar sus lugares de rezos 

Creación del Consistorio de  BESANÇON

 En 1808, las estructuras de las comunidades judías son profundamente modificadas, pasándose a una organización central a la cual adhieren las diferentes comunidades. Por decreto del 24 de agosto de 1857 la Comunidad de Besancon es ratificada en el Consistorio de Lyon, luego de un tiempo de haber estado adherida a la circunscripción de Nancy. El número de familias judías que se instalan en Besançon aumenta constantemente, se crea un Centro  Rabinico por decreto imperial del 1º de agosto de 1864.

 El primer Gran Rabino fue Jacques Auscher, rabino comunal de Saint Etienne, a su llegada se encuentra con una pequeña sinagoga que una centena de judíos pudientes habían hecho construir en 1831 por el arquitecto municipal Marnotte, está situada en el número 19 de la calle Madeleine, con un frente caracterizado por ventanas ojivales  

 Visto el estado de vejez de esta sinagoga y teniendo en cuenta el crecimiento de las  familias judías en Besancon (120 representando a a 650 personas) el rabino Auscher y el Consistorio de Besancon toman como prioridad la construcción de una nueva sinagoga, el 17 de Octubre de 1865 el Consistorio decide la adquisición de un terreno en la esquina de las calles Morand y Proudhon, en el nueva barrio de Clos St-Amour, y se le otorga la construcción al arquitecto M. Hirsh un profesional destacado de Lyon. Los propietarios vecinos expresan su desacuerdo con esta medida argumentando en su oposición que los terrenos debían ser afectados a viviendas. El consejo Municipal le pide entonces a la Comunidad que busque otro emplazamiento para su sinagoga. Finalmente se decide la edificación en el importante Quai Napoleón. Un decreto imperial del 22 de Mayo 1867 autoriza la compra del terreno y la Comunidad le confía el proyecto y construcción al arquitecto Marnotte, con el fin de que el templo sea "lo suficiente para el presente y el porvenir"  y que sea " un monumento de estilo morisco".

 El 18 de noviembre de 1869, la sinagoga es inaugurada en medio de una enorme convocatoria popular. En esta ceremonia  de inauguración el banquero Veil-Picard dona a la Sociedad de Beneficencia de la Comunidad, la suma de 1.000 francos “destinada a ser distribuida en auxilio de la familias indigentes católicas y protestantes de la ciudad”.

La Sinagoga de Besançón

  Aquel que mira por primera vez la fachada de la sinagoga se queda perplejo en cuanto al destino de esta edificación. Si no fuera por las Tablas de la Ley talladas, que engalanan su frente, ningún otro elemento arquitectónico hace referencia al judaísmo. 

 No se conocen las razones que han conducido a la comunidad de Besançon a elegir este estilo único en Europa, las cúpulas, los frisos esculpidos con motivos geométricos, constituyen elementos arquitectónicos inspirados y hallados en determinadas mezquitas. Se entra por una gran puerta a dos hojas ornamentadas con vitraux en sus partes superiores. De cada costado del vestíbulo una escalera conduce a las galerías reservadas a las mujeres. Una luz suspendida delante del arca brilla sin interrupción, es la luz eterna" le Ner-Tamid (la lumière éternelle)" que simboliza la luz eterna del Templo de Jerusalem.

 

*Rumbo al XXXVº Congreso Sionista Mundial
    Jerusalem 19-22 DE JUNIO DE 2006

"....Quizás muchos no sabían que existía algo así, y a los que si sabían se lo recordamos. Hay un organismo con este perfil, que representa tanto a los judíos de la Diáspora como a los de Israel en todas sus vertientes, corrientes, ideologías y posturas. Este Parlamento del Pueblo Judío se denomina Congreso Sionista Mundial (CSM), fue creado por la Organización Sionista Mundial y se reúne desde hace mas de 100 años (desde aquel primero y legendario convocado por Teodoro Herzl de 1897 en Basilea) cada 4-5 años, y su próxima convocatoria, la trigésimo quinta, será en junio de 2006 en Jerusalem.... Fuente:"http://www.wzo.org.il/es/recursos/view.asp?id=2077

  ** Este no es un medio para comunicar temas personales, pero no puedo menos que expresar aquí mi emoción y alegría por poder participar del 35º Congreso Sionista Mundial y de alguna manera poder compartirlo con todos ustedes, nuestros amigos en este inusitado espacio proporcionado por la cibernética.

   Es un gran privilegio el hecho de poder viajar a Israel, y tener el placer de asombrarnos y disfrutar de ese vergel de flores, pájaros y colores en que se ha convertido el viejísimo desierto de piedra que fue la antigua Judea. Disfrutar de sus progresos y avances, y compararlos con los recuerdos de nuestra infancia y las grandes encomiendas que se enviaban a nuestra familia con objetos de primera necesidad que allí no había, sigue provocándonos satisfacción y orgullo. Sumado a ello la a posibilidad de poder intervenir en un evento de carácter histórico, donde se hallarán judíos de todo el mundo será una fuente de información que utilizaremos para brindar a ustedes en notas de color y desde una mirada y una visión que intentaremos serán matizadas por la curiosidad y la originalidad del enfoque, si lo lograremos será en nuestro mutuo beneficio.

Entretanto, hasta muy pronto y Shalom !

**    Prof. Alicia Benmergui

* Historias de la Argentina y los Judíos * Del Ghetto a la Milonga
  * Tango que me hiciste Goy.... (Continuará)

Fuente: Página/12
Suplemento Radar 06/12/1998

* A pesar de que en el ambiente del tango el grado de antisemitismo era muy inferior al que prevalecía en la sociedad argentina entre 1910 y 1960, sólo en muy pocos casos un judío sería primera figura tanguera: director de orquesta o cantor. La mayoría permaneció en el anonimato, como instrumentistas que el gran público no identificaba. El libro Tango judío (del ghetto a la milonga), de Julio Nudler, rescata del olvido un sinfín de historias secretas y anécdotas hilarantes o terribles, que aspiran a explicar por qué, siendo tan buenos músicos, ninguno de esos tangueros terminó siendo una figura fundamental de “nuestra música ciudadana”. 

Supl.Radar-Página.12 06/12/1998

 Los judíos y el tango se vieron la cara por primera vez en los prostíbulos, en aquellas primeras décadas del siglo XX en que La Varsovia (luego rebautizada Zwi Migdal) se erigió en la mayor organización rioplatense de rufianes. La inmigración seguía trayendo entretanto violinistas judíos de Polonia, Rusia o Rumania, que encontraban un camino natural de ingreso al tango como medio de vida y como incorporación al nuevo entorno social. Los barrios judíos -Balvanera, Abasto, Villa Crespo, Paternal- fueron los barrios de tango por excelencia. Pero los padres de esos violinistas habían ambicionado para sus hijos la gloria de un Jascha Heifetz, y sintieron decepción, rabia o resignación al verlos convertidos en oscuros violines de fila de humildes orquestas típicas, tocando en brumosos palcos de café o en algún cabaret del pecaminoso Bajo porteño.

El tango significaba además una amenaza de asimilación, de dilución de la identidad judía, temor siempre presente aunque en dosis que dependían de la ideología familiar. Hubo casos como el del bandoneonísta Luís Zinkes, de la orquesta de Francisco Lomuto, que se convirtió al catolicismo, pero la mayoría de los judíos volcados al tango conservaron sus rasgos distintivos de identidad, incluido el idish

Los seudónimos también contribuyeron a ocultar el enorme aporte judío al tango. En el caso de los cantores, casi ninguno adoptó un nombre artístico que también sonara israelita. “Si querés cantar tango no podés llamarte León ni Zucker”, le aconsejó Celedonio Flores al hermano mayor de Marcos Zucker, que entonces se rebautizó Roberto Beltrán. Cada Abraham se puso Alberto, cada Israel, Raúl. Noiej Scolnic eligió ser Juan Pueblito. Isaac Rosofsky se reinventó como Julio Jorge Nelson. El tango acogía con gran disposición y desprejuicio al judío, a condición de que disimulara un poco su origen.

Autores de obras teatrales tan antisemitas como Judío, de Ivo Pelay, o El barrio de los judíos, de Alberto Vaccarezza, no trasladaron a sus muchas letras de tango ese odio. Otros escribieron tangos antisemitas, pero fueron pocos y no exitosos. En todos los rubros del tango hubo judíos, en ocasiones como protagonistas decisivos. Figuras como Julio Korn (edición de partituras y arreglos), Max Glücksmann (discos y concursos), Jaime Yankelevich (radio) y el clan Rubinstein (un auténtico holding tanguero), entre otros, propagaron el tango con visión empresaria y le dieron una verdadera proyección industrial. Pero en lo estrictamente artístico, desconcierta comprobar que no hubo ningún judío entre las figuras auténticamente definitorias, culminantes del género. Ningún Arolas, Bardi, Firpo, Cobián, De Caro, Laurenz, Troilo, Galván, Pugliese, Salgán, Piazzolla, Cadícamo, Discépolo, Manzi, Gardel, Charlo, Mercedes Simone, Libertad Lamarque...   (continuará en el próximo número)

Escuche una radio pensada para llegar a todo el pueblo judío
http://radiokesher.com la radio de OSA en Internet
Visite nuestra Página Web en:
www.milimcultural.com.ar

         

Comentarios y sugerencias
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos mencionando la fuente y el autor.
© 2007 Alicia V. de Benmergui y Salvador Benmergui